domingo, 25 de septiembre de 2016

Crítica: Antibirth

Toda mujer sabe que llega una edad en la que la pregunta que más va a escuchar es "¿y cuándo quieres quedarte embarazada?", " ¿No quieres tener hijos?". Si tu decisión es la de no tener hijos hasta que estés preparada o sientas esa necesidad y hayas pasado ya la treintena, será cuestionada por casi toda la sociedad, que no entenderá que te pierdas el maravilloso acto de engendrar una vida. La sociedad intenta pautar tu camino, lo intenta de todas las formas posibles, pero si una mujer no quiere ser madre, no debería tener que escuchar lo contrario más de una vez en su vida. No todas las mujeres deben ser madres, de la misma manera que no todos los hombres saben ser padres. Dejemos que cada una tome su decisión cuando lo crea conveniente, dejemos de presionar para contrarrestar aquello que consideramos antinatural, porque amigos, hay embarazos que no son naturales, y para eso está Nido de Cuervos, para engendrar cada pequeña nueva vida antinatural y mostraros a la criatura en cuanto abre sus ojitos. Esto es el antinacimiento.

"Antibirth", nace y se nutre con el concepto de "White Trash", buscando el lado más tóxico del ser humano, en el ambiente más alejado del calor del hogar y dentro de un pesimismo aplastante. "Antibirth" es el nacimiento de Danny Perez como cineasta al que seguir la pista. "Antibirth" es una película diferente, sorprendente y desconcertante, a medio camino entre la serie B y el cine independiente y destinada para ambos tipo de público.

La película narra el atípico embarazo de Lou, una drogadicta arrastrada, que no tiene mayor objetivo en la vida que el de seguir un día más con vida. Digo que el embarazo es atípico, porque toda la historia gira en torno a ese insólito hecho, ya que ella no recuerda haber tenido relaciones sexuales desde hace mucho tiempo, y su cuerpo experimenta unos cambios drásticos en poco tiempo de los que seremos testigos en la sombra.

Hablamos de narración y en este aspecto la película hace gala de una continua inconexión, pues no lo pone fácil a la hora de abordar la naturaleza del embarazo en sus tres cuartas partes, más allá de las quejas de Lou (Natasha Lyonne) al respecto, entre cuelgue y cuelgue, y en muchos momentos nos vamos a encontrar perdidos. Desde el inicio, no hay una dirección clara, aunque sí se dejan ver las intenciones, y en este aspecto el espectador, que tiene que poner bastante de su parte para encajar los diálogos dentro de lo que se persigue, tiene que ser lo suficientemente hábil para notar que va a haber una gran sorpresa, y que por el entorno de lo que se nos muestra, va a ser de las que dejan un buen sabor de boca.

Hábil el espectador y hábil el director, que pese a que se despista y divaga a la hora de encajar la historia dentro de una lógica y un orden concreto para hacernos más fácil la vida a la hora de ensamblar las piezas, sí logra engancharnos a la vida de Lou y su entorno, y crear la necesidad de entender qué demonios le está pasando a esta mujer. Mujer que es la antítesis de la heroína a la que coger cariño, pues es borde, fría, desastrosa, y está totalmente destruida. Y es precisamente esa incapacidad de empatizar con una persona así, uno de los mayores logros de la película, ya que te ayuda a meterte mucho más en ese ambiente malsano y bizarro y poder observarlo desde la naturalidad y la distancia, y no desde el cariño y el drama. No obstante, y por la gracia de la actriz Natasha Lyonne, al final encuentras que bajo toda la capa de mierda que cubre a Lou y debajo del asfixiante humo de su pipa de agua, cada vez que ella sonríe, eres capaz de sonreír con ella, pese a que aquí no se tira de humor negro, ni mucho menos.

Avanza la película y seguimos algo desorientados, con la alerta puesta, pero sin tener muy claro si esta es una de esas propuestas que terminan contando algo, o de las que tiran por el camino del libre albedrío y el final abierto, como excusa para intentar una transgresión que por lo general no suele ser exitosa. Aquí y ahora, yo os digo que toda esta desorientación sirve para algo y que pese a lo desconcertante de la propuesta, sí pone un punto y final que deja boquiabierto y que se alza con el premio al final más bizarro que haya visto en lo que va de año.

