domingo, 21 de mayo de 2017

Crítica: Dead Awake

¿Y si un día abres los ojos y observas el mundo sin poder moverte? A esto se le llama pánico en unas ocasiones, en otras simplemente es conformismo patológico. ¿Y si un día una parálisis te impide poder continuar y sólo quieres volver a un estado de inconsciencia , para al menos intentar que el subconsciente pueda protegerte? Esto es el terror, el miedo mas profundo. ¿Y si la vida es sueño y los sueños, sueños son? Triste pensamiento el que no permite ver la realidad y que impide que aquello que anhelamos se convierta en realidad. No hay sueños sin soñadores y no hay soñadores que sean capaces de saber cuándo van a despertar y cuando intentamos llevar el mundo de los sueños conscientes a la realidad más aplastante, la fantasía deja de ser maravillosa para convertirse en lo que, en la mayoría de las ocasiones, no nos deja avanzar.

Yo imagino la parálisis del sueño como un conjunto de todas estas cuestiones y pensamientos, donde los símbolos de interrogación se convierten en exclamaciones ardientes salidas del infierno y donde no hay barreras para la angustia. Este infierno, capaz de unir la consciencia y la inconsciencia en un mismo plano, no para proporcionarnos un mayor conocimiento por la amplitud de perspectivas, sino para hacernos sufrir el peor de los tormentos, es una realidad que acompaña el momento de dormir o despertar para un amplio número de personas que nos rodean, absolutamente condicionadas por este trastorno del sueño.

Hace un par de años, un documental llamado "The Nightmare" (Rodney Ascher), revolucionó, durante una pequeña temporada, a los amantes del terror al ser considerada la experiencia cinematográfica más aterradora de ese año. Entiendo que esto ocurrió por todo lo que implica un conocimiento mas detallado de la parálisis del sueño, que efectivamente supera en un millón la experiencia más aterradora que uno pueda tener, más que por la calidad del documental en sí. Este título, personalmente creo que en parte quedó cojo, pues entendiendo que se nos mostraba acertadamente esa sensación de parálisis en un estado de vigilia mientras una serie de entes desfilaban por la pantalla para atemorizar a los durmientes, pero opino que no se detenía lo suficiente en explicar el posible motivo y la manera en la que el durmiente afrontaba esta experiencia y terminaba por acostumbrarse a ella, sometiéndose por completo a estos seres intrusivos que incluso llegaban a tener un contacto físico con el "elegido". Es algo muy propio del superviviente el adaptarse a la adversidad y en este caso, llegar a conseguir aceptar como rutina la parálisis del sueño, no deja de ser un mecanismo más de defensa, que personalmente me parece lo más extremo y me viene a la cabeza "El Ente", y sé que no hablamos de las misma experiencias, pero ilustra perfectamente lo que quiero decir sobre lo realmente aterrador que para mi es el hecho de ver a alguien acostumbrado a tanta desesperación que no es capaz de entender.

"Dead Awake" podría haber dado uin paso más, podría haber sido un título que llevara al lugar que se merece una de las experiencias reales más terroríficas que un ser humano pueda soportar. "Dead Awake" podría haber sido un auténtico chorreo de sensaciones y tensión de no haber dejado el guión en manos de Jeffrey Reddick, responsable de casi todas las secuelas de "Destino Final". Una vez más, se sacrifica una maravillosa materia prima para crear un nuevo sucedáneo de terror sobrenatural "infeccioso" para atraer a un público poco exigente y e intentar abrir camino a la posibilidad de unas cuantas secuelas infectas.

"Dead Awake" trata la parálisis del sueño sólo como excusa para presentar la enésima copia de amenaza sobrenatural de importación nipona con forma de mujer de pelo negro en la cara, que se mueve espasmódicamente hacia sus víctimas mientras el o la sufridora sólo puede esperar a que esas manos huesudas con largas y roídas uñas no apriete su cuellecito demasiado fuerte. ¿Cómo se puede desperdiciar un potencial tan grande para hacer una película de terror sin personalidad alguna? Phillip Guzman, el director de esta obra, tiene que tener claro que esto ocurre cuando no hay un guión que arriesgue y cuando se confía en un hacedor de secuelas que definitivamente se ha quedado encasillado en una misma idea. Sí, hablo del guionista.

