Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015) Crítica: Anon (Andrew Niccol, 2018) Crítica: Satan´s Slaves (Joko Anwar, 2017)

lunes, 14 de mayo de 2018

Crítica: Victor Crowley

Inspirado por la famosa saga de “Viernes 13” que, actualmente cuenta con 10 entregas y hasta con un remake -qué raro-, el cineasta Adam Green se inventó en 2006 un personaje y una historia con matices muy similares a la franquicia ambientada en Crystal Lake. Dando lugar a “Hatchet”, obra primigenia que acabaría en franquicia y lo que le queda, en la que Green cambió elementos y características del personaje principal que alteraron el tono serio habitual del slasher, reemplazados por un tono más desenfrenado y cachondo de lo habitual en el slasher, al menos, en las primeras partes de las distintas sagas.


“Green ha hecho uso de la comedia y la autoparodia desde los inicios de la saga, sobre todo, al chocar de pleno con el splatter”


Igualmente, esa tonalidad paródica de “Hatchet” no ha dejado dudas ante la principal inspiración de Green a la hora de crear al personaje de Victor Crowley y, a su manera, rendirle homenaje a la popular franquicia iniciada por Sean S. Cunningham. Esta cuarta entrega ha sido titulada directamente como el personaje, “Victor Crowley”, al que da vida Kane Hodder en toda la saga y que todavía no cierra la puerta a posibles secuelas. Hodder, curiosamente, también interpretó a Jason Voorhees en las cuatro últimas entregas de “Viernes 13”.

Green ha sido el director y guionista habitual de la saga “Hatchet”, y en esta entrega retoma labores de dirección, tras dejar la tercera entrega en manos de BJ McDonnell, en la que ejerció solamente como guionista. En “Victor Crowley”, Green hace uso del metalenguaje por partida doble, ya que sitúa a los personajes del film en los dominios de Crowley con la intención de rodar una película sobre los hechos originales hace una década, aproximadamente, el mismo arco temporal que ha pasado para el espectador desde el estreno de la primera entrega.

10 años después de los eventos de la primera película, Victor Crowley es resucitado por error y procede a matar una vez más.

Mediante esta sencilla premisa, Green, perpetúa su legado y personaje, que viendo el resultado, me parece totalmente innecesario. Aun así, dentro de ciertos círculos amantes del cine underground, tengo que reconocer que Crowley consiguió hacerse un pequeño hueco en el corazón de los amantes del slasher, incluso a mí, me llegó a cautivar en su momento.


“estamos ante un producto de pobre factura técnica y con personajes más planos que una tabla de planchar”


Por otro lado, Green ha hecho uso de la comedia y la autoparodia desde los inicios de la saga, sobre todo, al chocar de pleno con el splatter, influencia que ha ido ganando consistencia y mayor amplitud dentro de la franquicia, hasta el punto de convertir esta cuarta parte en una comedia pura y dura, sobrepasando lo coherente y digerible. Personalmente, este excesivo humor no me ha agradado en absoluto.

Además, el nivel de desarrollo de los personajes y el de la propia historia, me ha parecido una estupidez más propia de una spoof movie que no de un slasher, por muy cómico que éste trate de ser. Victor Crowley no está a la altura de lo que Green puede llegar a ofrecernos como realizador, y más teniendo en cuenta que fue él quien nos ‘regaló’ “Frozen” (aka “Bajo cero”), a los amantes del survival. Cosa que todavía deja más en evidencia la capacidad de Green para con esta cuarta entrega del anabolizado y deformado serial killer de los lagos de Nueva Orleans.

La edad me ha vuelto demasiado exigente, no lo voy a negar, y al margen de esas muertes dignas del mejor splatter, que se han convertido en la insignia de la franquicia, lo único que se me antoja atractivo en esta entrega son un par de secuencias como, la del móvil o la turbina del avión. Por lo demás, creo que estamos ante un producto de pobre factura técnica y con personajes más planos que una tabla de planchar. Parry Shen repite en el personaje de Shawn de la obra original, en un personaje muy acorde con la actualidad televisiva y los reality shows. Le acompaña Laura Ortiz (“Las colinas tienen ojos”) que, entre un reparto bastante coral, son los dos personajes en los que el guión centra la atención de forma más pronunciada, porque realmente la atención del espectador hacia esta pareja no se consigue con unas interpretaciones tan artificiales.

El resto de personajes son puro relleno que no tienen un desarrollo personal que nos pueda interesar más allá de la matanza perpetrada por Crowley. Es verdad que el desarrollo de los personajes no es el punto fuerte del slasher, una vertiente del terror en la que solo quieres que los maten a todos, pero un poco más constructivos sí que podrían haber sido en este aspecto.

Esta cuarta entrega, en muchos aspectos me parece terriblemente floja, pero he de reconocer que sigue manteniendo los excesos visuales característicos e inconfundibles para el fan de la saga, así que es bastante probable que los menos puristas y exigentes, la disfruten en ese aspecto.


“las situaciones se suceden a destiempo y desarrollan torpemente dentro de la historia como si fueran simples sketches individuales”


El uso de la parodia es algo que casi todas las grandes sagas de terror como “Viernes 13”, “Pesadilla en Elm Street”, “Halloween”, “Posesión Infernal”, “La Matanza de Texas” etc, han acabado utilizando en cada nueva secuela, en mayor o menor medida, apostando por un tono humorístico en detrimento del auténtico terror. “Hatchet” es una saga que utiliza la parodia en todas sus facetas desde el inicio, pero lo de esta cuarta parte, ya es pasarse.

