sábado, 21 de mayo de 2016

Crítica: Bunny, la Cosa Asesina

Por desgracia, vivimos en una sociedad donde lo documentales de la 2 son delicatessen para los cuatro sibaritas de turno o para aquellos que buscan un somnífero natural que les ayude a alcanzar ese maravilloso estadio zen que es la siesta de sobremesa. Y es que lo que realmente crea escuela, lo que vende, el denominado opio del pueblo, son todas esas estupideces de encefalograma plano donde retrasados hormonados y fulanas pintorrojeadas juegan a los novios, se follan entre todos y se descalifican para el disfrute de todos esos borregos que se amorran como zombies ante la caja tonta y se hacen pajas por las noches con su personaje favorito de turno. Estamos en una sociedad, donde la maquinaria que mueve el engranaje, es lo vulgar y lo soez.

Después de visionar “Bunny, la Cosa Asesina” (“Bunny, the Killer Thing”, 2015) del debutante Joonas Makkonen, a partir de un exitoso cortometraje de cosecha propia, se me revelan tantas respuestas como preguntas se me plantean. La conclusión que saco es que esa vulgaridad a la que hacia mención, también puede tener su recorrido, su pequeño momento de “gloria” dentro del género de terror, de la comedia de terror, para ser concretos, pues solo así se entiende que una película como esta, pudiera resultar premiada en la pasada edición del NOCTURNA. Y es que premios a parte, “Bunny, la Cosa Asesina” (editada incluso recientemente y para más inri, en formato doméstico en territorio español), es uno de los mejores ejemplos de que no existe límite alguno a la hora de degenerar algo (en este caso, un estilo cinematográfico) cuando el propósito es llegar a según que destino.

Makkonen nos propone una comedia de terror con tintes gore que rinde homenaje, parodia o humilla, según se mire, un subgénero tan querido y entrañable para el aficionado al terror como es el slasher. Para ello y en un orquestado ejercicio de populismo, utiliza el sexo, como eje principal de la historia. Lo hace además, de la manera más vulgar posible y dándole todo el protagonismo posible, a falta de buenos actores de carne y hueso y de (buenas) ideas cinematográficas, al pene. Sí amigos, el pene, la polla, el rabo, el miembro, la verga, el cipote, e incluso, el miembro viril, para los más refinados. No cabe duda de que el pene vende, pues aunque parezca mentira, ese pedazo de carne, sigue siendo a día de hoy, un pequeño (o gran) tabú para muchos.

No obstante, parece que la polla se va haciendo un pequeño hueco (literalmente) en el mundo del cine y ya ha tenido buen peso específico en algunas cintas de género reciente. Como olvidar la monstruosa verga de pesadilla que aparecía en “Someone´s Knocking at the Door” (Chad Ferrin, 2009), los ciruelos de goma que utilizaba (e incluso amputaba) el angelito de “Felt” (Jason Banker, 2014) o nabos alienígenas como el visto en “One Eyed Monster” (Adam Fields, 2008)... incluso hemos tenido oportunidad de lidiar con rabos de verdad, de carne y hueso, como el que nos mostró para la causa, ese samurai germano transvestido que protagonizaba “Der Samurai” (Till Kleinert).

Queda claro pues, que las pollas, con todo ese aroma a clandestinidad que emanan (en los casos más higiénicos), tienen bastante poder de convocatoria. Makkonen no duda en exprimir esto hasta límites obscenos y para ello, se inventa a un asesino de diseño concebido para la causa, un mutante híbrido de humano y conejo, que se pasea por los fríos bosques fineses con una enorme polla a modo de tercera pierna con la cual, agrede a sus víctimas, para matarlas en unos casos, para follárselas en otros, al grito de “chochos frescos”. En este sentido y atendiendo a la estética final del personaje, no me ha quedado muy claro si la intención del director era la de mostrar a un verdadero mutante, o a un degenerado embuchado en un disfraz de conejo con una polla de goma atada a la cintura.

Bien, poco importa. La película se resume en el personaje en cuestión corriendo de un lado para otro agitando el nabo cual lazo de cuatrero, mientras aporrea, masacra o viola, a las pobres víctimas que se cruzan a su paso. En este caso, un grupo de jovencitos guarrones que pasaban la noche en una cabaña en medio de la naturaleza escandinava. Y bueno, dicho así, pues no suena tan mal, podría incluso tener su gracia, no se si para ganar un premio en un festival serio, pero si para echarse unas risas con los colegas en una noche de juerga cinéfila... nada más lejos de la realidad. “Bunny, la Cosa Asesina” no tiene puñetera gracia. Todo lo que plasma en pantalla el amigo Makkonen huele a polla sucia (por poner ejemplos gráficos acordes con el tono del filme). Mal interpretada, un guion sin sentido pésimamente estructurado donde absolutamente nada tiene sentido, gags dignos de aquellos zombies a los que hacía referencia al inicio de este análisis y unos efectos especiales bastante mejorables, pese a la abundancia en hemogoblina.

