miércoles, 21 de septiembre de 2016

Crítica: Luciferous

Hace ya un par de años tuve la suerte de ver ‘The Demon’s Rook’, cinta dirigida por James Sizemore y protagonizada por el propio director y por Ashleigh Jo Sizemore. La película que acababa convirtiéndose en un muy entretenido sin sentido donde los personajes aparecían y desaparecían de la historia de manera bastante violenta podía haberme dejado un mejor recuerdo si no hubiera sido por culpa de la manera elegida por James Sizemore para introducir al espectador en la historia que cuenta en su película. El aroma de trascendencia con el que este parece que impregna los quince primeros minutos de la cinta resultan no solo tremendamente aburridos si no también carentes de interés lo que sumado a que el tono inicial de la cinta se aleja radicalmente del resto de la película consiguió dejarme una sensación un tanto extraña.

Algo parecido ocurre con ‘Luciferous’ solo que de una manera mucho mas marcada, excesiva y saturante para el espectador. Donde Sizemore mostraba muertes y sangre, Masha Ghorbankarimi y Alexander Gorelick sientan las bases de lo que en un futuro podrá ser estudiado como un infalible método contra el insomnio crónico. Eso es el trabajo de Mina Gorelick y las innumerables y repetidas veces que esta llama a su madre no consiguen poner al espectador de los nervios. Si Noah Wiseman nos llevó en ‘The Babadook’ a límites insospechados y que muchos considerábamos casi inexplorados en cuanto a nuestra paciencia se refiere, algo parecido ocurre con Mina Gorelick. Pero si la cinta de Jennifer Kent resultaba un notable acercamiento a la depresión, la perdida y la culpa, la de Ghorbankarimi y Gorelick intentando jugar inicialmente con elementos parecidos –El accidente que sufre Alex y la forma en la que le afecta a este y a su familia- acaba fracasando estrepitosamente por culpa de una historia que no acaba de enganchar al espectador y de unas interpretaciones que dejan mucho que desear (Si algo me llama la atención es que Alexander Gorelick recibiera el premio al mejor actor en el Festival de cine fantástico de Torremolinos en el 2015.

Sorprendentemente Mina Gorelick obtuvo una mención especial por su trabajo en esta película –Imaginamos para que de una vez se callara y dejara de llamar a su madre-, y de manera inexplicable esta cinta se alzó con el premio a la mejor película. Aunque visto que ese mismo año ‘The Fear Box: 66 Telemarketing’ de Mari Cielo Pajares y Gary Anthony Stennette se alzó con el premio al mejor cortometraje compartido con ‘Dinner for few’ de Nassos Vakalis ya todo parece tener una explicación) ‘Luciferous’ podría haber sido una cinta simpática, agradable, rodada con pocos medios y mucho ingenio (Y con algunas escenas que bien se podrían haber quedado en la sala de montaje), demasiado deudora de cintas como las que forman parte de la saga de ‘Paranormal activity’ por la forma elegida por los dos directores de mostrar lo que ocurre en el interior de la casa y la manera que tienen estos de situar la cámara que graba a la familia mientras duerme.

Una de esas cintas irregulares, imperfectas y fallidas pero que consiguen ganarse el cariño del espectador, una de esas películas que de alguna manera llaman la atención pero la sensación de que los directores saben que pueden explotar este punto a su favor, la sensación de que estos intentan manipular al espectador de manera poco limpia (El hecho de que los protagonistas sean familia, algo que se recalca al principio de la cinta no nos aporta absolutamente nada para seguir la historia que los directores nos quieren contar. Solo el hecho de situar al espectador en una posición vulnerable de manera que este vea la película con otros ojos parece justificar que se remarque esta idea) y sobre todo la sensación de que estos creen que tienen algo grande entre manos, que tienen una cinta que parece que vaya a pasar a la historia cuando nada en ‘Luciferous’ la hace destacar sobre propuestas similares lleva al espectador a cerrarse en banda ante esta película, deseando que acabe pronto sin que a este el importe que está ocurriendo ni el destino de sus protagonistas.

