Crítica: Office Uprising (Lin Oeding, 2018) Crítica: Boar (Chris Sun, 2017) Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018)

lunes, 8 de enero de 2018

Crítica: Day of the Dead: Bloodline

A estas alturas de la película, seguir fustigándose por la necesidad o no de los ya míticos remakes o refritos, parece ya pasado de moda. Más o menos, tenemos ya todos asumidos que estos han existido, existen y seguirán existiendo, así que más vale aplicar aquello de que si no puedes con tu enemigo, únete. Buenos tiempos para este tipo de productos a coste intelectual cero, sobretodo cuando ahora lo que se lleva es el fenómeno hater y mientras estos se pasan el día odiando a diestro y siniestro todo aquello que la industria con más o menos acierto nos va ofreciendo, los remakes siguen teniendo su espacio e incluso, su público.

A priori, profanar una película tan emblemática dentro del género como es “El Día de los Muertos” (“Day of the Dead”, George A. Romero, 1985) debería ser motivo más que suficiente para el espanto generalizado de los aficionados, tanto para los del terror, como sobretodo para los del cine zombie del desaparecido Romero, un tipo de público que no se suele caracterizar precisamente, por su abertura de mente en todo aquello que tenga que ver con los zombies y que se salga de las pautas marcadas en su día por el añorado gafotas. No obstante, si hablamos de los zombies de Romero y de los remakes, dos conceptos que a priori, deberían ser absolutamente antagónicos, hablamos de una rara avis, ya que la trilogía iniciada en 1968 ya ha tenido dos excepcionales remakes, que incluso, han llegado a superar a las cintas originales en determinados aspectos. Si primero fue Tom Savini, quien dio forma a su espectacular revisión de “La Noche de los Muertos Vivientes”, Zack Snyder no se quedaría atrás con su “Amanecer de los Muertos”. Dos maravillas que a día de hoy, siguen compartiendo el olimpo del subgénero junto a las viejas cintas de Romero, por lo que una nueva reimaginación del universo Romero, deja al menos la puerta abierta, para algo grande.

Hace casi diez años, Steve Miner ya hizo un amago de remake, pero se quedó en poco más que en el título y en un pequeño homenaje a la figura más icónica de la película del 85, en una propuesta tan digerible como olvidable que aprovechó el tirón de una por aquel entonces en alza Mena Suvari y de un Ving Rhames, que ya lo había bordado cuatro años antes en “Amanecer de los Muertos”. Es ahora cuando el mallorquín Héctor Hernández Vicens, director y guionista de la notable “El Cadáver de Anna Fritz” (2015) se atreve a coger al toro por los cuernos con un remake propiamente dicho que promete, esta vez sí, meter el dedo en la llaga. Visto el resultado final, más que de el dedo en la llaga, yo diría que el amigo Viçens se ha puesto de mierda hasta el codo con este que ahora sí, a diferencia de la cinta de Miner, pretende ser una especie de remake más o menos fidedigno de la película original de Romero.

“Day of the Dead: Bloodline” comienza jugando al despiste abriendo la función con un prólogo que nada tiene que ver con aquel con el que George A. Romero abría de manera magistral su día de los muertos. Hablamos seguramente, de una de las secuencias más míticas que ha dado el cine de terror y parece ser que el mallorquín Héctor Hernandez Viçens no se ha atrevido con tanto. Por contra, nos encontramos con una abertura que apunta bastante más hacia la cinta de Snyder, aunque cuidado, que una cosa es apuntar y otra muy distinta, acertar. Nada más lejos de la realidad. Estos primeros cinco minutos de “Day of the Dead: Bloodline” ya dejan bastante claro de que nos encontramos ante un producto menor, por mucho que venga de la mano de la todopoderosa Lionsgate. El chapucero ataque zombie en plena ciudad, un decorado pequeño donde cuatro podridos mal contados hacen el numerito clásico de comerse las entrañas del personal cual butifarra catalana mientras una frenética cámara intenta recrear una sensación de pánico y caos que en ningún momento nos creemos.

