domingo, 13 de marzo de 2016

Crítica: Orgullo, Prejuicio y Zombis

Hace ya bastantes años, una joven y lozana Missterror, paseaba a diario por la facultad de filosofía y letras, con la cabeza llena de pájaros y sueños, y la mochila llena de novelas. Los pájaros de la cabeza picoteaban una y otra porque ni ellos entendían por qué opté por estudiar filología inglesa en la especialidad de literatura, a nos ser que mi sueño fuera no encontrar trabajo relacionado con la carrera nunca jamás. En mi mochila, las novelas de Jane Austin, Shakespeare, Joseph Conrad, Poe, Virginia Woolf y el resto de clásicos, se amontonaban para hacer pesada la carga.

Como imaginaréis el estudio que tuve que hacer de todas las novelas clásicas, rozaba la psicopatía ya que me pasaba los días analizando cada pequeño detalle de todas estas novelas, en busca de mil diferentes lecturas que pudieran dar con la clave que me permitiera tener una buena nota. "Orgullo y prejuicio" de Jane Austin es uno de los clásicos por excelencia, una de las novelas que tuve que diseccionar y uno de los libros más aburridos que he tenido la obligación de leer en mi vida, y lo digo sin ponerme colorada, porque no puedo dejar de admirar el arte de Jane Austin con las letras y su delicadeza a la hora de mostrar una constante y fina ironía para acercarse a la comedia, pero es que las tramas que esta mujer elegía para practicar ese arte eran absolutamente soporíferas. Está claro que este tipo de intrigas románticas, o te gustan, o definitivamente las detestas y se convierten en tortuosas experiencias en las que lo único que deseas es que mueran todos los personajes de una vez por todas y de la peor manera posible.

Por eso cuando en 2009, el escritor Seth Grahame-Smith lanzó su novela" Orgullo, prejuicio y zombis", creí que se haría justicia y que todos esos personajes que me hicieron sufrir en mi época universitaria, tendrían su merecido y se convertirían en carroña para los no-muertos. Debo confesar que nunca me leí esta novela porque con una vez ya tuve suficientes hijas Bennet para el resto de mi vida y porque no soy muy fan de las novelas de zombis. Por este motivo no puedo hablar de la película de Burr Steers como una buena o mala adaptación de la novela de Grahame-Smith, así que lo haré saltándome este paso (que a lo mejor es crucial, pero no puedo mentir), y valorando esta película como la versión zombie de la novela de Austen.

Desde este punto de vista, no puedo negar que la versión es bastante fiel a lo que en realidad la novela de Austen quería mostrar, y que los detalles de la época están muy bien conseguidos, y que desde ese punto de vista, la película se merece más que un aprobado, pues los zombis están perfectamente integrados en la ecuación sin que resulte un disparate, así como la trama, que evoluciona de una forma muy natural, combinando siempre a los vivos y los no muertos en total sintonía. Es así como lo que podría parecer un disparate total (mayor aún que "Abraham Lincoln: cazador de vampiros"), no lo es tanto y falla en otros aspectos, pero no en la inclusión del universo zombie dentro de la estricta sociedad decimonónica. De hecho, aquí los zombies vienen a ser la representación física de la podredumbre de determinado estamento social y su desdén, incluso asco, por todo aquello que se aleja de esta posición alta. Es así como los zombies pueden ser algo más que una metáfora de una sociedad descompuesta por sus propias reglas, normas y valores, para convertirse en la representación misma del dinero y las consecuencias tanto de tenerlo, como de no tenerlo.

Desde el punto de vista de la diversión, eso ya es otro cantar, pues "Orgullo, prejuicio y zombis" se hace soporífera y no arranca en ningún momento de su metraje y no lo hace, porque como le hubiera gustado a Jane Austen, la trama y su intríngulis amoroso, no interesan lo más mínimo, haciendo que el devenir de las jóvenes hermanas Bennet, y sus amoríos con Mr. Darcy, Mr. Bingley, el pastor Collins o Mr. Wickham, nos importen un comino, que el intento de desclasificación social al que se pretende someter a la trama con la llegada de los zombis de a pie (que haría de populacho) y la aristocracia zombie, no tiene trascendencia alguna, y porque la misma idea de un zombie con más cerebro que muchos de los personajes vivos, no funciona nada de nada.

Realmente, pienso en la película y da la impresión de que los zombis son el elemento menor de la misma, y es así. En cuanto a efectos, el maquillaje saca nota alta, pero se echa en falta mucha mala leche por parte de los zombis y de los vivos, pese a las marcadas coreografías, que salvan la función. El hecho de que los zombis se muestren como simples infectados de un virus que no les arrebata sus funciones neuronales y su capacidad de hablar, pensar, correr, ir a misa, etc, hace que no les temas, por lo que un zombi al que no se le teme, es una gran tomadura de pelo, que puede funcionar como comedia, pero es que "Orgullo, prejuicio y zombis" no funciona en absoluto como comedia, pese a que lo intenta desesperadamente. Si les hubieran dejado comer cerebros humanos casi desde el principio de la película, otro gallo cantaría...

El casting es el principal reclamo de esta película: Lily James ("La Cenicienta"), Sam Riley ("Control"), Bella Heathcote ("Dark Shadows"), Charles Dance ("Juego de tronos"), Lena Headey ("Juego de tronos") o Matt Smith ("Dr. Who"), pero toda esta reunión no hace más que sorprender por las elecciones de los actores y las ganas de enfrascarse en proyectos que no tienen demasiado que decir. Y en este teatro de marcado acento inglés, destaco a Matt Smith por su buen hacer, aunque su personaje sea uno de los más cargantes de todos.

