Crítica: Office Uprising (Lin Oeding, 2018) Crítica: Boar (Chris Sun, 2017) Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018)

martes, 27 de marzo de 2018

Crítica: The Cured

Desde el sector más conservador de fanáticos del cine zombie han sido habituales las voces críticas hacia la evolución dada por este en estos tiempos modernos. Hoy, viviendo ya la era post Romero tras el fallecimiento del mítico cineasta, la sombra de la fórmula patentada por el nuevayorkino y su inmenso legado, parece más alargada que nunca. Muchos nunca supieron, pudieron o quisieron asimilar esta, a sus ojos, blasfema evolución más propia del Darwinismo que de las divinas leyes de la iglesia de Romero. Zombies que eran capaces de correr sobre sus podridas extremidades, que se permitían el lujo incluso de poner en entredicho la nacionalidad de su carné de identidad, cuestionar su propia bandera y hacerse llamar “infectados”. El alzamiento de los muertos ya no formaba parte ni de la mística, ni de lo divino, ni tan siquiera de lo desconocido, ahora todo se explicaba con una simple probeta de laboratorio. Pero si algo se le ha cuestionado al género sobre manera, como eterna justificación cuasi de corte bíblico para seguir aferrándose a determinados dogmas de religión, ha sido esa falta de trasfondo social de la que tanto predicó siempre el cine zombie de George A. Romero y con él, sus adeptos.

No cabe duda de que Romero utilizó a sus podridos como una feroz herramienta con la que azotar al sistema, el consumismo, la lucha de clases, los medios de comunicación o el racismo, fueron algunas de las muchas denuncias implícitas en sus películas y no cabe duda de que el género zombie, por lo general, parece que nunca ha estado muy interesado en recoger el testigo. El caso que nos ocupa es pues, una rara avis dentro de esta tendencia y posiblemente, uno de los últimos vestigios modernos de aquel espíritu reivindicativo con el que nació el subgénero zombie. “The Cured”, ópera prima de David Freyne y continuación de su propio cortometraje “The First Wave” (2014), viene a sumarse a esta “nueva” corriente de películas de zombies (o infectados) con trasfondo social, como ya hicieran antes títulos como “Memorias de un Zombie Adolescente” (“Warm Bodies”Jonathan Levine, 2013) o “Retornados” (“The Returned”, Manuel Carballo, 2013).


“pese a las apariencias, The Cured comparte mucho más ADN con “Here Alone” de Rod Blackhurst que con la obra maestra de Boyle”


Como cinta de marcado carácter británico, la comparación fácil para intentar encasillar el primer largo de Freyne, sería “28 Días Después” (“28 Days Later”, Danny Boile, 2002), pero más allá de esa cinematografía con marcada denominación de origen y pese a las apariencias, “The Cured” comparte mucho más ADN con “Here Alone” de Rod Blackhurst que con la obra maestra de Boyle, apostando claramente por el drama sombrío y el thriller psicológico, antes que por el terror visceral y en muchas ocasiones, desenfadado (frívolo incluso, dirían algunos), con el que nos ha acostumbrado el subgénero en esta nueva edad para los muertos vivientes.

Freyne (quien también escribe el guión), construye un relato duro y muy oportuno si lo analizamos no ya solo a nivel autóctono, también en clave de todos aquellos países que hayan tenido que sufrir de una u otra manera la lacra del terrorismo o bien, crímenes extraordinariamente mediáticos y en España, hemos tenido bastantes de ellos. Hablando en clave irlandesa, es muy fácil hallar los paralelismos entre la historia del filme y la complicada problemática local con el IRA como telón de fondo. “The Cured” nos habla de una hipotética reinserción en la sociedad de sujetos que han sido muy dañinos para esta, en este caso, una milagrosa cura ha permitido erradicar un virus que convertía a los infectados en violentos asesinos sedientos de sangre,siendo estos sujetos, plenamente conscientes de todo aquello que perpetraron estando infectados. Una historia pues sobre las devastadoras consecuencias sociales derivadas de un conflicto, la culpa y el perdón, el nuestro propio y el de los demás.


“Freyne, construye un relato duro y muy oportuno si lo analizamos no ya solo a nivel autóctono, también en clave de todos aquellos países que hayan tenido que sufrir de una u otra manera la lacra del terrorismo”


“The Cured” es una propuesta dura donde la carga dramática tiene un gran peso específico, muy por encima de cualquier otra consideración o resorte propio del cine zombie, donde la comunicación no verbal adquiere suma importancia y los lacerantes silencios se postulan como un interlocutor más. Munición para alimentar el rechazo pues, para aquellos que no comulgan en exceso con esta nueva tendencia a la hora de conjugar el género de terror y el drama, quienes hallarán aquí todo un florido edén en forma de polvorín donde poder inmolarse y de paso, intentar llevarse a algún que otro inocente incauto en el proceso. Seña de identidad que copa gran parte del metraje y que solo termina sucumbiendo en cierta medida a los caprichos del espectáculo más distendido en un último tercio tan bombástico como innecesario, donde todo resulta confortablemente reconocible si de lo que hablamos es de intentar satisfacer a todos aquellos que lo que hallan venido a ver en “The Cured”, sea una película de zombies al uso.

