jueves, 15 de septiembre de 2016

Crítica: Train To Busan

A estas alturas de la película, esperar que una cinta de zombies o infectados pueda llegar a sorprendernos, parece poco menos que una utopía. Y oye, que algunos lo intentan. Que algunos reclutan al mismisimo Conan, por la gloria de Crom, y lo ponen a hacer de padrazo coraje a modo de dramote en “Maggie” (Henry Hobson, 2015) y otros se sacan de la manga una versión zombificada de “Parque Jurásico”, como fue el caso de Steve Barker y su, llena de buenas intenciones, pero mediocre, “Generación Z” (“The Rezort”, 2015). El caso es ir probando, porque como siempre digo, la innovación (o al menos el amago), siempre hay que valorarlo como se merece en un tiempo donde la locomotora parece deslizarse sobre las vías con el piloto automático.

Justamente, de locomotoras va el tema. De locomotoras y de zombies (o infectados), claro. Es el coreano Sang-ho Yeon, el que deja su huella sobre el cemento fresco, en el lugar donde han quedado inmortalizados todos aquellos cineastas que alguna vez hayan rodado una película de tan sufrido, por no decir insufrible (en la actualidad, se entienda) subgénero. Yeon no es nuevo en esto de la dirección, aunque si en el trato con la carne y los huesos, pues el tipo viene del cine de animación, atesorando títulos como “The King of Pics” (2011), “The Fake” (2013) o “Seoul Station” (2016). Es precisamente esta última, la semilla a partir de la cual da forma a esta su primera obra con actores reales, la esperada (y que podrá verse en el Sitges de este año) “Train To Busan”.

La innovación dentro del subgénero zombie, como decía, se está convirtiendo en los últimos años en un mal necesario, pues hace tiempo ya que algunos, nos hemos cansado de los tópicos ultra explotados título tras título, comenzando a aborrecer un tipo de cine que antaño, ponía los pelos de punta. “Train To Busan” llega para recordarnos que cuando las cosas se hacen bien, lo de la innovación, puede que no sea algo tan importante y es que la nueva película de Sang-ho Yeon, de novedosa tiene más bien poco, de hecho, estamos ante una cinta plagada de tópicos que se sale muy poco de los raíles por los que se ha movido el cine zombie desde que este emergiera de nuevo en esta su segunda juventud, llamémosla, post-Romero.

Muchos la han comparado con la reciente “Guerra Mundial Z” (“World War Z”, Marc Foster, 2013) y es cierto, que alguna similitud tiene. La principal, poner en el escaparate del mainstream el universo zombie, algo que no siempre es sencillo y hacerlo además, a modo de superproducción, pues la cinta ha contado con un presupuesto bastante considerable para tratarse de una producción coreana de terror, si bien enmarcada en el tan popular género de catástrofes que tanto gusta por aquellas tierras. Buenas dosis de acción y un tono no excesivamente extremo en lo que a sangre se refiere (vamos, que de gore nada de nada), serían otros puntos en común con la película de Foster. Si me preguntan, estaríamos hablando de un cruce entre la susodicha y defenestrada “Guerra Mundial Z” (a mi me pareció la mar de entretenida) y la notable “Rompenieves” (“Snowpiercer”, Joon-ho Bong, 2013), pues gran parte del metraje sucede a bordo de un tren de cercanías y la estructura, dadas las limitaciones del escenario, es muy parecida a la de la película de Bong.

No es fácil desarrollar este tipo de historias en espacios tan reducidos. En el terror se ha hecho antes y no siempre se ha conseguido el resultado esperado. Ahí están cintas como “Serpientes en el Avión” (“Snakes on a Plane”, David R. Ellis, 2006), “Plane Dead” (Scott Thomas, 2007) o la reciente “Howl” (Paul Hyett, 2015), como buenos ejemplos de ello. Películas que parten de una premisa interesante, para terminar sucumbiendo a las propias acotaciones del terreno. En este sentido, “Snowpiercer” si conseguía ofrecer ese dinamismo que el espectador demanda para no terminar desconectando de la historia y sin duda, “Train To Busan” es la perfecta heredera de la película de Bong, manteniendo intactas muchas de las virtudes de aquella y añadiendo además con excelsa buena mano, los tópicos tanto del cine zombie, como del de catástrofes en general, dando como resultado una producción técnicamente impecable y además, muy pero que muy entretenida.

