Crítica: The Heretics (Chad Archibald, 2017) Crítica: Curve (Iain Softley, 2015) Crítica: La Nuit a Dévoré le Monde (Dominique Rocher, 2018) Crítica: Ghostland (Pascal Laugier , 2018) Crítica: Coma (Michael Crichton, 1978)

domingo, 8 de abril de 2018

Crítica: El Secreto de Marrowbone

Según pasan los años vemos como cada vez más películas utilizan inteligentemente “el miedo” para vendernos sus historias, ya que naturalmente el cine de terror, es y será uno de los géneros más productivos por muchos años. El espectador, sediento de misterios y enfrentarse a sus propias fobias, buscará carteles, títulos y trailers del género para acertar en lo que quiere ver y le apetece, pero seamos realistas, ¿qué define a una película de terror? Me siento sorprendido, y casi ofendido, cuando leo algunas tonterías sobre la indignación del engaño que puede sentir el espectador al ir a consumir un producto y teóricamente encontrarse otra cosa. Señores seamos un poco serios, el terror no es sólo fantasmas, sustos a piñón e historias sangrientas. Desde hace ya muchos años, pero más si cabe en los últimos tiempos, los géneros se mezclan con mayor o menor éxito, pero no por ello nos tenemos que arrancar los ojos. Los supuestos puristas, como en toda forma de arte, obsesionados con la preservación de los géneros y casi en una forma de nazismo ultra-proteccionista, no admiten ciertas mezcolanzas y deciden hacer correr ríos de tinta para dinamitar éstas películas. Con “El secreto de Marrowbone” tenemos uno de estos casos, en el que el thriller, el drama, el misterio e incluso el amor, pueden dar cabida todos juntos, donde el miedo realmente está en nuestra imaginación, o simplemente nuestros propios pensamientos llenos de obsesión y de locura, ya son suficientemente terroríficos como para hacernos pasar un mal rato.

Para mí “El secreto de Marrowbone” ha sido una agradable sorpresa patria, en la que Sergio G. Sánchez, guionista en “El Orfanato” y “Lo imposible”, bajo producción de J.A. Bayona, nos trae una historia rural dramática e inquietante. Rodada en Asturias y ambientada en las Américas de los años 60 en la que el equipo es prácticamente español y el reparto anglosajón, fórmula para llegar bien al público internacional y que deja claro que tenemos talento a la hora de realizar producciones de éste tipo y con éste carácter fantástico. No está de más de vez en cuando reivindicarnos en el género y se convierte en casi un deber saber que estamos ofreciendo al cine en los últimos años.


“No es especialmente original su planteamiento estético, que a mí me ha recordado mucho al estilo de Los Otros, creando esos vínculos obsesivos entre las paredes de la casa y los jóvenes hermanos”


Para no descuartizaros la película os puedo contar poco de su historia: cuatro hermanos y su madre enferma deciden esconderse en una vieja casa apartada en el campo, huyendo de una amenaza, aquello que les hará a petición de su madre cruzar una linea imaginaria entre el pasado y el futuro, ojalá más amable que de aquello de lo que han tenido que huir. Pronto la enfermedad de la madre les hará enfrentarse solos a esta nueva situación, en la que deberán permanecer unidos hasta que el mayor de ellos cumpla la edad adulta y no les puedan separar, pues la promesa es que siempre permanecerán juntos. Pero la casa, parece ocultar algún secreto bajo ciertos espejos rotos y un ático infranqueable…

“El secreto de Marrowbone” apuesta fuerte, como os he comentado, en el plano artístico, con una ambientación gótica dentro de la casa y rural en los exteriores, combinando de manera elegante ambos escenarios y dándonos placer visual a lo largo de todo el film. No es especialmente original su planteamiento estético, que a mí me ha recordado mucho al estilo de “Los Otros”, creando esos vínculos obsesivos entre las paredes de la casa y los jóvenes hermanos, pero es todo un halago ver cómo mezcla tan bien Amenábar, Hitchcock, el propio Bayona y Shyamalan cuando todo se empieza a acelerar.


“uno de los puntos que hacen la película interesante es que el director juega desde el principio al factor sorpresa, desgranándonos poco a poco los elementos necesarios para ir hilando la historia”


A todos estos elementos, con una historia interesante y una estética estupenda a la cabeza, se les unen unas destacables interpretaciones por todos los jóvenes intérpretes, conocidos por su trabajo en los últimos años. Mia Goth (“La cura del bienestar”) es la única mujer en la familia y seguramente sea el personaje que más nos inquiete por su historia de fondo, George Mackay hará de hermano mayor y nos dará un final de infarto, Charlie Heaton (“Stranger Things”) pondrá el punto de inestabilidad en el núcleo de unión, Matthew Stagg será el hermano más pequeño y parte de la semilla del mal, y cerrando el joven reparto, Anya Taylor-Joy (“Múltiple”, “La Bruja”) será el elemento exterior que querrá poner cordura y amor a ésta dramática historia.

Para mí uno de los puntos que hacen la película interesante es que el director juega desde el principio al factor sorpresa, desgranándonos poco a poco los elementos necesarios para ir hilando la historia y eso hará que nos enganche de lleno. Todo contado con un sentido del ritmo más que correcto y en el que no hay rellenos ni artificios al azar, jugando con la perspectiva por momentos y haciéndonos dudar en otros de realmente si lo que está pasando está pasando o no. Muy interesante el factor fantasmagórico presente continuamente en toda su duración, representado de manera brillante con los espejos rotos, éstos y el ático, nos revelarán el terrible secreto que parece esconder la casa.