Tengo claro que no todo funciona como debería, pero que lo que funciona lo hace a las mil maravillas. Lo que no funciona es todo aquello que escapa al control, todo lo que está en la película porque el director no se puso a pensar en ello friamente y en su repercusión para el ritmo tan desigual de la película, porque le parecía buena idea buscar momentos de experimentación, que son totalmente prescindibles, y personajes que no aportan absolutamente nada y que despistan, como es Lorna, a quien da vida una envejecida Meg Tilly, y a la que se mete con calzador para intentar dar luz. Lo malo es que con un guión caótico, más que luz, todo se emborrona más con ella. Este hecho de que haya personajes y secuencias prescindibles, desde luego, lastran un resultado que se las prometía muy felices.

Lo que funciona, es digno de mención y de sonrisa espectadoril, y es lo que inclina la balanza hasta el notable, porque es lo que permanece en la memoria una vez que el show termina. Funcionan las actuaciones a la perfección. Natasha Lyonne, está fantástica como Lou, y la piel de la drogadicta le sienta como un guante, como le sentaba su papel de Deborah Tennis en "All About Evil" o el de Cheryl en "The Rambler". Funciona también Chloë Sevigny como Sadie, y en general son destacables todas las actuaciones, pese a que haya personajes, como decía, prescindibles ( Lorna, Trish, Donna, Luke...) Funciona muy bien la banda sonora. Funciona muy bien tono bizarro y el suspense que va in crescendo hasta el final y funciona extremadamente bien el desenlace.

No es necesario mucho gore porque ese no es el subgénero de la película, no es necesaria mucha violencia explícita, no son necesarias muchas localizaciones, tan solo es necesario crear una atmósfera malsana, sucia, ruda y desagradable y hacer que Lou transmita su condición de deshecho humano. Una vez conseguido esto, ya vamos por el buen camino, ya podemos superar toda la paranoia y dejarla a un lado, para disfrutar de una película diferente que deja una buena sensación tras los créditos finales. Y si por el póster promocional o alguna fotografía que hayáis podido ver, os ponéis a pensar en Polanski, por favor, no lo hagáis. Olvidaos de "La Semilla del Diablo" porque esto es su antítesis. Esto es el antinacimiento.

Lou nunca debió quedarse embarazada, su destino no era ser mamá, pero no tuvo elección. Las que sí lo tenemos y actuamos de acuerdo con esa elección tomada y tenemos que soportar la frase de que se nos va a pasar el arroz cada dos por tres, seguiremos sonriendo con los dientes apretados cada vez que la oímos. pensando en lo que le gusta a la gente meterse en la vida de los demás porque no debe tener otra cosa que hacer. Mejor que se pongan a ver "Antibirth". Pufffff!!!


10 comentarios:

Barbara dijo...

Muy parecido al personaje de drogadicta que hace Orange is the new black.

El Rector dijo...

Sorpresón. Y eso que no me estaba llamando mucho la atención hasta bastante entrada la función. El tema embarazos chungos ya se ha tocado mucho últimamente (y en ocasiones muy bien) y me estaba costando encontrarle el punto a "Antibirth", pues ni se adentra en el terror ni en la comedia... pero la cosa va ganando en interés y llegados a cierto punto, cunado comienzan a vérsele las costuras de serie B, el tema ya cambia. Y claro, con ese tramo final bizarro donde los haya, el sabor de boca que le deja a uno la película, no puede ser más delicioso.

Yo lo que si le veo es el típico recadito moral tan habitual últimamente en el cine usa. La sociedad yankie, abanderada de la moralidad (siempre y cuando no seas negro, claro), suele colar sus panfletos moralistas en el cine y en especial en el de terror (ya lo vimos recientemente en películas como "Contracted", "Virus" o "It Follows") y vuelve a hacerlo aquí con otro apestoso sermón pro-mamá. Venera tu cuerpo cual santuario durante el embarazo, o atente a las consecuencias. Al menos, el panfleto contra el aborto, se lo han dejado fuera esta vez, lo que sin duda se agradece. No es algo que me moleste especialmente, lo del mensaje en el cine de terror digo, ya me irrita un poco más cuando viene de los americanos, que ya sabemos que en muchos aspectos son para darles de comer aparte (por decirlo de manera diplomática) y suelen intentar vendernos sus mierdas moralistas.

Anecdótico, pues como digo, una sorprendente y muy recomendable película, donde Missterror, coincido con todo lo que expones. Eso sí, cuando hablas de "experimentación", no se si te refieres a las secuencias oníricas y a todo ese royo psicodélico, porque a mi si me han gustado mucho todo ese tipo de recursos y la forma en la que se utilizan, para romper un poco la monotonía de ciertos pasajes.

