domingo, 4 de diciembre de 2016

Crítica: Julia

Soy mujer. Soy mujer de repeticiones. Soy una mujer visceral. Soy una mujer imperfecta. Soy una mujer impulsiva que se recrea una y otra vez en sus imperfecciones. Me gusta el cine de terror y entiendo mi minoría. A menudo, intento salir de esta piel de mujer tan puñetera a veces, para pasar por alto el componente machista que sigue estando tan marcado en determinados subgéneros fantásticos. Conozco las reglas del juego, entiendo que la pechuga tiene su importancia en el slasher, por ejemplo, de hecho es casi regla de oro. Asumo también que el desnudo masculino en este subgénero debe estar considerado como algo muy poco estético por parte de los directores, porque rara vez se puede apreciar.

Cambio la dirección e intento entender la visión masculina del rape and revenge, y parece que voy a hacer un discurso típico que realmente no me apetece hacer. Comprendo una vez más las normas de este otro subgénero, me parecen poco arriesgadas. Entiendo que un hombre pueda pensar que el hecho de dar poder a una mujer para efectuar su venganza pueda ser un triunfo femenino, pero no lo es y mucho menos cuando el producto está tan destinado al público masculino y se intenta explotar la sensualidad y la sexualidad femenina de un modo tan obvio y poco natural como en la película que nos ocupa.

En este punto pienso en "Julia" y asumo que su director, Matthew A. Brown, no se paró ni un solo segundo a ponerse en la piel de Julia y poder dibujar una historia que no dejara tan en evidencia que en esta película no se busca el impacto psicológico y que se conforma con ser una película del montón de los rape and revenge que no saben darle un toque especial o diferente a la fórmula. Aquí pido a los cuervos y a las cuervas que entiendan que no busco modificaciones en las bases del rape and revenge, pero que sí tengo que dar relevancia a algo que creo que es básico a la hora de construir una historia de vendetta, que es la capacidad para que el público se ponga en la piel de la víctima y entienda todos los esfuerzos de esta por consumar su venganza. Yo tengo claro que esto sólo lo podemos lograr si el director entiende a su personaje y sobre todo, si entiende su dolor, algo que en "Julia" no ocurre.

"Julia" es una historia típica de violación y venganza, en la que la protagonista es salvajemente violada y vejada por un grupo de amigos. Una vez que pasa el duelo inicial (corto periodo de tiempo, por cierto) decide buscar ayuda para sobreponerse, con una terapia muy poco ortodoxa donde le enseñan a dejar de ser víctima a través de unos medios desquiciados. Parece que como "Julia" hemos visto muchas más películas, aunque en realidad sí que hay un elemento diferenciador entre esta y todas las películas del subgénero, que radica en esa extraña asociación de ayuda a víctimas de asaltos violentos o violaciones. Se nota al menos ese interés por no repetir al pie de la letras todos los mantras del rape and revenge. El problema es que al querer dar tanto protagonismo a esta parte sensual tan marcada de la película, este grupo organizado queda en poco más que una anécdota, acercándose incluso al ridículo, y eso que tiene elementos muy rescatables.

Voy a dividir a "Julia" en dos partes, una primera hipnótica, con una preciosa fotografía al estilo Winding Renf, con luces de neón parpadeando sin cesar para enfatizar el drama y la rabia. Una primera parte muy prometedora que consigue captar el interés casi de inmediato gracias, precisamente, a la coherencia de las actuaciones y de las sensaciones. En esta primera parte, conocemos a la introvertida Julia (que os sonará de haberla visto sufrir en "The Human Centipede") y descubrimos que el estilo a la hora de rodar es sobrio pese a todas las luces que adornan cada escena. En esta parte "Julia" aprueba y saca nota. La cosa su tuerce cuando deja de ser ella misma para buscar ayuda.

Una vez que Sadie (parte de el grupo de ayuda) se cruza en su camino, todo se tuerce y cuando digo todo, es todo, porque el personaje se hace tal lío que es complicado ponerse en sus zapatos, la trama se hace tan incoherente que es difícil no desconectar de ella y las hormonas se hacen tan evidentes, que entiendes que la película se está rodando para crear tensión sexual constante entre todos los personajes y "ayudar" así a Julia a consumar su venganza, cuando en realidad lo que el director quiere es sexualizar al máximo al personaje para que todo el mundo se ponga contento.

