lunes, 15 de agosto de 2016

Crítica: In The Deep

Como buena Piscis, os aseguro que no puedo estar un sólo día sin pensar en lo bien que me siento dentro del agua, en el mar, en un río, en un lago, incluso en un charco yo soy feliz. La liviandad que proporciona estar flotando en el agua sólo debe ser comparable a la ligereza de estar flotando en el espacio, esa sensación de comunión con uno de los elementos más indispensables para nuestra vida es totalmente fascinante, adictiva y estremecedora al mismo tiempo por la implícita sensación de fragilidad que recorre tu cuerpo ante un escenario tan imparable y desproporcionado como es el mar. Lástima que yo viva en la meseta. Lástima que no pueda ver todos los días el poder del mar.

En una tesitura tan secana como la que me rodea, poder disfrutar de películas que impliquen grandes cantidades de agua siempre es un oasis en mi mente, una corriente de aire frío en la insoportable deshidratación que conlleva vivir en un sitio tan seco. Es por eso que en pleno verano, películas como "Tiburón", "Deep Blue Sea", "Calma Total", " Open water" o incluso " El lago Azul", deberían proyectarse en televisión sin parar, como herramienta psicológica de higiene mental. Esto lo sabe bien Jaume Collet Serra, que no es Piscis, pero por los pelos, y este año nos ha metido a golpe de cañonazo humano en el mar y nos ha mostrado sus bondades, con "The Shallows".

Yo no voy a hablar de "The Shallows", sino de su hermana "In The Deep", esa que se apunta a todas las fiestas y con la que todo el mundo quiere bailar. Para desconsuelo de muchos directores que cortejaban una película como esta, diré que "In The Deep" sólo baila con Johannes Roberts, uno de los directores que más amor-odio levantó en 2010 con su fascinante película "F". Personalmente, "F" me pareció una película que manejaba la tensión de un modo espectacular y soy muy fan de ella, pero no estoy aquí para hablar de la peli que hizo que los adolescentes con capuchas se convirtieran en una amenaza instantánea, sino para sumergirme en las profundidades del mar y ver tiburones.

Supongo que habrá quien piense que es bastante oportunista lanzar una película aprovechando el éxito y la publicidad de otra de similares características, y desde luego no seré yo quien le quite la razón, pero en "In The Deep", este aprovechamiento no se hace a costa de "The Shallows" como puede parecer, sino de la propia estación en la que se lanza en DVD. Queridos, en verano, cualquier cosa que huela a tiburón va a tener su público, porque la tiburonofilia o escualofilia crece cada día un poco más y la serie Z se aprovecha de ello título tras título. Sólo hay que pensar en algunos títulos de este último año: "Sharknado 4" ( aún sigo en shock pensando que que esto se ha convertido en una saga rentable...), "Sharktopus" o "Shark Exorcist" para darse cuenta de ello. "In the Deep" se aprovecha de esta fiebre, pero lo hace con contundencia y para dejar claro que a los tiburones hay que temerles y no utilizarles como excusa friki para hacer películas hediondas que no aguantan más de dos cervezas con amigos.

"In the Deep" nos lleva a México, que es el sitio donde las jóvenes norteamericanas van a divertirse, porque al parecer México es siempre divertido y loco y tiene mil y una aventuras temerarias que suelen salir mal. Nuestras protagonistas, Kate y Lisa, no van a ser ajenas a este despiporre y después de que empecemos a tomarles simpatía, deciden que meterse en una jaula oxidada, que carga un pequeño barco que parece menos seguro que aquel en el que se subió Roy Scheider para cazar al gran tiburón en 1975, es una buena idea para disfrutar de la adrenalina que supone estar a cinco metros de la superficie con un tiburón nadando a tu alrededor. ¿Imagináis qué va a pasar? Efectivamente, las cosas se van a poner muy feas ahí abajo y la jaula no va a aguantar lo que el capitán de la barca ( Mathew Modine) prometía.

