Crítica: Overlord (Julius Avery, 2018) Crítica: Superlópez (Javier Ruiz Caldera, 2018) Crítica: The Night Comes For Us (Timo Tjahjanto, 2018) Crítica: Mandy (Panos Cosmatos, 2018) Crítica: Clímax (Gaspar Noé, 2018)

viernes, 8 de diciembre de 2017

Crítica: La Noche del Virgen

Con semejante título cualquiera puede pensar que estamos ante una comedia bastante comercial, del estilo Virgen a los 40 o Dos tontos muy tontos. Más todavía si tenemos en cuenta el prólogo con el que se abre la historia y que poco tiene que ver con el resto de la historia. En plenas campanadas 2016 en la Torre de Sol en Madrid, el monologuista Ignatius Farray da vida al presentador Ramón García (con capa incluida). Farray que se dio a conocer en La hora chanante y actualmente comparte mesa en el programa La vida moderna de la Cadena Ser junto a David Broncano y Quequé, se marca su propio sketch humorístico con un aluvión de bromas verbales que le caracterizan como personaje público, aunque parece una interpretación de sí mismo.

Dicho prólogo, no conduce a ningún sitio concreto dentro de la historia, únicamente sirve para situar a Nico (Javier Bódalo), el personaje principal en la celebración de las campanadas donde conocerá a Medea (Miriam Martín). Ambos actores ofrecen unas interpretaciones poco remarcables, pero correctas dentro del tipo de propuesta. A pesar de un bautismo tan claramente comercial, La noche del virgen, se enmarca y apuesta claramente por un tono cómico que no se corresponde en absoluto con su contenido, al menos no como lo puede imaginar cualquier espectador incauto. La película dirigida por Roberto San Sebastián, principalmente rodada en Bilbao, se encuentra muy lejos de ese tipo de producto comercial en el ámbito humorístico.

Durante un Cotillón de Nochevieja un apocado veinteañero sin experiencia sexual, se encuentra dispuesto a perder la virginidad a toda costa esa misma noche. Entonces conoce a una atractiva y pícara mujer madura que le lleva a su apartamento. Es entonces cuando la noche se tuerce...y éste se ve envuelto en una vorágine de sangre, sudor y flujos variados.

La noche del virgen es una comedia de aires ampliamente televisivos con pinceladas gore como primer y único encandilamiento para el espectador curtido en lo escatológico y secuencias desagradables para el amplio público en general. Una película que agradará al público amante del cine underground, siempre y cuando se tengan en cuenta todas las limitaciones presupuestarias y asumamos en qué tipo de menesteres nos estamos metiendo durante el visionado.

Desde luego no esperes encontrar una película de notables interpretaciones, ni siquiera dentro de su categoría próxima a la serie Z, que de no ser por unos sostenibles efectos especiales de la vieja escuela creados por Bacon FX, en los que manda el látex, el maquillaje y la sangre de bote por encima de cualquier añadido digital, el film no sostendría ni siquiera el aprobado. Es cierto que se le pueden y deben reconocer cierto méritos en este campo, pero esto no significa que algunas de las secuencias no sean más bien cutres y casposas.

Pero es que en cuanto a su historia, el guión profético escrito por Guillermo Guerrero que proviene, al igual que su director, del mundo del cortometraje, flojea un poco. Para ambos, La noche del virgen es su debut propiamente cinematográfico en ‘la gran pantalla’, así que tampoco les vamos a exigir demasiado. La verdad, es que sin esperar gran cosa, aun con todas sus carencias interpretativas, argumentales y de puesta en escena, el film se me ha hecho especialmente entretenido y creo que el tramo final bien merece un visionado si te gusta el gore y lo escatológico. Quizás, el prólogo de Ignatius y alguna escena en el ecuador de la historia, alarga la duración en exceso hasta casi las dos horas. Creo que con media hora menos, la película habría sido algo más disfrutable, ya que en algún momento decae entre devaneos varios. De todas formas, si tienes paciencia, prepárate a disfrutar un delirio de los buenos en su tramo final.


4 comentarios:

El Rector dijo...

Una de las películas más grotescas y perturbadoras que he visto este año. Curioso que una experiencia tan extrema como esta, venga con sello nacional, pues no es este un tipo de cine que por desgracia, se prodigue mucho en nuestro país. Y debo reconocer que pese a que la historia está algo alargada y que abusa de determinadas situaciones, me lo he pasado pipa con este divertido ejercicio de mal gusto y terror escatológico. Javier Bódalo ejerciendo de aprendiz aventajado de Jim Carrey y algo de los hermanos Calatrava, lo borda, pariendo un personaje (nunca mejor dicho) dantesco que parece sacado del universo Torrente y que encaja muy bien en una historia que con otro tono, perfectamente habría dado para una interesante propuesta de terror.

Mención especial para LA SECUENCIA (aun me duele) y para el notable trabajo a nivel de efectos especiales. Así si mola ver cine español.

Grata sorpresa.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Hola Rector.

Digamos que la interpretación de Bódalo queda bien con el tipo de personaje que interpreta, pero tampoco me ha parecido para tirar cohetes. Es que la secuencia es mucha secuencia...XD

Saludos.

Missterror dijo...

Coincido con el Rector en que es una de las películas más bizarras que he visto este año y que me ha sorprendido muchísimos porque no me esperaba ni de lejos en lo que se terminó convirtiendo una película que se me estaba haciendo pesada en su tramo central.
Como bien dices, tiene un exceso de escenas alargadas y eso le hace flaco favor, porque teniendo en cuenta que sólo hay dos personajes en un mismo escenario y que el guión no deje de ser un poco caca, culo, pedo, pis, jugar con planos eternos o secuencias en bucle no parece lo más acertado.
Eso sí, llegados a la parte final, yo estaba flipando tanto que espabilé de golpe. La famosa escena se me hizo tremenda y larga, pero esta vez en el buen sentido. Qué angustia, por dios!!
Cierto que los actores están justitos y sólo cumplen, pero tampoco me parece mala la elección.
Me gusta que los directores debutantes en largometrajes, se arriesguen e intenten crear algo con personalidad y dejarse de tanto homenaje que lo que muchas veces esconde es una copia descarada de los ídolos a los que se adoran.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Hola Missterror

Totalmente cierto, a mí el final también me espabiló de golpe. XD

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.