miércoles, 28 de octubre de 2015

Crítica: Demon

Es difícil por no decir prácticamente imposible acercase a una película como ‘Demon’ sin pensar en la prematura muerte de su director. Marcin Wrona fue encontrado ahorcado en la habitación de su hotel en lo que aparentemente parece ser un suicidio. La presentación de la película en el pasado festival de cine fantástico de Sitges fue tremendamente emotiva donde una amiga del director visiblemente emocionada recordó su figura y agradeció que hubiera tanta gente para ver la película un jueves a las once de la mañana. Como espectador la posición en la que nos encontrábamos hacía que se empezara a ver esta cinta con otra mirada, pero hay que reconocer que centrándose en lo puramente cinematográfico y dejando de lado el trágico final de su director, ‘Demon’ fue una de las grandes cintas del pasado festival y que alzó, de manera muy justa, con el premio a la mejor fotografía.

La ambientación, la fotografía, la composición de muchas de las escenas que forman parte de ‘Demon’ están estudiadas y calculadas al milímetro. Puede que en ciertos momentos la fuerza visual de ciertas escenas este por encima de la historia y de alguna de las interpretaciones pero es, desde mi humilde punto de vista, uno de los grandes aciertos de esta película. No soy entendido en pintura pero viendo la cinta de Wrona recordé una exposición que vi hace unos años en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona sobra la obra del pintor Vilhelm Hammershoi y el cineasta Carl Theodor Dreyer. En ella se mostraban los paralelismos existentes entre la obra de ambos tanto en su temática como en la forma que tenían estos de usar la luz y los encuadres. Durante la poco más de hora y media que dura la ‘Demon’ no paré de darle vueltas a la idea acerca de cuales serían las influencias de Wrona y de su director de fotografía Pawel Flis para recrear ciertas escenas. Uno de los para mi mas claros ejemplos es esa escena donde los invitados de la boda suben por una ladera para encontrarse con un funeral, escena sobre la que volveremos mas adelante.

‘Demon’ cuenta la historia de una boda, la de Pitón y Janet. Lo que se supone que tiene que ser un feliz acontecimiento se convertirá en una terrible pesadilla después de que el novio descubra los restos de un cadáver en el terreno que han recibido como regalo. Las bodas o las celebraciones familiares siempre han dado mucho juego en el cine, la forma en la que un a priori feliz acontecimiento acaba derivando en algo dramático ha sido analizada desde muy diversas perspectivas por muchos cineastas.

Si Lars Von Trier iniciaba su ‘Melancolia’ con la fallida boda de Justine y le servía para acercarse al tema de la depresión desde su particular punto de vista, si Thomas Vinterberg mostraba una en apariencia idílica fiesta familiar (Que no boda) que acababa destapando toda una serie de rencillas familiares, si en el 2013 Jan Hrebejk rodaba ‘Honeymoon’ (‘Libànky’) donde un viejo conocido del novio se presentaba en la boda de este sin haber sido invitado para causar un gran desasosiego en la pareja (El desarrollo de la cinta de Hrbejk esta mas cercano al de ‘The Gift’ de Joel Edgerton que al de la película de Wronka, no solo por la relación existente entre los personajes principales si no también porque el hecho de que esta persona que perturbará a la pareja protagonista es una persona de carne y hueso y no un espíritu) o si en ciertas filmografías como la de Emir Kusturica las bodas parecen un tema recurrente ya que estas aparecen en varias de sus películas como ‘Underground’, ‘El tiempo de los gitanos’ o ‘Gato negro, gato blanco’ entre otras, es ahora Wronka el que utiliza una celebración para convertirla en una pesadilla. Hablar de Kusturica al hacerlo de ‘Demon’ no es una simple coincidencia ya que la forma en la que ambos directores plasman las bodas en pantalla grande es en muchos momentos bastante parecida, tanto que en muchos momentos algunas de las escenas podrían saltar de una película de un director a otra del otro director sin ningún tipo de problema.

(Volviendo al tema pictórico, Kusturica ha reconocido que para ‘Underground’ tuvo muy presente la obra de Marc Chagall tanto en la imagen de la novia voladora como con el cuadro ‘War’) El uso de la música, la visceralidad de las reacciones de muchos de los invitados y el exceso de alcohol presente en muchos momentos hacen que el tratamiento de ambos directores sea muy parecido. Pero no solo las comparaciones con el cine de Kusturica se quedan en la forma de plasmar ciertos momentos de la boda, la escena antes comentada acerca del encuentro entre los invitados de la boda y de un funeral bien podría formar parte del imaginario del director serbio y a nadie le tendría que extrañar. Si ‘Underground’ era una cinta en la que muchas ideas que mostraba Kusturica se escapaban a la compresión para todos aquellos que no supiéramos mucho acerca del conflicto yugoslavo, lo mismo ocurre pero en menor medida con ciertas escenas que Wrona plasma en su película.