Saludos.

Missterror dijo...

Bárbara- Yo sólo he visto la primera temporada de Orange is the new black, pero creo que Nicky es infinitamente más moderada que Lou, pese a la irreverencia de la presa. La verdad es que ya no me imagino a Natasha Lyonne interpretando papeles convencionales.

Rector- Sabía yo que la parte final te iba a seducir ;)
A diferencia de ti, yo no veo ningún tipo de "recadito" moral en "Antibirth", de hecho creo que huye bastante de intentar de ello. Todas las conductas vistas en la película son reprobables, todas son dañinas para sus protagonistas y precisamente por eso la explicación tan loca de los hechos tiene su punto de lógica. No creo que la idea de la película vaya por ahí, eso lo veo más para algo mucho más convencional, cuando te puedes identificar con la persona que sufre las consecuencias de haber actuado incorrectamente. Los ejemplos que pones son válidos en ese aspecto, pero no creo que sirvan para "Antibirth", y la verdad, no veo a este director preocupado por estos temas...

Cuando hablo de experimentación, me refiero a ambas cosas, y cierto es que le dan un punto extravagante a la película, pero enredan, sobre todo la presencia de los "animadores" de la zona recreativa dentro de las visiones de Lou. Sí me ha gustado esos momento donde la cámara se repite y hace eco en imágenes para exagerar el mundo de la prota, aunque no aporte demasiada luz a la historia en general.

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, que todas las conductas son reprochables, está claro, de ahí la moraleja. Sin estas conductas, no habría posibilidad de censurarlas, ¿no? :)

Para mi el mensaje del filme está muy claro SPOILER la secuencia del aborto de Lou, me parece clave para entender esto FIN SPOILER

Es cierto que el tono del filme, difiere del de las otras películas que he citado, pero no creo que esto sea un condicionante para poner sobre la mesa según que temas. De hecho, el mundo de la comedia esta plagado de este tipo de denuncias... todo esto, por supuesto, es una interpretación mía, que ya sabes que yo, no tengo el poder de entrar en la mente de los directores para saber cuales eran sus intenciones. Pero si encuentro en "Antibirth" los suficientes elementos de juicio como para llegar a tal conclusión. Oye, que igual no, que igual tan solo es la bizarrada que aparenta ser y lo del fondo solo lo veo yo, que tengo el gen de retraso yankie sin saberlo.

Justamente los "animadores", son los personajes que más me gustaron y las partes en las que aparecen, son de largo mis favoritas del filme... amén de la preciosa secuencia final, que ya sabes que yo soy mucho de este tipo de acontecimientos ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Rector-Insisto, para crear una moraleja, el director tiene que hacer que puedas identificarte con el personaje, porque si no, no tiene demasiado sentido. Por esa regla de tres, todas las películas donde aparezcan yonquis acabados tienen moraleja...si no te cuidas, mira cómo vas a acabar!!! Eso ya lo sabemos, pero lo miramos desde lejos porque no nos tocan de cerca.
En realidad sí que creo que "Antibirth" sea la bizarrada que aparenta ser sin más vuelta de hoja.

Los animadores me gustaron, no me malinterpretes, ya sabes que ese tipo de secuencias me suelen poner la sonrisa en la boca, creo que aquí no aportan luz al galimatias en el que se va convirtiendo el embarazo de Lou, sino todo lo contrario a medida que avanzaba la película. Eso sí, la escena final es gloriosa!!!

Saludos


El Rector dijo...

Missterror, para nada. Si así fuera, dificilmente existirían las moralejas, pues en una película que versara sobre las miserias de la drogadicción, ¿solo sería valida para los drogadictos? Una cosa es que te identifiques con lo que te están contando y otra muy distinta, que seas consciente de lo que te están contando. Que yo no me identifico con los personajes de "Contracted", pero soy muy consciente del mensaje que quiere transmitir el filme.

No se si todas las películas que tratan sobre yonquis acabados tienen moraleja, pero desde luego que es un tema que en mayor o menor medida y como cualquier otra actitud reprochable (ahí entran ya las intenciones del director), tiene potencial para hacer que el espectador reflexione sobre dicha problemática.