El principal escollo de esta película es darte cuenta de que nunca va a ofrecer lo que se le pide, que las teorías descabelladas sobre los orígenes de esta patología son credos para los personajes y que te las tienes que tragar porque en ningún momento hay esperanzas de una lógica reconducción del tema sino todo lo contrario, el sufrido espectador asiste totalmente despierto, cuando debería estar dormido por esas paradojas demoníacas del destino cinéfilo, a un cúmulo de despropósitos argumentales que son muy complicados de encajar, pues cada nueva teoría sobre el ente intruso en el sueño (en este caso una especie de bruja) o cada idea de cómo acabar con la parálisis y por ende de esta bruja, es aún más estúpida que la anterior y uno asiste atónito al desfile de tontadas mayúsculas en pantalla.

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que los actores podían escoger unos papeles y rechazar otros en función de su calidad. Leyendas urbanas chicos, el curro es curro y cuando las opciones no son todo lo apetecibles que uno querría, el dinero a fin de mes supongo que es bueno venga de la producción que venga. Y es así como Jocelin Donahue ("The House of the Devil") , se ha metido en este berenjenal por partida doble. Debo decir también que ella no mejora en nada el producto final, ni es un elemento diferencial, pues si bien es cierto que destaca sobre sus compañeros, lo hace porque sus compañeros de casting son realmente bochornosos por lo que sus méritos consisten en ser comparados con los deméritos del resto, lo que creo que dice bastante del interés que le provocaba la película.

En el apartado técnico no destaca en nada en concreto, el montaje es bastante chusco, la fotografía normalucha, la banda sonora plana y no puedo hablar de los efectos especiales, porque, más allá de una careta al estilo Mortiis para la bruja (dejad de sonreír los que tengáis "The Smell of rain" en un rincón de vuestra estantería de CDs... ), no hay nada que destacar ya que simplemente no existen. Y no encuentro ninguna pega en que no haya caracterizaciones en una película de esta temática porque entiendo que no son necesarios. Cuando hablamos de parálisis del sueño, lo que uno espera es elevar el grado de tensión y desea que la angustia traspase la pantalla para hacerse un hueco entre pulmón y corazón. Para mi no hay nada más inquietante que el hecho de que haya alguien observándome dormir. No soy capaz de imaginar mi reacción si me despierto y veo a alguien a los pies de mi cama observándome fijamente...entiendo que mi reacción sería paralizarme, que es lo que me pasa cuando tengo mucho miedo y para que esto ocurra, no es necesario un rostro desfigurado, un cuerpo supurante o una figura diabólica, para esto solo es necesario que seas consciente de que unos ojos te miran, algo que el director de "Dead Awake" ha sacrificado sin piedad.

Podría hacer más sangre hablando de los personajes que nos toca sufrir, como el artista que no puede parar de crear y se atormenta porque un artista sin tormento parece que no tiene talento, del doctor estudioso de lo paranormal que involuntariamente es hacedor de un gag tras otro, o de lo envejecido que está el padre de Brenda y Brandon Walsh, pero mejor dejar la sangre fluyendo donde está. "Dead Awake" es un chasco en toda regla, donde se desvirtúa cualquier interés que pueda haber en este trastorno del sueño para llevar al espectador a un lugar muy común, la frustración.

Siempre he tenido problemas para dormir. He sufrido insomnio durante muchas épocas de mi vida y me he martirizado observando detenidamente el reloj pensando que debería estar durmiendo y no podía.En esos momentos, sabía que lo mejor era dejar de mirar ese reloj y hacer algo productivo que despejara mi mente y alejara de ella la idea de no poder dormir, pero no era capaz de hacerlo, el reloj nocturno con sus números luminosos me atraía como si yo fuera una polilla y me quisiera pegar a esa luz para siempre. He temido con fiereza la hora de irme a la cama porque era consciente de que si me despertaba ( y yo lo hago con una simple respiración), el desvelo se apoderaría de mi y esa noche la podía dar por perdida. Y con la certeza de la dura naturaleza de la noche y de que para los insomnes, REM es sólo un grupo musical, no soy capaz de imaginar lo que debe ser aterrorizarse con la idea de dormir, cuando yo lo único que he deseado siempre es precisamente eso, dormir y poder hacer mía esa expresión de "necesito más horas en el día". Mis días siempre han durado más que los del resto, pero incluso así, muchos de ellos los he pasado observando al mundo sin moverme. Vosotros, intentad aprovechar bien todas las horas de lucidez y no las malgastéis con propuestas como "Dead Awake".


6 comentarios:

El Rector dijo...

Desde luego no es esta una película que quite el sueño. Y debería, porque como comentas, Missterror, el tema es tan jugoso que había que hacerlo muy mal para que de aquí no saliera algo destacable. Pero sí, se hace, y muy mal.

