Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018) Crítica: La Monja (Corin Hardy, 2018) Crítica: The End? L´Inferno Fuori (Daniele Misischia, 2018)

viernes, 30 de marzo de 2018

Crítica: The Gateway

Universos paralelos, otros mundos… ‘Coherence’, ‘Another Earth‘, ‘Die Tür’…, son muchas las películas que rodadas con poco presupuesto juegan con esta idea y suplen su falta de medios con guiones que funcionan casi a la perfección o que como mínimo saben sacar bastante provecho a las ideas que manejan. En unos casos como el de ‘Kill Switch’, la mezcla de géneros que se plantea no acaba de funcionar dejando en el espectador un extraño sabor de boca, pero en otros y a pesar de un interesante punto de partida que se suele repetir de forma casi constante en muchas de estas películas, la historia no acaba por avanzar como sería necesario haciendo que la cinta naufrague de forma estrepitosa y acabe en un lugar perdido de nuestra memoria. Sin duda alguna, ‘The Gateway’ es una de esas películas.

Un experimento para teletransportar objetos de una especie de cabina a otra (¿Os suena?... No… en este caso no está Seth Brundle de por medio) servirá para que un par de científicos abran una puerta a un universo paralelo. Jane Chandler, tras un traumático suceso, decidirá descubrir que hay en ese otro mundo similar al suyo. Si... otra vez Brundle vuelve a aparecer, otra vez el propio científico decide hacer de cobaya humana aunque como no puede ser de otra manera con consecuencias distintas. La sombra de ‘La mosca’ de Cronenberg está presente durante la primera parte de ‘The Gateway’ no solo por la idea acerca de que el ADN se descompone, algo a lo que hace referencia Regg (Ben Mortley) y que parece remitirnos directamente a los experimentos de Brundle y el hecho de que al teletransportarse este fue ‘desmontado’ átomo por átomo, sino también por esas cabinas que a pesar de lo poco profesionales que parecen (Las de ‘The gateway’, no las de ‘La mosca’) comparten la misma función (Si se teletransporta una manzana, ¿No lo harán también todos esos cables que cuelgan dentro de la cabina?).


“La sombra de ‘La mosca’ de Cronenberg está presente durante la primera parte de The Gateway”


El motor de muchas de estas películas es la duda de los protagonistas acerca de si la vida de la persona que es igual que ellos y vive en uno de esos universos paralelos, en esos otros mundos es mejor que la suya. Si las decisiones que tomaron en su momento fueron acertadas o no, o si de alguna manera la perdida puede encontrar algún tipo de consuelo. Esas preguntas, esas dudas son tan universales que resulta difícil para cualquier espectador no empatizar con los protagonistas. A veces la forma de abordar la respuesta es tan interesante como en las películas de Mike Cahill o Jame Ward Byrkit o devastadoras como la de Anno Saul en ‘Die Tür’, película con la que ‘The Gateway’ comparte también cierto parecido. Sin ningún tipo de dudas, en la cinta de John V. Soto, el lugar de Seth Brundle es ocupado por David Andernach.


“Conforme avanza el metraje de The Gateway todo resulta más absurdo, más ilógico, más incoherente.”


Pero todo aquello que puede llevar al espectador a pensar que puede estar ante una pequeña pero muy interesante película se desmonta a los pocos minutos de metraje por culpa de unas muy lamentables interpretaciones (Creo que es difícil decir que actor de todos lo hace peor aunque si me tuviera que decantar por uno elegiría a Shannon Berry que interpreta, por decirlo de alguna manera, a la hija de la protagonista. La actriz nos deleita con todo un recital de caras de asco), escenas mal resueltas (Sirvan de ejemplo la visita de la madre o el vergonzoso momento policía de John McPherson), por el poco provecho que se saca a ese universo paralelo (No es cuestión de presupuesto si no de ingenio y aquí parece que falta y mucho) y por una historia que acaba convirtiendo esta película en un muy flojo telefilme, un producto destinado a ocupar la parrilla de cualquier televisión un sábado por la tarde y donde ninguna, absolutamente ninguna de las reacciones de los protagonistas parece estar mínimamente justificada.


‘The Gateway es una de esas películas para ver y olvidar, una de esas películas de las que aunque no esperas nada de ella es capaz de defraudarte”


Conforme avanza el metraje de ‘The Gateway’ todo resulta más absurdo, más ilógico, más incoherente. Al final, John V. Soto y Michael White no han escrito un guión sobre universos paralelos y la forma en la que una persona afronta la perdida, si no que han cogido una manida historia mil veces vista y la han envuelto en papel de regalo con forma de película de ciencia ficción. Lastima que al desenvolverlo, el regalo no nos agrade lo mas mínimo. ‘The Gateway’ es una de esas películas para ver (Bueno… si podéis igual mejor no hacerlo) y olvidar, una de esas películas de las que aunque no esperas nada de ella es capaz de defraudarte, y eso es francamente difícil de conseguir.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.