“Train To Busan” siendo también una súper producción, si se aleja en muchos aspectos de “Guerra Mundial Z”, pues estamos ante una forma muy distinta de entender el cine, como es la de los coreanos con respecto al cine USA por más que en ocasiones, se empeñen en copiar ciertas fórmulas. Yeon no escatima en tiempo, con tal de dar forma a unos personajes lo suficientemente sólidos como para sustentar el inminente apocalípsis que se les viene encima. Gran acierto este, pues uno se encariña en mayor o menor medida, con gran parte de ellos, lo cual, añade un punto extra de sabor tanto a las partes más tensas del filme, como a las más emotivas, y anuncio que el filme está sobrado de ambas, como no podía ser de otra forma tratándose del cine asiático.

El tono del filme no admite ambigüedad alguna. Esto no es “I Am a Hero” y poco espacio hay para la comedia, ni negra, ni de ningún otro color. Estamos ante un producto donde el pulso lo ejercen el terror y el drama y en muchos pasajes del filme, el segundo parece comerle la tostada al primero. Todo ello, que nadie se lleve a engaño, desde la perspectiva del más absoluto espectáculo, con todo lo que ello conlleva, por supuesto, donde la acción es una constante y el ritmo frenético, cortará las alas a todos aquellos puristas del género anclados en el pasado y adoradores de viejas glorias venidas a menos, que sigan pensando que esto de los zombies tiene que ser a ritmo de taca-taca. En “Train To Busan” hay que abrocharse el cinturón, pues vienen curvas. Muchas curvas, y los dinosaurios se van a quedar atrás.

Pese a que hay muy poquito de cosecha propia desde la óptica del cine de infectados, es cierto que la cinta apunta algunas cositas con denominación de origen. Si en “Guerra Mundial Z” los enfermos, eran “inmunes” al virus, en este caso, el que hace estragos en Seúl, no otorga a sus víctimas precisamente, la capacidad de la visión, siendo prácticamente ciegas en la oscuridad. Esta particularidad, es bastante explotada a lo largo del filme, dando pie a una serie de interesantes y “divertidas” situaciones, aunque nuevamente, es el limitado espacio, el que proporciona las mejores situaciones de terror o tensión, donde la siempre necesaria sensación de vulnerabilidad de este subgénero, está muy presente a lo largo del filme, algo que se acentúa dadas las características de algunos de los personajes.

Como blockbuster, la cinta se permite algunas licencias. A la citada falta de gore (en otras ocasiones handicap sangrante y casi insalvable, no tanto aquí), asistimos a alguna que otra secuencia de acción algo artificial o poco creíble, donde los supervivientes se lían a mamporros con importantes grupos de infectados, que pese a no adentrarse en ningún momento en terrenos cómicos o paródicos, si es cierto que se alejan un poco del tono creíble predominante a lo largo del metraje. En este sentido, es imposible no acordarse de la genial y brutal “La Horda” (“La Horde”, Yannick Dahan & Benjamin Rocher, 2009), aunque sin llegar a los niveles de exageración de la cinta francesa.

A nivel visual, no cabe duda alguna de que estamos ante una película de terror asiática y la influencia del K-horror, es palpable en la concepción de los zombies/infectados, los cuales parecen sacados de algún oscuro rincón del más allá. Tanto por estética, como por comportamiento, estos zombies nos emplazan al terror asiático y curiosamente (y lo dice alguien que no es muy amigo de éste), funciona a la perfección, dentro de ese escenario de intentar poner sobre la mesa el máximo de ADN propio posible. Gore no hay, pero que nadie dude tampoco que “Train To Busan” es una película violenta sin complejos y si bien no con vísceras, si con sangre. No un festín, pero la justa y necesaria, que es bastante más, de la que pudo verse en “Guerra Mundial Z”.

Ya para ir terminando, destacar el fabuloso espectáculo al que vamos a asistir a lo largo de sus casi dos horas de metraje, donde las hordas de zombies esta vez, no se escudan detrás de los efectos digitales (apenas contiene de estos), sino que todo está orquestado a la vieja usanza, con grandes cantidades de extras y una cinematografía frenética, que hacen de “Train To Busan”, un experiencia que guste o no este tipo de cine, es digna de admiración. Un show ver como cientos de infectados se apelotonan en los vagones, caen desde el cielo o crean cadenas (no)humanas para alcanzar a sus objetivos. Un sobresaliente para la puesta en escena y como siempre en estos casos donde no se sucumbe al recurso fácil de los efectos digitales, todo un valor añadido.

