sábado, 3 de octubre de 2015

Crítica: Never Sleep Again: The Elm Street Legacy

El pasado 30 de Agosto, fallecía en Los Ángeles (California), a la edad de 76 años, Wes Craven, uno de los directores más influyentes que jamás haya dado el género de terror. Craven, tras su muerte, nos deja un legado inmortal en forma de extensa y fantástica filmografía plagada de títulos de culto como su impactante debut en 1972 “La Última Casa a la Izquierda” (“Last House on the Left”). Entre otras tantas, le seguirían clasicazos como “Las Colinas Tienen Ojos” (“The Hills Have Eyes”, 1974), “Bendición Mortal” (“Deadly Blessing”, 1981), “Amiga Mortal” (“Deadly Friend”, 1986), “La Serpiente y el Arco Iris” (“The Serpent and the Rainbow”, 1988), “Shocker: 10.000 Voltios de Terror” (“Shocker”, 1989) o “Scream” (1996). Pero pese a todo y en palabras del propio Craven: “No importa lo que haga, cuando muera, siempre se me recordará por “Pesadilla en Elm Street”.
El hombre del saco. Esa figura tenebrosa que acecha en las sombras de la noche o en una oscura esquina de nuestra habitación mientras intentamos auto convencernos de que allí no hay nada... un niño asomado en la ventana una noche cualquiera y esa misma figura amenazante, esa que todos hemos visto en alguna ocasión y que lleva nuestro nombre grabado a sangre, fuego y miedo, allí donde se gestan y se guardan en formol nuestros terrores, deambula por un tenebroso callejón. El hombre levanta la mirada hacia arriba y la cruza con la del niño, que, aterrado, se aparta de la ventana. Pasados unos minutos, el niño vuelve a asomarse y al mirar de nuevo, el extraño sigue ahí abajo mirándole. Así relata Wes Craven uno de sus recuerdos de infancia más aterradores y semilla para lo que más tarde terminaría por engendrar. 

“Never Sleep Again: The Elm Street Legacy”, es el documento definitivo y más completo que se haya rodado nunca sobre la saga de “Pesadilla en Elm Street”. En sus apasionantes cuatro horas de duración y bajo la batuta compartida de dos directores tras la cámara: Daniel Farrands y Andrew Casch, el primero, todo un especialista en lo que refiere a estos menesteres, pues ha firmado trabajos similares para otras franquicias de terror como “His Name Was Jason: 30 Years of Friday the 13th” (2009) o “The Crystal Lake Massacres Revisited” (2009) y que después de “Never Sleep Again”, volvería a explorar el universo de Craven en “Scream: Inside the Story” (2011). El segundo, Kasch, además de su dilatada carrera como editor, será el encargado de dirigir uno de los segmentos de la esperada antología de terror “Tales of Halloween”. 

En labores de producción, entre otros, encontramos a la actriz Heather Langenkamp, quien diera vida en tres películas de la franquicia a la mítica Nancy Thompson, enemiga “favorita” de Freddy y que también pone voz al documental ejerciendo de narradora. 

El pesadillesco viaje comienza,como casi siempre, por el principio. En él, el propio Craven nos cuenta como comenzó a gestarse la pesadilla. Como tras rodar sus dos primeras incursiones en el terror “La Última Casa a la Izquierda” (para muchos, entre los que me incluyo, el mejor rape & revenge rodado nunca) y “Las Colinas Tienen Ojos”, comenzó a escribir el guión para una nueva película, una que fuera algo realmente nuevo que nunca se hubiera hecho dentro del género. A partir de ahí, nos desvela todo aquello que cualquier fan de Freddy querría saber. ¿Porqué el nombre de Freddy?¿De donde sacó la idea de los sueños, como algo que te podía matar en la vida real? E incluso la elección del color para las rayas del jersey del asesino... sin duda alguna, esta parte inicial del documental, es uno de los puntos álgidos del mismo, pues descubrimos los orígenes de todo y la cantidad de anécdotas del rodaje es apabullante. 