Son muchas las críticas que hablan de ‘Demon’ en un plano profundo que a muchos se nos escapa, a mi el primero, llegando a considerar que lo que cuenta Wrona en su película no deja de ser una metáfora de la historia de su país, idea esta que parece reforzar la forma en la que Wronka aborda el mito del Dybbuk. Hemos de tener claro que a pesar de la historia que nos cuenta el director no estamos ante una cinta que aborde el tema de las posesiones de una manera típica (Aunque este utilice ciertas ideas recurrentes en este tipo de cine) y donde además este se aleja de otras películas que han usado el mito del Dybbuk para desarrollar sus historias como puede ser el caso de ‘The Possesion’ de Ole Bornedal o ‘La semilla del mal’ de David S. Goyer. (En este momento hay que recordar también el cine de Apichatpong Weerasethakul del que se pudo ver ‘Cementery of splendour’. El director tailandés volvía sobre varios de los temas recurrentes en su filmografía como son el ejército y el conflicto entre la modernidad y la tradición de un pueblo profundamente espiritual. Como espectadores el hecho de desconocer una cultura como la tailandesa no nos impide disfrutar de las películas de Weerasethakul pero si llegar a captar todos los matices de las historias que el director nos cuenta).

Igual que hace Kusturica en su cine, Wrona es capaz de mezclar de manera soberbia el drama con el humor haciendo que al espectador se le escape mas de una sonrisa, algo que queda reflejado claramente en el personaje de ese doctor que no se cansa en decir una y otra vez que ya no bebe y en el de ese cura cuya máxima obsesión es huir de tan nefasta boda. Wrona no solo sabe crear escenas y atmósferas y a pesar de cierto exceso en la interpretación del personaje principal cuando esta poseído, este sabe sacar el máximo provecho de la mayoría de sus actores sobre todo en el caso de la novia, Zaneta (Agnieszka Zulewska), y muy especialmente en el de su padre, un esplendido Andrezj Grabowski que nos deja dos de las mejores escenas de la película una de ellas donde este se dirige a los invitados indicándoles que se olviden de la boda que han visto (Soberbio monólogo) y la otra donde recuerda parte de su juventud. Tampoco debemos olvidarnos de ese viejo profesor cuya sensibilidad cala muy hondo en el espectador a pesar de que su personaje nos deja cierta incoherencia en la historia.

Puede que el mayor problema de ‘Demon’ sea que el público se acerque a ella pensando en que va a encontrarse una típica cinta de posesiones algo de lo que Wronka se aleja a pesar de jugar con alguno de los tópicos de este tipo de cine a lo que hay que sumar que la presencia de ese espíritu en medio de la boda rompe un poco la magia de la película. Un final un tanto abrupto, carente de explicaciones donde todo queda en mayor o menor medida insinuado y sobre el que muy probablemente tengamos que poner de nuestra parte para cerrar algunos flecos puede hacer que ciertos espectadores acaben estableciendo una injusta distancia con la cinta de Wrona.

‘Demon’ es una notable muestra de cine fantástico europeo que transita por caminos alejados de lo que muchos podríamos esperar de una cinta como esta pero que nos deja una muy estimulante película que se apoya en el gran trabajo de casi todos sus actores, en una extraordinaria ambientación y en una gran banda sonora. A pesar de algún bajón de ritmo en la historia que se percibe en cierta confusión a la hora de plantear el conflicto en la boda, la cinta de Wrona es una de esas películas que merece la pena y mucho ver y disfrutar. Totalmente recomendable.

Lo mejor: La fotografía. La composición de ciertas escenas.

Lo peor: Algún bajón de ritmo conforme avanza el metraje.


7 comentarios:

El Rector dijo...

Es curioso. Lo digo porque en general estoy bastante de acuerdo con todo lo que comentas. "Demon" tiene virtudes, de hecho, tiene muchas virtudes. la fotografía es estupenda (no la mejor, como ha entendido el jurado, ya que por ejemplo, "February" me parece bastante superior en este aspecto), la atmósfera enrarecida está muy lograda, la mezcla de drama y humor negro coexiste muy bien y el tema posesiones, está tratado con una sutileza que no suele verse muy a menudo (y vuelvo a remitirme una vez más a "February") en el género, pese a tirar en algún momento, como comentas, de ciertos automatismos.

También coincido en lo negativo. Ese desenlace abrupto que deja muchas cosas en el aire, la sobreactuación del personaje de Pitón cuando tiene que meterse en la piel del espíritu o el bajón de ritmo en algunos pasajes... yo añadiría que le sobran bien, bien, veinte minutos de metraje.

Pero mi valoración general es bastante menos generosa, pues si bien estamos ante una película que de entrada te atrapa (supongo que la gran fotografía y puesta en escena general, tiene buena parte de culpa de ello), el interés va decayendo a medida que avanza la historia y que ese elemento sorpresa que significa el humor negro, deja de hacer efecto por reiterativo. A mi personalmente, se me terminó haciendo eterna y lo único que quería es que (como suele ocurrir en la vida real), terminara de una vez esa maldita boda y todos los invitados se largaran a su casa.