La película, que realmente comienza cuando nuestras chicas se ponen la máscara de oxígeno y empiezan a sumergirse en el mar, es absolutamente inquietante y malrollera y provoca una sensación de claustrofobia en la inmensidad del mar que perturba a lo grande, porque la profundidad del océano debería ser todo lo contrario, debería ser agorafóbica por completo, pero en la sequedad de nuestro sillón nos sentimos encerrados ahí abajo en el mar, a oscuras, absolutamente desprotegidos, vulnerables, rompibles, pequeños e ignorantes de cualquier norma que que ese mar dicta. Para que nos hagamos una idea, la sensación es parecida a la que nos dejaba " The Descent" o "Buried", siendo películas totalmente diferentes, pero "In the Deep" transmite esto a la perfección, y podría decir sin equivocarme que es el equivalente marino de "Gravity", lo que le sitúa en un alto lugar del ranking de películas acuáticas que buscan desesperadamente provocar tensión.

En "In the Deep", el Sr. Roberts va a intentar provocar esa tensión mediante unos tiburones que juegan en casa y se las saben todas, unos tiburones tan reales como los que podemos ver en cualquier documental de sobremesa que impresionan como tienen que impresionar, aunque como he comentado, la tensión viene dada por la indefensión que se siente en el mar, sin saber qué hacer, cuando se está totalmente desorientado, cuando falta el oxígeno y sobra la angustia, porque la clave de "In the Deep" es la angustia, el terror de ser consciente de que sabes menos que Jon Nieve y que neceitas una ayuda que no llega. "In the Deep" va de tiburones sí, pero también de la certeza de que no somos invencibles y que la muerte, caprichosa, llega en el momento menos oportuno.

No puedo esconder debajo de un pez manta que la película se toma bastantes licencias para que pueda haber película. Hay situaciones que no tienen demasiada lógica y uno se pregunta constantemente por ese extraño fenómenos de escuchar perfectamente debajo del agua cuando la máscara que nuestras chicas llevan no cubre las orejas, ni hay ningún pinganillo que sirva de auricular. Uno también se pregunta por alguna ayuda-desayuda que llega tarde y mal, y se echa en falta más riesgo en determinada escena que tiene como protagonista a uno de los tripulantes del barco. Hay algún sin sentido en las actuaciones, pero chicos, estamos bajo el mar y no somos la sirenita, actuamos de forma caótica y visceral y en ese caos nos llega un giro que ves venir para luego olvidar y que termina sorprendiendo, ya que por muy previsible que haya sido, me temo que has dejado que las burbujas de aire entren en tu cerebro y que lo percibas todo como nuevo e inesperado, lo que implica un cierre de la función muy efectivo.

En cuanto al aparado técnico, todo muy correcto. Tomas marinas con un único punto de iluminación que hacen que no haya una necesidad de efectazos especiales para alcanzar el propósito perseguido cuando el tiburón se pone fiero, más silencios que efectos sonoros, que incrementan la sensación de inmensidad oceánica, que más que refrescar, arde y hace que sudemos. Las dos actrices, Mandy Moore y Claire Holt, entregadas a la historia, porque aquí no se trata de lucir cuerpazo, sino de mostrar la respiración entrecortada y generar angustia, y eso lo saben hacer muy bien estas dos chicas y Mathew Modine, que pasaba por ahí y al que podemos saludar, pero que es poco más que un mero reclamo tras su paso por "Stranger things".

Seáis Piscis o no, si buscáis un thriller notable, dais en el clavo con "In The Deep". Johannes Roberts, vuelve a dejarme una sonrisa en la boca y pone el punto sobre la i en el agua, devolviendo a los tiburones el estatus que les pertenece y que se les había robado desde hace un tiempo: Ellos son terror y ese terror hay que tomárselo en serio. Palabrita de Piscis.


11 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

Precisamente la vi el domingo. Estoy de acuerdo en lo de las licencias que se toma, sobre todo, la solución que intentan buscar, la podrían haber buscado un poco antes de apurar el oxigeno. Pero como bien dices, desde el sofá es muy fácil opinar.

A mí me mantuvo tenso, y eso es lo que cuenta. Me encantan los survival.

Saludos.

Missterror dijo...