El inigualable Robert Englund nos cuenta como consiguió hacerse con el papel para encarnar al asesino más célebre del celuloide cuando ni de lejos era la primera opción pensada por Wes... como dio forma al personaje de Freddy en un sorprendente ejercicio de mimetismo (algunos hablarían incluso de locura). En quien o quienes se inspiró, que pasó por su cabeza la primera vez que se calzó el guante o como preparaba el papel para resultar tan convincente en las películas. Todo lo que contribuyó a que Freddy Kruegger, aquel asesino amateur que mataba en sueños en una película que ningún gran estudio de Hollywood quiso producir, terminara por convertirse en todo un icono pop que transcendió incluso al mundo del cine, para convertirse en una celebridad mundial. 

La elección del casting (Johnny Depp le debe una importante parte del éxito de su carrera, a los gustos sobre jovencitos de la hija de Wes) o el diseño de los FX (alucinante todo lo referente a la muerte de Tina) son otros de los temas que se tratan con más profundidad en el completo análisis de “Pesadilla en Elm Street” de 1984. Pero no se queda ahí la cosa y éste, se extiende a toda la saga, hablando largo y tendido sobre todas y cada una de las películas que la componen: “Pesadilla en Elm Street 2: La Venganza de Freddy” (1985), “Pesadilla en Elm Street 3: Los Guerreros del Sueño” (1987), “Pesadilla en Elm Street 4: El Señor de los Sueños” (1988), “Pesadilla en Elm Street 5” (1989), “Pesadilla en Elm Street 6: La Muerte de Freddy” (1991), “La Nueva Pesadilla” (1994) y “Freddy vs Jason” (2003). El documental fue grabado en el año 2010, el mismo en el que se estrenó el cuestionable remake de Samuel Bayer, por lo que no fue incluido (por suerte) en el montaje final.

Aparte de las mil y una anécdotas que se nos revelan de cada uno de los rodajes (¿Alguien había pensado alguna vez en “Pesadilla en Elm Street 2: La venganza de Freddy”, como en una película de marcado carácter homosexual? ¿O que la idea original era que en el final de “Freddy vs Jason” apareciera Pinhead para llevarse a los dos mendas al infierno?), también se analizan con sumo mimo y lujo de detalles todas las muertes de los pobres hijos de Elm Street a manos de Freddy (las más brillantes e imaginativas de la historia del terror) y explicado en primera persona por todos los actores que los encarnaron en su día. Es una pasada poder reencontrarte tantos años después, con todos aquellos adolescentes malditos y sentenciados a muerte con los que uno creció. Johnny Depp y Lawrence Fishburne, son las dos únicas ausencias destacados, junto con la de Craig Wasson (el dr.Neil Gordon en “Dream Warriors” de Chuck Russell). 

Por estar, están hasta los Dokken, quienes nos cuentan como fue la experiencia pionera de grabar el videoclip del tema “Dream Warriors” para la tercera parte de la saga, la mejor de todas las secuelas (cerca, muy cerca de la original) y sobre la cual precisamente, han comenzado a surgir aterradores rumores en las últimas fechas sobre la posibilidad de que pudiera estar gestándose un remake... crucemos los dedos y esperemos que tan solo se quede en eso, en un rumor y que no vuelva a profanarse de forma infausta un pedacito de nuestra adolescencia como ya se hizo con la primera pesadilla con ese remake que jamás debió existir como tal (con lo que hubiera molado una precuela tal y como se amaga en el prólogo de la película de Bayer o en algunos pasajes de la sexta parte, donde Alice Cooper descubría de manos de su adolescente hijo, que ni mucho menos era el mayor hijo puta de la familia). 

Podría escribirse a lo largo de páginas y páginas, sobre los infinitos contenidos de las cuatro horas de metraje, pero vale mucho más la pena, hacerte un bol de palomitas, apagar las luces, sentarte en el sofá y regresar a Elm Street para revivir todas aquellas pesadillas que nos marcaron para siempre de la mano de todos aquellos que hicieron posible que fueran perpetuadas. El sonido de las cuchillas arañando el metal de una barandilla al tiempo que el maíz se va fundiendo en nuestro paladar. “Never Sleep Again” es una experiencia tan sumamente épica y entrañable, que erizaría los pelos del escroto al mismísimo Chanpoo. Ahí es nada. Un documento imperdible para cualquier amante no ya de la franquicia, sino del terror en sí mismo. La mejor saga jamás creada, ya tiene el sentido homenaje que merecía. Nosotros también. 

