lunes, 9 de noviembre de 2015

Crítica: The Gift

Esta pequeña joyita de la interpretación, del director, guionista y actor Joel Edgerton, no hacen sino vaticinarnos lo que va a ser el 2016 para este tipo, que ha ganado el premio al mejor en Sitges con la misma facilidad con la que seguro lo hace en Globos y Oscars por su papel de poli untado en la irregular y coñazo “Black Mass” en la que roba todos y cada uno de los planos a ese Jhonny Depp caduco y demodé que confía en que con nariz postiza y lentillas se va a marcar un Charlize Theron o un Nicole Kidman y al que espero releguen para pirata, que es lo único en lo que al menos sigue teniendo su puntito y su morbo cansino.
 
Bueno, a lo que vamos, a que la peli, The Gift, no es ninguna maravilla, tiene un guión normalete y una dirección a ratos simplona, pero a nivel interpretativo es una de esas exquisiteces que te hacen degustar gestos, frases y miradas como pocas veces, no sólo de Edgerton, (aunque sí principalmente), sino también de la cada vez mejor y más convincente Rebecca Hall, que me va ganando el corazón con cada cosa que hace tras el truño aquel de Woody Allen rodado en Barcelona y Oviedo. 

La película es una sólida reflexión más allá de lo que aparenta, que es sobre ganadores, vencedores triunfadores y fracasados, pero que ahónda magistralmente en el análisis de la bondad y sus escasas recompensas y la maldad, su impunidad y el gustazo que da cuando por fín, a algún hijo de puta lo ponen en su sitio. 

Jason Bateman y Rebecca Hall son un joven, atractivo y feliz matrimonio que se muda a un barrio suburbano en Los Angeles (de la que él es originario) desde Chicago por un ascenso en el trabajo en una empresa de seguridad informática mientras ella continúa como diseñadora de interiores. Nada más llegar coinciden con un tipo raruno, poco hábil socialmente al que él conocía desde el colegio y al que o no reconoce o parece no reconocer y que poco a poco empieza a dejarles pequeños regalos en su puerta, entrando con embudo en sus vidas. 

Desde el primer momento la intriga está bien servida y no decae en su metraje, que aunque es largo no se hace nunca cansino gracias al tour de force al que Juan Palomo, Edgerton en este caso, se somete en cuerpo y alma. 

Algunos podrán tacharlo de frío, pero será porque no conoce el matrimonio de mis hermanos, por ejemplo, en los que las cosas son más parecidos a esto que a un capítulo de “La que se avecina”, y es que damos por hecho que el costumbrismo chusco y bobalicón, divertido e inofensivo de lo cómico es lo común, cuando en realidad hay parejas que se relacionan como insectos palo. 

Deliciosos dejes profundos de Haneke, una fotografía prístina y primorosa se encargan de demostrar que el terror es a veces así, desprovisto de sustos y volúmenes, y toma al espectador de los pelos sin que nos demos cuenta para ir moldeando opiniones, impresiones y emociones. Un debut de primer nivel en dirección y guión (aunque ya ha dirigido antes) muy superior a la mayoría de thriullers presentados este año en Sitges que dosifica sorpresas y soluciones con un sentido del equilibrio y el tempo absolutamente profesionales. 

El tiempo le va a hacer muy y muy buena justicia, y dentro de unos años nos daremos cuenta de muchas de sus grandezas. 

He de reconocer que Edgerton nunca ha sido santo santísimo de mi devoción, siempre correcto, pero nunca brillante en mi opinión( Warrior, Éxodo: Dioses y Reyes, El gran Gatsby, La cosa ...) en The Gift es todo un portento en su papel de Gordon (Gordo Weirdo) Moseley, una lección de interpretación en contención y expresión propia de un Brando en su mejor momento. 

Generalmente miro con lupa estas pelis en las que una sola persona hace todo o casi todo, porque es muy difícil estar al frente de cada situación y no caer en la pretenciosidad de la univisión. En este caso sucede al contrario, y se ve perfectamente que todo está más que meditado, replanteado y muy bien resuelto. 

La tensión y la incomodidad son dos de las bazas del director, así, como momento cumbre elige una cena organizada por el extraño en un casoplón. La escena es tremendamente incómoda de ver por la empatía que se presuponen a las buenas maneras. 