Un absoluto disparate que puede llegar a resultar simpático en sus compases iniciales, pero que termina perdiéndose en las propias limitaciones de la fórmula, dejando de lado el gran potencial de una historia surrealista y grotesca como pocas, pero que en otras manos y con un poquito de gracia, podría haber dado para una de esas bizarradas que con el paso del tiempo, algunos llegan a calificar de “cine de culto”. Por desgracia, “Bunny, la Cosa Asesina” se queda en una simple broma de mal gusto, carente de gracia, de ingenio y de todos aquellos elementos que hacen de este tipo de cine, cuando se hace bien, algo tan entrañable y disfrutable.

No todo el cine tiene que tener sentido, ni tiene que tener buen gusto. Faltaría más. Lo que sí tiene que hacer, es entretener y divertir. El hombre conejo de la polla de goma no lo hace, por más que la menee y por más barbaridades que salgan por esa boca suya. Mucha prótesis y mucha palabrería de almohada, pero a la hora de la verdad, se queda en mucho menos de lo que pregona a los cuatro vientos, resultando, aunque pueda sonar aventurado decirlo por mi parte, demasiado políticamente correcta y mucho menos bizarra y bruta de lo esperado, supongo que por culpa también, de los escasos medios tanto técnicos como artísticos de la cinta. Yo al menos, no he sabido verle la gracia por ninguna parte y mira que me suelen gustar este tipo de burradas.

Lo mejor: La idea no deja de sonar excitante y las dos primeras apariciones del conejo, resultan incluso simpáticas.

Lo peor: Superada la sorpresa inicial de todo el royo guarro este de las pollas y los chochos, lo único que nos queda es una comedia de terror extremadamente cutre y sin gracia alguna.


12 comentarios:

gerard deadchaser dijo...

Discrepo, será mala, aburrida y todo lo que tu quieras, pero a mi me gustó. Porqué¿ quizás porque entretiene, me reí( cosa rara) y lo mejor ese punto gay que fue lo que mas me sorprendió....Si hubiera sido americana, lo mas seguro que habría sido una mierda y no me la miraría...

El Rector dijo...

Gerard, pareciéndote mala y aburrida, es todo un logro por tu parte que te haya entretenido y te haya hecho reír :) Yo ya te digo que soy muy amante de este tipo de películas, pero me cuesta encontrarle nada positivo a este conejo asesino y desde luego, a ese sentido del humor que se gasta, no le encuentro la gracia por ninguna parte, pero nada que objetar en ese sentido, pues sentido del humor, cada uno tiene el suyo y es respetable.

El hecho de que sea finlandesa no le hace ganar puntos per se, dudo mucho que los americanos lo hubieran hecho peor en este caso. Sin ir más lejos y de este mismo royo cutrón, "Zombeavers" me parece infinitamente superior en todos los aspectos y es americana.

Saludos.

Azote Crew dijo...

Más mala que un demonio. Yo sigo preguntándome como diantres ganó en Nocturna, habiendo propuestas mucho más interesantes. coincido en todo lo que indicas, y tiene guasa que algo así haya encontrado distribución en el formato doméstico, con todas las grandes ausencias que tiene el fantástico en nuestro país. Cosas de brujería serán, o puede que la simple promoción del Nocturna baste. También se edito en DVD Extraterrestial.

El Rector dijo...

Azote Crew, una gran incógnita desde luego, el hecho de que algo como esto, pudiera ganar un festival ya de cierta entidad y nivel como es el Nocturna, con la cantidad de títulos interesantes que había en su cartel.

Entiendo que este tipo de películas, juegan en casa al exhibirse en festivales, por su naturaleza guasona, pero hay comedias y comedias y desde luego, la que nos ocupa no brilla precisamente por su calidad.

Supongo que el hecho de ganar el certamen, ha tenido que ver con su edición en formato doméstico, pero quien sabe, a fin de cuentas, el historial de ediciones imposibles y no ediciones, en territorio español, es harto extenso. Nada nuevo bajo el sol.

Y "Extraterrestrial" puede que no fuera ninguna maravilla, pero si entramos en comparaciones con Bunny y la polla de goma, merece una edición de coleccionista con figurita y todo.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Está claro que este tipo de propuestas tienen su público, pero desde luego no yo no soy parte de él, ni siquiera propuestas de infinita más calidad sería elección para disfrutar de una noche de cine, pero ya si hablamos de cosas como "Bunny", todo se complica y quiero arramcarme los ojos y lobotomizarme para no tener que soportar torturas de este nivel, y obviamente estoy hablando desde lo más subjetivo que tenemos los seres humanos a los que no nos ha atacado aún el conojo salido, que es el gusto, el sentido del humor (del que creo que carezco, por mucho que me pese) y la paciencia, pero es que esto no hay por donde cogerlo, ni con colegas y litros y litros de cerveza. "Bunny" es muy mala y hace de su "provocación" un ridículo sin fin que no entendí nunca.
Yo también insistí en verla gracias al hype provocado por el Nocturna del año pasado, y aún entiendo menos las cosas, no puedo dejar de decirme a mi misma que "bunny" ganó la sección madness y que "liza The fox fairy", la sección oficial. Y soy consciente de que se presentaban "joyitas" del calibre de "Three", "Indigenous", "fear clinic"o "Charlie´s farm", pero madre mía, cualquier cosa antes que lo que ganó, cualquier cosa.
Y como decís, que tengamos la opción de conseguir"bunny" en DVD y no auténticas maravillas que DEBERÍAN estar disponible en formato doméstico, es para echar a correr y dar la vuelta al mundo sin volver a coger aire ni una sola vez.

