miércoles, 15 de marzo de 2017

Crítica: Don´t Kill It

Tengo mi primer encuentro con Mike Mendez hace unos cuantos años atrás con motivo de una de las ediciones del After Dark Horror Fest, para ser concretos, en la del 2006, año en la que estrena “Los Profanadores de Tumbas” (“The Gravedancers”), divertida historia de fantasmas y maldiciones de marcada serie B que tuvo como consecuencia directa que lo diera de alta en mi exclusiva agenda de cineastas a los que seguir la pista. Y esta, la pista, me lleva hasta una araña de gigantesco culo en 2013, o lo que es lo mismo, pornografía pura para maratón nocturno de caspa con los colegas y, como no podía ser de otra forma, la película fue proyectada en el festival de Sitges en una maratón nocturna, para ver con los colegas. Mendez ya no se bajaría del carro, enfocando su cine casi con exclusividad, en adelante, a este tipo de eventos y público.

Tras participar en la horrorosa antología “Cuentos de Halloween” (“Tales of Halloween”, 2015), llevar a la pequeña pantalla nuevamente su particular fetiche arácnido con “Lavalantula” (2015) y de rozar el ridículo junto a Henry Rollins en esa bochornosa incursión en el cine de atracos con “The Last Heist” (2016), Mendez se deja de nuevo el H&S en la taquilla para traernos una nueva dosis de caspa, en la que posiblemente sea su película más gamberra hasta la fecha, lo cual ya es mucho decir. “Don´t Kill It” (“Cazador de Demonios” in Spain) es el título de la criatura (en esta ocasión, no arácnida), que no solo significa una nueva excusa para ser programada en una maratón nocturna (como así ha sido este pasado año en Sitges), también la oportunidad de rescatar del olvido para el género, por el poder de Grayskull, a una de las viejas glorias del cine de acción y la serie B de los ochenta/noventa como es el sueco Dolph Lundgren. Ahí es nada.

La lista de hazañas del gigante sueco es casi interminable y si bien jamás consiguió alcanzar el status de otras glorias de su generación como Stallone o Schwarzenegger, no cabe duda de que estamos hablando de uno de los grandes de esto y protagonista de algunas cintas para el recuerdo como “Rocky IV” (Sylvester Stallone, 1985), “Masters del Universo” (“Masters of the Universe”, 1987), “Little Tokyo. Ataque Frontal” (“Showdown in Little Tokyo”, Mark L. Lester, 1991) en un inolvidable tándem junto al desaparecido Brandon Lee o “Red Scorpion” (Joseph Zito, 1988). No en vano, se ganó a pulso el honor de formar parte de la saga mercenaria ideada por el propio Stallone en el año 2010 y que cuenta ya, por imposible que parezca, con la friolera de tres entregas.

Si, sé que Lundgren no necesita presentación, pero cuesta censurar los dedos cuando uno tiene entre manos a una personalidad de semejante calibre. Y eso que el sueco, a diferencia de los otros colosos citados, siempre ha sido y sigue siendo, como decirlo, un actor de “perfil bajo”, que puede haber destacado por muchas cosas, pero no desde luego por sus condiciones como intérprete. Por lo tanto, el actor ideal para protagonizar la nueva película de Mike Mendez, pues no podría haber encontrado protagonista más casposo para llevar las riendas de esta casposa “Don´t Kill It”, película que pese a haber desfilado por variopintos festivales y haber sido proyectada en pantalla grande, no deja de ser un producto con carne de televisión, por más musculadas y nórdicas que estas sean.

“Don´t Kill It” es una cinta de terror macarra que homenajea la figura del justiciero solitario que tantas alegrías repartió en otras épocas y en las que el propio Lundgren tuvo mucho que ver, en un simpático ejercicio de corte autoparódico plagado de chascarrillos y guiños al espectador al servicio del lucimiento del sueco... al menos, en lo que aun puede lucirse, pues la planta la sigue manteniendo y el gesto de tipo duro perdona vidas también, por más que se mueva menos que el brazo tonto de Espinete (en toda la película lo único que hace es dar una voltereta por el suelo, y me da a mi, que tuvieron que levantarlo luego con grúa). Lundgren está para lo que está y Mendez lo sabe y lo explota de la manera que puede una y otra vez a lo largo de los escasos 80 minutos de metraje, tiempo más que suficiente para que el director orqueste sin batuta el raquítico guion, con la misma jeta de la que hicieron gala el dúo compuesto por Dan Berk y Robert Olsen, a la hora de escribirlo.

Y hablo de jeta por parte de Mendez, porque no deja de ser curioso que un tipo como él, con larga experiencia en el campo de la edición, haya podido perpetrar un montaje tan horrendo. Quiero pensar, que estamos ante algo premeditado y que atiende a ese tono de parodia/homenaje al cine de acción de los ochenta, pero no me atrevería a poner la mano en el fuego por ello. De todas formas, no se puede negar que todos los elementos del filme están alineados en una perfecta comunión. Malas interpretaciones (la de Lundgren no es la única, ojito también con lo de su partenaire femenina Kristina Kleibe y esta si que no tiene excusa), horrendo guion (con todo tipo de sandeces aleatorias sobre ángeles y demonios sin ningún tipo de base), bochornoso montaje (toda una oda a los viajes espacio-temporales)... eso sí, lo que no se le puede negar a “Don´t Kill It” es que ofrece violencia burra por un tubo y en general, pese a algunos latigazos digitales, unas buenas dosis de casquería old school, que es a la postre, junto al encanto innato del sueco, donde reside todo el encanto del filme.