“Train to Busan” es por tanto, una de las mejores películas de zombies de los últimos años, que pese a no innovar y reiterar en muchos de los tópicos del género (tanto en situaciones como en perfiles de personajes), lo hace con tanta elegancia y buen gusto, que lejos de generar rechazo, enganchan. Una cinta de gran carga dramática, excelentes secuencias de acción, grandes efectos especiales y un ritmo, que pese a lo que suele ocurrir en el cine asiático, aquí no decae en ningún momento, alcanzando uno de los mejores clímax que el subgénero recuerda en estos últimos años de mediocridad generalizada. Alguna que otra moralina social, alguna que otra situación “cachonda” y en definitiva, todo lo necesario para volver a creer en un subgénero que a día de hoy, muchos creíamos, si no muerto, en coma profundo.

Lo mejor: Visualmente brutal y ajena a artificios hollywoodienses. Engancha desde el minuto uno, pese a las reconocibles clichés que contiene. La Impecable producción y las estupendas interpretaciones.

Lo peor: Alguna que otra concesión al lado más “friki” del cine asiático y que a estas alturas te hastíe tanto el cine zombie, que puedas llegar a perderte esta travesía hacia Busan.


42 comentarios:

Missterror dijo...

Menudo sorpresón, Rector!! Tienes razón en que el desgaste pasa mucha factura y en concreto, a mi los zombies me han agotado, si encima no es uno de mis subgéneros favoritos, cada vez que pienso en ver algo del mundo zombie, me entra una pereza máxima. Eso era antes de "Train To Busan", que tiene todos los ingredientes que busco en el género: entretiene, te involucra hasta hacerte participar de la tensión, te enfada, te conmueve, te inquieta...Una gozada, vamos!
Sin duda, el apartado técnico y visual es maravilloso. Como dices, el hecho de que no veamos apenas efectos digitales y que se tire de extras y más extras para hacer creíble toda esa locura desatada en el tren.
El dibujo de los personajes es fantástico y no se hace nada pesado, una de cal y una de arena , y a mi que otra de las cosas que me satura del terror es la tendencia a llamar al más allá del k-horror y retorcerlo todo al son de sadako, no comulgué demasiado con esa mezcla de infectado al que sólo le faltaba la melena larga negra en la cara, pero tampoco me molestaba demasiado, al igual que la falta de gore. No creo que más gore hubiera aportado mayor disfrute en el visionado o más calidad a la cinta. Tiene la cantidad justa de sangre, porque aquí no importa el desgarro en la carne, aquí importa la sensación de claustrofobia y de peligro inminente constante.
SPOILER- Mención especial para la niña (Soo- Ann kim) y el mal cuerpo que te deja. Un final más atroz y ya hubiera rematado.

Espero que coseche premios en Sitges porque realmente lo merece.

Saludos

El Rector dijo...

Sorpresón por partida doble. En tucaso por tartarse de zombies, en el mío, por tratarse de cine asiático, propuestas que por lo general, se me suelen hacer muy largas y en cambio, esta se me pasó en un suspiro.

Poco se le puede reprochar a la película, cuando incluso consigue atrapar a espectadores tan ajenos al tema como puedas ser tú. Y es que es una maravilla en todo lo que concierne a la dirección y a la puesta en escena. Tópica, sí. Sangre, la justa. Pero es una película que trasmite cosas, que te mantiene en tensión y te emociona. Poco más se le puede pedir a estas alturas, a una cinta de zombies.

Respecto a Sitges, si alguna vez han necesitado una excusa para premiar a una película de género de terror, aquí la tienen. Aunque si no lo hicieron con "It Follows", dudo que "Train To Busan" tenga alguna posibilidad de salir como mejor película, por más virtudes que atesore. Todos sabemos que tipo de cintas se premian en Sitges, y desde luego, la coreana no cumple los requisitos.

De todas formas, seguro que algo se lleva, que el criterio del público parece no tener nada que ver con el del jurado, mucho más amigo de premiar cosas más "serias" o "intelectuales", como se ha podido ver en los últimos años.

Saludos.

Chanpoo dijo...

Me niego a leer la reseña antes de acabar la peli. Miedo me das... ^____^'

El Rector dijo...