Gracias por todo Wes. 

La duda: No soy de los que se cuestionan las reglas de la serie B y por lo general, no suelo buscarle los tres pies al gato, pues acepto las reglas del juego y me ciño a ellas. Pero si es cierto que a lo largo de todos estos años, siempre me he preguntado que diablos hizo mal Nancy en la primera película, para no poder matar a Freddy una vez éste, fuera del mundo de los sueños, tal y como sí consiguió hacer, la Maggie Burroughs en “Pesadilla en Elm Street: La Muerte de Freddy". 

Momentos inolvidables: Muchos. Si tuviera que elegir aquellos que más me marcaron, pues tendría que hablar de Tina arrastrándose por el techo de la habitación gritando ensangrentada ante la atónita mirada de Rod; De Freddy saliendo del interior de Jesse en la controvertida secuela de 1985; De Kristen engullida por esa serpiente en forma de falo (puede que la secuencia más impactante de toda la saga), aunque en realidad, mi momento favorito de “Dream Warriors” son esos títulos de crédito iniciales donde Kirsten está fabricando con palillos la maqueta de la casa con el “Into de Fire” de los Dokken de telón de fondo... y todo ello sin olvidar que es en esta tercera entrega, donde un servidor se enganchó a esa sexy y mala Taryn, al tiempo que muchos heroinómanos hacían el proceso inverso tras la mítica secuencia del callejón donde Freddy alimenta todos los orificios de la muchacha. 

Si seguimos con la cronología, hablar de otro momento piel de gallina en “The Dream Master”, cuando Alice libera su imagen en el espejo arrancando las fotografías de sus seres queridos y comienza a practicar con los nunchakus de su fallecido hermano; De ese parto desafortunado donde una terrible criatura emerge de las entrañas de Amanda Kruegger y vertiginosa emancipación de un personaje que volvería a dejarme ojiplático cuando al rizar el rizo, se convierte en Super Freddy para desgarrar a Mark; De Freddy parodiando al clásico de L.Frank Baum disfrazado de bruja del oeste o de Heather Langenkamp aterrorizada viendo a su hijo hipnotizado ante el televisor en plena noche, viendo “Pesadilla en Elm Street”

Lo mejor: Poder revivir, una vez más (y van...), la mejor saga de terror jamás rodada y descubrirlo absolutamente TODO sobre todas y cada una de las entregas (o como volver a tener 15 años durante cuatro horas). 

Lo peor: Que algún necio pueda pensar que darle diez estrellas a esta maravilla, sea tener el listón demasiado bajo.


17 comentarios:

Missterror dijo...

Menudo homenaje a Wes Craven!!! Se nota todo el cariño que le has puesto y lo mucho que supuso para ti este director.
La verdad es que me considero una buena fan de "Pesadilla el Elm Street", siendo "Dream Warriors" mi favorita, pero lo cierto es que me da envidia tu entusiasmo, porque yo llegó un punto en el que el histrionismo de Freddy ya me parecía excesivo. Supongo que es lo quería el público, y llámame sosa, pero a mi su vertiente más seria y dura, era la que más me gustaba.
Si duda este el mejor y más cuidado documental que yo haya visto de los entresijos de una película o franquicia, no solo por los mil detalles y secretos que te descubren, sino porque, como dices, te lleva al pasado y te transporta a esa edad en la que Freddy era un dios y veíamos cada una de las películas embobados ante cada uno de los personajes que desfilaban en cada entrega. Recuerdo cómo esperábamos cada muerte, cómo nos sorprendíamos y disfrutábamos con ellas...recuerdo que siempre quise ser Taryn y ser guapa y mala como ella...
Rector, yo era reacia a ver el documental, no lo puedo negar y tú me convenciste contándome todo lo que estabas descubriendo del mundo de Elm Street. Una vez visto (no te creas que me dormí en tantas ocasiones, que cuando me quedo en modo marmota, ya sabes que no controlo...), debo darte las gracias por insistir porque reviví una época, y ahora tengo ganas locas de verlas todas de nuevo y del tirón...ahí lo dejo. (Que vuelvan los sábados clásicos!!!)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, curiosamente es en "Dream Warriors" cuando Freddy comienza a explorar el lado más "macarra" de su personalidad, jeje... pero tramqui, que también es mi favorita de la saga junto a la primera, por supuesto. Claro que a mi me gustan absolutamente todas, incluso esa reinvención a manos del propio Craven con "La Nueva Pesadilla" de la cual tantos reniegan.