Pasado esto, los ecos a “Amanecer de los Muertos” vuelven a hacernos zumbar los oidos cuando la acción se traslada a un hospital y se nos presenta no solo a la prota del filme, también a otro personaje que terminará siendo clave para la trama y de paso, todo un acto de irreverencia hacia la figura de George A. Romero. Recuerdo como los fans de George (y él mismo) pusieron el grito en el cielo por aquello de que Snyder le diera velocidad a sus lentos podridos... sí, aquí también corren como gacelas, pero no será esto lo que más irritará, al menos en esta ocasión, a la parroquia más conservadora. Y es que amigos/as, aquí se está jugando con la figura de Bub y eso, ya son palabras mayores. La que era una de las grandes subtramas de la cinta original, así como uno de los momentos de mayor transgresión (que luego profundizaría en “Land of the Dead”) dentro de la primera trilogía, en la que el mad doctor enseñaba al zombie en cautiverio a ser humano de nuevo, aquí es sustituida por una ráfaga de actualidad, como es la de los abusos sexuales, tan de moda hoy en la industria de Hollywood.

El resultado es una trama dantesca (cómica incluso) entre el zombie en cuestión (el cual por cierto, parece un clon trasnochado del gran Till Lindemann) y la teenager protagonista interpretada por la televisiva Sophie Skelton, una especie de parodia de mal gusto de lo visto en la reciente “It Stains the Sands Red” (Colin Minihan, 2016). Lo triste, es que a la postre, esta falta de respeto hacia la obra original y hacia la propia esencia de aquella, termina siendo el único punto de interés de una película que a grandes rasgos, no pasa por ser nada más que un episodio estirado de la infumable “Z Nation”. Personajes planos sin el menor interés y por lo general, mal interpretados, envueltos en situaciones tópicas y previsibles donde el terror y la tensión brillan por su ausencia, reduciéndolo todo a un puñado de escenas de acción completamente asépticas y carentes de interés.

La puesta en escena es pobre y la base militar, en ningún momento consigue trasmitir la sensación de aislamiento de la película original. Esto, combinado con la mala utilización de una ya de por sí, horripilante banda sonora, dan como resultado un empaque que no ayuda en nada a que el espectador empatice con lo que está viendo y mucho menos, obtenga sensaciones minimamente parecidas a las que ofrecía la cinta de 1985. Esto no se trata de si los zombies corren o van lentos (ahí está “Amanecer de los Muertos” como buen ejemplo), de si tiene más o menos gore o de si hay o no el tan cacareado trasfondo social. Ni siquiera de si ofrece o no elementos novedosos (algo que se le suele demandar, yo el primero, en estos tiempos donde la clonación es siempre la salida más fácil). Medir la calidad de una película de este subgénero, es tan fácil como analizar la sensación que nos deja al terminar el visionado. Una buena película de zombies tiene que dejarte mal cuerpo. Esa sensación tan característica que el buen aficionado conoce a la perfección y que aquí, en “Day of the Dead: Bloodline”, no encontramos por ninguna parte.

Muy difícil rescatar algo positivo de este sin sentido. Como mucho, algunas caracterizaciones (en especial la de Max (Johnathon Schaech) y el elevado nivel de gore. Elementos absolutamente insuficientes para disimular el absoluto desastre que estamos viendo. No solo una mala película de zombies, también y lo más importante, una gran falta de respeto a la obra original. Si el gran Romero había tenido mucha suerte hasta la fecha con los remakes que le habían tocado, a la tercera ha ido la vencida. Tanto va el cántaro a la fuente, que al final se termina rompiendo. Éste, en toda la cocorota de Héctor Hernandez Viçens, quien se ha ganado a pulso la inclusión de su película en el glorioso y selecto grupo de los peores remakes de la historia reciente del género. Ahí es nada. Evidentemente, esto con Snyder, no habría pasado. Ahora vais y lo mamais.

Lo mejor: El personaje de Max da para alguna que otra risa.

Lo peor: Todo lo demás.


13 comentarios:

Tracy Kong dijo...

Agradezco el pròlogo del film porque me despojò de cualquier atisbo de expectativa. Tras esto, disfrutè del film y de sus excasos aciertos, me resultò entretenido, teniendo presente que pudo ser mucho màs y que cada peli zombi clàsica de Romero da casi para una saga. Màs que un sacrilegio me parece un exploit simpàtico y olvidable. Me quedo con el icònico (o algo asì)zombi protagonista y el tono extrañamente ¿necròfilo? De la cinta. ¿Punto en comùn con El Cadàver de Anna Fritz?

andres pavone dijo...