La verdad es que no me sorprende nada todo esto, porque no es nuevo. En "I Spit on your grave", la víctima ya utilizaba su cuerpo para atraer de nuevo a sus violadores y poder darles caza, algo que dicho sea de paso, nunca dejó de sorprenderme y de hacerme pensar en cómo hubiera sido la película dirigida por una mujer. Lo que ocurre es que en "Julia", es que se pasa del shock y la negación inicial, a un aprovechamiento del cuerpo como arma, que no es nada comprensible y no lo es, porque Julia se presta a una serie de pruebas que ninguna mujer podría realizar en su situación, ninguna. Aquí yo ya me salí de la película y la veía desde el sofá con las neuronas congeladas, esperando simplemente que se dejara ver, no se hiciera aburrida y que las licencias argumentales no siguieran en línea ascendente.

En esta transformación de la Julia apocada a la Julia comehombres y comemujeres que sigue un guión pobre, se agradece que el gore funcione a la perfección y que no escatime en primeros planos. Se agradece también que la fotografía siga siendo un punto base en la película y aunque hubiera preferido más mesura en la banda sonora, porque a veces aturde, lo cierto es que es se agradece también que funcione como buen complemento de las imágenes. Las actuaciones son correctas, Julia ( Ashley C. Williams) es muy guapa, Sadie (Tahyna MacManus) es muy guapa también, el grupo de apoyo a las víctimas está compuesto por gente guapa, e incluso los violadores son bien parecidos. Los gatos de los callejones también son guapos en "Julia", y allí descubrimos un mundo donde todos son guapos y salen de anuncios de colonias... El día que se sacrifique tanta belleza para dar un poco más de realidad al tema, tendremos un rape and revenge que ponga los pelos de punta.

"Julia" entretiene y si no entras en las consideraciones en las que yo entré, puede que incluso se gane alguna estrella más. Por mi parte, decepción tras un buen arranque y una mala gestión del personaje estrella de la película, que no es femenino precisamente. Espero que para la próxima película, Matthew A. Brown, entienda que ser mujer no es sólo pintarse los labios de rojo y poner mirada de pantera.


6 comentarios:

El Rector dijo...

El rape and revenge es un subgénero tópico y repleto de clichés que muy rara vez sorprende (la única excepción que me viene a la cabeza ahora mismo es la brillante tercera entrega de "I Spit On Your Grave"). Entiendo que se le pueda criticar esto y el caso concreto de "Julia", no es una excepción, pues aunque plantea ideas interesantes como la de la organización de "ayuda" a la mujer (muy al estilo de aquellos que "ayudaban" al bueno de James Woods a dejar de fumar en "Los Ojos del Gato"), termina ofreciendo el mismo producto de siempre, por supuesto, con sus tópicos y clichés. Todo bastante irreal y poco creíble, con forzado desarrollo de personajes y situaciones imposibles.

Ahora bien, poner el grito en el cielo porque el director es hombre y dirige un producto pensado para el disfrute de un público masculino, pues no se... el cine de explotación se basa en eso. Igual de lo que deberíamos quejarnos es de que no haya directoras que se atrevan a dirigir propuestas de este tipo y le den un aire diferente, su toque personal. Quizás hombres violados por mujeres, penes en pantalla a tutti pleni, féminas poco agraciadas, que se yo.

"Julia" no ofrece nada nuevo, sí, es un rape and revenge más. Pero entretiene, incluso atrapa en su primera mitad y sobretodo, destaca sobre la media en su apartado artístico, con una puesta en escena muy personal, preciosista y ahora sí, poco habitual en este tipo de productos. Con ecos al Windin Refn más formal, cierto, pero a mi sobretodo me ha recordado mucho a lo visto en "Starry Eyes", al menos a nivel visual. Esos primeros planos de Julia subiendo las escaleras del metro me parecen sublimes. Solo por ello, a mi la peli ya me merece alguna estrella más. Si encima se deja ver, la chica rebosa sensualidad, tiene bastante sangre y mala leche... poco más se le puede pedir.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Decir que he puesto el grito en el cielo, creo que es exagerar un poco. He dado mi opinión, mi punto de vista, que como sabes, siempre es el mismo en estos temas. En "Julia" quizá es más sangrante porque ni siquiera entiendo que sea una película en la que la venganza sea el fin último del director, sino que lo que pretendía era hacer una película sexy, utilizando la venganza como excusa, lo que ya me perece tremendo en un rape and revenge porque, si como comentas, ya es un género de por sí poco creíble, aquí lo es cero.
Soy la primera a la que le encantaría ver a una mujer dirigiendo un rape and revenge (aparte de las hermanas Soska...), porque se pueden hacer cosas mucho más impactantes que lo que vemos, muuucho más y sin romper las reglas del subgénero. Creo que una película de este tipo dirigida por una mujer sería algo que no íbamos a olvidar nunca (y sí, lo sé, estoy prejuzgando).
No me molestan las películas estéticas, todo lo contrario, solo que no entiendo un rape and revange bonito, porque esto debería ser todo lo contrario. Desde que entramos en la segunda parte de "Julai", está claro que todo está orquestado para que las chicas arrimen cacha y que haya sexo lésbico para poner cachondo al espectador, porque no viene a cuento. Está claro que van a convertir a Julia en una depredadora sexual porque empiezan a taparla mucho, en todos los aspectos, para que luego el destape sea más vistoso. Hablamos de una mujer violada por un grupo de hombres, que se presta a esto!!! Alguien en la sala se lo puede creer? No lo creemos en ninguna película, pero es que en "Julia" está elevado al cubo, Rector.
El desarrollo de los personajes en "Julia" es lamentable y en una película en la que todo debería girar en torno a este desarrollo me impide, por muy estética que sea, ponerle alguna estrellita más.