Echando la vista atrás, es imposible entender al personaje de Freddy sin ese negro sentido del humor suyo y, pese a que este se fue exagerando a cada entrega (de manera paralela al exponencial aumento de popularidad del personaje), para mi en ningún momento supuso un impedimento a la hora de disfrutar tanto de él, como de las películas, si bien entiendo que ya las últimas, poco tenían que ver con aquel asesino que ideó el bueno de Wes Craven.

Saludos.

P.D: No existe revisión más sugerente que la de la saga de "Pesadilla en Elm Street". Es imposible hacerle ascos a semejante dulce.

P.D: En lo que a sexy y mala, no tienes absolutamente nada que envidiarle a la punki... bueno si, seguro que ella tenía mejor gusto musical que tu ;)

Negro dijo...

Bonita entrada, Rector. La verdad es que director y personaje bien la merecen.

Aunque soy poco entusiasta con el conjunto de la saga, ya que considero que hay varias partes que flojean bastante, tengo que reconocer que disfruté muchísimo con la primera y tercera.

Tengo un gran recuerdo del visionado de "Los guerreros del sueño". Por los que éramos, por el momento, por la manera en la que nos enfrentábamos a la experiencia clandestina de meter una cinta VHS de terror en el reproductor. Es una de esas películas que contribuyeron a que posteriormente amara el género.

Me pondré con el documental a ver qué tal.

PD: sin duda Craven ha hecho cosas muy grandes. Pero a cierta edad me costó perdonarle que me presentara a Kristy Swanson y la convirtiera en aquella retornada con dudosa estabilidad emocional.

El Cabrero dijo...

Bueno, cuando murió Wes Craven y Javier Ludeña publicó su homenaje en Revista fantastique ya le comenté que a mí Craven me parece un director mediocre y que sólo tiene dos pelis que realmente valen la pena: Pesadilla en Elm Street y Scream. El resto de su filmografía para mí anda entre lo mediocre, lo pretencioso (uno de sus defectos más criticados de siempre, él quería ser un director de prestigio no ser apreciado sólo por el fandom) y lo aburrido. Hace algunos meses revisé la saga Pesadilla En Elm Street y me aburrí de lo lindo. Entre que la he visto miles de veces y que no aguanta bien el paso del tiempo...y bueno, La Pesadilla de Wes Craven sigue siendo la peor con creces de todas (una buena idea de partida echada a perder por un desarrollo sin imaginación alguna). Que duda cabe que todos recordamos con cariño la entrega de los Dream Warriors y yo siempre he defendido La Muerte de Freddy como la mejor de la saga (otra cosa en la que siempre estoy en minoría pero ese film con el chiste televisivo con Jonnhy Depp es impagable) mientras todo el mundo la ponía a parir. Es cierto que para mi gusto han envejecido muy mal las sagas ochenteras (Halloween, Viernes 13) pero también interviene que las he visto hasta la saciedad y las he quemado. Pero Wes Craven nunca me pareció un genio ni un maestro (de hecho qué sería de Scream sin ese guión de Williamson). Y bueno, en la recta final de su carrera bodrios como La Maldición o Scream 4 (aunque la 3 era aún peor para mí) para mí lo prejubilaron del género. Pero en fin, yo soy un hereje (cuando murió Christopher Lee no sentí nada porque es un actor que a mí nunca me ha interesado, apenas he visto pelis suyas, mientras un colega mío casi llora al enterarse de su muerte...) yo el día que muera Bud Spencer o Silvester Stallone ahí si que me joderá el día. De hecho el único ídolo que yo recuerde que se me ha muerto es Lina Romay a la que entrevisté un par de veces para mis fanzines. Una señora simpática y generosa como pocas a la que por suerte pude preguntarle todo lo que ansiaba saber sobre pelis suyas de los 80's. De hecho cuando murió Lina Romay no se acordaron de ella tanto como debiera, siendo una pionera en tantas cosas en el cine español. Pero ya sabéis, siempre estoy con la minoria...jeje. Lo que si me encantó en su momento es el reportaje que hice sobre el DVD de Extras de la saga Viernes 13 que se editó en su momento junto a toda la saga. Toneladas de material inédito para degustar...no se si se ha hecho lo mismo con la saga Pesadilla en Elm Street (de la saga lo que siempre me gustó más era ese ambiente onírico, la fotografía azul ochentera...)

