Crítica: Overlord (Julius Avery, 2018) Crítica: Superlópez (Javier Ruiz Caldera, 2018) Crítica: The Night Comes For Us (Timo Tjahjanto, 2018) Crítica: Mandy (Panos Cosmatos, 2018) Crítica: Clímax (Gaspar Noé, 2018)

domingo, 4 de marzo de 2018

Crítica: I Remember You

Desde los gélidos y desolados parajes nórdicos el cineasta Óskar Thór Axelsson nos presenta su segundo film. Un cineasta al que desconozco por completo. Sin embargo, a priori, I Remember You se presenta como una atractiva película de fantasmas para los que nos gusta el cine contemplativo europeo. Con el paso de los años el cine europeo de corte lento me ha ido gustando cada vez más. En realidad, es un género que utiliza los tics del género de terror más convencional pero lo lleva a su propio terreno con una puesta en escena más tranquila, sosegada y de intensidad visual muy baja o nula, generalmente. Pero por el contrario suele ganar en inquietud y gran potencia visual gracias a esos planos más contemplativos, creando una ambientación bastante inquietante en ocasiones. Un terreno que desde Let The Right One In de Tomas Alfredson me ha ido encandilando cada vez más con ese tipo de puesta en escena y ritmos narrativos muy pausados.


"hay dos hilos argumentales paralelos que el espectador debe seguir para que la historia tenga algún sentido."


La película de Óskar Thór Axelsson, no trae mucho nuevo bajo el brazo, la verdad. Desde luego que el guión adaptado por el propio cineasta basándose en la novela de Yrsa Sigurðardóttir no va a ser para nada memorable ni digno de halagos varios. Incluso, puedo decir que en cierto tramo, éste parece perder la narrativa principal con tanto salto entre ambos grupos de personajes y las dos historias paralelas que se entrelazan constantemente. 

Una historia sobre tres jóvenes que se mudan a un pequeño pueblo abandonado en Islandia para renovar una antigua casa. Pero no saben nada del pasado oscuro del pueblo. 

La sinopsis nos pone en situación con una única historia, pero como he dicho, hay dos hilos argumentales paralelos que el espectador debe seguir para que la historia tenga algún sentido. Quizás esas dos líneas argumentales no están todo lo bien situadas e insertadas en el montaje, pudiendo confundir en algún momento al espectador sobre si está sucediendo en la misma o en épocas distintas. Al menos a mí, me dio la sensación de que saltaba al pasado las primeras veces. Pero al final, a pesar de esos confusos saltos en el montaje, es lo que acaba dando mayor consistencia e interés al film. Quiero pensar que la mezcla de géneros; el thriller de investigación con el romance, la tragedia y lo paranormal es lo que hace funcionar dos historias que por separado son realmente sosas. 


"la mezcla de géneros; el thriller de investigación con el romance, la tragedia y lo paranormal es lo que hace funcionar dos historias que por separado son realmente sosas."


Sin embargo, por algún extraño motivo consigue mantenerte atento al desenlace con todo en conjunto, la banda sonora, los planos contemplativos de los grandes sórdidos parajes. Planos que sin necesidad de mostrar nada, consiguen inquietar, aunque sea mínimamente. El desenlace cuenta con un tono fílmico muy acorde con el resto del film, por lo que el clímax argumental a más de uno le pueda parecer una tontería supina. 

Al final, el ritmo de thriller con suaves pinceladas de terror se mantiene durante la mayor parte de película y esto no será del agrado general, posiblemente. No estamos ante una película de terror con sustos, más bien es propicia a crear algún momento de tensión con una investigación privada sobre los fenómenos paranormales que conectan a los dos grupos de personajes que conforman la historia.


"el ritmo de thriller con suaves pinceladas de terror se mantiene durante la mayor parte de película y esto no será del agrado general"


Con un cast tan desconocido para un servidor como lo es el propio cineasta, la verdad es que la jugada ha salido bastante creíble. Con un aire muy natural los actores nos presentan unos personajes lo suficientemente sólidos. Pero si hay algo de suma importancia en toda la película, es la banda sonora, como un intenso latido de corazón y con notas que se elevan suavemente desde las mismas entrañas del suelo Islandés, lugar donde se desarrolla la película, creando más un sonido que una partitura al uso, pero que se vuelve tremendamente característico e inquietante. En fin, un film de aire noir que sin aportar nada nuevo a las historias de vagantes almas en pena, consigue mantener cierto interés sin demasiados traspiés.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.