lunes, 15 de febrero de 2016

Crítica: Cabin Fever (2016)

A estas alturas de la vida, uno cree estar ya curado de espantos. Y si hablamos de “espantos” en la industria del cine, hablamos de remakes. Mucho se ha dicho sobre ellos y por lo habitual, cosas no precisamente buenas. Yo, en lo personal, he aprendido con los años, al menos, a tolerarlos y, como mínimo, a otorgarles el beneficio de la duda por más descabellada que pudiera pintar la broma macabra. Con esa mentalidad abierta, he podido disfrutar (en mayor o menor medida) de cosas a priori nauseabundas por el mero hecho de existir.

Entender la existencia de este tipo de producciones no siempre es fácil. Pero bajo mi punto de vista, distingo entre varias semillas de germinación distintas. Tres casos, para ser concretos. En el primero de ellos encontramos el “remake homenaje”. Éste, nace a partir de la profunda y sincera (supuestamente) admiración por parte del autor hacia la obra original (generalmente un título referente del séptimo arte) y se entiende, como una imperiosa necesidad de formar parte de ella de una u otra manera. En este supuesto, podríamos poner como buen ejemplo el remake realizado en su día por Gus Van Sant del clásico de Alfred Hitchcock “Psicosis” (“Psycho”, 1960), en el cual el de Lousville copiaba plano a plano la cinta original en un evidente ejercicio ritualístico.

Tenemos luego el segundo caso, el “remake yanki”. Sí, se que por lo general, todos los remakes suelen tener esta denominación de origen, pero la nomenclatura tiene su razón de ser. Dentro del susodicho, encontramos a su tiempo, dos ramificaciones. La primera versa sobre aquellos remakes realizados por los USA debido a la incapacidad cultural (o cerebral) de los norteamericanos de ver cine extranjero. Por ello, para poder consumir películas de éxito del resto del mundo, tienen que rehacerlas ellos mismos. Y aquí podemos poner dos controvertidos episodios como han sido los refritos de “Old Boy” y “Martyrs”, de manos de Spike Lee (2013) y los hermanos Goetz (2015) respectivamente. La segunda, tiene más que ver con el ego de esta curiosa cultura que es la norteamericana, que en su microuniverso, creen que pueden mejorar lo hecho por extranjeros. Aquí valdrían cualquiera de los dos ejemplos anteriores.

La tercera categoría sería la de los “remakes comerciales”, los cuales dejan poco margen a la imaginación y como su propio nombre indica, son refritos concebidos únicamente por intereses económicos. Por lo habitual, suelen hacerse de películas clásicas para aprovechar el tirón que estas tienen entre los aficionados, que aunque solo sea por morbo o simple curiosidad, se suelen dejar los cuartos en este tipo de tomaduras de pelo. Buenos ejemplos de esto, aberraciones como el “Desafío Total” de Len Wiseman o el “Poltergeist” de Gil Kenan. Bien.

De todo tiene que haber y de todo hay. Guste más, guste menos. A nadie le ponen una pistola en la sien para ir al cine o para ponerse en su casa una película, así que si no te gusta la sopa, no te pongas dos cazos.

Con la película que nos ocupa, estoy profundamente desconcertado, pues por más que lo intento, no consigo darle cabida en ninguna de las categorías. Por más vueltas que le doy al asunto, no consigo entender, cual es el oscuro propósito que se esconde detrás de este funesto refrito de “Cabin Fever”. Así a primera vista, podríamos buscarle algún paralelismo quizás, con el “remake homenaje”, aunque por más gamberra y simpática que me pareciera en su momento la cinta de Roth, no me atrevería de tratarla de usted. Tampoco cabría en el segundo grupo, pues la original ya es americana. Y con respecto al “remake comercial”. Pues sinceramente, no veo el posible negocio por ninguna parte. Mas rentable sería en este sentido, seguir tirando de secuelas, aunque estas sean tan horribles como la perpetuada por Kaare Andrews hace un par de años.

Es por todo esto, y por todo lo que viene ahora, que no me pongo ni colorado cuando digo, y afirmo, de manera categórica e innegociable, que estamos ante el remake más absurdo, de la historia del cine.

Lo más grave del asunto, es que es el propio Eli Roth, el que además de apadrinar la cinta con aquello siempre tan aterrador del “fulanito presenta”, ejerce de productor ejecutivo de esta. Y aquí es donde no me queda otra que preguntarme, ¿Qué diablos pasaría por la mente de este señor, para poner la pasta y su (supuesto) buen nombre, para meter el esperma dentro del tal Travis Zariwny y que este, pudiera así, dar luz a esta auténtica tomadura de pelo que es su nueva versión bastarda, pero que muy bastarda, de papi Roth?