Es en este último tramo del filme, donde “The Cured” muestra más las costuras y donde queda muy clara que cualquier comparación seria ya sea con la película de Boyle o con cualquier otra gran empresa zombie reciente, le queda muy grande, incapaz de acercarse siquiera a las cotas de tensión que marcan la diferencia entre una película entretenida y una obra maestra, en lo cual tiene mucho que ver el hecho de que tampoco se termina de apostar con todo a este tipo de cine más directo, sin ceder más correa de la imprescindible en lo que termina siendo un ejercicio de violencia más controlado de lo deseable, dejando muy claro que la cinta resulta mucho más potente en lo psicológico que no en lo visceral.

Por suerte, esta pequeña gran concesión, hay que entenderla como una anécdota dentro de una propuesta que en lo suyo, en su forma de entender, enfocar y transmitir el terror, consigue notables resultados, dándole al espectador esa dosis de incomodidad necesaria para que este sea consciente de donde está. El cine zombie tiene muchas formas y todas ellas son válidas, esto se ha demostrado sobradamente en estos últimos años pese a los esfuerzos del clero por intentar vendernos lo contrario y “The Cured” es un gran ejemplo de ello. Una película aterradora y perturbadora que no necesita ni tirar de clichés ni ser complaciente con el espectador para llegar hasta donde quiere llegar y doy fe que lo hace.


“El cine zombie tiene muchas formas y todas ellas son válidas, esto se ha demostrado sobradamente en estos últimos años pese a los esfuerzos del clero por intentar vendernos lo contrario”


Al frente de la película, una Ellen Page ya casi en modo musa si hablamos en clave de terror y fantástico, desde que protagonizara aquella genial “Hard Candy” (David Slade, 2005), una habitual en el género después de verla reincidir en la saga mutante, en una incuestionable obra maestra de la ciencia ficción como “Origen” (“Inception”, Christopher Nolan, 2010) o remakes poco afortunados como “Enganchados a la Muerte” (“Flatliners”, Niels Arden Opley, 2017), sobria como siempre y transmitiendo su habitual juego de contrastes entre aparente fragilidad exterior y descomunal fortaleza interior, si bien son Sam Keeley (“Monsters: El Continente Oscuro”) y Tom Vaughan-Lawlor en esta ocasión, los dos grandes estiletes interpretativos del filme.

“The Cured” es sin mucho aventurar, una de las mejores películas de zombies/infectados que podrán verse este año y un nuevo ejemplo de lo bien que funcionan drama y terror cuando se da con la tecla que enciende el necesario equilibrio. Una película cargada de trasfondo y crítica social, que sin dar del todo la espalda a ese cine de zombies más comercial que tanto ha proliferado en estos últimos tiempos, tiene la suficiente personalidad y profundidad, como para encontrar su propio espacio y estoy seguro, público, en una escena tan saturada, sobreexplotada y siempre en el ojo del huracán, como es la del cine zombie.

Lo mejor: El aterrador y certero dibujo que hace de la sociedad actual y lo perturbadora que puede llegar a resultar desde su vertiente dramática.

Lo peor: La lentitud intrínseca de este tipo de propuestas, como siempre, puede resultar una losa para según que espectadores y su supuesto clímax, bastante descafeinado si lo comparamos con el resto del filme.


10 comentarios:

Missterror dijo...

Coincido con lo que explicas Rector, pese a que hay pequeños detalles que no tengo tan presentes como tú. Reconozco que la vi en el festival de Sitges estando muy cansada y no tenía todas mis luces mentales encendidas, pero sí recuerdo perfectamente que la historia me gustó mucho y que el hecho de que se cocine a fuego lento para insistir más en esa carga dramática me gustó mucho, porque consigue el cometido con creces. Me gustó también la presencia de un claro mensaje social y me disgustó esa parte final que se quedó a medio gas. Entiendo que esto no es un "28 días después", pero ya de haber seguido un patrón que casi obligaba a ese estallido final, debería haber tenido mucha más contundencia.
Interesante propuesta en un subgénero que necesita una reinvención como el aire que respira, desde mi punto de vista, claro.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, "The Cured" encaja a la perfección en ese cine de zombies fresco e innovador que personalmente tanto me gusta. En lo personal, soy un gran adepto al cine zombie (ya sabes que incluso me trago religiosamente "The Walking Dead" cuando toda lógica dicta que ya hace tiempo que debería haber dejado de hacerlo) y propuestas como "The Cured", o la citada "Here Alone" (que es otro de los grandes pelotazos del pasado año), no hacen más que confirmar a mi juicio, la buena salud del cine de zombies, pese a que muchos títulos sigan pecando de repetitivos.

