Crítica: Un Lugar Tranquilo (John Krasinski, 2018) Crítica: Hidden: Terror en Kingsville (The Duffer Brothers, 2015) Crítica: Repo Man (Alex Cox, 1984) Crítica: Wildling (Fritz Böhm, 2018) Crítica: Reeker (Dave Payne, 2005)

jueves, 5 de abril de 2018

Crítica: Aniquilación

En los años 90 Alex Garland globalizó la idea de que vivir en otros mundos era posible. Fue con la publicación de su libro, The Beach (1996), y no me refiero a mundos extraterrestres, sino a la posibilidad de vivir en lugares paradisiacos y exóticos que existen. Nos mostró desde las multitudinarias raves a otros rincones más escondidos de nuestro planeta. Hasta yo me abracé a esa sugerente propuesta y llegué a Bangkok como puerta de entrada al Sudeste Asiático (aunque mi destino estaba en otros países). La adaptación de la novela, pese a lo exótico de la propuesta, desde mi punto de vista es fallida en varios aspectos. Reconozco que he visto la película The Beach (2000) muchas veces, con sus imágenes paradisiacas y la música de Badalamenti como referentes, pero personalmente Danny Boyle no consiguió transmitir la propuesta de Garland como yo la imaginé en su momento. Tampoco es que Garland fuese descubridor de estas experiencias y estos viajes, que ya existían con la India como objetivo desde muchas décadas antes, pero sí expandió esa idea a una generación más actual. También existen numerosos precedentes en la literatura, como Somerset Maugham, H. Hesse, o en los años 80 Los Pájaros de Bangkok de Montalbán, que recomiendo totalmente.

A partir de La Playa, que Nick Horby definió como "a Lord of the Flies for Generation X", Alex Garland se alejó de la literatura y abrazó el cine centrándose exclusivamente en la ciencia ficción (explicaba en una entrevista que estaba más interesado en el cine como proyecto colectivo, que en un proceso tan introspectivo como es la literatura). Escribió los guiones de 28 Days Later (2002), Sunshine (2007), Never Let Me Go (2010) y Dredd (2012); y dirigió la película basada en su propio guion Ex Machina (2015), un debut magnífico, tanto por su interesante historia como por su puesta en escena. Por estos motivos, principalmente, la nueva película de Garland, Annihilation (2018), era muy esperada por el público.

Annihilation está basada en el libro homónimo de Jeff VanderMeer publicado en el 2014 y ganador del premio Nébula. Forma parte de la trilogía titulada Southern Reach, compuesta por Annihilation, Authority y Acceptance. Alex Garland hace una adaptación libre de la novela, escribió el guion en base a las sensaciones que le transmitió una primera y única lectura. Recientemente en una entrevista, descartó dirigir cualquier tipo de secuela en el futuro y, por lo tanto, de su parte el proyecto termina aquí. 


“Alex Garland hace una adaptación libre de la novela, escribió el guion en base a las sensaciones que le transmitió una primera y única lectura”


Una expedición formada por cinco mujeres, tiene como objetivo investigar una misteriosa región llamada Area X (The Shimmer). Este lugar, del que sólo una persona ha regresado, parece dominado por una fuerza alienígena y no deja de crecer.

Una vez más, Garland consigue un gran reparto con Natalie Portman de protagonista (Leon, Closer, Garden State) y con su actor fetiche, el singular Oscar Isaac (Drive, Inside Lewis Davis, Show me a Hero). Completa el reparto la últimamente resucitada Jeniffer Jakson Leigh (Single White Female, Short Cuts, Twin Peaks), una actriz que consigue dotar a sus interpretaciones de un áurea de misterio y dejadez que llega a ser perturbadora e indescifrable. Me parece un grandísimo acierto el hecho de que sean cinco mujeres las valientes protagonistas de esta historia, que siendo conscientes de que existen muy pocos argumentos para volver, deciden arriesgarse en busca de respuestas. Esperemos que deje de ser una excepción y que, lo digo una vez más, las mujeres adquieran el protagonismo que en su día fue robado por un puñado de frustrados acomplejados que reescribieron la historia a base de prohibiciones.

