jueves, 2 de noviembre de 2017

Crítica: M.F.A

Tal y como imaginaba, M.F.A. es una película bastante irregular, algo que ya era de esperar viendo la portada y el tráiler que anticipan, como envoltorio previo, la sensación de que estamos ante un telefilm. Todo sea dicho, al menos ese aviso sirve desde el comienzo para amortiguar la decepción ante un producto que sabemos de antemano que no va a dar mucho más de sí. En cualquier caso, pese a unas apariencias previas que desde el comienzo eran poco prometedoras y que sirven de aviso, a veces los espectadores de forma bastante ingenua decidimos seguir delante en busca de algo novedoso (esperando al menos ser sorprendidos, ya sea por el devenir de la trama o por un giro final), que recompense el hecho de aguantar hasta el final de la película. Infelizmente no será en esta película en la que encontremos una recompensa y en ella se materializa la poca originalidad que cabría esperar de un producto del estilo.

El título de esta película, que se pudo ver en Sitges el día 8 de octubre, hace referencia al posgrado Master of Fine Arts (Bellas Artes), que es un ambiente que conoce muy bien su directora Natalia Leite (cuya primera película fue Bare, 2015), nacida en São Paulo, pero que desde muy joven estudió en el San Francisco Art Institute. Son precisamente estas disciplinas creativas lo que está estudiando la protagonista de esta película, que se desarrolla en ese ambiente de campus universitario, con una música y un visual modernito, que no está del todo mal y que podría ser aliciente para captar algún que otro espectador joven.

Sabiendo de antemano cual es el argumento, que nadie espere un rollo divertido tipo slasher universitario. No, está película es un drama, un telefilm en su argumento, que entra de lleno en un tema sensible como son las agresiones sexuales que desgraciadamente son tan comunes. En lo que concierne al cine hoy en día es un tema de gran actualidad por el caso Weinstein, cuyo escándalo está sacudiendo Hollywood y levantando toda la sordidez que envuelve a una industria bajo eterna sospecha: agresiones y abuso de poder. El documental de The Hunting Ground (Kirby Dick, 2015), por el que Lady Gaga estuvo nominada a un Oscar a mejor canción original, ya abordó hace poco el asunto de lo que sucede concretamente en el ambiente universitario. Lo que ya había sido levantado de forma previa por el mismo director en The Invisible War (2012), sobre los abusos en el ejército.

En el caso de M.F.A. (repito, no se trata de ninguna droga sintética), el drama que vive la protagonista deriva en un revenge al uso que no aporta nada que no hayamos ya visto en otras películas del género y que, tal y como está concebida la película, no logra nunca quitarse ese halo que la envuelve de drama y telefilm, que la aleja irremediablemente del género thriller. Los asesinatos tienen menos emoción que tomar un café tibio, recalentado, son una sucesión de eventos que no logran transmitir nada y que son llevados a cabo con una facilidad pasmosa. La protagonista, pese a sus “buenas intenciones” de ir eliminando violadores, no genera ningún tipo de empatía, es un personaje totalmente carente de interés. Sin el trasfondo necesario en la construcción previa del personaje, algo que queda evidente, ese rol se queda en una mera caricatura de comportamiento perturbado que hace que esta película sea totalmente innecesaria, más teniendo en cuenta la existencia de un clásico como el dirigido por Roman Polanski hace 50 años, Repulsión. También es un asunto tratado muy recientemente por Paul Verhoeven en Elle, 2016, aunque en un sentido totalmente diferente.

La película está protagonizada por Francesca Eastwood (hija de Clint y de la actriz Frances Fisher), que a mí nunca acaba de convencerme, tal vez porque me trae a la mente otra película suya que vi recientemente (The Vault, 2017), y que me pareció malísima. Lo único destacable de la actriz (además de su apariencia de pirada y sus enormes ojos azules), es su voz grave, lo que le otorga un punto de singularidad que no es común. La actriz que interpreta a la compañera de la protagonista es Lean MaKendrick, que es también la guionista. Si con este trabajo pretendía un lucimiento personal, lo ha conseguido, pues exhibe falta de talento por todos los costados, ofreciendo una historia poco original, un guión sin emoción y una actuación poco convincente.

Como peculiaridad de este Rape and Revenge está el hecho de que la protagonista a medida que va matando evoluciona, se va liberando y mejora en su faceta artística. Si al comienzo no conseguía transmitir en sus dibujos sentimiento alguno, ahora sí es capaz de despertar sensaciones, eso al menos eso es lo que dicen tanto su profesor como sus compañeros de clase. Aunque a mí, el par de dibujos que aparecen en la historia me parecen, al igual que la película, bastante mediocres.

