Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015) Crítica: Anon (Andrew Niccol, 2018) Crítica: Satan´s Slaves (Joko Anwar, 2017)

domingo, 25 de marzo de 2018

Crítica: Hjemsøkt

El estilo de cine americano, concretamente el fantástico y de terror, parece perder fuelle frente a las producciones europeas que en estos últimos tiempos nos vienen como regalos para nuestros sentidos. La maquinaria de Hollywood, a veces como una fábrica de perritos calientes en cadena, me resulta predecible y aburrida, de hace tiempo, y cuando empezamos a explorar productos salidos de Suecia, Francia, España, Inglaterra, y en éste caso Noruega, podemos toparnos como todo en la vida, con cosas mejores y peores, pero no cabe duda que si buscamos un cine visualmente cuidado, distinto en los ritmos, en las tonalidades, en la forma de intentar llamarnos la atención, ahí lo vamos a encontrar. Qué decir también del cine coreano, toda una fuente de la que beber en calidad y cantidad, por irnos un poco más lejos. En definitiva ésta oferta multicultural engranda al género y lo hace pervivir con soltura.

“Hjemsøkt” es una propuesta noruega, con lo que todo ello conlleva. Impecablemente luminosa, gélida por momentos y de un ritmo lento, lento y más lento. Desde el inicio me ha recordado al estilo “Dark” (Netflix) que últimamente he podido disfrutar de lo lindo y eso me ha parecido una buena señal, por lo menos, para darle una oportunidad sin excesivas expectativas. Es lo bueno del underground, de los directores noveles como es Carl Christian Raabe, el regusto de explorar un producto nuevo no condicionado por la industria, ni por la crítica, ni por las opiniones poco fundadas de algunos humanoides con cuenta en Facebook. El placer de abrir y disfrutar de algo nuevo.

Con ello, vamos a su despiece desde el respeto y la humildad como siempre. Con un inicio evocador y una historia sencilla pero efectiva, hace que prestemos la atención necesaria para engancharnos. Ubicados en la preciosista y helada Noruega, su protagonista Catherine recibe la noticia de la muerte de su padre y en consecuencia, la herencia de una gran casa en las montañas nórdicas. Decide viajar sola para reencontrarse con ella tras años desde su infancia sin saber muy bien si venderla. Pronto comenzará a tener recuerdos vagos sobre su pasado, su historia familiar y un drama inconexo del que no parece tener claridad. Los vecinos cercanos y una niña que por allí ronda, la harán sumergirse en los misterios de la casa hasta sus últimas consecuencias.


“Hjemsøkt es una propuesta noruega, con lo que todo ello conlleva. Impecablemente luminosa, gélida por momentos y de un ritmo lento, lento y más lento”


La actriz Synnøve Macody Lund (conocida en Headhunters, 2011) irradia un magnetismo especial y hace un papel más que destacable como Catherine. Con un físico que me recuerda mucho a Michelle Pfeiffer, es de ese tipo de actrices que consiguen por momentos perturbar tu mente y no saber por dónde va a salir. Y eso, en esencia, le va fenomenal a éste thriller psicológico con tintes de terror. Su interpretación está a la altura y eso nos hará desconcertarnos en sus propias paranoias, en su búsqueda en el terrible pasado que la arrastra hasta el fondo de esa casa. El resto de personajes que complementan la historia levemente serán la pareja de ésta, un par de vecinos cercanos, el cura de la zona y una niña. Ésta niña, hará de pareja de baile perfecta para Catherine, pues será el enganche real de la película para hacernos profundizar en los porqués. ¿Quién es ella? ¿Cómo se llama? ¿Es quién creemos que es?

No os voy a engañar si os digo que la película es de cocción lenta, sumamente en algunos momentos, pero llevable por una armonía visual y fotográfica potente, nos regalará algunos planos para enmarcar y le darán un tono distinto a lo que viene a ser la típica película de casas encantadas, ¿porque estamos ante una de fantasmas? Evidentemente es probable pero no es seguro hasta el final, y eso, con su giro incluido inesperado, la hacen visible y entretenida, sin ser ninguna joya de la originalidad, ya que en muchos minutos creeremos saber todo lo que va suceder, condenando a la cinta al poco margen de sorpresa. Pero aquí hay algunos elementos diferentes a lo de siempre: ni la casa es vieja y mugrienta, ni parecemos ver espíritus desde el minuto 1, ambas cosas se agradecen. Todo gira más entorno al pasado, al aspecto psicológico de Catherine, a su inesperada e intensa búsqueda dentro de esa casa sobre lo que fue de ella y su familia. Y así, parece enfermar por ella y a obsesionarse incontroladamente.


“estamos ante una historia macabra que nos hará paso a paso adentrarnos en ella, y que aunque peque de poca originalidad, se agradece por su belleza artística, interpretativa y europea.”


Acompañando ésta propuesta más minimalista, tendremos elementos como una banda sonora adecuada en forma y gusto al conjunto, que van bien, hacen buena mezcla. También tendremos por supuesto algunos elementos de terror moderno como subidas de volumen, algún que otro susto y sorprendentemente nada de FX. Como os digo, es una película algo diferente en forma al cine americano, pero tampoco estamos ante una gran sorpresa. Me quedo un poco con la sensación de que podría haberse estirado más la historia, habernos confundido un poco más desde el inicio para no sacar todas las cartas tan pronto e incluso haberla violentado más en los momentos puros de terror. Casi sin quererlo me recuerda mucho a una de mis favoritas de todos los tiempos, “El Resplandor”, en algunos elementos: la nieve, la niña, el poder de la casa, incluso el hacha contra la pared… el tema de fondo también. ¿Homenaje o paranoia mía?

Concluyendo, estamos ante una película entretenida, de carácter muy lento y no apta para adictos a un estilo de cine menos contemplativo y lleno de acción. Aquí estamos ante una historia macabra que nos hará paso a paso adentrarnos en ella, y que aunque peque de poca originalidad, se agradece por su belleza artística, interpretativa y europea.

Lo mejor: Catherine y la niña, hasta el final, sin duda lo mejor en este entorno de nieve.

Lo peor: Ritmo algo lento e historia previsible desde demasiado pronto. Aún así, muy visionable.


2 comentarios:

victor dijo...

Tiene buena pinta.....me la apunto.
Un saludo

Rhaul Black dijo...

Hola Víctor!

Una solvente ejecución visual, gélida y actual, con una interesante interpretación de la protagonista, se pasa un buen rato viendo cine norteño como éste. Saludos!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.