"The Cured" ofrece muchas cosas interesantes y precisamente, cuando más flojea, es cuando intenta apostar sobre seguro y muestra su lado más "convencional". Con todo, me parece una película muy recomendable.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Al principio vi esta película como una especie de nueva versión de 'Les Revenants' o la serie 'Vuelven' basada en la novela de Jason Mott pero la historia de David Freyne me parece una manera muy inteligente de acercarse al conflicto irlandes, una vuelta de tuerca a lo que nos contó Jim Sheridan en 'The Boxer' profundizando en el intento de reinsertarse en una sociedad que te da la espalda mientras 'tus antiguos compañeros' quieren seguir luchando por sus ideales. Obviamente, el hecho de que esta película suceda en Irlanda no es casual..

'The Cured' es una cinta lenta, lo que puede desesperar a mas de uno, donde lo importante es la historia y no la sangre o el gore. A mi me ha parecido una gran película, una cinta muy recomendable y que creo que se tendría que titular en España como 'En el nombre del infectado'..

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, un gran ejemplo esta "The Cured" de como darle una vuelta de tuerca inteligente al cine zombie a base de esa crítica social que terminaría siendo el santo y seña de George A. Romero, algo que se le ha criticado mucho al subgénero en estos tiempos modernos y que al menos por ahí, no se podrá atacar a la película de Freyne, todo un portento en estos menesteres.

Saludos.

Anónimo dijo...

Esta película no es nada nuevo para el género "zombie" (que en este caso serían INFECTADOS realmente) .......esta película ya fue hecha hace 5 años y fue The Returned, solo falto las inyecciones cada cierta hora.......un "remake" no muy original.
Un 6 de 10.

Donnie Darko dijo...

Hola Anonimo!

Es imposible no pensar en 'The Returned' al ver 'The cured' pero esta película tiene algo que no tenía esa: Un gran trasfondo. como ya digo esta es una cinta que habla del conflicto de un país desde otra perspectiva. Para mi 'The cured' es una cinta mucho mas profunda que 'The Returned' y aunque las dos tienen un ritmo pausado, esa 'lentitud' está mucho mejor aprovechada en 'The Cured'

Un Saludo!

donnie

ANGEL SANCHEZ dijo...

FAST AND FURIOUS LA SAGA. Os la recomiendo encarecidamente a los que dicen que esta película es lenta. Solemos confundir términos y llamar lenta a una película que cuenta o argumenta. Si quieres llenar tus ojos de sangre, monstruos y sustos pues no la veas. Pero si la ves, por favor observa. Es un cantico a lo diferente un trainspoting de infectados sin jeringuilla, una critica sumergida entre católicos y no. entre rojos y azules, entre lo correcto o lo incorrecto, entre la solidaridad y el egoísmo. Con una interpretación de la ostia, que recuerda al gran Patrick fugit protagonista en Outcast, pero incluso al del comic de Kirman. Un Outcast Irlandés de puta madre.


Abrir los brazos la mente y repartiros.



SAludos y que dios nos guarde.

El Rector dijo...

Anónimo, "The Returned" era una película mucho más genérica. "The Cured" trata sobre algo mucho más concreto, así que más allá del tema de la infección y posterior cura, no veo muchos más paralelismos en cuanto a su mensaje.

Donnie, me has quitado las palabras de la tecla :)

Angel, jaja! Sin duda. Existe hoy en día una nueva corriente crítica hacia el cine de terror lento. Parece que la gente se ha acostumbrado en exceso a los caprichos de la industria más "fiestera" y cada vez le cuesta más digerir según que cosas, cuando el género de terror, por definición e historia, siempre ha sido lento, muy lento.

Como dices, no se trata tanto de como cuentas las cosas, sino de si realmente estás contando algo y en el caso concreto de "The Returned", no hay ninguna duda al respecto. Si te quedas en la simple superficie y ves la película como otro episodio zombie más, te estarás perdiendo todo lo que "esconde" detrás.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

De todas formas hay que aclarar que hablar de la lentitud de una película no tiene porque ser algo peyorativo simplemente es otra manera de contar una historia que puede hacer que a los espectadores mas impacientes no les convenza. Por ejemplo, el cine chino tiene otros tiempos muy alejado de lo que solemos estar acostumbrados..

Dicho todo esto, 'The Cured' es una de las películas con mas trasfondo que he visto últimamente, tiene mucha miga y realmente hay que profundizar en ella para apreciar los detalles. El problema puede ser que la gente se acerque a ella como una simple película de zombies y claro muchos de ellos se encontraran ante una película que para lo que esperan de ella les decepcionara.

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, el problema de muchos aficionados al cine de zombies o infectados, es que siguen esperando lo mismo de siempre película tras película y en esa búsqueda quimérica de glorias pasadas, se pierden los muchos matices y muy variopintas connotaciones que este subgénero suele ofrecer (en los mejores supuestos) hoy en día. "The Cured" es todo un abanderado en ese sentido.

Saludos.

P.D: Yo jamás entendería el cine "lento" como algo peyorativo, todo lo contrario, y no lo aplico solo al género de terror o fantástico.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.