Tras esa fallida cena, Simon se empeña en dejarle claro a Gordon que lo que está haciendo con la pareja roza el acoso, y aunque su mujer Robyn no está muy convencida, le pide, le exije realmente no volver a encontrarse, no recibir ni un regalo más y no saber de él, en definitiva. 

El espectador despistado se sorprende, pero pronto entiende que la intención es que ciertos secretos del pasado no salgan a flote, cosa que evidentemente, y para regocijo nuestro, no va a funcionar. El resto de la cinta es una montaña rusa en la que haciendo uso de cuanto recurso narrativo tiene a mano para generar tensión y algún que otro susto, el director justifica plenamente la ovación final. Porque si es cierto que la cinta adolece de golpes de efecto evidentes como el conejo en la olla de “Atracción Fatal”, comparte con ésta y con el thriller de la época muchas de sus inmensas virtudes, en un debut promesa que genera pleno interés, dosificando muy inteligentemente, repito, las soluciones. 

Quizás la mayor virtud de la cinta es la elaboración en guión, dirección e interpretación de ese villano nada arquetípico, alejado de los psicópatas y maniacos a los que estamos acostumbrados para conseguir asustar con un ser aparentemente inofensivo, contenido y controlado. 

Otras de las virtudes en mi opinión es que la peli cuenta con la opinión del espectador. Hay momentos en los que uno piensa que todo está en la cabeza de Simon o incluso en la propia, para seguir dilucidando, avanzando y retrocediendo hacia un final que no acaba de verse pero que demuestra hasta dónde puede doler una profunda herida en un niño veintipico años después. 

Porque, ¿estamos ante un retrato de alguien lo suficientemente enfermo como para hacer daño?, o ¿es una peli sobre venganza pura y dura o más bien sobre los delirios psicóticos del inadaptado? Estas preguntas se van autorrespondiendo gracias a que el inteligente ritmo narrativo desciende por momentos a una velocidad más lenta que el latido de nuestros corazones, con lo que el espectador no pierde ripio. 

Una banda sonora inteligente que juega también con los nervios del espectador y una decente fotografía se encarga del resto. 

Algunos se quejarán de una premisa más que requetesobada en el cine hollywoodiense, pero amigos, la cinta no deja de sorprender y pillarnos por sorpresa. Las cosas nunca pintan bien, pero hasta que no tienes todas las piezas no imaginas las dimensiones del puzzle en el que enmarcamos a este triángulo emocional complejo y peligroso en el que nos identificamos irremediablemente con el personaje de Robyn para acabar comprendiendo por igual a Simon y a Gordon. 

El final, rápido, limpio y sin segundas lecturas (o precisamente todas), es un acierto frente a lo que cabría esperar en el género, con una acción forzada y violenta, unas truculencias salidas de la nada y una compensación moral extraña acorde a la atmósfera rara, pestilente y extraña que se va creando durante sus casi dos horas. 

Aquí todo es coherente, posible, incluso justo en ese último regalo que nunca sabremos si está realmente envenenado. Y eso es algo que no mola... O sí. A mí, desde luego, me ha convencido.


7 comentarios:

Unknown dijo...

Peliculón que parte de una premisa ya vista alguna vez, pero que le da la vuelta y la convierte en una película inteligente,llena de estupendos momentos.Muy buena,sí señor.

Diavola dijo...

Con esta critica si estoy mas de acuerdo :). Quiza no caso mucho con el que es una pelicula de direccion (a ratos) simplona y guion mas bien normal. Creo que Edgerton lo tenia dificil porque su idea era carne de telefilm, cualquiera que lea la sinopsis (y el argumento completo, si me apuras) va a llegar a esta pelicula con unas expectativas bastante bajas. Y sin embargo se saca una pelicula notable, sorpreson del 2015, que aqui en UK con una distribucion limitada ha aguantado bastante bien en las carteleras gracias al boca a boca.

A partir de ahora, algunas cosas mas y otras menos, pero voy con SPOILERS asi que mejor no leer si no se ha visto:

Yo particularmente no me senti identificada, ni senti empatia, ni nada de lo que se le parezca, con el personaje de Hall. Me parecia la chica tan anodina, sin capacidad alguna para imponer opinion alguna, a la sombra del liderazgo de su marido, que mas bien me producia algo de repulsion. La cosa se mejora hacia al final, porque es cierto que se ve en medio de un conflicto que no es suyo.