Chanpoo, siempre pecando de prudente... desde los quince que no hago un spoiler :)

Por cierto, a ver si te la terminas de una vez. Para una asiática que pasa sin agua, jeje.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Salvo excepciones, yo tampoco me llevo muy bien con el cine asíatico. Interpretativamente, me cargan mucho, me parecen demasiado estridentes en las interpretaciones.

La había descartado en mi parrilla para el festival de Sitges, pero leyendo tu opinión y tal como han distribuido los títulos que me interesan para este año, de entrada se solapan bastantes, veo la posibilidad de que al final me encamine hacia Busan.

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, pues en esta ocasión, te sorprenderá la sobriedad general de las interpretaciones, mucho más comedidas y "occidentales" de lo que se suele ver en el cine asiático. Si te apetece una buena película de zombies, esta es una fantástica opción.

La parrilla de Sitges es especialmente cabrona este año. Cuadrar las cuentas está siendo casi misión imposible y mucho se va a tener que quedar en el tintero. Si "Train to Busan" debe de ser uno de tus "por descarte", créeme, te llevas una ganga ;)

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Pues ya va bien. Cuando ves una que no tenías planeada y te gusta más que otra a la que le tenías ganas y no puedes ver por incompatibilad horaria, es algo maravilloso. :)

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, solo comparable a la fantástica sensación de satisfacción de cuando vas a ver una por eliminación sabiendo que va a ser un mojón y... efectivamente, es un mojón. Que también pasa, jeje.

Sitges debería premiar también a "Mejor película por eliminación". Y este año, hay unas cuantas candidatas.

Saludos.

JAMS dijo...

Excelente reseña. No tengo ninguna queja, una peli que no innova, pero reutiliza todo en el género de una manera genial.

El Rector dijo...

Jams, Muchas gracias. Cuando las cosas se hacen tan bien como en esta ocasión, lo de innovar se puede dejar para otro día. Si el listón del cine de zombies estuviera cercano a lo visto en "Train To Busan", otro gallo le cantaría.

Saludos.

Unknown dijo...

Una pasada de película. Me encanta el genero zombie pero es cierto que pocas producciones actuales dan la talla. Esta la dá. Personajes bien construidos, ritmo brutal, fotografía impecable... hasta la falta de gore me ha encantado. Es cierto que adolece de giros un poco previsibles, como buena superproducción, pero es taaaaaaaaan disfrutable que se le perdona todo. Muy buena reseña, acertada y justa. Cada día me gusta mas esta página. ¿He dicho ya que es una puta pasada la película? Recomendadme más de este estilo porfa porfa porfaaa..

Patrick Bateman dijo...

También va bien algún mojón de vez en cuando. Así valoras más la siguiente proyección... XD

Saludos.

El Rector dijo...

Anónimo, me alegra que coincidamos 100% en el análisis de la película. "Una puta pasada", me parece una más que acertada definición para ella.

Yo también soy muy fan del cine de zombies, por eso valoro tanto una propuesta como "Train to Busan" en los tiempos que corren. Según mis gustos y que me vengan ahora a la cabeza, te recomendaría cualquiera de las siguientes:

Automaton Transfusion
Amanecer de los Muertos
La Horde
Eaters
Zombie
El Día de los Muertos
La Noche de los Muertos Vivientes (remake de Savini)
Rammbock
Land of the Dead
Mutants
28 Días Después
28 Semanas Después
REC
REC2
The Dead
Dead Set
Wyrmwood

Y en clave de comedia:

Cooties
Scouts Guide to the Zombie apocalipse
Zombies Party
Zombies of Mass Destruction
Dead snow 1 & 2

A ver si te sirve alguna :)

Patrick, y para recuperar algo de sueño, que tampoco va mal, jeje.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Jajajaja, también, también.

El Rector dijo...

Patrick, ojalá este año, las únicas horas de sueño del festival (aunque sean pocas, sean en la cama del hotel... no se si hay algo de Miike este año :D

Anónimo, algunas recomendaciones más que me han venido a la cabeza:

El Terror llama a su puerta
Planet Terror
Pontypool (aunque hablemos de algo atípico dentro del género)
Juan de los Muertos
El regreso de los Muertos Vivientes
Nueva York bajo el terror de los zombies
Miedo en la ciudad de los muertos vivientes

Saludos.

Missterror dijo...

Añadamos "Braindead" a la lista y una de mis favoritas: "Deadgirl". Como curisidad, "The Battery" también debe estar...y ummmmmmmhhh, pensemos entre todos más títulos, que la lista es interminable y seguro que nos estamos dejando títulos que sí o sí deben salir y la mala memoria nos la está jugando!!!

