jueves, 25 de febrero de 2016

Crítica: Sensoria

¡Basta ya, por favor! ¡Basta ya! Os lo pido de rodillas o haciendo el pino si hace falta. O si queréis me pongo duro y me propongo ser la primera persona que denuncia a una productora por publicidad engañosa. Ahhh… ¿Qué es una producción independiente? Pues me da lo mismo, eso no os da derecho a tomarnos el pelo. Ahhh… ¿Qué sobre gustos no hay nada escrito? Ni sobre tonterías, y todos las reconocemos. ¡Dejémonos de hipocresías y llamemos a las cosas como son, por favor!

Antes de empezar con mi opinión sobre esta película, os voy a hacer una traslación de las frases promocionales que visten la carátula de la misma y que como viene siendo habitual ejercen de reclamo, para que veáis el motivo de mi indignación:

1º: «Christian Hallman hace un prometedor debut con “Sensoria”, con estilo e inteligencia, un thriller sobrenatural que nos atrae con un increíble sentido de lo inesperado» Brian Yuzna

2º: «Bellamente rodado y una ambientación aterrorizante, acentuado por excelentes interpretaciones, el film posee una atmósfera afilada. El desenlace es el resultado de un viaje tormentoso a través de la locura con influencias de M. R. James y Roman Polansky» Evrim Ersoy, Fantastic Fest

3º: «Combina el ritmo lento de los mejores films de terror japoneses con detalles del cine escandinavo» Monstefest

4º: «“Sensoria” posee una atmósfera pesada y contenida, que muestra una historia madura sin olvidar el género del terror» Nicholas Wennö, DN

5º: «Magnífico homenaje a los films de fantasmas. Escalofríos y piel de gallina como si tuvieses un enjambre de langostas sobre ti» Phillip Wilcox, Dark Comedy Productions

6º: «“Sensoria” es la verdadera definición de la atmósfera de terror» Travis Brown, Horror Movies Uncut

7º: «Fácilmente, el mejor Film de Terror del año» David Griffiths, Subculture Media

Para empezar, hay que decir que muchas de estas opiniones habría que verlas en qué contexto están; porque a lo mejor estas son las alabanzas y luego viene ‘el palo’. Aunque hay cosas como la última afirmación que ni contexto ni leches. La segunda cuestión vendría por parte de quiénes han soltado tales lindezas, el porqué –algunos como se ve, intentan ‘venderlas’ llamando la atención del respetable en favor de su festival, esto lo hemos visto mil veces en Sitges…-, y si hasta tienen relación con los responsables de la película. No me meto en su estado mental porque luego vienen las querellas…

Y no, no me malinterpretéis: yo soy el primero que esgrime esa máxima de “Para gustos, colores”, pero también, como decía en el arranque, hay que dejarse de hipocresías y llamar a las cosas por su nombre para no engañar a la gente. Porque hombre, decir que «Fácilmente, el mejor Film de Terror del año», solo se entiende si no has visto otro durante el 2015. Y es que es una afirmación tan irrefutablemente cuestionable (¡toma ya!) como se puede comprobar en algunas de las conclusiones y detalles que voy a dar a continuación, articuladas de paso según las mismas sentencias que he reproducido.

Para empezar, las palabras de alguien que respeto tanto como Yuzna, suenan a políticamente correctas. Que alguien que durante su carrera ha resultado hasta cierto punto barroco, puedo entender que a la película le vea un cierto estilo. Por supuesto, todas tienen un estilo, para bien o para mal, pero lo que no entiendo es lo de «…sentido de lo inesperado...» En serio, el que os habla no es un Einstein; ya quisiera yo… Pero vamos, por la primera aparición de la niña, uno ya sabe por dónde va la cosa. ¿En serio ‘inesperado’? Si lo que hace este Hallman es coger un tópico y ponerlo en práctica. ¿Cuántas veces hemos visto esta historia? Os diría cuál es, pero estaría reventándola por manida que sea. Total, al igual que yo, en seguida os la oleréis. ¿Sorpresa? Me temo que, o Yuzna se durmió en su proyección y se despertó en el final o estuvo… no sé… distraído (Cámbiese el verbo por cualquier otro que lleve al sentido de falta de atención o fuera de este mundo).

Sobre la segunda puntualización que se hace, puedo estar de acuerdo en que a alguien le parezca que está «…bellamente rodado…», aunque no sé yo si sería la definición correcta ya que más pobre y gris la producción no puede ser. Vería más apropiado decir, práctica o incluso humilde. El edificio es sobrio a no poder más, y algunos de los vecinos le aportan una sordidez que en nada se acerca a la belleza. La ambientación y atmósfera –para mí casi sinónimos e indicio de que haciendo tanto hincapié además de resultar redundante es evidencia de estar vendiendo algo- pueden ser tan aterrorizantes como los cientos de películas a las que les sigue el esquema, que viene a resumirse a espíritus apareciendo por detrás de los personajes o cruzando el plano. Nada más. ¿Las influencias a M. R. James? Como decir Bram Stoker cuando hablas de vampiros: el recurso clásico de los pseudo-culturetas. Lo de Polansky ya es de traca, y solo se aguanta por la soledad de la que se rodea la protagonista. Y a vueltas con lo ‘bellamente’… ni ‘bellamente’, ni ‘buenamente’. Ver la escena en la que nos dejan caer la “nueva” condición de la protagonista con el personaje del invidente agitando la mano. Aquí tendría que ir el meme ese del “Par favaaar”…