Notable técnicamente, una historia sugerente, algún puntazo cómico muy divertido y unas interpretaciones, a nivel general, de lo más convincentes, contra un desarrollo repetitivo que en ningún momento consigue profundizar adecuadamente en lo que se nos está contando para terminar perdiéndose en sus propias virtudes (que a esas alturas, ya no lo parecen tanto), lo cual, termina por aburrir y mucho.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Hola Rector!

Sorpendentemente coincidimos en la mayoría de las cosas (Ese final abrupto, la interpretación de Piton cuando esta poseído o el humor negro que se puede apreciar en ciertos momentos de la película) pero no en la valoración general. A mi 'Demon' no me aburrió y no tuve la sensación de que le sobraran al menos 20 minutos, de hecho tengo muchas ganas de volver a ver esta cinta. Igual cuando la vuelva a ver mi opinión varia (Una buena película es la que aguanta varios visioanados, muchas cintas las ves una vez y te impactan te gustan mucho y luego no puedes volver a verla porque se pierde la magia) o igual se mantiene pero 'Demon' si que es una de esas cintas que recomiendo abiertamente. Pero ya se sabe.. para gustos los colores..

Un Abrazo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, pues yo es una de esas películas que no volvería a ver en mi vida. Le reconozco sus virtudes técnicas y es innegable que emana personalidad por los cuatro costados, pero una vez visto su desenlace (que es a lo poquito que pude aferrarme para poder terminar la travesía con un mínimo de interés llegados a cierto punto del filme), sería incapaz de encontrarle el menor aliciente para volver a ponerme con ella. También te diré que no es muy de mi estilo (demasiado poco definida estilísticamente y alejada del género supongo) y eso, sin duda tiene un gran peso específico en mi apreciación de la obra.

Saludos.

Missterror dijo...

Voy ser sincera, estoy intentando buscarle alguna virtud a "Demon" más allá de la bonita fotografía y el mencionado monólogo del padre instando a los invitados a olvidar la boda y no encuentro ninguna. Donnie, a mi junto a "Writer´s retreat" y "Angelica", fue la película que más me aburrió del festival. Para mi Wrona se equivocó a la hora de entender "Demon" como una película sobrenatural, cuando debería haberse quedado en drama con tintes cómicos, a secas. Es la inclusión de la posesión, absurda y mal construida, lo que le trae la maldición a "Demon", porque no funciona ni en un solo momento.
A mi la hora y media de boda, se me hizo eterna y el final, como habéis comentado, mal llevado.
Desde luego es una película que no me planteo volver a ver jamás, supongo que esta incapacidad para disfrutar de algo como "Demon" viene dada porque desconozco las referencias de las que hablas, y de Emir Kusturica, no he visto nada y realmente no me atrae en absoluto ponerme con sus obras, por muy impopular que esto sea.

Me alegro de que disfrutaras de la película, porque eso sí que enriquece la diferente percepción que se puede tener de una misma película.

Saludos

MABUSE dijo...

Opino lo mismo Missterror. Bodrio infumable. De lo más aburrido y sin sentido que he visto en mucho tiempo. No la volvería a ver ni aunque me colocasen en la silla de castigo con pinzas en los párpados cual Alex deLarge.
Fotografía, referentes visuales, Kusturica..... bufffff. Que aburrimiento

Missterror dijo...

Mabuse- Me da a mi que no viste "Writer´s retreat", porque sino te sacas los ojos escarbando con los pies, de la desesperación... Si "Demon" te pareció bodrio, que yo no negaré que a mi también, si ves la otra, sales del cine directo a una pared a darte cabezazos hasta sangrar, o como yo, intentas por todos los medios, no quedarte dormido para no caer en un coma irreversible...

Donnie Darko dijo...

Hola Mabuse y Missterror!

Lo primero de todo siento responder tan tarde.. he tenido unos días de absoluta locura..

Sinceramente no comparto la opinión de que sea un bodrio, igual el problema esta en que a la hora de vender la película se ha puesto demasiado hincapié en el tema de la posesión (Y de esto también tiene la culpa la forma en la que Sitges muchas veces publicita las películas que nos lleva a pensar que vamos a ver otro tipo de película y vamos en cierto modo preparados). Ya os digo que en muchos sitios se habla de que lo que cuenta la película es una metáfora del país pero yo en eso no puedo opinar mucho.

Con respecto a Kusturica creo que era necesario hablar de el, no solo por el hecho de la importancia de que tienen las bodas en las cintas del serbio si no por la forma en la que ambos mezclan el drama y el humor negro en sus películas. Como digo el momento en el que se encuentran los invitados de la boda con los del funeral podría formar parte de una peli de Kusturica y a nadie le tendría que resultar extraño.. Sinceramente Missterror te recomiendo que veas 'Underground' son tres horitas y es de lo mejor del director aunque la parte final cueste debido a la cantidad de metáforas que se nos escapan..pero es un peliculon

Un Abrazo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.