miércoles, 30 de noviembre de 2016

Crítica: Stake Land

Hace unos días durante la celebración de la pasada Comic-Con se descubrió que la nueva película de Adam Wingard era una nueva secuela de ‘El proyecto de la bruja de Blair’. En pleno siglo veintiuno donde muchas películas se filtran a la red incluso meses antes de su estreno comercial, donde la gran cantidad de noticias hace que creamos que estamos informados (Idea esta analizada por George A. Romero en ‘Diary of the dead’) resulta sorprendente que puedan mantenerse este tipo de secretos. Pero llama mas la atención cuando este no es un hecho aislado ya que hace poco se hizo público que Dark Sky films había rodado ‘The Stakelander’, secuela de la muy interesante ‘Stake Land’ que Jim Mickle dirigió en el año 2010.

Jim Mickle no deja de ser un director/guionista muy en la línea de Alex Garland. Sus películas son cintas realmente interesantes, de ritmo (por lo general) pausado pero que poseen demasiados elementos e ideas de otras películas. Si miramos los guiones escritos por el segundo veremos que ‘Dredd’ no deja de ser una versión de ‘The Raid", ‘Sunshine’ es la forma luminosa de contar algo parecido a lo que vimos en ‘Even Horizont’ y su aclamada ‘Ex-machina’ recuerda demasiado a ‘The Machine’ y ‘Beyond the black rainbow’... Dejando de lado ‘We are what we are’ remake de la mejicana ‘Somos lo que hay’ de Jorge Michel Grau, Mickle nos ha dejado cintas como ‘Frío en Julio’, película que tomaba elementos de ‘Una historia de violencia’ para acabar derivando en ‘Asesinato en 8mm’ o esta ‘Stake Land’ cuyo parecido con ‘The Road’, cinta dirigida por John Hillcoat que adaptaba la novela del mismo título de Cormac McCarthy, es mas que sorprendente.

Tal es el parecido entre una y otra que hasta la notable banda sonora compuesta por Jeff Grace parece estar inspirada en alguno de los temas que Nick Cave y Warren Ellis (Autores de la música de la cinta de Hillcoat) han compuesto para varias las películas en las que los músicos han colaborado. Resulta imposible que al escuchar ciertos acordes del tema ‘Lockdown Town’ uno no se acuerde de por ejemplo ‘Song for Jesse’ que Cave y Ellis compusieron para la soberbia ‘El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford’.

Pero los parecidos entre la cinta de Mickle y la de Hillcoat son tan claros que para muchos la mejor manera de definir ‘Stake land’ no es otra que decir que esta es ‘The Road’ con vampiros. Si la cinta elegida para clausurar la edición número 42 del festival de cine fantástico de Sitges narraba el tortuoso camino de un padre y su hijo por salir adelante en un mundo post-apocalíptico, en ‘Stake Land’ nos encontramos ante una figura similar aunque en este caso no existen dichos lazos familiares. El hombre y el chico son esta vez Mister, interpretado por Nick Damici autor también del guión de esta película (Y del resto de largometrajes de Mickle así como también de ‘The Stakelander’, cinta que parece que cuenta con la misma pareja protagonista aunque no tiene a Mickle como director) y Martin.

Y como en el caso anterior se encontrarán en medio de un paisaje desolado plagado de amenazas (Los caníbales vuelven a estar presentes en ambas películas lo que deriva en que algunas escenas se asemejen bastante, basta ver la forma en la que los protagonistas tienen de esconderse para ver como estos avanzan y controlan las desoladas carreteras .Otra vez volvemos a encontrarnos con la idea de que la amenaza no solo viene derivado del cataclismo que parece haber asolado al mundo o por la presencia de vampiros, si no de los propios supervivientes. Este hecho ha sido mostrado en muchas películas y novelas, uno de los casos mas recientes se puede observar en la notable ‘Relojes de Hueso’ del escritor David Mitchell) donde su supervivencia se centrará en encontrar un lugar seguro para vivir.