Tercera afirmación, una de mis favoritas: «Combina el ritmo lento de los mejores films de terror japoneses con detalles del cine escandinavo». Por poco que me haya gustado la película, tengo que ser justo: es cierto que el film no es muy dinámico, pero tampoco llega al nivel de ‘contemplación’ del cine nórdico. Hay películas más lentas y/o pesadas. No obstante, de ahí a compararla con el J-Horror, va un trecho; y eso os lo dice un tipo que por encima del cine de género, es seguidor del cine asiático. De hecho, para el que no lo sepa, mi ‘chanpoo.com’ –¡toma spam!-, dedicado al mundo del entretenimiento oriental, lleva en la red desde 1997. En cierta forma, uno puede saber de dónde sale esta frase ya que la presencia de un niño –niña en este caso-, las cámaras fijas, los filtros grises y sobre todo, el minimalismo pueden provocar espejismos del cine de Nakata o Kurosawa (Kiyoshi, Of course!), pero poco más. Que nadie se espere largas melenas. Por no esperar, que nadie espere ni efectos especiales…

La cuarta frase nos trae una de las claves de la película, la de la historia madura. Tampoco es errónea ya que la protagonista es una mujer separada que lo ha perdido todo. Aquí entra en juego la soledad, situación (o emoción) que se perpetúa en la película y se traduce en algunos de los pasajes oníricos del film. Correcto todo, pero también un poco de cara a la galería. Bajo mi punto de vista, suena a excusa, a herramienta para llegar a la meta, no de mensaje o reivindicación, y en ese caso, al igual que esa ambientación que unos y otros se empeñan en aplaudir, suena a cartón-piedra o huele a colonia “Lavanda Inglesa”, polvo de talco y alcanfor; recapitulando: a vieja. Y eso que no me meto en el terreno del terror ya que si no me entra la risa floja. ¿Drama de terror? En tus sueños…

Esto nos lleva a la quinta y sexta afirmación. ¿De verdad “Sensoria” puede dar miedo a alguien? Sopor fácilmente –mi señora esposa cayó en brazos de Morfeo-, pero ¿escalofríos? ¡Ya está! Por lo fría que es la película quizás. Ya lo he dicho en un párrafo anterior: las escenas de género se limitan a apariciones –sin efectos, recuerdo- por detrás de la protagonista o saliendo y entrando del plano. Nada más. A esto hay que sumar que uno ya sabe cuándo van a aparecer. Por otro lado uno de los vecinos es siniestro, sí, pero al final acaba por ser más ordinario que otra cosa, provoca más la risa que escalofríos y esto en un film de terror… pues cómo que no.

Y además de risa, puede incitar a otra cosa, ‘cosa’ que viene a darnos a entender la desconexión que provoca la producción. Aburrido del «más de lo mismo» uno comienza a fijarse en otras cosas que no debería, por ejemplo en ese pedazo de protagonista, una mujer entrada en años y carnes. Pues bien, uno no debe ser el único con mente calenturienta porque no se entiende cómo bien superado el meridiano de la película, a alguien se le ocurrió que ya era hora de dejarse de tonterías y mostrarnos a la susodicha en todo su esplendor, y a partir de ahí sacarla en varias escenas no solo con sus pechos al aire sino hasta gozándolo. En serio. Seamos serios…

¿Con todo lo que he venido contando se entiende mejor mi indignación? ¿Se entiende que se nos venda una película como lo que no es? ¿Se entienda que en la carátula nos saquen el montón de festivales donde se ha exhibido con laureles y todo para aparentar que ha sido premiado en todos estos y en realidad no haya ganado nada? ¿Se entiende que alguien diga «Fácilmente, el mejor Film de Terror del año»…?

Resumiendo, “Sensoria” no trae nada nuevo ni en su argumento ni en su puesta en escena. Aburre por momentos y atormenta por otros. Que nos engañen con su carátula es además un agravante imperdonable. Solo estaría de acuerdo en la frase «Best Horror movie of the year hands downs» si lo de ‘Horror’ fuese por ‘Horrorosa’.


2 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Gracias por acercarnos un film al que tenemos que alejarnos! La verdad que no pinta nada bien por ninguno de los cuatro costados, y las pamplinas de las frases promocionales me parecen absurdas y muy bien refutadas por ti, Chanpoo!! Así que bravo por poner las cosas en sus lugar!

Chanpoo dijo...

Gracias Romasanta, me hacen muy feliz tus palabras, jjajajjaa, pero ya sabéis que yo soy muy peculiar.
En todo caso, hay cosas donde no tiene cabida el criterio ya que se reducen a hechos concretos, y en eso me he procurado fijar.
Luego te puede gustar o no -ahí no me meto- pero las cosas son como son.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.