¿Deberíamos juzgar a todas las películas por igual y mostrar así que la igualdad es el único camino? Yo creo que no. Cada propuesta debe ser juzgada desde un punto de vista diferente, desde lo que ofrece, lo que promete, lo que representa, desde lo que puede o no puede abarcar, desde el subgénero al que pertenece, desde mil perspectivas...pero al tener sólo un contador del uno al diez, ¿qué debo hacer ahora? ¿Suspenderla porque resulta aburrida y sin gancho alguno? ¿O aprobarla porque realmente "Orgullo y prejuicio" bajo un prisma zombi es esto? Tengo claro que si Jane Austen rodara una película de zombis basada en su novela, haría exactamente lo que ha hecho Burr Steers, así que dejo de lado mis prejuicios, me olvido de mi orgullo y la juzgo por lo que es: una muy digna versión zombi del clásico que aburre al espectador aficionado a las películas de terror, y al que no lo es, también.

Debe ser que sigo teniendo los mismos pájaros en la cabeza...


7 comentarios:

El Rector dijo...

Pues estando completamente de acuerdo con tu análisis, Missterror, discrepo completamente con tu puntuación global de la película. Y lo hago porque "Orgullo, prejuicio y zombis", es de largo, la película más aburrida e irrelevante que he visto en lo que llevamos de año. Decir que ha sido una auténtica tortura lidiar con sus dos eternas horas de metraje y si esta, que se supone que es la versión comercial de la novela original... no quiero ni pensar por lo que tuviste que pasar en su día, jeje.

Mis expectativas eran pocas y lo que esperaba era algo similar a la del ex presidente cazando vampiros, que era mala de solemnidad, pero al menos ofrecía un mínimo de entretenimiento. Caso completamente opuesto este, pues sin ser una mala película: Un punto de partida original, buenas interpretaciones, buenos fx... se hace completamente insufrible. Al menos en mi caso, no le he sabido encontrar el menor aliciente ni a la trama ni a los personajes.

Solo salvo ese prólogo guiñolesco y alguna caracterización.

Pero vamos, un tostón de cuidado.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector-Entiendo totalmente tu discrepancia, la entiendo porque desde el punto de vista de la diversión, "Orgullo, prejuicio y zombis" es un fracaso rotundo, pero, es que yo jugaba con ventaja y sabía que si la versión zombie de la novela estaba bien hecha, era imposible que fuera divertida, porque la novela está muy lejos de serlo, al menos para mi, por tanto esa ventaja, me ha hecho decantarme por la valoración respecto a la novela.
Está claro que morirías con una novela de Jane Austen (y eso que no han hecho "sentido y sensibilidad zombi" o "Emma zombi", que si no abres la puerta del balcón y te tiras sin pensarlo...), pero querido Rector, la versión zombificada de la novela es esto, y eso, al menos hay que reconocerlo y juzgarlo como tal.

Puedo decir que en aquellos días hubo de todo, y me quedo con la cantidad de novelas que me marcaron que también contenía aquella mochila...sin ir más lejos, no te puedes imaginar lo delicioso que fue estudiar "American Psycho" en la clase de literatura norteamericana...

Saludos

Romasanta Macias dijo...

La verdad que valoro mucho la crítica de Missterror..pero la verdad que no me apetece mucho acercarme a este producto a pesar de que su cartelismo promocional me parece de lo más sugerente..pero poco más!! Esperaré a tener un día con mucho aburrimiento y la miraré, pero de momento la desplazo a un lado.

Muchos besossss

Missterror dijo...

Romasanta- No me extraña nada que no quieras perder el tiempo en algo que no entretiene lo más mínimo, lo extraño sería lo contrario. Yo recomiendo esta película sólo para aquellos a los que les guste el universo Austen y tengan curiosidad por conocer hasta dónde se ha podido transgredir con esta versión zombie.
Desplaza para el lado correcto, querido amigo ;)

Saludos

Lore V. San dijo...

Bueno para aportar algo diferente diré que soy una enamorada de Orgullo y prejuicio (la historia, no la novela; ya que me encantan las historias con olor a pastel, pero no la forma de escribir de Austen). Cuando leí que se llevaria al cine esta adaptación, grité para mis adentros como haría el más desesperado Nicolas Cage; pero tras tus palabras Missterror, una lucecita de esperanza se vislumbra al fondo del abismo. Ahora me toca ver la peli, y descubrir qué me transmite... pero saber que no han "violado" esta emblemática historia al convertirla en un espectáculo de circo, ya hace que se despierte mi interés... al contrario que a muchos de vosotros (y lo comprendo je, je). Un saludo a todos.

Lore V. San dijo...

Ya la he visto... mi corazón llora, mis ojos sangran. Maldita aberración.

Missterror dijo...

Lore V. San- Veo que llego tarde y no he podido advertirte que si buscas el lado más romántico de esta historia de prejuicios, y la relación de Elisabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy te saca una gran sonrisa, mis palabras han tenido que ser una trampa mortal, pues, querida, nos han metido zombies en la ecuación, algo que ya de por sí es descabellado, pero que considero que respeta bastante el universo original y que, curiosamente, y siempre desde mi punto de vista, no lleva a la película al ridículo, sino que se integra muy bien. Lo que no debemos perder de vista es que hablamos de una película de género, no de una película romántica, que intenta combinar ambos mundos, sin acierto, pero insisto, manteniendo el rollo Austen.
Personalmente las historias de amor que se plantean en "Orgullo y prejuicio" me aburren mortalmente y la verdad es que me fijé más en el conjunto, en el mensaje original, en lo que Austen quería mostrar, y si ellos transmitían o no amor dulce, lo dejé en el olvido.
Espero que te hayas recuperado ya y que algún día vuelvas a confiar en mi criterio,aunque me temo que después de esto, vas a necesitar tu tiempo ;)

Saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.