martes, 30 de mayo de 2017

Crítica: Infidus

Cuando me obligaban a escribir una redacción en el colegio, al margen de que el tema sobre el que escribía fuese más o menos interesante, si estaba mal redactada, me suspendían. Desde la productora Necrostorm, que desconocía por completo hasta la fecha, nos llega su más reciente película bajo el título de Infidus, una historia de venganza bastante simple con personajes atormentados por diferentes motivos que no tardamos en descubrir perdiendo todo el interés sobre los mismos y su historia personal. Lo que debía salvar la película es su apartado gore y de violencia extrema, algo por lo que parece que valía la oportunidad seguir viendo el film. Todo pura tapadera.

Dirigida por Giulio De Santi productor y director de otros trabajos de la mencionada productora como Hotel Inferno o Adam Chaplin, que no me quedan ganas de ver después de Infidus. De Santi, junto a Tiziana Machella, escribe un guión mal redactado que deriva en suspenso. Entiendo que ante películas como Infidus hay que ponerse en situación y ser consciente el tipo de película que vas a ver para poder valorar sus virtudes por encima de sus defectos. Hasta las grandes producciones de Hollywood tienen defectos. Joder, creedme si os digo que lo he hecho. Independientemente del interés que le pueda suscitar el film a cada espectador y, gustar más o menos, Infidus es una mala redacción que bien merece el suspenso.

En los suburbios de Roma, las vidas de dos personas distintas con el único deseo de venganza y redención, encontrarán sus destinos entrelazados.

Es cierto, que conforme me he hecho mayor me he vuelto más selectivo, apuesto más por el cine ampliamente comercial y mainstream que por el underground. Se le llama madurez. Además, cuando te llevas tantos bofetones, al final escarmientas. Así pues, me he ido alejando cada vez más de películas de bajo presupuesto como la presente Infidus. Eso no quita que de vez en cuando vea alguna. Pero es más fácil volver a ver las clásicas, que no las nuevas. Durante mi juventud vi suficientes películas de esta índole como para poder ponerme en situación antes del visionado. Pero es que ni con esas le encuentro algo rescatable a la obra de Giulio De Santi, que a pesar de ser una producción italiana, me ha recordado bastante al cine underground alemán de los años 90. Solo hay que escuchar la banda sonora compuesta por Razzaw (lo más rescatable del film) para darse cuenta de la gran influencia que han ejercido las partituras de los films de Jörg Buttgereit sobre Infidus, sin llegar a complejidad y carisma de El rey de la muerte o Nekromantik, el estilo está presente.

En cuanto a los costes del film, hoy en día, si ruedas en digital ya no tiene mucho sentido rodar una fotografía en blanco y negro. A no ser que, como en este caso, pretendas ahorrar en los costes de los efectos especiales, sobre todo, en la sangre. Aunque, tampoco lo acabo de entender, porque la mayoría de hemoglobina presente en el film, es digital. Supongo que no es el motivo principal. Me imagino que también querían transmitir una sensación de mayor suciedad a la película, y eso se consigue fácilmente con una fotografía en blanco y negro.

Llamadme obtuso e ignorante si queréis, pero independientemente de cual sea la factura técnica y el presupuesto del film, mi intención (y supongo que la de cualquier espectador) es que cuando veo una película, me entretenga. Desgraciadamente, ni la corta duración, 80 minutos, ha jugado a su favor.

A los pocos minutos de película, nos damos cuenta de que lo mejor que nos puede ofrecer Infidus, es su apartado visual. Bienvenidos a la barra libre de muñecos amputados, desmembramientos y sangre salpicando el entorno, puedo aceptar que sea cutre. Pero es un quiero y no puedo durante todo el film. La combinación entre los efectos artesanales y lo digital nos deja ver de forma mucho más clara todos los fallos, consiguiendo que en ninguna de sus dos facetas (digital/artesanal) nos convenza.

Puedo aceptar que las actuaciones no sean buenas, pero Bonini Mino en su papel de Barabba que ya trabajó para la productora en Hotel Inferno, debería ser como mínimo algo más amenazante para que su personaje fuese creíble. Lo presentan como un personaje peligroso, cosa que no se cumple. Es cierto que a lo tonto, reparte leña, pero su actuación es de estar por casa en pijama. Para mí es antinatural. Massimo Caratelli, el otro personaje principal, peca exactamente de lo mismo que Barabba. Además su historia personal contada a base de flashbacks es de lo más confusa, aburrida e incongruente que no concuerda para con la reacción que muestra ante el supuesto culpable de su tormento personal. Poker face, se me queda, de verdad. Y si hablamos de Domenico Vagnati, el supuesto malo de la función, pues como que nos pega una chapa verbal para justificar su enfermiza colección de películas snuff, la principal línea argumental de la película por la que todos sus personajes parecen estar conectados. Vagnati, al parecer, debuta en la presente obra y nos obsequia con una de las interpretaciones más tontas y aburridas que recuerdo de los últimos años.

No es ni la mitad de descerebrada ni transgresora, pero con un estilo propio, Infidus copia elementos de auténticas obras de culto para el amante del gore alemán de los 90. No me importa ni me molesta lo más mínimo que lo haga, pero al terminar la película, me pregunto si tanto costaba hacer algo mínimamente entretenido y con una puesta en escena más creíble, porque lo cierto es que no me creo a ninguno de sus personajes.

Lo mejor: Que dura poco.

Lo peor: La mala combinación entre efectos digitales y artesanales.


2 comentarios:

El Rector dijo...

Bueno, ponerse a ver una película de Necrostorm, es apostar sobre seguro, siempre que ya conozcas la fórmula. Vamos, sangre, vísceras, malas interpretaciones, guiones aun más malos y grandes irregularidades en la narración, con momentos muy divertidos y otros absolutamente plomizos.

Por lo que comentas, veo que esta "Infidus" es otro día en la oficina. Más de lo mismo. Y en lo personal, ya me aburre un poco el formato, así que creo que me la voy a ahorrar, por más que me seduzca el blanco y negro.

Si me choca que hables de flojo acabado visual en lo que respecta a los fx. Ojeando el tráiler, no me ha dado esa impresión. Es cierto que suelen meter también efectos digitales combinados con los artesanales, pero al menos en sus anteriores películas, daban bastante el pego.

Sr.Bateman, se está usted especializando en este tipo de propuestas extremas... menuda mente enferma la suya ;)

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Supongo que habiendo visto alguna de las anteriores, puede ganar puntos. Pero en mi caso, ha sido un bofetón de los fuertes.

A mí es que la combinación entre lo digital y lo artesanal me ha parecido muy mal realizada en este caso.

Bueeenooo, recomendaciones que me hacen de vez en cuando...XD

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.