El Rector dijo...

Missterror, lo de "Braindead" era tan obvio, que se me ha pasado por alto, jeje. Y que grande "Dead Girl", tampoco me acordaba de ella y es una película que me encanta, dura donde las haya y buen ejemplo de como llevar el género zombie, a menudo políticamente correcto, a su reverso más extremo y tenebroso.

Lo de "The Battery" ya sería arena de otro costal. Curiosa es, ahora, yo no la recomendaría más allá de la extravagancia que es. Lo que no se puede negar es su originalidad.

Saludos.

Anónimo dijo...

Aunque se este de acuerdo o no con ciertos aspectos, enhorabuena por la critica y el tiempo dedicado, se os “mima” poco y muchos nos paseamos por vuestra pagina de manera “religiosa” , asi que se agradece vuestro esfuerzo en todos los sentidos :)

Coincido con la critica en lineas generales, aunque me gustaria hacer dos pequeños apuntes. En primer lugar, cuestionar la “moda” del subgenero zombie y omitir que el genero de Terror se caracteriza por sus lugares comunes, topicos y propuestas predecibles , cuanto menos es injusto si valoramos las cosas en perspectiva ; dentro de la tematica zombie nos encontramos con una variedad de propuestas que no se encuentra en los generos “grandes”.

Se podria abordar el subgenero zombie desde : una perspectiva psicologica ( Pontypool ), una vertiente cercana a la comedia negra ( Fido ), una vertiente mas realista o “biologica” ( Contracted ), una vertiente cercana a la critica social o politica ( The Returned ), una vertiente intimista ( Terror In Kingsville ), una vertiente indie y orientada a la superviviencia ( The Battery ).

Si nos quedamos con propuestas recientes y omitiendo los ejemplos mas conocidos, nos encontramos con un variedad de propuestas que ni de lejos estan presentes en los subgeneros mas conocidos. Por ejemplo, Wolf Creek, si quitamos su ambiente exotico y el carisma de su antagonista, en lineas generales, no es capaz de proponer algo diferente, al menos algo que se aleje de su tono intimista ( 1º hora ) y la crudeza de ciertas escenas.

Por ese motivo decia que al cuestionar al subgenero zombie somos injustos. Se puede criticar su sobreexplotacion, algo cuestionado y admitido por todos, pero al mismo tiempo se deberia reconocer que : es el unico subgenero que intenta, a priori, huir de sus limitaciones tematicas. No es complicado citar los generos habituales del terror y comprobar como se mueven en lugares comunes de los 70s o 80s, con breves “rupturas” e innovaciones a inicios del S XXI

Por otro lado , como fan del genero zombie, Train To Busan no me gusta en demasia, aunque reconozco sus virtudes. El genero zombie no puede ser “comercial” ni orientado al gran publico. Obviamente este planteamiento es “elistista” , aunque considero que el genero zombie es una propuesta subversiva y por tanto, WWZ o Train to Busan son productos que abandonan esa idea, ofreciendo un producto carente de personalidad, lectura social o son peliculas previsibles y carentes de tension.

Sin embargo no cuesta reconocer que Train to Busan es coherente con su propuesta, como espectaculo es un producto notable, aunque considero que el subgenero zombie no es ni deberia ser una simple sucesion de escenas gore y poco mas.

Saludos







El Rector dijo...

Anónimo, ante todo, muchas gracias por los mimos y, pese a mi extremo ateísmo, por ese fervor religioso hacia nosotros. Se agradece y mucho, por la parte que nos toca.