El Rector dijo...

Negro, y bonito tu comentario :)

Entiendo lo que comentas sobre la idea extendida y generalizada de que fuera de la primera y tercera entrega, el resto de la saga flojea. Y en parte puede que haya algo de cierto en ello. Supongo que si entramos a comparar cualquiera de las otras películas con la original de Craven o con la de Russell, todas salen mal paradas en mayor o menor medida, ¿pero que serie B no lo haría? Estamos hablando de dos de los títulos más grandes que ha dado la serie B y las comparaciones, en estos casos, son un lastre demasiado pesado para cualquiera.

Siendo consciente de ello, reconozco que igual no soy del todo objetivo con esta saga, pero mi amor incondicional hacia el personaje puede que me nuble algo el sentido, es lo que tiene el amor :)

Craven tiene una filmografía de órdago, pero no perfecta, ni mucho menos, y algunas películas, no están a la altura de sus grandes títulos. Aunque yo, de lo que hizo junto a la srta. Swanson, no tengo queja alguna, todo lo contrario, pues es una de mis títulos predilectos de Wes.

Cabrero, en las antípodas estamos pues en lo que respecta a Craven. Irregular filmografía, sin duda, pero reducirlo a solo dos títulos... y yo jamás he visto ni ápice de pretensión en su cine y oye, que de haberla tenido, hubiera estado totalmente justificada, muchos directores con infinito menor bagaje hacen gala de ello. En cambio, el padre de Freddy kruegger y de obras maestras del terror como la que nos ocupa o "La Última Casa a la Izquierda", que a día de hoy, aun no ha sido superada en su subgénero, ni de cerca, pues que quieres que te diga, yo a Craven lo veo más cerca de la humildad, que de lo pretencioso.

Y si hablamos del género de terror, no se me ocurren muchos directores con más prestigio que él. ¿Un genio? no lo se. Ahora, talento para esto, para aburrir y eso que no lo contaría entre mis cinco directores favoritos, quizás, ni entre los diez, pero al César lo que es del César.

Sobre el mal envejecimiento de la saga, pues también discrepo. De hecho, tengo muy claro que cualquiera de las películas que la conforman, estrenadas este fin de semana en las salas de cine, luciría mucho mejor que la mayoría de mierda que se hace hoy en día con presupuestos 100 o 1000 veces mayores. Lo que se hizo a nivel de efectos especiales en esta franquicia (y sobretodo, como se hizo) sigue siendo a día de hoy, un misterio similar al de la construcción de las pirámides.

Yo también soy defensor acérrimo de la sexta entrega. Muchos fans no entendieron el tono desenfadado, que llegaba a rozar la paródico en ocasiones, pero si se analiza la saga, ésta jamás ha dejado de evolucionar y para bien o para mal, "La Muerte de Freddy" continua con esa tendencia. Lo de meterle el 3D también fue todo un puntazo y pura vanguardia por aquel entonces, utilizando una técnica que hacía años que estaba muerta y enterrada.

Y sobre "Scream"... bueno, creo que vuelves a salirte un poco de la minoría, jeje. Yo jamás he entendido como esta película ha llegado a gustar tanto a los aficionados al género. Me refiero, a los que tenían los huevos pelados de mamar slahers... supongo que la peña se dejó llevar por el fervor popular y por la marca Craven. En cualquier otro escenario, viniendo firmada por cualquier otro mindundi, nadie se acordaría de ella a día de hoy.

De todas formas, le doy su valor. En su día, Craven consiguió venderle el terror a las masas y atraer así al género a un tipo de público que de otra forma, jamás lo habría hecho, Además de hacer una buena cantidad de dinero con ello, jeje. El problema no es tanto "Scream", sino las secuelas, gran ejemplo de como estirar un chicle que ya no da más de sí.

Saludos.