Las interpretaciones, la irrealidad que transmiten las imágenes y el diseño de producción de la película son muy buenos. También es buena la banda sonora de Geoff Barrow (fundador de Portishead, máximos exponentes del Trip Hop junto a Massive Attack y Tricky) y Ben Salisbury. En su mayoría no son canciones para ser escuchadas como un disco, lo digo después de haber experimentado durante las dos últimas semanas la OST en Spotify, pero sí son composiciones que acompañan de forma notable la fotografía de la película, que está bajo la dirección de Rob Hardy (Boy A, 2007, Ex Machina, 2014). Con estas elecciones queda claro que Garland quedó muy satisfecho con el resultado de Ex Machina, ya que repite equipo en lo que se refiere a fotografía y banda sonora.


“El viaje que emprende la expedición es vistoso y a la vez terrorífico, se traspasan los límites del mundo conocido y se entra en una dimensión surreal”


El viaje que emprende la expedición es vistoso y a la vez terrorífico, se traspasan los límites del mundo conocido y se entra en una dimensión surreal. Desde los bonitos colores a las espeluznantes criaturas que habitan ese otro mundo en el que todo se altera, el propio ADN se mezcla y los resultados son asombrosas mutaciones. El objetivo es llegar a un faro que se considera el epicentro del fenómeno, por ser allí donde un meteorito se estrelló, y ese camino, esa experiencia, será extraña y brutalmente devastadora. Una lucha por la supervivencia con muchos elementos introspectivos.

Hoy en día, quizá más que nunca, parece que existe la necesidad de buscar el significado correcto de una película. El propio Lynch decía hace tiempo que no había que buscar ningún significado en sus películas, que su objetivo era sencillamente levantar una serie de sensaciones y afinidades. Hace años nadie buscaba el significado (al menos con la misma desesperación) en las películas de Rossellini, Antonioni o Godard, pero hoy en día parece que la nueva sociedad de la inmediatez necesita esa interpretación correcta de forma imperiosa. Me abstraje antes y después del visionado de esta película de todas las críticas y valoraciones que han ido surgiendo. A partir de aquí entro en un terreno minado de ideas que podrían ser SPOILERs. Personalmente me transmite una idea muy cercana a la que en su momento me aportó el libro La Hierba Roja de Boris Vian (1950), en el que Wolf, con gran obstinación, se propone la construcción de una máquina que le permita al entrar en ella borrar todos sus recuerdos, es decir, ser reseteado. 

El hecho de que Lena, la protagonista, consiga entrar en el Area X de una forma tan fácil, puede dar a entender que lo que estamos viendo tiene un componente más psicológico que real. Con un marido herido (tanto por haber entrado en el Area X existente en ese mundo surrealista, como por la infidelidad que sufre en la vida real), Lena entra en esa zona de la que nadie sale y si alguien lo hace, nunca vuelve a ser el mismo. Todas las integrantes de ese equipo que entra en la zona arrastran una serie de vivencias de difícil solución, en el que la aceptación es el único fin posible (sobre aceptación trataba también la película de Malick, The Tree of Life, 2011).


“Además de ese viaje introspectivo y psicológico, la película habla explícitamente del cáncer en varias escenas”


Remordimientos, autodestrucción, reconstrucción... También se aportan elementos con reminiscencias a los doppelgangers o a los Body Snatchers (Ultracuerpos), porque, aunque los tiros no vayan en esa dirección, ¿quién es realmente el que vuelve de ese lugar? 

Además de ese viaje introspectivo y psicológico, la película habla explícitamente del cáncer en varias escenas, como la lectura que la propia protagonista (bióloga de profesión) hace del libro La Vida Inmortal de Henrietta Lacks (HeLa). También se aborda ese asunto de forma metafórica a través de ese meteorito que surge de la nada, las alteraciones que provoca y el elemento extraño que no deja de crecer. En cualquier caso, la mejor interpretación es la que cada uno personalmente entienda. La propia definición que la física hace del concepto de Aniquilación, podría ofrecer respuestas: “el encuentro de una partícula elemental con su antipartícula desencadena una reacción que hace desaparecer ambas partículas, cuya masa se transforma en energía y/u otras partículas”. Definición bastante acorde con los destellos finales de la película.

Lo mejor: La determinación de la expedición formada por las chicas, sin nada que perder, y la devastadora y brutal Area X.

Lo peor: Los muchos (demasiados) intentos de Garland por explicar lo que está pasando, en parte innecesarios y que limitan las posibilidades de interpretar la película de una forma más personal.


8 comentarios:

Art0rius dijo...