Estamos nuevamente, en la disyuntiva de cual era la intención del director, pues la interpretación del espectador es subjetiva. La susodicha intención, no. En "Contracted" no quedó margen alguno para la duda, pues el propio Eric England lo dejó muy claro en una entrevista (y creo recordar que pese a ello, tu seguías sin querer ver el mensaje de la película, jeje), aquí, como digo, supongo que a no ser que el cineasta se manifieste en este sentido, la cosa quedará a interpretación propia.

De todas formas, es algo anecdótico, pues con o sin mensaje, "Antibirth" contiene los suficientes elementos como para ser una película disfrutable y muy recomendable, para aquellos que busquen relatos de corte poco convencional.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Las películas de embarazadas tienen su qué. Shelley, L'Interieur, La semilla del diablo... Por lo que comentas y lo que veo en el trailer, esta parece una locura de las buenas.

Y sí, hay 'entes' que tienen la virtud de meterse en la vida de los demás y su edad fertil.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Igual no me he explicado bine, pero creo que para intentar una moraleja, el autor te tiene que hacer cómplice de la historia, y para ello tienes que entender el proceso penurioso por el que atraviesa el protagonista desde el principio hasta el acabose del personaje, y para tener esa enseñanza moral, por lo general tiene que ocurrir que el personaje haya cometido un desliz, pero que el desliz no haya sido repetido mil veces en el tiempo o que ya viniera con "el defecto" de fábrica. Me explico, en "Contracted" la prota tiene sexo sin protección una vez y mira tú!!! piensas, "uyyyyy, si me tengo un desliz mira lo que va a pasar", Lou es la persona más viciosa del lugar y no deja títerea con cabez, no pienso "mira tuvo un desliz, no usó protección, no cuidó su cuerpo en el embarazo y mira tú lo que pasó"...Lo que le ocurre a Lou en su vida, a excepción de la criatura, claro, es lo menos que le puede ocurrir, lo normal es terminar muerta en una cuneta. La moraleja no es el embarazo, en todo caso la moraleja sería su vida al completa.
Reconozco que "Contracted" me hubiera gustado sin ese regusto moralista y quise que no hubiera existido, por eso me rebelé contra las palabras del propio director ;)
No he leído nada de Danny Perez sobre la moraleja o la falta de ella en "Antibirth", pero la bizarrada final que se marca este señor creo que precisamente lo que huye es de la moraleja.

Patrick Bateman- El embarazo da mucho de sí, cierto. Esta es locura de las buenas buenas, palabrita ;)
Los entes que se meten en las decisiones sobre la maternidad son legión, te lo puedo asegurar.
Ya nos contarás!!

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, te explicas, te explicas, pero sigo sin estar de acuerdo. Que más da que se nos muestre al personaje libre de pecado, pecando o ya de mierda hasta las cejas, mientras se entienda la situación... estoy seguro de que hubo un día en el que Lou era pura, virginal y una estupenda madre potencial. Luego se tuerce y en consecuencia, se nos muestra un aborto de la manera más bruta y explícita posible. ¿Los motivos de este? Sus "saludables" hábitos en todos los sentidos. Yo ahí veo un mensaje claro. Pero insisto, que igual tienes razón, que igual el sr.Perez tan solo quiso hacer una película grotesca sin fondo ni mensaje alguno, por más que a mi el tono indie y la forma de narrar los hechos (más allá de su último tramo), me invite a pensar lo contrario. Y la moraleja (aunque me gusta más hablar de "mensaje") si trataría sobre el embarazo, pues es justamente el tramo de su tormentosa vida que nos muestran, desde la "concepción", hasta el "parto".

Me da a mi que la cuestión radica precisamente, en lo que comentas sobre lo poco que te gusta el royo moralista dentro del cine de terror y creo que haces todo lo posible, para intentar abstraerte de este tipo de mensajes, pues creo que ya hemos tenido discrepancias antes en productos de esta naturaleza.

Estaré atento a ver si leo algo de boca del director, que pueda arrojar algo de luz al asunto, mientras tanto, creo que ninguno de los dos se moverá de su postura, jeje.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector-Yo sigo sin encontrar nada en la película que sorprenda por los malos hábitos y que provoque algún tipo de mensaje. Ojalá el sr. Perez pudiera darnos luz en medio de esta oscuridad, porque es cierto que no hay más ciego que el que no quiere ver y en este caso, ni por asomo quiero ver ningún tipo de royo moralista, que suelen ponerme los ojos en blanco.

Saludos

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.