Vale que aquella no era tampoco para tirar cohetes. Pero nadie le puede negar a la “Cabin Fever” original, su buen puñadito de buenas virtudes. Y entre otras, la de dar el pistoletazo de salida a toda esta nueva moda del retro-terror moderno. Estamos hablando de largo, de la mejor película de Roth, por mucho que fuera tres años después, con “Hostel” (2005), donde alcanzara las mayores cotas de popularidad, gracias a un subgénero bastante más comercial en la actualidad dentro del terror como es el del torture-porn.

La única respuesta, por retorcida y maquiavélica que esta pueda sonar, que se me ocurre, es la de engrandecer la película original. Y es que después de ver este remake, puede que los detractores de aquella, la vean ahora con otros ojos. No es para menos, porque Zariwny no da una derecha y se supera a cada minuto en el poco agradecido arte de meter la pata hasta el fondo de las entrañas con una película que no deja de sorprender al espectador (para mal) de principio a fin. Y por una vez, sin que sirva de precedente, lo de “sorprender al espectador”, no tiene ningún tipo de connotación positiva se mire por donde se mire y desde la óptica que se mire.

El engendro en cuestión, es un vomitivo híbrido entre la copia plano a plano y el resumen tosco de dudoso criterio. El director, copia aquello que cree trascendente y mete la tijera en todo aquello que le parece prescindible, cargándose ya de entrada una de las grandes virtudes de la película original, que era la lenta cocción a la que Roth sometía a sus marionetas, algo muy del gusto de los ochenta, que dotaba a la cinta de un halo de místicismo ochentero la mar de agradecido. Nada de eso aquí. Al grano. Lo que en su día se cocía en 30 minutos, aquí se calienta en el micro hondas en apenas 5 y ya tenemos a los muchachos en la cabañita de turno, previa copia de la secuencia del niño mordedor y su familia de retrasados (eliminando eso sí, el genial gag de la escopeta, no fuera a ser que se le pasara algo bueno a la tijera).

Poca historia más, valga la redundancia, a nivel argumental. La copia de secuencias se sucede una tras otra desde ese punto. Por descontado, todas ellas sin la menor gracia y transmitiendo en todo momento una artificialidad que pone los pelos de punta. Es como si un grupo de amigos se hubieran reunido para re-interpretar la AUTÉNTICA película, leyendo sus lineas papel en mano. Un teatrillo del tres al cuarto que no resulta creíble en ningún momento y se queda muy lejos de aquellas sensaciones tan incomodas que nos regalaba la AUTÉNTICA película... y amigos, a esto ayuda y mucho, el lamentable nivel generalizado del reparto, que llega a resultar sonrojante en los tramos más abruptos del camino.

Tampoco a nivel visual mejora esta nueva versión lo ya visto y como mucho, podemos destacar la secuencia de la “misericordia” entre la rubísima y su enamorado, que aquí se presenta como único momento de lucidez de papi Zariwny y termina resultando bastante más gore (en todos los sentidos), que en la AUTÉNTICA película.

No me quiero extender más porque entiendo que un producto tan absurdo y mal realizado como es este, no lo merece. Esta nueva “Cabin Fever” es una copia barata (y esta vez no es ningún tópico) de la película que en su día nos presentó en sociedad a un prometedor Eli Roth. Un refrito sin el menor interés que no ofrece absolutamente nada que justifique su hora y media de vida (in)útil. Un despropósito de principio a fin con un montaje horroroso, unas interpretaciones bochornosas y una falta de personalidad tan repulsiva, que solo puede definirse como un insulto a cualquiera que ame minimamente este género.

Lo mejor: Que después de visionar semejante basura sin sentido, la cinta de Roth gana, en comparación, alguna que otra estrella.

Lo peor: Que el propio Roth haya sido partícipe, de semejante prostitución de su emblemática ópera prima. Lamentable.


14 comentarios:

Missterror dijo...

Rector- No puedo estar más de acuerdo con ese uno!! El remake de "Cabin fever" es absolutamente bochornoso, y no por totalmente innecesario, que eso ya estaba claro de antemano, sino porque tiene todos los fallos de las producciones hechas de manera torpe y con desgana, por directores que se creen que el espectador que se traga todo lo que le echen (y me incluyo), es tonto de remate y no va a poner el grito en el cielo.
Aún me pregunto qué mierda vi yo ayer al poner este remake. ¿Por qué esos tijeretazos en los momentos que tienen algo más de chispa? ¿por qué todo es tan forzado y poco natural?, ¿por qué se nos enseñan ciertas imágenes una y otra vez para dejar claro el tema del agua, por si el espectador es tonto? ¿cómo es posible reunir un grupo tan grande de actores tan malos en una misma película? ¿en qué pensaba el director cuando el actor que da vida al padre del chico ( Aaron Trainor), gesticulaba de esa manera y hacía el ridículo de forma tan espantosa? ¿por qué no le paró los pies?
Y lo peor no es que la cinta no aporte nada y saque lo peor de la original, sino que aburre y mucho.

