viernes, 15 de julio de 2016

Crítica: The Offering

Cuando escribí acerca de ‘Paranormal Drive’ también conocida por ‘Ruta calculada’ en algunos países, advertí al lector con toda mi buena intención que dedicara su tiempo a estar con los amigos, a tomar una cerveza o a leer un libro antes que ver esa película. Si la cinta de Oleg Assadulin me pareció una muy floja muestra de cine fantástico que intentaba tomar elementos propios del cine de terror japonés, lo de Kelvin Tong y su ‘The Offering’ o ‘The Faith of Anna Waters’ según el país, son palabras mayores. Si pensaba que era imposible encontrarme tan pronto con una cinta que me aburriera mas y me gustara menos que ‘Paranormal drive’ me equivocaba… ‘The Offering’ es sin duda alguna la peor cinta de terror que he podido ver en lo que va de año y eso que he visto unas cuantas….

La película de Tong posee ciertas similitudes con la reciente y también desastrosa ‘El bosque de los suicidios’ de Jason Zada, cinta que comparada con ‘The offering’ es una obra maestra del cine del terror. Ambas películas comienzan con la desaparición o muerte de la hermana de la protagonista, lo que hará que esta tenga que viajar a Japón o a Singapur según sea el caso para intentar dar con su paradero o averiguar los motivos que llevaron a esta a suicidarse. Este punto de partida tiene otro nexo en común con la cinta de Zada y ese no es otro que la idea de presentar a dos mujeres que por un motivo u otro arrastran ciertos problemas que les impiden enfrentarse al día a día de una manera que se pueda considerar normal. En el caso de ‘El bosque de los suicidios’ por culpa de un traumático suceso ocurrido hace tiempo, en el de ‘The offering’ debido a que tanto esta como su hija tienen una enfermedad degenerativa conocida con el nombre de corea de Huntington.

Cuando la sombra de la cinta de Zada deja de eclipsar a la película dirigida por Tong y el espectador piensa que esta película va a encontrar su propio camino aparece ‘The other side of the door’ (No se si os dais cuenta pero por ahora no he conseguido nombrar ni una sola buena película de terror) y al igual que ocurría en la cinta de Johannes Roberts todo en esta película parece una simple justificación para que un grupo de personas viajen a Singapur a pasárselo bien (Esperemos que las noches estuvieran llenas de fiesta y diversión… ) y ya de paso rodar algo que luego llamarán película. Ambas cintas están rodadas en un país de los que consideramos exóticos, ambas cintas sitúan gran parte de su acción en una gran mansión y ambas cintas vuelven a presentar a dos núcleos familiares formados por una mujer, un hombre y una niña que serán acosados por la presencia de lo que parece ser.. oh… sorpresa.. el fantasma de un niño (He de ser honrado, mientras en la película de Roberts estamos ante una mujer, su marido y su hija, en la de Tong estamos ante un padre, su hija y la tía de esta, pero en el fondo la forma de tratar a estos personajes es muy similar).

Hasta aquí el lector podrá pensar que estamos ante una cinta que ha cogido elementos de las películas de Zada y Roberts y que con mayor o menor acierto ha mezclado y puesto en escena con un presupuesto mucho menor. Pero hay mas problemas en ‘The offering’. El primero de ellos es que Tong no se queda solamente con la idea de mostrar a esa chica que intenta averiguar los motivos que llevaron a su hermana a suicidarse, ni con esa hija que vive con la obsesión de que su madre volverá tarde o temprano o con las tensiones familiares existentes entre ellos, si no que este intenta abarcar mas ideas de las que puede desarrollar dejando algunas de ellas mal perfiladas (Porque lo que se dice haber profundizado en ellas, nada de nada) y subtramas que no solo no aportan nada (Todo el tema religioso resulta simplemente ridículo) y solo consigue que un espectador que no siga esta película con mucho interés acabe desconectando completamente de ella.

El segundo de los problemas no es otro que lo mal resueltas que están algunas de las escenas, muchas de ellas mal editadas ya que acaban de una manera torpe y brusca. Ningún espectador podrá sentir miedo, temor o nada parecido al ver esta película y cuando alguien se acerca a una cinta como esta lo que quiere es asustarse, pasarlo mal por que lo que ve le da miedo no vergüenza ajena. Sirva de ejemplo la escena que abre esta película.

Y el tercero es la torpeza de Tong a la hora de crear unos personajes creíbles y con fuerza (Ese cura experto en informática obsesionado con varios ataques informáticos a web de iglesias pasará a los anales de la historia del cine) lo que sumado a lo horrible de algunas interpretaciones (Lo de la joven Adina Herz es absolutamente increíble y esta nos deja una parte final que justificaría que un juez le impusiera una orden de alejamiento que le impidiera acercarse a una cámara durante el resto de su vida) y a algunas ridículas reacciones (En serio…solo por ver la cara de los protagonistas al mirar cierto cuadro podría intentar convenceros que de vierais esta película) consiguen que el desastre general sea épico.

Hay cintas rodadas con pocos medios y mucho esfuerzo, cintas que se saben pequeñas y que consiguen que el espectador les coja cariño y las disfrute enormemente a pesar de sus fallos. Esta claro que ‘The offering’ no es una de ellas. El espectador que llegue al final de la película observará que existen también ciertas similitudes entre esta cinta y una película japonesa que no voy a nombrar para no fastidiar el poco misterio que tiene la cinta de Tong. De lo peor que he visto este año, absolutamente prescindible.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).