Me parece super acertada la comparación que haces de la organización que vemos en "Julia", con aquella en la que se ayudaba a dejar de fumar a James Wood en "Los Ojos del gato", porque en ambas lo importante es el fin y no los métodos para conseguirlo. Lástima que, una vez más, el desarrollo de ambas organizaciones, hacen que la de la venganza de Julia no le llegue ni a la suela del zapato a la que acababa con tu vicio con el tabaco...

Saludos

El Rector dijo...

Menuda "Julai" estás tú hecha... si estamos de acuerdo en casi todo lo negativo que tiene "Julia", que es ni más ni menos, que casi todo lo negativo que tiene cualquier Rape & Revenge que hayamos visto previamente. Pero, todo esto se sobreentiende, pues para bien o para mal ,este es un subgénero más encorsetado y rígido que el resto de los que componen el género de terror. Esto es explotation puro y duro y hemos venido a hablar de nuestro libro. A quien no le guste, que cambie de canal. Y ojo, que comparto tu punto de vista, pero a estas alturas, ya no me parece un argumento (por manido y aceptado) muy válido para críticar en este tipo de productos. O al menos, para criminalizar a una película como "Julia", que tiene otros elementos digamos "novedosos" como es por ejemplo, esa fabulosa puesta en escena, el personal ejercicio de estilo o su gran carga de sensualidad (que no es algo que tengan todos los rape and revenge aunque lo intenten).

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- No en todos los Rape & Revenge, la protagonista utiliza su cuerpo, insisto tras ser violada, como arma para cazar al agresor, haz memoria. Son precisamente estas propuestas más cercanas a la "realidad" las que más me atraen. De estas en las que se les pone transparencias a tituplen y se les quita las gafas a las víctimas porque parece que sólo pueden utilizar su cuerpo para consumar la venganza, yo desconecto. A me me sigue pareciendo un buen argumento, para "Julia" y para el resto, simplemente porque esto de querer utilizar una realidad para presentar una fantasía, a mi no me va mucho.
A mi estos rape & revenge, me cansan ya mucho, y por mi parte, hasta que no haya algo potable en este aspecto, poco aportaré.

"Julia" es muy sensual y esteticamente muy agradable de ver, pero podrían haber hecho esta misma película obviando la parte de la violación y presentándola simplemente como una asesina rodeada de malas compañías, que busca venganza, qué se yo, por una muerte familiar, y el resultado hubiera sido el mismo a nivel visual y seguro que el guión hubiera sido más creíble....

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, no, no en todos. Pero se da la curiosa casualidad que este trata precisamente de eso, de como la organización clandestina le enseña a utilizar su encanto femenino como arma, algo que a mi me parece bastante más creíble en la práctica, que lo que han hecho esas otras víctimas en esas otras películas en las que no han utilizado dicho subterfugio. "Julia" no es ni más ni menos fantasiosa que otros rape and revenge, en todo caso, más creíble en ese sentido. Otra cosa es que nos creamos tan marcada y radical evolución en un personaje que ya de entrada se nos ha enseñado con unas características muy marcadas y diametralmente opuestas a la femme fatales psicópata en la que termina convirtiéndose... pero cosas más raras se han visto.

Lo que no veo es la mayor o menos credibilidad de la historia en base a la agresión inicial de la víctima, más cuando precisamente, veo cierta metáfora poética en el hecho de que sea el profanado cuerpo de Julia, lo que termina convirtiéndose en el arma para acabar con sus agresores. ¿Hubiera sido más creíble si violan a su madre o a su hamster? No lo veo.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Lo de esta organización es algo que no queda muy bien definido, porque lo del utilizar el encanto parece algo mucho más simple de lo que el señor eunuco pretendía... Si inmediatamente después de semejante agresión, son lo tocada que queda psicologicamente, esta señorita puede actuar como actúa, sólo por seguir las enseñanzas de un grupo en el que claramente sabe que no puede confiar es, a todas luces, increíble, más aún que el hecho de la fuerza sobrehumana de la que se les dota a estas víctimas en cada rape & revenge.

Igual si le hacen algo al hamster...

Saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.