Valorando con la susodicha perspectiva, está claro que el género de terror es lo que es y que dentro de la pecera, hay los peces que hay. Al abordar el género desde el punto de vista del autor, pues no hay otra que decantarse por uno u otro y luego ya, cada uno según talento u otros condicionantes, ponerle el nombre que quiera. Uno a su hijo lo cría como quiere, que te voy a contar a su pez. Vamos, que a estas alturas de la película, se han visto de todos los colores en todos los sub-géneros. Al hablar de "modas", hablamos de la proliferación de títulos de determinado ´sub-género (en este caso el de zombies) en un determinado espacio de tiempo y es evidente que el "zombieboom", tuvo su explosión hace unos años de una forma tan brutal, que incluso un tipo de cine a priori más vinculado con el "underground" (y uso el término con cautela) o determinado tipo de minorías cinéfilas, se terminado exportando incluso al circuito "comercial" (misma prudencia que antes), estrenándose cine de zombies en salas de cine o realizando incluso series de televisión de éxito mundial. Cada sub-género ha tenido su momento y pocos son los que se han librado de modas, como ya he manifestado en alguna ocasión (y que seguimos "sufriendo" a día de hoy) u otras tantas que se dieron en el pasado. La moda del cine zombie es tan cuestionable como cualquier otra, cuando esta implica cosas como las que implica, es decir, que el fanático de los muertos vivientes (y me cuento entre ellos) haya tenido que mamar la mierda que ha mamado en estos últimos años, donde de cada diez películas realizadas, una era aprovechable (por dar una cifra orientativa y no especialmente rigurosa). Faltaría que a lo largo de tan tortuoso periodo, un hubieran aparecido propuestas interesantes, por supuesto que sí, de hecho, el cine zombie ha tenido que "evolucionar" y reinventarse siempre que ha podido, para intentar estirar el chicle lo máximo posible y ahí es donde sin duda, hemos encontrado las mejores opciones para seguir disfrutando de los podridos. No creo que sea injusto criticar la moda de los zombies, pues critico de igual manera cualquier otra, siempre que esta venga cargada de perjuicios para el aficionado (y por desgracia, así suele ser).

Hablas de "Wolf Creek", y no puedo estar más de acuerdo contigo. Tampoco el survival se ha librado de la sobreexplotación y ya ha pagado también su peaje. En la pecera hay para todos.

Cuestiono las modas, todas, por lo que conllevan, la de los zombies también, más en este caso concreto, donde hablamos del libro que hablamos.

Dicho lo cual, y ahí coincido contigo, no se puede negar que los zombies, entre tanta mediocridad, también nos han dado grandes títulos en estos últimos tiempos (ya hemos citado por aquí varios de ellos) y de seguro nos lo seguirá dando. De la misma forma que veo sus miserias, hago lo propio con sus virtudes, una vez más, exportable a cualquier otro sub-género. Que oye, hasta hemos disfrutado de buenos remakes y de buenos falsos documentales.

El Rector dijo...

Sobre la imposibilidad del cine de zombies "comercial", tampoco estoy muy de acuerdo. Es cierto que en su momento, el tal Romero (al que admiro) utilizó a los podridos para poner sobre la mesa determinadas líneas de pensamiento o denuncias sociales y que eso creo cierta seña de identidad o pauta para los que vinieron detrás, pero de ahí a definir el cine de zombies de subversivo, creo que hay un trecho, uno largo. El trasfondo social, político o moral, está presente en muchos sub-géneros, de hecho, a día de hoy se lleva bastante lo de las moralinas y tal, bien, no veo problema en ello. Pero ya te digo, no lo veo como algo innato y exclusivo de los zombies. Fuese así, tampoco es algo que me plantee a día de hoy cuando me pongo ante una película de muertos vivientes (o infectados), tampoco me preocupa mucho si es más o menos comercial (etiqueta que cada uno atribuye a gusto y conveniencia), lo único que busco, es calidad, que al final, al menos en mi caso, es lo que termina declinando la balanza, más allá de cualquier otra consideración de índole purista.

"Train To Busan" me parece que atesora una calidad muy superior a la media, tiene la misma posible lectura social que otras tantas (ya sea poca o mucha) y yo si le veo una marcada personalidad propia, pese a no salirse ni un ápice de los propios clichés del sub-género. Ese dramatismo tan asiático, o el tratamiento de las secuencias de acción, me parecen una oferta con bastante denominación de origen.

Por supuesto, si buscas algo más "profundo", con más connotaciones de fondo, otras formas digamos, menos accesibles para el gran público, etc... entiendo que no las hayas encontrado en "Train to Busan" y de ahí que no la hayas disfrutado en exceso.

Un gran placer leer este tipo de opiniones, aunque no estemos del todo en sintonía :)

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Esperemos que sí, y abandonos a mitad.

Hay dos, pero yo rehuyo. Ya lo sabe 'usté'... :)

En cuanto al debate de los zombies, la última década no he visto todo lo que sale, pero han habido buenos títulos entre mucho morralla.

Pero a mí, lo que me molesta de la moda, es que cuando no existía te miraban mal si decías que te gustaban las películas de zombies. Ahora es supercool, por este motivo le tengo un poco de tirria actualmente.

Saludos.