El personaje de Bateman ni lo comento porque me parecio el mas hostiable, hay momentos en los que produce verdadera repulsa. Y mi Weirdo, pues mi Weirdo me robo el corazon a pesar de que es evidente que el chico tampoco esta muy bien de lo suyo, y que cruza la linea no un poco, sino hasta limites inimagibales.

Lo mejor no obstante, independientemente de las percepciones de cada uno, es que los personajes estan tan tan tan bien dibujados que es muy facil ir entendiendoles en cada escena y a cada cambio, uno nunca sabe en que equipo esta, o deberia estar. Ya sabemos lo que hubiese ocurrido si esta hubiese terminado siendo carne de telefilm: un personaje (probablemente Weirdo) hubiese sido un psicopata dispuesto a todo para terminar con la apacible vida de una familia hiper-mega feliz. Por eso admiro a Edgerton: no lo pone nada facil, ni cae en estereotipos. Amen de la tension que crea con ese juego de roles de malos y buenos, y de que las cosas no son lo que parecen. La escena de la cena en la mansion de Weirdo por ejemplo, una delicia.

Sobre el ultimo regalo y aqui va un MEGA SPOILER asi que por favor NO LO LEAIS si no la habeis visto ya: yo creo que no la violo. Que su venganza no se basa en provocar el dano, sino en sembrar la duda, la mismas dudas que se crearon entorno a el a traves de otra mentira. Al personaje de Bateman lo ata en corto porque contarle las dudas a su mujer es condenar su matrimonio y a ella misma a un estado depresivo (o bueno, empeorar notablemente el que ya arrastra desde hace tiempo). Eso si, me parece un poco justo que Gordo jugase a hacer aquello y que se diese la casualidad de que hubiese embarazo al mismo tiempo. Vamos, demasiado listo el chico.

Luego hay otra cosa que se insinua (o al menos, se deja a la imaginacion) y con la que la pelicula hubiese ganado puntos si lo hubiese mostrado asi: las pequenas putadillas que se producen despues del encontronazo de Bateman y Edgerton. Yo creo que en la muerte de los peces Bateman estaba envuelto. Y que su razon era darle mas fuerza a su argumento de que Gordo era peligroso para que su mujer se alejase totalmente de el y no le pusiese en duda.

FIN DE SPOILERS VARIOS


Como he dicho antes, sorpreson del anio y uno de los mejores thrillers que he visto en este 2015. Muy recomendada.

Donnie Darko dijo...

A mi esta película me encantó. Reconozco que cuando empezó la película el aroma a telefilme me pudo pero la historia me fue ganando poco a poco..Creo que en vez de 'The Gift' en Sigtes la tendría que haber titulado como 'Sympathy for Mr. Weirdo Gordo'. Vale si, esta cinta esta a años luz de la trilogía de la venganza de Park Chan Wook pero reconozcamos que Edgerton consigue darle una vuelta morbosa a la historia que le viene muy muy bien..

Y bueno.. creo que esta película tiene cantidad de cosas a favor, muchas cosas remarcables.. pero creo que este año había mejores interpretaciones que la de Edgerton..

Un Abrazo!

Donnie

Marcos ESTÉBANEZ VALLINA dijo...

ME ENCANTÓ! QUE ACTORAZO ES EDGERTON! APOYO TU MOCIÓN ANTI-DEEP! SALUDOS, GRAN DAMIEN!!!

damien thorn dijo...

Muchisimas gracias,AMIGOS,por la paciencia!Mis problemas renales me han tenido jodido.y separado del pc,a partir de ya,entro a diario,peometido por la virgen del carmino de la hera.
Saludetesssss

damien thorn dijo...

MARCO,ES Q EDGERTON ES UN DIEZ!!!!sabía q te encantaría...
Donnie me encanta que te haya molao aunq no estemos muy de acuerdo en cianto a interpretaciones...cosas de momento,supongo,un abrazo,tio!
Diavola,da gusto leer tu pasión!!!!
unknown,es una revelacion del año,sin dudaaaa
Gracias a todos,mozos,por comentarme y tener paciencia con mi riñonceteeeee

jose rafael vargas dijo...

Que alguien me diga la frase final de la película, por favor.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.