Ya de entrada, dejar esto en manos de alguien que tiene como mayor logro, hacer secuelas de "Destino Final", suena pesadillesco de por sí. Y eso que la elección de esa musa del terror moderno que es Jocelin Donhaue, es todo un acierto. Pero el desastre es demasiado grande como para que la delicada muchacha pueda hacer gran cosa al respecto. No lo hace mal en mi opinión, y el hecho de tener que interpretarse por partida doble, es un plus añadido. Yo destacaría esto como lo mejor de la película, lo bien montadas que están las secuencias donde coinciden las gemelas en pantalla.

De ahí en adelante, muy poquito más. Lo que podría haber sido un fascinante ejercicio de terror sobrenatural con aires a "Pesadilla en Elm Street", se queda en el enésimo guiño al K-Horror y sus puñeteros fantasmas de largas cabelleras. Decepcionante. Al menos, podrían haber tenido algo de gracia las apariciones, pero es que son todas iguales, en un ejercicio de falta de imaginación imperdonable en una película como esta.

Muy complicado encontrarle alicientes, pues como bien comentas, no destaca en nada y raya a muy bajo nivel en algunos apartados, en especial, en las interpretaciones... y ahora es cuando habría que acordarse de todos aquellos que hablaban de lo flojas que eran las interpretaciones en "The Void"... ¿Entonces esto qué diablos es? Lo siento, pero por más seguidor que sea de la Donahue (he disfrutado y mucho con sus incursiones previas en el terror), esta "Dead Awake" en un NO mayúsculo y categórico.

Saludos.

P.D: "The Nightmare" también me resultó una grandísima decepción, pese a la buena prensa que tuvo.

P.D: Yo siempre había dormido como los ángeles... hasta que me he topado con la familia monster de vecinos... ríete tú de la parálisis del sueño esa.

Patrick Bateman dijo...

Vamos, que en lugar de acojonarte con esta 'bruja/demonio' a los pies de la cama, es de levantarse y pegarle un par de hostias. Molaría que hiciesen menos películas y mejores.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Qué rabia cuando uno cree que por fin se va a hacer algo potable con las parálisis del sueño y se hace mas de lo mismo y de una manera tan chapucera! grrrrrrr
A mi Jocelin Donahue no me gusta especialmente en "Dead Awake" y sobre todo en las escenas que tú destacas, que a mi fueron de lo que menos me gustó, ya que es todo el rato un primera plano de la cara de una y la otra de espaldas para pasar rápidamente al plano de la cara de la otra gemela y así todo el rato en unas escenas donde Donahue se notaba que hacía unas pausas forzadas para que le dieran el pie de frase por partida doble. Obviamente ella destaca sobre el resto porque todos los demás son pésimos actores.
SPOILER- Esto de que la parálisis se "contagie" porque alguien tenga conocimiento sobre este trastorno es una de las cosas más cogidas por pinzas que he visto en mi vida y un insulto al espectador. Encima con los tópicos del k-horror que ya ni siquiera están de moda (si es que la intención era subirse al carro que pudiera crear más audiencia).
Sobre lo que comentas de las malas actuaciones y "The Void" es algo que a mi también me llama poderosamente la atención, si aquello era lo que definía a los malos actores, ¿estos qué son? ¿títeres?

A tu segunda PD, debo decirte que qué me vas a contar a mi sobre vecinos monster!!! Que los graznidos salidos del averno en forma de ronquido atraviesen las paredes y no te dejen dormir es para hacer un relato de terror. Que no puedas dormir ni una día hasta las 4:00 cuando te levantas a las 6:30 es para largometraje sobre asesinos en serie y ahí te lo digo todo. Que no sean los mismos vecinos!!!

Patrick- Ahórratela por favor!! Ni como curiosisad. Esta especie de bruja es un timo en toda regla.
Puestos a pedir, lo que realmente molaría es que se hicieran muchas películas buenas.

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, pues yo no le veo pegas a las escenas "compartidas". Me parecen muy bien resueltas y para nada veo esas pausas forzadas que comentas, ni cuando se utiliza a una doble, ni cuando se hace el montaje con las dos Jocelin(es) en pantalla al mismo tiempo. Es de lo poco de la película donde veo realmente un trabajo bien hecho y un intento por hacer algo que se salga de lo habitual.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Hola Missterror

Lo tendré en cuenta. Eso es harto díficil. Mucho y bueno nunca ha sido compatible.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- A mi no me convencieron para nada. Yo en "Dead Awake" interpretativamente hablando, no podría utilizar nunca los términos "trabajo bien hecho".

Patrick- Ya, pero por pedir que no sea...

Saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.