domingo, 20 de diciembre de 2015

Crítica: El Navegante: Una Odisea en el Tiempo

Si algo tiene ‘Navigator, una odisea en el tiempo’ es que no es una cinta accesible a todo tipo de público. La forma en la que Vincent Ward mezcla el pasado y el presente en pantalla, aderezada con escenas que parecen mas próximas al cine experimental que al comercial puede hacer muchos espectadores se cierren en banda ante la propuesta del director neocelandés haciendo que la poco menos de hora y media que dura la película se pueda convertir en una traumática experiencia cinematográfica. La flamante ganadora del premio a la mejor película en el Festival de cine fantástico de Sitges en 1988 (La cinta también se alzó ese mismo año con seis premios de la academia del cine australiano y participó en la sección oficial a concurso en el festival de cine de Cannes) no es una película sencilla ni accesible que intenta jugar con la idea del mundo de los sueños y la realidad de una manera que no acaba por cuajar del todo.
 
Durante el siglo XIV la peste negra avanza por Europa sin problemas, matando a familias y pueblos enteros. Tras 36 días de viaje Connor regresa a su pueblo para contar los terribles efectos de tan mortal enfermedad. Griffin, su hermano, tiene recurrentes sueños acerca de una iglesia y un profundo túnel que lleva hasta el otro extremo del mundo. Las creencias de los lugareños les llevarán a pensar que han de realizar una ofrenda en la iglesia que ve el niño para que así la peste pase de largo y evite a su pueblo. 

Las dos realidades son presentadas por Ward en blanco y negro para plasmar la vida de los protagonistas en el siglo XIV (Siempre me han fascinado películas situadas en ciertas épocas y ver que parte de sus protagonistas poseen perfectas dentaduras) y en color para representar el presente. ‘Navigator, una odisea en el tiempo’ no explota el conflicto de estos viajeros del tiempo y su llegada a la Australia de los años ochenta, no explota el lado cómico ni profundiza en la extrañeza de estos al ver la tremenda y brutal diferencia cultural (Si alguien piensa que va a encontrarse ante una cinta que de algún modo pudiera tener algún tipo de parecido con ‘Los visitantes no nacieron ayer’ de Jean-Marie Poiré por el hecho de encontrase con una idea en cierto modo parecida: El viaje en el tiempo de un grupo de personas desde la edad media a la época actual, ha de olvidar esta idea antes de acercarse a la propuesta de Ward. 

El australiano esta más cerca de la imagineria mas propia de ciertas escenas que Terry Gilliam usaría para su notable ‘El rey pescador’ que de la cinta del director francés. El momento en el que Connor corre presa del miedo por en medio de la chatarrería podría formar parte de muchas de las cintas de Gilliam y a nadie le tendría que resultar extraño. Por cierto… ¿Soy yo el único que la ver a Connor viajando en el tren piensa que esa escena podría formar parte de ‘Guardianes del día’ o de ‘Guardianes de la noche’ de Timar Bekmambetov?). El tono onírico con el que Ward impregna a buena parte de su película hace que la ‘lógica normal’ quede de lado y se nos presenten ciertas escenas que en un principio pueden resultar un tanto extrañas (La aparición del caballo o del submarino) pero a su vez nos deja momentos de una gran belleza (La visión del túnel excavado en la montaña o sobre todo la imagen de la muerte volando a la luz de la luna). 

Del mismo modo que hizo John Carpenter con ‘The thing’ en 1982, Vicent Ward lleva a su película mas allá de la anécdota que pueda suponer el viaje en el tiempo de los protagonistas para hacer que esta hable de un modo mas o menos claro del sida. ‘Navigator, una odisea en el tiempo’ al igual que ‘The Thing’ fueron rodadas en los ochenta una de las épocas de mayor virulencia del virus. Ward establece un paralelismo entre la peste negra que asoló Europa durante el siglo XIV y el virus del sida, esta comparación que en un principio puede no quedar clara es reforzada por Ward gracias a la escena donde Griffin se encuentra con varios televisores donde un presentador no solo habla de la cantidad de personas infectadas por el virus del sida como también del miedo a la amanzana nuclear (Lo que justificaría la extraña aparición de ese extraño submarino). Como suele ser habitual, el cine de ciencia ficción posee mucho mas fondo del que creemos y aunque a veces ciertas ideas no queden demasiado claras siempre es necesario acercarse a este tipo de películas con ganas de profundizar sobre aquello que nos están contado. 

‘Navigator, una odisea en el tiempo’ es una muy interesante cinta no apta para todo tipo de público. Hermética y diferente si el espectador consigue entrar en la propuesta del director neocelandés se encontrará con una notable cinta fantástica que intenta trascender a la propia historia que cuenta para establecer una comparación entre la enfermedad que asoló Europa en el siglo XIV y la época de máxima virulencia del virus del sida. A pesar de que la estética de esta película pueda hacer pensar al espectador que esta película no ha envejecido bien, la cinta de Ward debido a la gran cantidad de primeros planos que posee hace que esta sea una de esas películas que sean más fácilmente disfrutables en una pantalla grande y no en un pequeño televisor. Muy Recomendable. 

Lo mejor: La escena de la muerte volando sobre la luna.

Lo peor: No es una película para todo tipo de espectadores.


3 comentarios:

sebastian orosco dijo...

Ayer justamente recordaba esta pelicula que vi de niño por los 90s en un canal de aire y que me dejó fascinado con las imágenes que mostraba, siempre hablando con amigos sobre cine me encontraba con que nadie la había visto, ahora recordando el nombre la buscare y le daré un nueva visionada, excelente blog amigos, siempre los leo y disfruto sus criticas, saludos.

Donnie Darko dijo...

Hace poco la encontré editada otra vez en español y me compré el dvd sin pensármelo. La verdad es que guste mas o menos creo que es una película que hay que tener en casa. Reconozco que es una cinta que por su temática y estética puede frenar a mas de uno pero merece la pena verla y si ya la has visto hacer como tu, Sebastian, volver a verla..

Un abrazo y muchas gracias por tus palabras y por seguirnos!

Donnie

justiciacallejeraecu dijo...

Que filme si señor eso es hacer cine de corazón

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.