Unknown dijo...

Gracias por las recomendaciones Rector y Missterror. Hay bastantes que no he visto, asi que tengo horas y horas de diversión (esperemos) por delante. Insisto, una puta pasada la peli y vosotros

El Rector dijo...

Patrick, veo que compartimos "pasión" por el cine de Miike, jeje... y yo que creía que ibas a a estar ahí al pie del cañón para disfrutar de "Terraformers" y "Crows Zero", a cual más seductora...

Las modas son lo que son y hay que darles la importancia que tienen, ninguna. Si hubiese que cogerle manía a todo aquello que da el salto al populacho, al final terminaríamos viendo solo cine de gente tan underground como Miike :D

Anónimo, un placer, para eso estamos. Para cualquier otra cosa que necesites, no dudes en darnos un toque. Estoy seguro de que te lo vas a pasar en grande con muchas de ellas, algunas son auténticas obras de arte vivientes ;)

Ya nos contarás que tal.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

En su momento Ichi The Killer y Audition no me disgustaron, pero con los años me he ido alejando de lo asiático casi en su totalidad.

No es manía, pero da rabia.

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, las películas serias de Miike tienen un pase. Cuando se mete en terrenos cómicos, roza el ridículo. Yo he pasado bastante vergüenza ajena con algunas de sus películas "cómicas", el último caso, "As the Gods Will", bochornosa. Pero es lo que pasa cuando te cascas de dos a tres películas al año, ni Stephen King...

Saludos.

Unknown dijo...

Es un gran espectáculo pero a mi gusto se ve lastrada por esos toques sentimentaloides que me sacan de la película.Una pena porque como peli de zombies está muy bien.

El Rector dijo...

Anónimo, el sentimentalismo desmedido, es algo que suele venir de fábrica con el cine coreano, por lo que uno ya debería estar curado de espantos en este sentido. Pero es como si nos quejamos de una película sueca, porque es demasiado lenta. "Train to Busan" no es la excepción, pero con la lección aprendida de casa, me parece algo anecdótico en comparación con las muchas virtudes del filme. Y te lo dice alguien que por lo general, suele empacharse sobremanera con este tipo de excesos coreanos (y asiáticos en general).

Saludos.

Reverendo dijo...

Es puro entretenimiento y para pasar el rato está más que bien. Bien de fotografía, personajes no demasiado profundos, algún airecillo a Snowpiercer en algún momento , alguna situación ridícula... No está para pasar a la historia ni para acaparar premios en los certámenes especializados, pero es una película digna para el Festival de Sitges.

El Rector dijo...

Reverendo, concuerdo con todo lo que comentas, quizás discrepo algo en cuanto a su valoración final, porque para mí, si está para pasar a la historia "moderna" del subgénero (lo cual tampoco es decir mucho, es cierto) y bueno, yo si que no descartaría algún que otro premio festivalero en la costa catalana, no se si por parte del festival, que no suele apostar por este tipo de cine (si bien este año el jurado, parece a priori y por nombres, que debería tener algo más de gusto por el terror), pero si por parte del público, que para mí, es el galardón más importante del certamen.

Saludos.

Reverendo dijo...

Que conste que la película me ha gustado y me ha tenido enganchado hasta el final. Quién sabe, igual acaba destacando más de lo que se puede creer. El Festival "abre fuego" mañana. Y hay bastantes cosas por ver, jeje

Greetings

El Rector dijo...

Reverendo, pues al final ha destacado bastante, jeje. Mejor dirección y mejores efectos especiales, nada mal tratándose de una película de zombies. Lo que queda claro es que ha gustado bastante más en pantalla grande (difícil encontrar una opinión negativa), que de tapadillo en la red (lo cual por otra parte, es bastante lógico).

Espero que hayas disfrutado del festival tanto como nosotros ;)

Saludos.

Reverendo dijo...

Para qué tuve que decir nada... jajaja.

Junto con The Handmaiden y The Wailing, el cine coreano ha salido muy reforzado de Sitges. De este trío solo me falta por ver a la gran ganadora del público. Con las otras dos, he disfrutado bastante (aunque The Wailing te deje a cuadros y te obligue a recapitular tras 2 horas y media de película)

Ahora queda cierto vacío durante unos días...

El Rector dijo...

Reverendo, me acordé de tus palabras en cuanto vi el palmarés, jaja! Bueno, la verdad es que el cine asiático siempre ha estado muy bien considerado en Sitges y la verdad es que razones no le faltan.