Me ha parecido una crítica muy interesante, para mi más que la propia película en si. Quizá la culpa de ello sea que no conecto con el cine de Garland; Ex Machina me parece sobrevalorada, excesivamente pretenciosa y con serios problemas de ritmo. Su supuesta intención de dejar sus película abiertas a interpretación a mi me suena más a una presentación demasiado abierta de hechos que deja absolutamente todo el trabajo al espectador sin tomarse la molestia de definirse ni un poquito. Y cuando haces algo así, corres el riesgo de no estar contando nada.
Le reconozco la creación de bellisimas estampas visuales, pero de momento poco más. Y los agujeros de guión y de la más mínima lógica mundana en Anhilation a mi me resultaron tan molestos que posiblemente ofusquen mi valoración de la película en si.
En definitiva, en mi opinión, es una tomadura de pelo más de un director al que siempre amaré por haber salvado de la catastrofe la muy estimable película pulp "Judge Dreed", pero que de momento no he conseguido conectar con el resto de sus obras....El tiempo dirá.

Patrick Bateman dijo...

Hola Ronette

Es cierto que no siempre es necesario amplías explicaciones, pero creo que le quedó algo mejor Ex-Machina que ésta. Para mí, Aniquilación tiene demasiadas ambiguedades que hacen tambalear un poco el conjunto. Tampoco es que sea una absoluta mie... pero no sé, mucho bombo creo que se le ha dado.

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Hola ArtOrius, gracias por el aporte, yo (tal y como comento en la crítica) valoro dos hitos de Garland, uno su libro La Playa, y otro su película Ex Machina, que me parece una película muy interesante de ciencia ficción, de lo mejorcito de aquel año. También valoro todos los buenos guiones que ha escrito, claro. Annihilation me parce una película muy interesante, aunque también es cierto que le veo sus defectos. Personalmente creo que esta última es más pretenciosa que Ex Machina, lo que juega en su contra, le mete una carga filosófica detrás que va a dividir al público, habrá quien conecte y quien no. Como bien dices, en este tipo de propuestas existe un riesgo de no estar contando nada. A mí me gustaría haberla visto en el cine porque “intuyo” imágenes interesantes y creo que viéndola en casa pierde bastante. De todas formas, no creo que sea el WTF del año ni de lejos, ya que tiene muchos elementos para ser interpretada de diversas maneras.
Hola Bateman, a mí también me gustó mucho más Ex Machina que Annihilation, por eso en parte es justificada la expectación que levantó esta película, moviéndose de nuevo en ámbito de la ciencia ficción. Annihilation acaba viajando un poco en el terreno de lo místico, dependiendo de las interpretaciones que cada uno haga, pero particularmente creo que hay que valorar este tipo de propuestas arriesgadas, pese a su elevadísimo presupuesto (costó lo mismo que Arrival…).
Un abrazo a los dos,

Missterror dijo...

A mi me ha gustado más "Annihilation" que "Ex-Machina", que como dice Art0rius me pareció una película muy sobrevalorada.
Leyendo tu magnífica crítica he descubierto algo de "Annihilation" en lo que no había caído y que me parece muy interesante y es lo que comentas sobre el cáncer. Creo que esa zona X sin duda es un enorme cáncer que como el que devora cada vez a más cuerpo, llega sin saber cuándo, cómo o por qué y lo deforma todo a su antojo. Como Lena, quien tiene la suerte de superarlo no vuelve a ser el mismo, eso seguro.
A mi me ha gustado mucho ese tono místico que Garland imprime durante todo el metraje, creo que aporta una magia extra para una película que no quiere ser ciencia ficción al uso y que busca la trascendencia de la imagen.
Entretenida, diferente y cuidada. Obviamente los gustos son los gustos, pero me cuesta entender el por qué de tantos y tantos palos que se está llevando esta película.
Sin duda, me posiciono a favor de la película. No es que me haya fascinado a un nivel subatómico, pero me ha gustado bastante, sí señor!
Cuando era muy jovencita, tuve un grupo musical que se llamaba "Anikilación", a lo mejor eso ha tenido algo que ver, jejejeje.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Sigo pensando que Garland es un gran artesano a la hora de coger ideas de otros y hacerlas pasar por suyas. La verdad es que lo hace con gracia y simpatía pero no nos debe hacer la perspectiva de que este es un autor cuyas películas podrán gustar o no pero tienen mas de otros que de si mismo. Es imposible no ver cientos o miles de referencias en sus películas y con esta 'Aniquilación' no es diferente.