Negro dijo...

Si estoy de acuerdo, Rector. "Amiga Mortal" me parece una de esas rarezas reivindicables. De las que no suelen dejarte muy bien parado frente a los demás al hacerlo. Pero aun así, reivindicable. Con un sentido del humor muy peculiar y bastante mala leche. Pero uno era tan joven y la Swanson tan abrazable...

El Rector dijo...

Negro, sin duda una sorprendentemente infravalorada cinta de Craven... yo jamás lo entendí, la verdad. Supongo que el hecho de tener tanto pelotazo en su filmografía, no jugó muy a su favor.

Sobre la Swanson de aquella época.... que te voy a contar yo... la típica vecinita de la que se quedaría prendado cualquier adolescente. Yo la habría adoptado sin pensármelo, incluso a riesgo de perder la cabeza con un balonazo desde 6,75 :)

Saludos.

El Cabrero dijo...

Ayer leía el artículo de Angel Sala sobre Wes Craven en la revista IMÁGENES DE ACTUALIDAD y coincido en su conclusión: Craven fue decisivo en el terror de los 80's y 90's pero no fue un genio. Ya en otras cosas del artículo no estoy de acuerdo, claro, como que Vuelo Nocturno sea una buena película...ejem. Cuando digo pretencioso es sobre todo en las entrevistas, Craven (al igual qeu Englund) siempre está con referencias muy intelectuales, algo que precisamente no se ve en su cine palomitero y de exploitation. La Última Casa a la Izquierda saqueaba a Bergman y luego va Tobe Hooper y la eclipsa con su bestial La Matanza de Texas. Y ahí llega mi reivindicación: toda la fama que tiene Craven la merecía Hooper. Ese sí era un director personal y que arriesgaba. La no muy lejana La Matanza de Toolbox me encanta, además de estar protagonizada por mia dorada Angela Bettis. De hecho hasta Cunningham me parece más interesante que Craven. La verdad es que Craven es un experto en coger buenas ideas y destrozarlas...La Maldición tiene buenísimas ideas que desaprovecha totalmente...como ese abusón gay!

El Rector dijo...

Cabrero, yo nunca he dicho que lo fuese. Solo dije que ha sido uno de los directores más influyentes de la historia del cine de terror. Me alegra coincidir contigo y con Ángel Sala.

Sobre lo que digan o dejen de decir directores en las entrevistas... bueno, todos tenemos boca y todos decimos jilipolleces en un momento u otro. Yo tampoco le doy excesivo valor a ese tipo de cosas, quiero decir que no entiendo de antipatías cuando se trata de temas que no tienen que ver con lo que a mi me interesa, en este caso, las películas de Craven, no sus opiniones sobre cualquier otro tema. De ceñirme a eso, dejaría de ver y escuchar un montón de cosas que me gustan.

Me gusta "La matanza de Texas" y tengo también en muy buena consideración a Hooper (sobretodo por "Life Force", que es mi peli favorita suya), pero si entramos en la comparación con "La Última casa a la Izquierda", a mi me sigue pareciendo mucho más perturbadora la de Craven que la de Hooper. Aunque entiendo también que son películas muy diferentes.

Sobre lo de destrozar buenas ideas... pues discrepo. Decir eso del padre de "Pesadilla en Elm Street", que es la película que todo director de terror hubiera querido tener en su filmografía, me parece algo temerario, jeje... por no hablar de lo que hizo con "Scream", la de negocio y pasta que llegaría a amasar Craven y el estudio (igual más el segundo) gracias a una idea tan simple como fue la de venderle la moto del terror al gran público.

Saludos.

P.D: A mi "Vuelo Nocturno" también me gustó bastante :) "La maldición" ya no, todo hombre tiene su límite.

El Cabrero dijo...