En esto de los remakes soy muy flexible, pues hay remakes que están entre mis películas favoritas de terror, pero estas prostituciones por dinero no las entiendo. Y aquí tengo que decir que, a colación de lo que mencionas sobre los remakes hechos exclusivamente para los americanos, que siempre he considerado tremendo lo que ocurrió con "Funny Games", porque que alguien me explique para que yo lo entienda, cómo el propio director de la original se presta a dirigir el remake de su propia película, con el objetivo de llegar al público norteamericano...¿qué consideró que había de malo en su película que tenía que mejorar? porque ni aportó, ni mejoró nada, así que hablando de prostituirse...Haneke!! Poderosos caballero es don dinero.

Saludos

andres pavone dijo...

Bueno querido compañero..... estmos ante un verdadero desastre en todos sus aspectos.Mediocre, absurda, aburrida, horrorosa, carente de originalidad, ridícula, con actores a la altura... HORRIBLES. LA VERDAD UNA HORA Y MEDIA DE DESPERDICIO OCULAR.Saludos compañero y como siempre un deleite leerte.

JuanCar dijo...

Lo mejor de la película, tu crítica. Gracias por alejarme de este engendro. No la pienso tocar ni con un palo.

Saludos chicos

JuanCar dijo...

Rectifico.
Excelente crítica, estimado rector.
Me he dado cuenta que debido a lo que has escrito sobre ella; cualquier comparación por leve que sea, entre tu crítica y la película en cuestión, se puede convertir en un insulto.

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, bochorno compartido. Poco más que añadir a tus palabras con respecto a esta abominación... respecto a Haneke, su auto-remake y su amor por el dólar, que te puedo decir que no sepas ya... el remake de "Funny Games" (el cual por cierto, ni he visto ni ganas, porque tampoco soy muy fan de la original), que por lo que me has comentado sobre él, que es bastante calcado a la película original, pues podría formar parte de las tres categorías de remake a las que hago mención en la crítica.

Andres, pues que te puedo decir... que me sabe mal que alguien con tan exquisito paladar como tu, haya tenido que perder hora y media de su tiempo con ESTO.

Juancar, muchas gracias. A riesgo de sonar poco humilde, te diré que estoy completamente de acuerdo contigo :) Aunque lo tenía muy fácil esta vez, todo sea dicho.

Me alegra haber llegado a tiempo y que te hayas podido ahorrar así, este mal trago.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

No tenía intención de verla, pero leyendo todo lo que parecía más que obvio, no pienso rectificar mi intención. Es cierto, la original no es ninguna maravilla, pero a mí me gusta. Estoy de acuerdo que transmitía muy bien la tensión a través de la verdadera amistad. Si le quitas eso...ufff

Romasanta Macias dijo...

En serio??? CABIN FEVER? me parece que me alejaré de semejante bodrio sin mirar ni su trailer,jajajaj!!!

El Rector dijo...

Patrick, como amante del género que se que eres, es lo más sensato que puedes hacer.

Compartimos gusto por la película original, aunque yo la verdadera amistad no la veo por ninguna parte, más bien el "hijoputismo extremo", que es de lo que va la cosa :)

Romasanta, Sí mi estimado, aunque algunos creíamos que era una broma, doy fe de que existe, y propongo que se denuncia a todas las webs ilegales de descargas por hacernos sufrir semejante basura. Aléjese muy pero mucho de semejante broma de mal gusto.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Lo decía precisamente por eso. Recuerdo que al principio son muy colegas, pero cuando ven que se pueden infectar se olvidan de esa gran amistad.

El Rector dijo...

Patrick, aaahhhh, que era un sarcasmo, jeje... es que debo de ser un poco Sheldon Cooper para estos menesteres :)

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

A lo mejor sí. XD

Saludos. Y gracias por la recomendación (de no verla)

El Rector dijo...

Patrick, gracias a ti por comentar... y por confiar en la teoría de cuerdas ;)

Saludos.

Chanpoo dijo...

Ahora vengo yo y digo que es un peliculón.



Que noooooooooooo, que es una película increíble, pero increíble que a estas alturas nos ofrezcan esto. Cuestión que me sigue dando razones a creer que Eli Roth es uno de los grandes bluff del género. Creo que de él solo me ha gustado un par.

El Rector dijo...

Chanpoo, pues dejando de lado el remake (que evidentemente íbamos a coincidir), te compro también la opinión con respecto al amigo Roth. Junto con Ti West, el gran bluff del cine de terror moderno.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.