Si en la reciente y horrorosa ‘Cell’, los protagonistas huyen hacia un lugar llamado Kashwak gracias a un críptico mensaje que aparece por todas partes (‘Kashwak no-fo’. Esta idea queda, como no podía ser menos, mucho mejor explicada en el libro de Stephen King que en la película de cuyo guión el mismo se encargó), aquí lo hacen hacía un lugar llamado ‘Nuevo Edén’ (Por desgracia en este punto muchos nos podemos acordar de la nefasta ‘Soy leyenda’ de Francis Lawrence, donde Robert Neville se encuentra con una mujer, Anna Montez, y un niño, Ethan, que van en busca de un lugar seguro llamado Bethel. Es de agradecer y mucho que la cinta de Mickle deje de lado el uso de efectos digitales para crear a las criaturas que acechan a los protagonistas).

Mickle, igual que hizo Hillcoat, inscribe su película en el género que se conoce como road movie y narra con pulso el viaje de Mister y Martin y su lucha por sobrevivir. Sus constantes encuentros con diversos personajes consiguen que el interés con el que el espectador sigue la película no decaiga a pesar de algún momento donde el ritmo de la cinta se frena. Es cierto que un espectador que no comulgue con la propuesta de Mickle podrá echar en cara a esta película lo poco aprovechado que está un personaje como el de Jebedia Loven (Interpretado por Michael Cerveris al que muchos espectadores recordaran como Septiembre en la serie ‘Fringe’), la forma demasiado políticamente correcta de mostrar en ciertos momentos la degradación a la que se ve sometida la sociedad y la necesidad de creer en un falso Dios (La hermana a la que da vida Kelly McGillis. igual que Loven podía haber dado mucho mas juego.

La unión de la idea de la religión y la sexualidad en una misma persona es mostrada por Mickle con mucho pudor y respeto casi con cobardía lo que resta credibilidad a la forma en la que este intenta plasmar la absoluta perdida de valores. La necesidad de creer en un ser divino que marca aquello que hay que hacer o que sirve como esperanza ante aquello que rodea a los protagonistas vuelve otra vez a estar presente en la última y muy recomendable última novela de David Mitchell) o la, en líneas generales, poca originalidad de la historia.

Por desgracia, Mickle no consigue que ciertas reacciones de los protagonistas resulten lógicas y claras y el tono desolador de la película parece acabar transformándose en el de un pseudo cuento de hadas lo que deriva en que todo resulte demasiado forzado y tópico restando fuerza al conjunto. ‘Stake Land’ es una cinta muy interesante que se ve muy bien y se disfruta mucho pero que deja la sensación de que su director no ha arriesgado lo suficiente (A pesar de cierto detalle en la escena que sirve para presentar a los protagonistas) dejando una buena película pero demasiado correcta.


6 comentarios:

El Rector dijo...

Yo la verdad es, que pese a la buena acogida que tuvo en general (valgan tus siempre sabias palabras, Donnie), no terminé de verle gran cosa a esta versión vampírica de "The Road", salvando y mucho las distancias, pues la cinta de Hillcoat me parece infinitamente superior en todos los aspectos. Buena fotografía, grandiosos efectos especiales e interesante banda sonora, pero un desarrollo demasiado simplón, demasiado políticamente correcta y demasiado fácil de digerir, como para quedar mucho tiempo arraigada en la retina. Muchas películas post-apocalípticas han aparecido en los últimos años y esta "Stake Land", no estaría, para mi gusto, ni mucho menos entre las destacadas.

Otra cosa es que más vale malo conocido que bueno por conocer y claro, las comparaciones por lo general siempre suelen ser odiosas, en este caso concreto, dicha comparación, lo es un poco menos, agradecida incluso, pues vista "The Stakelander", no cabe duda que "Stake Land" gana bastantes enteros.

La secuela, si bien repite virtudes con su predecesora, estupenda fotografía y grandes efectos especiales, fracasa estrepitosamente en todo lo demás, en especial en un guion sin gancho alguno, que termina por traducirse en hora y media de absoluta indiferencia. Un intento vulgar de estirar el chicle del personaje de Mister interpretado nuevamente por Nick Damici, que se queda muy lejos de ofrecer las prestaciones vistas en el primer filme.

Salvando lo dicho, y una interesante secuencia inicial en la que el personaje principal, tiene un encuentro con una amable pareja de ancianos (reconozco que me pillaron con la guardia baja), el resto, lo dicho, un coñazo.

Salvo la de Mickle, por los pelos, y suspendo sin miramientos la secuela de Berk & Olsen.

Saludos.

P.D: "Soy Leyenda" (pese a los efectos digitales de dudosa moralidad), me parece una fantástica película y la disfruté como un cernícalo.