Saludos

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, en este caso concreto, ya no se trata de si te gustan las comedias de terror o no, se trata de que estamos ante una película pésimamente realizada y sin la menor gracia, pues el supuesto sentido del humor que destila no nace del ingenio, sino de la burrada. Entiendo que humor hay para todos los tipos de público y que cada uno se ríe con lo que quiere, pero desde luego, no sería "Bunny, la Cosa Asesina", el ejemplo que yo pondría de una comedia de terror divertida. Veo que tu tampoco ;)

Sobre el premio del Nocturna, bueno, profundizando un poco en el cartel, tampoco se puede decir que hubieran excesivas alternativas. De todas formas, una aberración como esta, no debería ser premiada jamás en un festival que pretende ser de primera fila... aunque lo de los galardones imposibles, se extiende a otros mucho más consolidados, como es el caso del propio Sitges, que en este sentido, nos sorprende año tras año para mal.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Me sumo a la opinión del Rector sobre esta película. Empecé a verla con muchas ganas, era una de esas cintas que sentía que me iba a gustar: Aparentemente una cinta gore, otra vez un grupo de jóvenes que van a una casa en la montaña y una sensación de cruterio que le podía ir muy bien al tono de la cinta. Pero la cantidad de chistes soeces y sin gracia, la manera en la que el director muestra la obsesión del hombre vestido de conejo por los chochos (En serio, creo que deberian haber visto antes 'The Taint' donde también hay una obsesión por las mujeres, también hay escenas gores y mucho sentido del humor) y una historia que no arrancaba (Parece que cuando el director se da cuenta de eso tiene que volver a usar el recurso del sexo para arrancar una sonrisa al espectador) hicieron que me costara (y mucho) acabar de ver esta película. No se, no creo ni que sea una de esas cintas para disfrutar con amigos bebiendo cerveza y echandose unas risas, tampoco la veo como carne de maratón de Sitges.. creo que es una cinta que, desde mi humilde punto de vista, no tiene un claro lugar donde ubicarla. Lo único que me gustó la delirante escena final, por lo demas una cinta prescindible y muy aburrida... Una lastima.

Un Abrazo

El Rector dijo...

Donnie, siendo "The Taint" una propuesta que roza el cine amateur, le pega mil vueltas en todos los aspectos a esta aberración conejil. Al menos es bastante más divertida.

Creo que el mero hecho de su denominación de origen, le ha subido injustificadamente el status... igual alguno se pensó, que esto era la nueva "Dead Snow".

Si este es el listón, cintas como "Cooties" rozan lo majestuoso, ¿no crees? ;)

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Reconozco que cuando empece a ver a Bunny tenía demasiado presente a 'Dead Snow' en la cabeza, por su nacionalidad y por la idead de los chicos que van de viaje a una cabaña en medio de la nada.. igual pensar en esa cinta hizo que las expectativas estuvieran muy altas y la decepción fue tan grande. Con 'Dead snow' me lo pasé pipa, la verdad pero con esta me aburrí mucho.. salvo alguna escena el resto no se salva de la quema.. que lastima..

Si, la verdad es que al lado de películas como esta, 'Cooties' es una obra maestra..

Un Abrazo

El Rector dijo...

Donnie, no todo lo que nos llega de tierras escandinavas es oro... ni mucho menos. Y títulos venidos de estas, son muchas veces alabados por tal mero hecho y tengo muy claro que no lo habrían sido tanto de venir de los USA. Y me vienen a la cabeza varios títulos... y si quieres replantearte ese rácano cinco que le diste a "Cooties", ya sabes, solo tienes que decirlo ;)

Saludos.

P.D: Por cierto, nuevo galardón controvertido en el Nocturna de este año con "Polder", que algunos han tachado de absoluta mediocridad.

Donnie Darko dijo...

Vi el otro día esta cinta con público con ganas de divertirse, cachondearse y reise y la verdad es que fue toda una experiencia. Sigo pensando que Bunny no es una buena película, que tiene demasiados momentos vacíos y donde la historia no avanza de forma fluida, donde hay un exceso de chistes sobre chochos, masturbarse y demás.. pero de verdad, si se ve en un ambiente festivo esta película se ve con distintos ojos.. No veais las risas que me acabé echando...

Un saludo!

El Rector dijo...

Donnie, si se ve en un ambiente festivo, con la gente adecuada y las suficientes cervezas a mano, cualquier película puede dar para unas risas, jeje.

El problema es que el efecto del alcohol tiene caducidad... y luego lo que queda tan solo es el arrepentimiento, la culpa y el bochorno ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.