Recientemente publicamos la reseña de ‘Friend Request’, una irregular cinta que conseguía captar el interés del espectador gracias a un mas que prometedor arranque pero que se iba desinflando conforme avanzaba el metraje. La cinta dirigida por Simon Verhoeven dejaba un lamentable y flojo clímax final que echaba por tierra alguna de las buenas maneras (Que no eran muchas, todo hay que decirlo) que había mostrado el director hasta ese momento. Si el desarrollo de ‘Luciferous’ va consiguiendo que poco a poco el espectador vaya desconectando de la propuesta de Ghorbankarimi y Gorelick, su parte final hace que la forma elegida por Verhoeven para cerrar su película parezca una autentica obra maestra. No solo no nos creemos nada de lo que está pasando en pantalla si no que además los mas aficionados al género tendrán una horrible sensación de déjà vu que les llevará a pensar que ya han visto antes esta película pero rodada de una manera mas inteligente y con actores solventes.

‘Luciferous’ es una película prescindible, es una de esas cintas a las que es difícil encontrarles una justificación para perder un rato de nuestra vida para verla. Su aroma indie y lo fallido de la propuesta puede hacer que muchos espectadores piensen en películas como ‘The look like people’ de Perry Blackshear (Cinta que guarda ciertos parecidos con ‘Luciferous’ ya que en ambos casos un personaje se verá acosado por extrañas presencias, bien sean paranormales o seres venidos del espacio.

Con todo hay que decir que siendo ambas cintas tremendamente irregulares, la de Blackshear resulta mucho mas interesante) o ‘Paranormal activity’ (Por las ideas ya comentadas y por el hecho de estar ante un grupo de personas que parece que han decidido rodar una película en su casa) Incluso es posible que muchos se acuerden de ‘El resplandor’ (La aproximación a la locura del padre de la familia hace inevitable la comparación aunque obviamente cualquier señal de que el espíritu de Kubrick está presente en esta película brilla por su ausencia). La película de Ghorbankarimi y Gorelick es una de esas cintas de las que hay que mantenerse alejado, una de esas cintas que aburren hasta a las ovejas y que una vez finalizada solo nos viene a la cabeza una pregunta: ¿Por qué he visto una cinta como esta?


4 comentarios:

El hombre sin nombre dijo...

Discrepo. Luciferous es un experimento brutal de la nueva cinematografía desde el punto de vista psicológico y técnico. Requiere de más de un visionado para captar la esencia rica y barroca no apta para los amantes de "Paranormal activity", "Scream" y demás chorradas. Esta es una película mucho más profunda y detallista. En cada plano hay mucho cine y detalles riquísimos que aportan mucho a la película: llegando a varias hipótesis de la historia final si la ves de distintas formas.

Por cierto: ¡¡THE BABADOOK!!, horror. La bazofia más grande de los últimos años. Una película con una escena en bucle, sin ritmo, con dirección ausente, actores forzadísimos, sin nada nuevo y con un final de melodrama de Antena 3. Un telefilm inflado que la supieron vender muy bien como la joya de la corona del fantástico a los hipsters cinéfilos (y estos se la tragaron, jaja!).

El Rector dijo...

En el debate sobre "Luciferous" no entro, pues ni la he visto ni tengo el menor interés, pero tachar a "The Babadook" de bazofia... ¿Actores forzadísimos? ¿Sin ritmo? ¿Final de melodrama de antena 3?? Será una broma... y lo que más me sorprende, ¿qué tendrá de "hipsterismo" la película de Jennifer kent? me lo expliquen.

Saludos.

Fernandoarodriguezg dijo...

No estoy de acuerdo. La cinta logra un efecto perfecto de bucle narrativo, en el que una realidad o historia está contenida en otra. Lo que vemos en la cinta es lo captado por las cámaras del manipulador. Las interpretaciones no tenían que ser magistrales; simplemente vemos la espontaneidad de personas que son víctimas de un absurdo inexplicable, cuya resolución puede dejar en vilo a cualquiera que comprenda la intención de la película.

Donnie Darko dijo...

Los experimentos pueden salir bien o mal y este ha salido muy mal. Si esto se ha de considerar como una muestra de la nueva cinematografia, el cine debe de estar herido de muerte... Sorprende que se califique a 'Luciferous' con esas palabras y a 'The Babadook' como una bazofia... Visto lo visto me quedo con la basura de la Kent antes que con 'el cine profundo y lleno de detalles' de 'Luciferous'.

¿Se considera ahora un perfecto bucle narrativo a un final torpe y forzado? La intención de la película de tan obvia es insultante por lo que dudo que ningún espectador se pueda quedar en vilo por la resolución de la película.. Y si es así creo que este debería ver un poquito mas de cine..

No exijo que las interpretaciones sean magistrales simplemente que sean minimamente creíbles y que no exasperen.

'Luciferous' fallida a todos los niveles que aburre al espectador mas entregado..

Un Abrazo!

Donnie

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).