Yo creo que es El Exorcista la peli que todo director de terror querría haber hecho no ya porque fuera un éxito de taquilla brutal, polémica y demás, sino porque cambió para siempre el cine de terror moderno (de hecho la considero la primera peli de terror moderno y no Psicosis de Hitchcock, como teorizan muchos) y puso el listón tan alto que aún hoy no ha sido superado (desde La Matanza de Texas a A Serbian Film nadie ha conseguido ese nivel de brutalidad e impacto). Pesadilla en Elm Street tuvo su momento en los 80's, es un film más para fans del terror mientras que El Exorcista era para aterrorizar a las masas (Friedkin no estaba pensando en los fans del terror...algo en lo que Craven siempre tuvo que pensar porque era su público). Y quizá por eso Friedkin es un director apasionante porque no estaba limitado a un género. Igual que Kubrick. Muchas de las obras maestras del terror (El Exorcista, El Ente, Al Final de la Escalera, Alien, El Resplandor) no están hechos por directores de cine de terror. Es lo paradójico, que los que se han dedicado en cuerpo y alma al género fantástico no han logrado el nivel de los directores que no han sentido nunca pasión por el género terrorífico. Actualmente Jonathan Glazer es el puto amo del cine fantástico sin ser un fan del género, sus pelis Reencarnción y Under The Skin son obras maestras absolutas. Friedkin, Kubrick, Scott...si pones al lado el nombre de Wes Craven chirría un poco...al menos en mi opinión, claro.

El Rector dijo...

Cabrero, gran argumento con el que coincido en parte. No hay duda de que hablas de obras maestras, películas que trascienden a su propio género perpetuadas, en su mayoría, por tipos de un talento sin igual( no es el caso de Friedkin a mi juicio, que más bien creo que le sonó la flauta una vez y para de contar. Aunque es cierto que tuvo suficiente).

De todas formas, la grandeza de dichas películas, no le quita ni un ápice de ídem a las concebidas genuinamente por y para el fan del terror. Son dos universos que pueden y deben coexistir.

Yo soy de los que piensan que "El Exorcista" es la película de terror más aterradora de la historia del cine y a mi me flipó en su momento y lo sigue haciendo. Pero si tuviera que elegir entre haber rodado esta, o cualquiera de las entregas de Freddy... uno que es un romántico empedernido.

"Under The Skin" para que se toquen (el coco) los gafapasta o como performance para verle el culo a la Johansson está muy bien, ahora, si buscas algo más... vamos, la típica película que le gusta proyectar a Ángel Sala en Sitges (lo que no se es como no la premiaron).

Saludos.

El Cabrero dijo...

Yo antes de ver Under The Skin tenía mis dudas...pero cuando la vi (una sesión deliciosas, jamás había disfrutado tanto de un film estéticamente...desde Kubrick!) caí rendido a su propuesta. Sí, es un film para minorias minoritarias, jamás arrasaría en taquilla, hay quien incluso dice que la Johansson sale gorda, nadie aguanta casi dos horas in apenas diálogos...lo tenía todo para joderme el día pero en cambio disfruté como un enano y ese final casi me hace llorar. Es lo que Kubrick diría "una experiencia no verbal" y es la evolucion lógica después de Reencarnación (2004) otro film con estética apabullante y largos planos a lo Kubrick. Under The Skin es tan genial que ha logrado lo imposible: que una peli donde sale la Johansson en pelotas no sea devorada por las masas! Glazer para mí es el director de este nuevo milenio, con solo dos pelis ha conseguido que se gane mi devoción eterna (sí, sólo él ha sido capaz de rodar un film con Nicole Kidman enamorándose y enrrollándose con un crío de 10 años!).

En cuanto a William Friedkin es otro Dios. French Connection, A La Caza, Desbocado...hasta films muy menores como Reglas de Compromiso y Jade tienen su punto. De hecho A La Caza (con ese Al Pacino espectacular) es para mí otra obra maestra absoluta con un final inquietante y ambiguo digno de peli de terror. Una peli que hizo correr ríos de tinta en su día (Pacino se adentra en el oscuro mundo de los locales hardcorianos gays, mítica la escena del hombre metiéndole el puño a otro hombre, buscando a un asesino de gays bastante sórdido) y que a cada revisión se sacan nuevas lecturas (¿Al final del film Pacino se ha vuelto gay? La escena de la mirada en el espejo lo deja en duda, como Blade Runner dejaba la duda de si Harrison Ford era un replicante!). El problema de Friedkin era la cocaina y el ego, como casi todos los cineastas surgidos en los 70's. Es una pena que casi se autodestruyera...pero tiene algo más que El Exorcista en su haber. A mi no me mola mucho el policiaco setentero, pero French Connection con ese Popeye Doyle de Gene Hackman es impagable...

