domingo, 20 de diciembre de 2015

Crítica: Help Me I Am Dead

Andreas Bethmann nos cuenta en “ Die Geschichte Der Anderen” cómo en la Alemania nazi de 1939, Jonathan Friedberg trató de hacer un pacto con los nazis para salvar a su familia a cambio de entregar a varios judíos.

En la actualidad, Jennifer es una joven estudiante de psicología dependiente de una silla de ruedas para realizar cualquier movimiento a causa de un accidente, aunque al parecer sus lesiones son más bien psicológicas que físicas, que está trabajando en un estudio universitario sobre las diferencias del mundo urbano y el rural (toma estudio universitario...) y entrevista acerca de esto a diferentes personas al azar en la calle hasta que encuentra a alguien con una extraña historia que contar, referente a una vieja casa abandonada durante la Segunda Guerra Mundial (nos olemos la tostada) y Jennifer decide, pese a todas las reticencias posibles, incluída la de su novio, investigar esa historia por su cuenta. Nada más llegar a las inmediaciones de la casa descubre que encierra un misterio terrible y una situación en la que ella misma está implicada, pues la casa le ofrece la posibilidad, mientras permanezca en sus inmediaciones, de caminar y moverse por ella como si no estuviera enferma y liberarse casi definitivamente de todos los traumas que la asolan. Pronto esa casa le desvela sus secretos mejor escondidos y una espiral de extraños, siniestros y violentos sucesos envolverá de lleno a nuestra protagonista, absolutamente fascinada y atraída por el poder de sus paredes. 

Con estos elementos y semejante punto de partida más bien ridículo, el alemán Andreas Bethmann, director de “peliculones” como “Demon Terror” y “Terror Creek” vuelve a recurrir a unas referencias underground cinematográficas dispares sobre las cuales ha consolidado su carrera. Desde las pelis más cutronas de la Hammer hasta el frikismo delicioso de Jesús Franco o Joe D'amato convirtiéndose en un pequeño director de culto en sectores más bien reducidos de lo bizarro entre los que he de reconocer que en ocasiones me encuentro. No es esta película el caso, donde deja de lado sus incursiones descaradas al soft porn, la explotación sexual y al gore excesivo logrando un resultado más ñoño y para nada original como gran parte de su desagradable, indigesta y podrida filmografíadestinada a un público muy reducido. 

“Help me, I'm dead” trata de ser una peli de miedo más, pero no logra conseguir una atmósfera adecuada, no entretiene ni divierte en absoluto, cosa que sus peores pelis logran con creces, y vuelve a destacar por su absoluta carencia de originalidad y limitación a la hora de hacer cine según los dictámenes establecidos. 

Una pena, porque de seguro que desde su punto personal de vista, que tampoco es original a día de hoy, la cinta podría haber sido mucho más guarra, salvaje, políticamente incorrecta (y más tratándose de una cinta alemana sobre nazis) y gore. 

El film, sin embargo, presume de un ambiente frío, gélido, en el que la “historia” va desarrollándose lentamente tratando de conseguir esa atmósfera de cine clásico de terror que no logra atisbarse siquiera en uno solo de sus interminables planos, pues van sucediéndose sin ton ni son, tratando al espectador como idiota al explicar en exceso cosas que debería dar por entendidas y llegando a cansar y aburrir a mitad de metraje. 

El batiburrillo de historias que acaban componiendo la sinópsis pasa de nazis a psicópatas delincuentes, fantasmas vengativos y romance comprensivo, todo ello interpretado por actores planos que no logran en absoluto dotar a la cinta del mínimo de credibilidad necesaria y rompen completamente la atmósfera que ya de por sí podría recrear el viejo caserón utilizado como set, lo único medianamente destacable del film. 

Lo mejor: Un par de golpes de gore bastante estupendo, obra de Olaf Ittenbach. 

Lo peor: El rollo espantoso de los fantasmas cutres. La carencia de atmósfera de terror y la planicie absoluta en el conjunto actoral. 

En absoluto recomendable.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.