Comentais que 'Ex-machina' es una cinta sobrevalorada y pretenciosa. No se si el primer adjetivo se podrá aplicar a 'Aniquilación' pero desde luego creo que el segundo si y que creo que se puede apreciar en la forma que tiene Garland de hablar del cáncer y que al menos yo, no aprecié en la novela en la que se basa y que igual que me pasó con 'La piel fría', me parece un punto de partida bastante flojo.

Creo que 'Aniquilación' es una muy interesante película, con un ritmo pausado que puede frenar a mas de un espectador junto con la idea de que esta película es 'demasiado filosófica' (Menos mal que Garland ha quitado una parte fundamental de la obra en la que se basa) pero yo ya estoy mas que harto del uso de ciertos efectos especiales que me hacen llorar sangre. Un amigo me dijo que no pudo dejar de pensar en 'El cortador de césped' al ver 'Aniquilación', y aunque yo no pensé en la cinta de Brett Leonard al ver la cinta de Garland, después al pensarlo seriamente me di cuenta de que ciertos efectos especiales están ya demasiado caducos y eso quieras que no, también te puede alejar de película.

Un Saludo!

Donnie

Felix Farias dijo...

Hola a tod@s.
Acuerdo con la crítica de Ronette. De mi parte aporto que me hizo acordar a una película rusa que ví hace mucho tiempo en la televisión estatal de Argentina. Se trataba de un programa que se dedicaba a rescatar el cine no comercial y de diversas regiones del mundo. Arrancaba a las 01 de la mañana con una breve presentación de los comentaristas y luego daban las películas enteras prácticamente sin cortes comerciales. La mencionada película se llamaba "Stalker" y como dice Donnie es una referencia (¿copia?) calcada a lo visionado en Annihilation (sin prácticamente efectos especiales pero una muy buena ambientación). La película rusa dura como 4 horas y trata también de un área infestada a la cual ingresa el protagonista. No recuerdo muchos los detalles pero me pasó lo mismo que con la de Garland. Aguanté las 4 horas con una expectativa que arrancó alta pero que disminuía a medida que corría el metraje para llegar a un final que no tenía ni pies ni cabeza. En este caso, ya que se puso de moda el cine ruso que imita a las producciones yanquis, si quieren ver la versión soviética de anhilation les comento que se hizo como 20 años antes. Saludos.

Pau Kuri dijo...

Con esta si que no he podido, lo siento. Mucho ruido y pocas nueces (como suele ocurrir con todas las películas de netflix). Historia sin interés, lenta, con acabados de telefilme (malos efectos), soporífera y para colmo pedante, con esa parte final de videoclip modernillo que por si no se ha dado cuenta nadie (al menos no lo he leído) parece una copia de Under the Skin.

saludos a todos/as

RONETTE PULASKI dijo...

Muchas gracias Missterror, yo creo que hay que valorar este tipo de propuestas que, como bien dices, no intentan contar otra historia al uso. Tiene su punto diferente, que más o menos acertado, la convierte en una propuesta interesante.
PS. Existe algún documento gráfico o sonoro de Anikilación?! Yo quiero conocer esa etapa!
Hola Donnie, estoy de acuerdo contigo en que es una película pretenciosa, y probablemente no ha llegado a calar en el público de la forma que al director le hubiera gustado, pero como digo más arriba, el resultado me parece indudablemente interesante. Sobre lo que comentas de los efectos es verdad que choca un poco. Mencionas el Cortador de Césped y es una comparativa acertada, hay excesos en esas imágenes a lo What Dreams May Come... no sé las razones de Garland por optar por ese estilo, pero es su representación de ese lugar surreal que es el área X.
Hola Felix, es un buen aporte que menciones Stalker, ya que yo en la crítica no quise hacer ninguna comparativa. En muchísimas críticas de películas de ciencia ficción se acaba hablando de la importancia de Stalker. En este caso, sin duda, es totalmente acertado hablar de Tarkovski porque ambas películas tienen muchos puntos en común en su argumento.
PS. Es un buen momento para reivindicar la película de 1979, y que nadie se desanime, que no dura tantas horas ;)
Hola Pau, es un estilo de película con sus seguidores y sus detractores. Entiendo que hay argumentos para defender cualquiera de las dos posiciones. Lo peor que le puede pasar a una película es que deje indiferente.
En este caso creo que no es una creación de Netflix, tan solo fue estrenada a través de la plataforma. En USA la estrenaron en cines, pero me imagino que dado su poco éxito alcanzaron un acuerdo para lanzarla a través de Netflix (suposición mía, que no leí nada al respecto).
Gracias a todos por los aportes, un abrazo

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.