Personalmente para encontrar lo más destacable de la película tuve que esperar al inicio de los acordes de la canción Nothing’s Gonna Hurt you baby, de Cigarettes After Sex, cuyo álbum de este mismo año 2017 me despertó buenas expectativas y espero disfrutar de uno de sus conciertos en breve. También aparece otra canción reconocible, en este caso de Madsonik y Lola Marsh (también presente en la OST de Criminal, 2016). El resto de las composiciones son en su mayoría de la joven compositora rusa, Sonya Belousova, afincada actualmente en Los Ángeles y que cumple.

Me quedo con la duda de si quizá habría que ser más benevolente con una película que trata de un tema tan duro como lo es el de las agresiones sexuales y que está tan mal resuelto en la sociedad machista en la que vivimos. Es cierto además, que podría tener un punto feminista a la hora de levantar este hecho, ya que son mujeres las que están a cargo de la dirección, el guión y la música, pero realmente desde el punto de vista cinematográfico es muy poco lo que se podría rescatar de esta película, que nunca logra meterse al espectador en el bolsillo. En una entrevista la directora habla de la película haciéndose las siguientes preguntas: "Women don't have a lot of space in the world of revenge... And if we do, she's crazy...Who's protecting us?". Y no le falta razón.

Y como no podría ser de otra forma en esta película que se desarrolla en el ambiente de campus universitario americano, que no es más que un refrito de tantas otras, al final también asistimos a la entrega de diplomas y al discurso final de la alumna más aplicada… ¿Adivináis quién es la elegida para tal honor? Sí, nuestra perturbada protagonista killer, que en un speech que roza el rollo sensiblero y moralista nos habla de cómo mejorar el mundo. Mientras, a mí casi se me saltan las lágrimas, no por la emoción, sino por haber perdido 90 minutos viendo este telefilm tan justito, tan carente de interés y con tan poco talento.

Lo mejor: Si la película alguien consigue entenderla como una forma de denunciar un asunto tan grave como el de las agresiones sexuales, ya puede ser algo positivo. Yo lo único que consigo extraer como positivo de la película es la canción de Cigarettes After Sex. Con eso ya sobran las palabras.

Lo peor: Ni aporta novedad ni logra generar la esperada empatía con la valiente protagonista.


4 comentarios:

Missterror dijo...

Ronette- Pues te diré que estoy bastante de acuerdo con todo, porque "M.F.A" no se quita el ambiente telefilm de encima nunca, pero entretiene todo el rato y por eso le voy a poner media estrellita más ;)
A mi Francesca Estwood sí que me gustó y mucho. De hecho salva bastante algo como "M.F.A", película que por cierto, no puedo dejar de comprara con "Julia".
En el pase de Sitges en el que vi esta película estaba la directora y la guionista y desde luego enfatizaron la visión feminista al máximo, algo que me subió las expectativas al máximo. Luego proyectaron la película y plofff.
A falta de que alguien explore el mundo del rape&revenge de una forma mucho más rotunda, seguiré esperando Y eso que empezó muy bien...Ese mundo en el que el hombre ni siquiera es consciente de estar haciendo algo mal cuando viola a una mujer es tan terrorífico que apuntaba maneras :(

Así que Cigarettes aftex sex, eh? ummmmmh :)

Saludos.

Jesús Haro dijo...

No entendí nada. Pelí muy aburrida. La vi a trocitos. Menos películas y más calidad sería lo justo. También hay que apostar por crear un apartado con los films más comerciales. Al fin y al cabo el Festival de Cine de Sitges no tiene por que ser todo cine de arte y ensayo, cine independiente, cine novel y homenajes.

RONETTE PULASKI dijo...

Gracias Missterror, creí que con esta crítica iba a caer sobre mi cabeza otro “Brimstone” ;-p
Es probable que la actuación de Francesca sea lo más destacado de la película, cuando se me quite el trauma de haberla visto The Vault y siendo objetivos, la consideraré como una actriz de futuro (ya hizo un pequeñito papel en Twin Peaks).
Abrazos!

El Rector dijo...

Muy decepcionante, más que nada porque en sus inicios, la parte de la violación, "M.F.A" si consigue transmitir ese malestar en el espectador de una situación tan terrible (y por desgracia muy real en esta sociedad aun primitiva en muchos aspectos en la que vivimos) como la que vive la protagonista. De ahí en adelante, la historia pierde toda la verisimilitud y se convierte en un rape & revenge descafeinado y una vez más, "fantástico", donde la protagonista (y pienso que Francesca Eastwood no lo hace nada mal) pasa de inocente jovencita a asesina en serie sin escrúpulos en un abrir y cerrar de ojos, en un rol tan tópico dentro de este subgénero, que roza lo ridículo. Esa estética a medio camino entre el telefilme y el cine indie, tampoco contribuye mucho a estimular el interés del espectador.

No entiendo muy bien de donde viene la polémica que el filme generó en algunos festivales (donde llego a ser censurada), ya que filmes de este tipo, se han hecho bastantes en estos últimos años, y han pasado sin pena ni gloria.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.