Patrick Bateman- Es innegable de que te das cuenta de estas licencias mientras ocurren, SPOILER: los bidones de oxígeno que podían haber llegado mucho antes y no lo hacen por temor a las alucinaciones, el hecho de que puedan oír perfectamente, Javier bajando también con poco oxígeno a por las chicas, el perfecto estado de estas pese las dos caídas de la jaula...en fin, hay una serie de elementos argumentales que chirrían, pero que terminas entendiendo en un entorno como el de "In The Deep" como herramienta para generar esa tensión que da vida a la película. La decisiones debajo del mar, sólo se pueden explicar cuando estás metido en la piscina hasta el fondo.

También es innegable que Roberts consigue tenernos en un nivel de tensión alto y ese es el objetivo, por tanto, "In The deep" es una película a tener muy en cuenta.

Saludos

Patrick Bateman dijo...

Desde luego, sin ellas no habría película, cosa que sucede a menudo a lo largo de la película. Cuando parece que ya no hay por donde continuar, surge una nueva situación que alarga su argumento, cuestionable, pero efectivo.

Saludos.

El Rector dijo...

Pese a las licencias que comentáis (sin ellas, el género de terror seguramente no existiría, eje), debo decir que la sorpresa con esta "In the Deep" ha sido mayúscula. A estas alturas, que una película de tiburones (a falta de ver "The Shallows") consiga atraparte de la manera en que esta lo hace (más viniendo de un tipo como Roberts, que hasta la fecha me ha parecido un absoluto picha floja), es para estar satisfecho.

Una historia simple al extremo, apenas un par de actores y eso sí, emoción, mucha emoción. Imposible no acordarse de la estupenda "Buried", por esa capacidad de ofrecer un producto dinámico, pese a lo limitado del escenario.

Yo la he disfrutado mucho y eso, que no me apetecía lo más mínimo ponerme con ella. Por el momento, uno de los mejores terrores de lo que llevamos de verano.

Saludos.

Anónimo dijo...

Sigo este blog desde hace tiempo, solo me queda decir que hacen un trabajo excelente, saludos desde México.

Missterror dijo...

Rector- ¿Quién te iba a decir a ti que Johannes Roberts te iba a sorprender? ;)
La historia es simple, pero están tan bien ejecutada que te mantiene pegado en la butaca con los ojos bien abiertos, por si te pierdes un detalle, durante todo el metraje, y eso hablando de profundidades el mar y el tratamiento que se le ha dado en los últimos años a los tiburones, es para empezar a aplaudir fuerte.
Estoy contigo, "In The Deep" se gana, hasta ahora, el título de mejor terror del verano.

Anónimo- Muchísimas gracias por seguirnos y por tus palabras. Esperamos verte por aquí muchas más veces. Saludos a México desde España.

Saludos!

andres pavone dijo...

Excelente reseña Alicia. Yo la acabo de ver y vaya sorpresa. Claustrofibica terrorrifica y entretenida. Las apariciones de estas criaturas me hicieron poner los pelos de punta. Terror al mar + tiburones miedo seguro para mi. Me saco el sombrero ante estas dos actrices Mandy Morre y Claire Holt que me hicieron creer semejantes estados de desesperación. Saludos.

Missterror dijo...

Andrés Pavone- Perdón, se me había pasado tu comentario!!! Me alegra mucho que la disfrutaras y que sintieras esa claustrofobia que tan bien se refleja en pantalla.
Las actrices cumplen con creces, y lejos de estar ahí para enseñarnos sus cuerpos en bikini pasándolo mal sin dejar de lado el elemento sexy, lo que hacen es mostrar esa tensión y traspasarla desde el fondo del mar hasta el salón de tu casa.
Sorpresón del verano!

Saludos

andres pavone dijo...

No hay nada que perdonar, ya demasiado abandonados los tengo.

Nostromo dijo...

Le da mil vueltas a "The Shallows", en todo! La otra era entretenida, sin mas, esta tiene tensión, angustia y genuino terror. Para mi de lo mejorcito de este año.

Missterror dijo...

Nostromo- Aún no me he animado con "The Shallows", pero por lo que comentáis, hice mejor en apostar por "In The Deep", algo que me alegra, pues no suelo tener muy buen ojo.
Sin duda está entre lo mejorcito del verano, y de este año seguro que también, como comentas.

Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).