La verdad compañero, cuando salio el trailer , y al terminar de verlo me quede en silencio unos minutos, luego volví en si y dije "la van a cagar".Tomar semejante clasico y hacer esto,la verdad no lo dudaba.Homenaje a Romero, lei por ahí y la verdad que se merecía otra cosa.Mal actuada, mal ambientada, mala banda de sonido.MALA MALA MALA.Para los de la generacion que vimos la original , una falta de respeto total, para la nueva generación , en el caso mi hija mayor, ya aficionada al genero, ridícula y absurda. Saludos!!!

El Rector dijo...

Tracy, desde luego, si alguien tenía dudas sobre la naturaleza del filme, el prólogo lo deja todo bastante claro. Vacuna que no se yo si vale de mucho contra todo lo que viene detrás. Al menos se podría haber intentado ser un poquito menis políticamente correcto y ser algo más incisivo en esa relación entre el zombie y su víctima, como comentas, acercarse a lo visto en "El Cadáver de Anna Fritz", película donde el director si se atrevía a romper tabúes y traspasar barreras y que aquí, desde luego no hace.

¿Entretenida? Buf... a mi se me hizo muy aburrida. Puestos a entretener, me quedo antes con la película de Miner, que al menos tenía más dosis de acción y bastante mejor rodada.

Andres, yo que nunca veo trailers, no te negaré que tenía mis esperanzas de que se escondiera algo grande detrás de esta arriesgada propuesta. Un director con excelente carta de presentación y excelentes precedentes en lo que a remakes de la obra de romero se refiere... todo una ilusión. La realidad, muy distinta.

Menos mal que tu hija tiene un buen maestro y sabrá que películas tiene que ver para disfrutar de buen cine de zombies ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Como todos, no tengo nada en contra de los remakes, si estos pueden aportar algo diferente a la original o mejorar algunos aspectos que por presupuesto, época, influencias externas o simplemente falta de experiencia, pudieran ser mejorados respecto a la obra primigenia. Todos tenemos en mente " Las Colinas tienen ojos", mejorando a la original o "Halloweeen" de Rob Zombie, aportando un poco de su mundo para el joven Myers. Lo malo no son los remakes, lo malo son los directores que no tienen nada que decir y se limitan al homenaje (muchas veces rozando el plagio) y a la repetición de ideas que han funcionado en el pasado. Suele pasar que directores mediocres, hacen remakes mediocres. Pero ¿qué ha pasado con Héctor Henández para que después de un debut tan fantástico como "El Cadáver de Anna Fritz haya dirigido un remake como el que nos ocupa? Entiendo que tocar las mismas teclas que alguien como Romero debe entusiasmar y acojonar a la vez, pero hay que ordenar ideas antes de ponerse a rodar a lo loco.
"The day of the dead" junto con "The Return of the living dead" son mis dos películas de zombies/infectados favoritas y lo son porque a mi realmente no me gustan los zombies y porque en estos dos títulos encuentro una motivación para mi fundamental, en la primera la relación Bub-Doctor y ese proceso de aprendijaze, en la segunda, me fascina que la muerte les duela tanto. En el remake no hay absolutamente nada que yo pueda rescatar, mas bien todo lo contrario.
No entraré en si es más falta de respeto o no hacia Romero, porque entiendo que se ha hecho desde el respeto absoluto, pero uno no puede enfrentarse a una tarea como esta y tirarlo todo por la borda con un guión bochornoso, un casting horrible y una historia que no va a ninguna parte porque no tiene el más mínimo interés ni tensión. Pensar en lo que supuso el personaje de Bub para mi y lo que aquí es el espantoso personaje de Max, me provoca una urticaria que no puedo quitarme de encima ni con corticoide.

Después de "Flatliners", llega este remake y yo no sé cual es peor la verdad. Miedo me da esperar al siguiente. ¿Se atreverán a mancillar "The Crow", "Jóvenes Ocultos", " Dentro del Laberinto", "Los Goonies" o "El Secreto de la pirámide"?

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, para no gustarte el cine de zombies, no tienes mal gusto del todo, jeje... esas también son dos de mis pelis favoritas. Añade "Amanecer de los Muertos" de Snyder (sí, por encima de la de Romero), "La Horde" y el remake de Savini, y posiblemente tendríamos mi top 5.