“Su mensaje imaginativo, psicológico y de un trasfondo terrible, la hacen destacar entre propuestas similares”


La primera parte de la película nos pone en situación de manera más sosegada, quizás demasiado sombría y fría, pero gracias al guión sorpresivo y racionado en su duración, se hace llevadera y entretenida. La segunda parte, con el culmen en el giro final que lo podía haber firmado Maese Shyamalan, se vuelve muy acelerada, y parece que todo lo anterior nos ha engañado por completo. Comprendo que éste juego de realidad y ficción puede no ser agradable para todo espectador, pero no cabe duda qué hace de “El secreto de Marrowbone” un producto aplaudible y disfrutable por el personal más fanático de los finales no esperados y típicos. Su mensaje imaginativo, psicológico y de un trasfondo terrible, la hacen destacar entre propuestas similares que no dejan nada al aire y que aportan poca calidad de guión.

Definitivamente el poso último que nos encontraremos será el de una inteligente propuesta y mezcla de géneros, para unos una engañifa y para otros como yo, una apuesta de éxito, que sin ser ni innovadora ni excesivamente original, nos da lo que se espera y profundiza un escalón más allá en la metáfora y en la mente humana.

Lo mejor: La dirección y el guión, con un ritmo de menos a más, lleno de factor sorpresa que aunque no sea original resulta efectivo, más con un final de características enormes. El ático, con todo lo que ello conlleva y lleva dentro, me ha dejado recuerdo para semanas.

Lo peor: El excesivo enrevesamiento hasta su final puede causar mareos y estragos en espectadores no sensibles al engaño visual. Por momentos su frialdad puede dejarnos indiferentes.


6 comentarios:

victor dijo...

Yo la suspendo. Buena ambientación si, pero la historia para mi se va desinflando mientras avanza el metraje. Los actores regulares, no pueden levantar esta película. Al final se queda en un intento de hacer algo ameno y cae en el tedio. 4/10
Un saludo

Rhaul Black dijo...

Hola Victor!

Tiene un comienzo muy interesante, y luego el giro en la mitad puede ser desagradable-incongruente. Entiendo que no sea un plato sabroso para todos, a mi me gustó.

Saludos!!

El Rector dijo...

Yo esta vez si comparto "pesimismo" con Víctor, y esta "El Secreto de Marrowbone" tampoco me da para el aprobado y conste, que viendo de donde viene y quienes están metidos de por medio, me esperaba algo mucho peor. Al menos los actores de fuera le dan algo de empaque, dentro de la misma propuesta de siempre cuando la industria, digamos "intelectual" española, intenta venderle supuesto cine de género al gran público.

Yo soy gran amigo de las mezclas, me gusta mucho (cuando se hace bien) lo que sale de conjugar terror y comedia o drama y terror, pero es que aquí no hay terror por ningún lado, esto es un telefilme bien producido, que intenta copiar la fórmula del cine yankie de corte más comercial y que se ríe del espectador intentándole colar la misma historia de siempre, que uno tiene más o menos clara con apenas diez minutos de película. "El Orfanato" ya me pareció bochornosa en su día, que a día de hoy si intente seguir vendiendo "eso" como cine de género, me pone los pelos de punta.

Saludos.

Art0rius dijo...

Coincido con el Rector. Actualmente considero que el cine español está generando una corriente de creación de productos destinados a la sorpresa fácil y a tomarle el pelo al espectador. Películas poco honradas trufadas de pistas engañosas que contravienen toda la mínima lógica de una obra de presunto misterio y que lo adornan con giros de guión sacados de la manga y que parecen apelar al "miracomomolaelguionistaqueesmaslistoquetuespectador"....A este sub-genero englobaría el Orfanato, el film que nos ocupa e incluso "Los Otros" de Amenabar, película que a medida que me salen más canas me resulta más olvidable en cada revisión.

"El secreto..." es, para mi, un mix del peor Shylaman con la suma de todos los vicios adquiridos en los últimos años por parte del cine español. Aparte, me gustaría señalar una impresión personal.¿A nadie le da la impresión que todos estos productos parecen clones de combate de productos setentero-ochenteras como las estimables "El otro" (1972) o "Flores en al atico" (1988)?

Rhaul Black dijo...

Hola Rector & Art0rius!

O mucho me está cambiando el gusto o no dejo de equivocarme con lo que escribo últimamente, me estaré volviendo mayor? Un conformista? Un blando? Jaja a saber.

A veces creo que por el hecho de que sea una producción española la tiramos directamente a la basura, y aunque yo soy bastante prejuicioso en este sentido por la cantidad de disgustos que nos hemos tragado en este país, podriamos a veces dar un margen. Así me paso con ésta cinta.

Últimamente valoro las virtudes que veo mucho, quizás demasiado, pero que haya cosas de Shyamalan no es malo, ni siquiera de Amenábar o de películas tan buenas como dices Art0rius, las cuales claramente han influenciado.

Me gustó mucho como iba por un lado al inicio y de repente todo se acelera, además de la ejecución visual, bastante alta. Es original? No. Que lo es hoy en día? La originalidad ha de ser lo que nos lleve a gustar una película? O mejor el conjunto?

En cuanto a lo que es y no es terror, es un tema largamente debatible, y está claro que en esta cinta hay un 5%.

Saludos!

Gsus dijo...

La verdad es que comprendo a qué se refieren algunos de los comentarios negativos anteriores, pero me parecen exagerados e injustificados. Ciertamente tiene un tufillo innegable a películas ya vistas anteriormente como las citadas Los otros o El Orfanato, lo que desde luego resta a la hora de valorar esta película. Sin embargo decir que no llega al aprobado, no me parece justo cuando cuenta con una buena factura técnica, unas actuaciones y ambientación más que correctasy un guión que aunque previsible, no me pareció tan malo (aunque reconozco que la parte final también se me fue atragantando).
Para mí, una película que aprueba y que puede merecer un visionado si no se tienen mejores opciones.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.