Donnie Darko dijo...

He escuchado tanto y tan malo sobre 'The stakelander' que me da un miedo terrible verla.. Menuda maratón se debieron clavar en la última edición del festival de cine fantástico de Sitges.. 'The Stakelander', 'Yoga horses' y la única que se debía salvar de la quema 'The mermaid'... parece que no fue la mejor manera de cerrar el festival.. pero bueno..

Como digo Jim Mickle me parece un director capaz de sacar adelante cualquier proyecto pero cogiendo demasiados elementos de otras películas y libros.. Mickle me parece el copy-paste de los directores y con todo esto consigo disfrutar de sus cintas..

A mi esta 'Stakeland' me atrapa y me engancha. es una especie de 'The road' con vampiros.. es cierto que su ritmo puede resultar cansino para muchos y como dices (No eres la primera persona que hace ese tipo de comentario) un desarrollo demasiado simplón.. pero hay algo en la cinta de Mickle que me atrapa. He visto esta cinta varias veces y la disfruto igual que la primera vez... pero ya te digo que entiendo que ante una cinta como esta no compartamos la misma opinión.. Lo que no entiendo es lo de 'Soy Leyenda'. Espero que a Mark Protosevich y Akiva Goldsman autores del guión se les lleve a juicio por lo que hicieron con la novela de Richard Matheson...

Un Saludo!

Donnie

Missterror dijo...

Donnie- "The Stakelander" es un tostón de los buenos. Es una película totalmente intrascendente que se carga el buen recuerdo que puedas tener de "The Stake Land". Si te digo la verdad, "The Stake Land" la he visto sólo una vez y no tengo demasiadas ganas de revisionarla. Me pareció que se quedaba coja, no sólo por el tempo, sino en la historia en sí, y eso que teniendo a Mickle de guionista, es raro, porque me gusta casi todo lo que ha escrito (aunque "We are what we are" se le quedó algo justa también).
Cuando se estrenó la película fue un boom, y las buenas críticas no cesaban, pero la realidad es que pasado el tiempo la recuerdo con pereza y eso no es buena señal, por no decir que nunca sentí la más mínima empatía por Mister. Volver a reencontrarme con él ha sido más dañino que otra cosa.

Apoyo ese juicio al que hay que llevar a los guionistas de "Soy Leyenda"...

Saludos

El Rector dijo...

Donnie, fidelidad o no con la novela original de Matheson aparte, me gusta "Soy Leyenda" porque es una película que siempre me ha transmitido una fuerte sensación de soledad deliciosamente incómoda, además de parecerme tensa, triste y entrañable a partes iguales. Además, Will Smith es uno de esos tipos que siempre cumplen y que van sobrados de carisma. No es "Yo, Robot" (hablando en clave de autores de ciencia ficción), que me parece una obra maestra, pero desde luego me parece una estupenda película, pese a los muchos palos que se llevó en su momento.

Saludos.

Jesús Haro dijo...

Muy buena peli. Saludos.

Donnie Darko dijo...

Mi problema como 'Soy leyenda' es justamente ese, que es 'Soy leyenda'. Reconozco que me encanta 'El último hombre... vivo' ('Omega man') de Boris Sagal, pero esperaba que la cinta de Lawrence fuera (o intentara) ser una adaptación de la novela de Matheson y no una especie de remake de la de Sagal que potenciaba lo peor de esta y dejaba de lado lo mejor de la novela en la que se supone que se basaba. Si querían rodar una película con 'vampiros' digitales al servicio de Will Smith podían haberse alejado de los referentes y haber escrito una historia respetando a los clásicos y probablemente en ese caso la hubiera disfrutado. Pero cuando se utiliza el nombre de Matheson en vano me crispa.

Debo de ser muy raro.. cuanto mas leo en contra de 'Stakelander' mas me apetece verla! jajaja Tengo curiosidad sobre todo porque siendo fan de la primera parte, no veo necesidad de rodar una segunda. Me sorprendió y me alegró cuando me enteré porque pensaba que podría ser una cinta cuando menos interesante, pero creo que todo lo que se podía decir del país de las estacas ya estaba dicho en la primera parte..

Dejando de lado si os gustó o no, 'Stake land', la manía que se tiene últimamente de romper la magia de ciertas películas rodando secuelas, precuelas, remakes, reboots, etc.. etc.. es algo que me pone enfermo...

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.