La película original de Romero era insuperable, evidentemente. Pero viendo que cada vez se están haciendo remakes más apañados (en general), cabía esperar algo un poquito más decente... al final, nos hemos encontrado con una cinta de zombies mala a rabiar como tal y a mi juicio, todo un insulto si la entendemos como un remake, homenaje (o llámalo como quieras) de la película del 85.

"Flatliners" no tuve narices de aguantar más de quince minutos. Esa puesta en escena de telefilme (a pesar de contar con la Paige), fue demasiado para mi. Parece ser que ti tuviste algo más de paciencia ;)

Y no tengo duda alguna de que al final se vendrá un remake de "El Cuervo". Mucho nos estamos librando ya...

Saludos.

Missterror dijo...

Pues no te creas Rector, eso es lo que aguanté yo también, jajaja. Igual estoy siendo una bocachancla y he dicho eso del remake de "Linea Mortal" sin haberla visto entera, pero es que me estaba doliendo el alma...

Mira, no me hables del remake de "El Cuervo" que me pierdo...Ayer vi que había un remake de "La llaman Bhodi" también!! Ayyyy mamaita!!

El Rector dijo...

Missterror, pues debemos tener algún tipo de conexión mental :)

En esta ocasión, creo que los primeros quince minutos del remake de "Línea Mortal", son casi tan esclarecedores como los de "Day of the Dead: Bloodline"... se te permite el "bocachanclismo" por esta vez ;)

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Pobre Romero. Nos podrá gustar o no, pero es un pilar básico en el cine de terror y no se merece que mancillen su nombre de esta manera. Intento ser muy respetuoso porque tras una película hay mucha gente involucrada que pone mucho de su parte para sacarla adelante pero este 'Day of the Dead: Blooline' solo se puede definir de una manera: BAZOFIA. Por lo menos El Rector ha sido capaz de sacar algo mínimamente positivo de esta película, yo por mi parte no se si pedirle al doctor Mierzwiak que elimine el recuerdo de haber visto 'Day of the dead: Bloodline'.

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, al menos no tendrá que verlo... y si ya no le pareció bien esa obra de arte que es "Amanecer de los Muertos", imagínate ESTO. Y sí, bazofia es una buena definición... y mira que yo soy de los que intentan siempre sacarle las cosas buenas a las películas, ver el vaso medio lleno, pero en este caso, es complicado, por no decir imposible.

Pues al nivel de lo peor que ha dado la fórmula del remake. Al saco de los "Desafío Total", "Poltergeist", "Cabin Fever y demás mierdas que jamás debieron existir.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Incluso los remakes de 'Desafío total', 'Poltergeist', 'Cabin fever' y 'Day of the dead' (2008) parecen obras maestras al lado de esta película.. Este fin de semana he recuperado la cinta original, la de Romero y la profundidad a todos los niveles, el gore, la historia, todo, absolutamente todo hace que el 'Day of the dead' de Vicens solo produzca vergüenza ajena.. En fin.. Como bien dices si a Romero ya no le gustó mucho la cinta de Snyder a pesar de que dijo que la veía como una entretenida cinta de acción, ver este subproducto le habría indignado profundamente..

Un Saludo y esperemos que el género zombie vuelva por el camino del que en ningún momento debió alejarse..

donnie

El Rector dijo...

Donnie, es algo bastante inusual que quite una película antes de tiempo, por mala que esta sea, y te diré que el remake de "Desafío Total" pudo conmigo a medio metraje. El bochorno era demasiado grande. Las otras dos también son de tela marinera... es complicado cuantificar cual de ellas es más mala y no tengo duda de que esta "Day of the Dead: Bloodline", está a "la altura" de las circunstancias, aunque como te digo, para mi lo de Farell y Len Wiseman (al primero deberían prohibirle por ley interpretar y al segundo dirigir), siempre estará en lo más alto del olimpo de la inmundicia cinematográfica.

La película de Romero es absolutamente maravillosa a todos los niveles. Nunca me cansaré de reivindicarla como la mejor de la trilogía original, que no es moco de pavo.

Saludos.

jose luis koo ambrosio dijo...

Aun no la veo... pero despues de leer todos sus comentarios ya me esta dando pena ir a gastar mi dinero en la entrada

El Rector dijo...

Jose Luis, harás bien si lo inviertes en cualquier otra cosa.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.