Un gran vacío diría yo... durante unos días sí... 365 para ser exactos :)

Saludos.

P.D: Yo también sigo con los cuadros.

Patrick Bateman dijo...

Veinte minutos menos le habrían venido muy bien. Pero si que me gustó bastante, buena recomendación me hicistéis.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Reconozco que he disfrutado mucho de esta película y que sus parte sensiblera no me chirría demasiado. Me sorprende como Sang-ho Yeon deja un tanto de lado la brutal carga crítica que se apreciaba en 'Soul Station' para centrarse en el espectáculo.

No soy muy fan de los zombies a lo 'Guerra mundial Z' probablemente por la gran decepción que supuso para mi la adaptación de la novela de Max Brooks a la pantalla grande, pero en el caso de 'Train to Busan' estaba tan metido en la película que no solo no me resulto excesivo si no que además me entretuvo bastante.

Realmente una grandisima película. Muy recomendable.

En la siguientes líneas por comparación hago referencia a otra película por lo que pueden llevar implícitos ciertos SPOILERS. Si no me falla la memoria Dong-seok Ma también participó en 'Flu' película dirigida por Sung-su Kim. Los personajes que interpreta son diametralmente distintos, mientras en 'Train to Busan' consigue ganarse las simpatías del espectador en 'Flu' ocurre todo lo contrario. El hecho de que en ambas películas actue el mismo actor hizo que me acordara de la cinta de Sung-su Kim lo que derivó en cierta sensación de decepción al ver la parte final de 'Train to Busan' ya que me recordó mucho a lo que Sung-su Kim rodó para 'Flu'

Un Saludo!

El Rector dijo...

Patrick, ¿Por delante, o por detrás? :D Mira que a mi con las películas asiáticas me suelen sobrar siempre entre 30 y 45 minutos, pero "Train to Busan" se me ha pasado en un suspiro. Para mí, la excepción que confirma la regla.

Donnie, se le ha criticado mucho el tema del exceso de emotividad en determinados pasajes, algo que no entiendo mucho, ya que es una de las señas de identidad del cine asiático, excesivo en todo, también a la hora de mostrar emociones en pantalla. Y fíjate que yo tampoco le veo tanto el royo sensiblero, supongo que el foco debe de estar puesto en su tramo final, pero vamos, yo aquí no le veo el exceso por ninguna parte.

Sobre "Flu" poco te puedo decir, ni la he visto ni me llama demasiado.

Más ganas le tengo a "Seoul Station", que además parece bastante complementaria a "Train to Busan".

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Rector, me pasó como a tí. No vi ese exceso sensiblero del que tanto se ha hablado. Obviamente la película por lo que cuenta tiene que tener cierta carga emocional pero de ahí a lo que se ha llegado a oir...

Efectivamente a muchas cintas, asiáticas o no, les suele sobrar bastante metraje pero en el caso de 'Train to Busan' sus dos horitas de duración se pasan volando...

'Seoul Station' se aleja del espectáculo de 'Train to Busan'. A mi me pareció mas árida, mas triste.. muy interesante pero creo que un par de escalones por debajo de 'Train to Busan'

Un abrazo

Patrick Bateman dijo...

A lo largo. Esta con que eran dos horas, con veinte ya le valdría. No aburre, pero un poco más dinámica podría haber sido.

Saludos.

El Rector dijo...

Donnie, pues deseando conocer en profundidad tus impresiones sobre la precuela animada y eso que hace mucho tiempo ya que desconecté del cine de animación del cual un día fui muy fan. Ésta si me seduce, porque "The King of Pigs" ya me pareció de lo más interesante.

Patrick, a lo largo... menudo granuja estás hecho :) Para mi gusto, va sobrada de dinamismo, no le recortaría absolutamente nada. El inicio de la epidemia, incluso me parece un poco precipitado si lo comparamos con otras cintas similares. Me sorprendió en ese sentido, pues a los asiáticos más que a nadie, les suelen gustar los preliminares algo más cocidos.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Jajaja, me refería a lo largo del metraje. Alguna escena dramática podría ser más compacta. Por suerte, están bien dispuestas entre las escenas de acción.

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, es que después de lo del centipede, ya no se que pensar :D

Creo que "asiático" y "compacta", son términos que no cuadran mucho en la misma frase. Pues no hay películas chinorris que yo compactaría...

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Cierto, son antónimos. XD

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.