El Rector dijo...

Cabrero, yo me alegro por tu entusiasta opinión sobre "Under the Skin", se nota que la disfrutaste. Servidor no supo verle nada especial, más allá de la hipnótica estética... dejando de lado sus llamativas formas, me pareció completamente vacía de fondo. Pero ya digo, una película curiosa de ver, sin duda y para nada me maldigo por haber perdido el tiempo con ella (como me pasa en otras ocasiones). Es carne de premio en Sitges. El problema que tuvo (y tampoco recuerdo si estaba en competición), es que en esa edición compartió cartel con otra gafapastada de cuidado, una ñoñez sobre la reencarnación a caballo entre lo espiritual y lo científico, con una puesta en escena, impecable también (eso si lo tenía), que parece ser enamoró al siempre peculiar jurado del festival.

Te diré que entre ambas, si tengo que escoger, me quedo con la de Glazer.

Sobre Friedkin no nos pondremos de acuerdo (muy a pesar de Pacino, que me encanta). Ni siquiera me tragué ese segundo intento suyo de hacer sonar de nuevo la flauta en el terror con aquella mediocre "La Tutora".

Creo recordar que el año pasado proyectaron algunas cosas suyas en el festival de Sitges... algo me suena.

Saludos.

MABUSE dijo...

Así es Rector. Pudimos ver Sorcerer (o el Salario del miedo por estos lares...). En esta ocasión no coincido con Cabrero y sí estoy muy de acuerdo con usted. A mi me aburrió soberanamente, como casi todo lo de este hombre (salvo "la más grande" claro). Igual no va usted muy desencaminado en eso de que le sonó la flauta una vez...
Aunque también es cierto que mi impresión no fue unánime y escuché a más de tres o cuatro entusiasmados a la salida de dicha proyección.

El Rector dijo...

Mabuse, muchas gracias por el apunte. Algo me sonaba pero no lo tenía claro del todo. La memoria no es mi fuerte. Por aquí se llamó "Carga Maldita" y a mi tampoco me quita el sueño precisamente. Hace cuatro años rodó un thriller curioso que está bastante decente, en gran parte por un magnífico Matthew McConaughey: "Killer Joe", ha sido de lo poco suyo después de "El Exorcista" y "Bug", que me ha llamado la atención.

Saludos.

El Cabrero dijo...

A veces la gente cuando dice que no le gusta una película es porque en realidad no la ha entendido y por eso no le gustó. A mí la recta final de Under The Skin me emocionó, casi me echo a llorar. Glazer logró causar ternura en un film de ciencia ficción! Sobre Popular 1 (aún la compro!) decir que sus artículos de cine míticos (como aquellos dos números con los NO ME JUDAS dedicados al duo De Niro-Scorsese) eran impagables. También se mencionaba mucho Maniac y a Joe Spinell (actor de culto donde los haya). La cinefilia de la revista sigue aún hoy día con alguna sección como Mondo Vídeo. Algunas de las pelis más raras y de culto las descubrí gracias al Popu. Y sobre lo que se cuenta de Mariano Muniesa es curioso, yo sólo escuchaba su programa en los 90's (ni sabía quien era), luego vi que publicaba muchos libros de rock y hasta me enteré de que fue colaborador del Popu. De hecho este verano en el especial Nº 500 escribía sobre su disco favorito de toda la vida. Sí, el Popu ha llegado al Nº 500 y aunque la revista ya no es la sombra de lo que fue tiene su mérito...por mucho que hoy en día César MArtín me caiga gordo...

El Rector dijo...

Cabrero, motivos pueden haber muchos y variopintos. Que no se ha entendido la película (ya sea por incapacidad del espectador, o por incapacidad de la propia obra, algo que por desgracia, suele ocurrir bastante a menudo), que no es lo que uno busca o espera, el momento del visionado, las expectativas o sencillamente, que la película es mala (a veces todo es mucho más simple de lo que queremos hacer ver). En mi caso y en referencia a "Under the Skin", sería un compendio de varios de ellos.

Me alegra que tu si supieras encontrarle el gusto al episodio de sexo interracial de Glazer y lo supieras disfrutar.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.