Es una lástima que se haya puesto, queriendo o sin querer, tan poco mimo en el resto (es decir, todos) de elementos cinematográficos pues “Don´t Kill It” daba para mucho más que una broma de maratón nocturno. Lo que podría haber sido una versión bruta y sátira de aquella fabulosa “Fallen” (Gregory Hoblit, 1998) con ecos al “The Hidden” de Jack Sholder (1987), se ha quedado en una gracia a medias, un episodio alargado de serie de televisión casposa que le deja a uno con un sabor de boca agridulce pasados los 80 minutos de rigor, si bien es cierto que la película en ningún momento aburre. Es entretenida, tiene momentos simpáticos (que no graciosos) y las secuencias de acción son resultonas, pese a que como digo, Lundgren parezca llevar una escoba metida por el culo que le impida moverse como algo parecido a una persona. Incluso en algunos momentos, da la sensación de que la cosa tenía potencial de verdad como película de terror seria, en especial en los primeros 15 minutos, que son absolutamente crudos y descarnados. Claro que si le robamos a “Don´t Kill It”, la certeza de que en ningún momento se toma en serio a sí misma, igual la valoración final que tendríamos que hacer sería otra muy distinta.

Lo mejor: Lundgren follando con la dama en apuros con las botas puestas no tiene precio, toda una declaración de intenciones. Algunos momentos de violencia, son absolutamente épicos.

Lo peor: Hay que ser muy fan de Lundgren, de Mendez, y de trasnochar hasta altas horas de la mañana (acumulables), para disfrutar con esto. Y una vez más, las dichosas lentillas negras.


5 comentarios:

DEIWItheMENTE dijo...

ABSOLUTA Y COMPLETAMENTE DE ACUERDO---
ES LEJOR LA PEOR/MEJOR PELICULA BURDA QUE HE VISTO DURANTE LOS RECIENTES AÑOS...
SI ES PARODIA LE DOY 5 DE 10 Y SI QUISIERON HACER CINE REAL, NO LE DOY NI 0.1

ariel moreno dijo...

lo principal es esa idea de la posesion que salta de cuerpo en cuerpo,interesante para una secuela con un tono mas serio y oscuro,los toques de humor y los gestos del sueco le restan impacto y transforman la violencia del principio en una comedia de terror tipo la serie de Ash,aun asi me divirtio,nada de sustos...

El Rector dijo...

DEIWItheMENTE, sin duda la cosa cambia mucho según la lupa con la que intentemos disfrutar de la película. Como parodia/homenaje que no se toma en serio a sí misma tiene su gracia. Si tuviéramos que juzgarla como película seria, no habría por donde cogerla, pese a que maneja algunas ideas interesantes, como la transmisión de la posesión.

Ariel, sin duda. Enfocando una hipotética secuela hacia terrenos más serios (como lo visto en el prólogo), la idea da para mucho. Pero claro, habría que cambiar bastantes cosas y no se si el bueno de Lundgren sería el actor idóneo para ello, jeje.

Entiendo la comparación con Ash vs Evil Dead, aunque el humor no sea tan descarado en la película de Mendez como en el sensacional show televisivo de Ash. Por no hablar de la abismal diferencia de calidad entre un producto y otro.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- ¿Cómo puede ser que un producto tan casposo se convierta en poco menos que una sorpresa? Pues porque precisamente se recrea en esa caspa y la eleva hasta el límite, aliñándola de una violencia y un gore importante, que no te esperas en una película así y rematando con un protagonista antologicamente malo.
Yo desde que caí rendida a los pies de He-Man siendo una pequeña Missterror, tengo a Lundgren en alta estima, pero por el poder de Greyskull, esa imagen de este señorón con músculos con las botas puestas en la cama, es para hacer un spin off con la vida del caza demonios...
El guión es caótico y en realidad no tiene ni pies ni cabeza, pero es en ocasiones tan salvaje, que insisto, sorprende mucho.
El prólogo es una maravilla y es cierto que llega un punto donde decae bastante, pero veo tu seis y a lo mejor le subo media estrellita. Me lo pasé pipa viendo "Don´t kill it" en una tarde tonta gracias al bueno de Mendez :)

Como diría aquel, película sin pretensiones ;)

Me ha encantado tu crítica Rector, no le quito ni una coma y además veo que estabas bien atento a la actividad física del rubio en la película y a esa voltereta de la cual aún debe andar recuperándose (y es verdad que sólo da una, jajajaja)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, habiendo sido muy fan de Lundgren, no se si verlo en un rol como el que le han dado en "Don´t Kill It" es bueno, o malo, jeje. Pero bueno, su mejor cualidad siempre ha sido la percha y eso, pese al paso de los años, lo sigue manteniendo.

Pero sí, pese a sus muchos defectos, y esa sensación de haber desperdiciado una gran oportunidad de rodar algo bastante más "grande", la realidad es que la película es muy entretenida y no aburre en ningún momento, pese a la evidente bajada de revoluciones a medida que avanza (su hubiera mantenido el nivel de los primeros quince minutos, estaríamos ante algo de dimensiones épicas).

Missterror, creo que "Don´t Kill It" es, precisamente, un spin off de la vida del cazademonios, jeje... si al final te vas a aficionar y todo a este tipo de películas ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.