Es el ejemplo perfecto de cómo alargar esa vertiente cómica hasta lo agónico, haciendo uso de un humor tan poco ocurrente con ‘gracietas’ varias de unos personajes sobreactuados y sobredimensionados en el tono más parodiable imaginable por el espectador. Por otro lado, tampoco hay que olvidar las situaciones que se suceden a destiempo y desarrollan torpemente dentro de la historia como si fueran simples sketches individuales, cosa que no tengo muy clara si está hecho a propósito o fue algo totalmente involuntario al montar la película en postproducción.

La forma en la que Green pone en tal apretada situación al elenco de personajes, es aburrida e incluso algo inepta desde un punto de vista narrativo. Además, a efectos prácticos es similar a la de la obra original, dejarlos varados en medio de los dominios de Crowley, originalidad cero. Esta secuela puede llegar a ser rescatable si te mola el gore desmesurado, la exageración incongruente, los litros de sangre, el látex y las prótesis artificiales. En caso contrario, no hay mucho que a los que aferrarse para recordar con buenas sensaciones esta “Victor Crowley”. En fin, no esperaba una gran secuela. Los más veteranos ya hemos experimentado cierto declive en la gran mayoría de sagas míticas, no hace falta que venga un director moderno a decepcionarnos otra vez con una película que ni siquiera con bajas expectativas me ha parecido que merezca 80 minutos de nuestro tiempo y energía.


7 comentarios:

El Rector dijo...

Más de lo mismo y me atrevería a decir, que peor. Si la anterior entrega parece que apostaba un poco más por la seriedad, por el slasher ritualístico y encomendándose a su scream queen propia, esta cuarta parte lejos de una evolución, es un paso atrás, una versión pobre de la película original. No hablaré del guion, pues aquí no toca, pero ni el ritmo convence, ni mucho menos las interpretaciones, que son horrendas. Por no hablar de que las muertes sean posiblemente, las peores de toda la saga.

Una pena que esta franquicia no haya terminado nunca de dar ese pasito que le falta para convertirse en algo realmente importante, en una de las grandes sagas de terror modernas para terminarse quedando en lo que comenta el sr.Bateman, un splatter a base de sketches indiividuales, mediocre en todos los aspectos, a excepción por supuesto, de los efectos especiales, único punto fuera de toda discusión. ¿Suficiente? A mí se me queda corto.

Saludos.

Missterror dijo...

La verdad es que yo nunca he sido demasiado fan de la saga "Victor Crowley", incluso la película original no terminó de despertarme la simpatía que generaba en el resto del público, pero debo reconocer que pese a que es un humor al que personalmente no sé encontrarle la gracia, todos los excesos a su alrededor hacen que recuerde la primera y segunda parte de "Hatchet" como correctas y por supuesto entendía la fascinación de los fans por Victor Crowley y las ganas de convertirlo en un heredero de Jason Voorhees.
Luego llegó la tercera parte que pasó sin pena ni gloria, al menos para mi y creo que con "Victor Crowley", la saga ha tocado fondo, como bien comentas. Su prólogo me convenció bastante y continué viéndola creyendo que al menos iba a ser divertida, pero pasados los primeros minutos, los gags sin gracia alguna, la torpeza de las escenas, todo ese recubrimiento amateur y el relleno constante, hizo que no solo no me divirtiera en absoluto sino que tuviera momentos de vergüenza ajena.
Coincido contigo y con el Rector en que probablemente estas muertes sean las peores de toda la saga y teniendo en cuenta que esa es su mayor baza, pues mal asunto. De Adam Green ya se espera mucho más a estas alturas.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Missterror y Rector

Me alegra ver que no es una cuestión de exigencias propias debido a que me hago mayor. Con este tipo de películas, a veces, he llegado a pensar que la madurez estaba influyendo negativamente en la opinión final. Al menos, en este caso, veo que la cosa es tal cual la pinto y no algo personal.

Rector

La tercera no he llegado a verla, pero por lo que comentas tampoco parece que fuese la rehostia. En su momento, recuerdo que la primera y la segunda no me desagradaron en absoluto, pero no las he vuelto a ver.

Missterror

Tienes razón, el personaje no ha calado entre el público a una mayor escala como si lo ha hecho Jason Voorhees, quizás, sea por el tono más cómico inicial en la saga, quien sabe.

Saludos

JuanCar dijo...

Una magnífica réplica de la película, Patrick.

Bueno al grano, yo no he visto ninguna de las anteriores partes de esta saga, nunca me había interesado lo suficiente para ponerme con ella.

A partir de ahi, pues decirte que ésta Víctor Crowley me ha hecho cierta gracia.
No quiero decir ni mucho menos que merezca más de lo que expresais por aquí, pero a modo personal te puedo decir que como película para ver después del bocadillo de Nocilla de la tarde no está nada mal. Me mantuvo todo el rato expectante y además se me escapó alguna que otra carcajada.
Como ejercicio de metacine no está nada mal.

Entiendo que al no estar al tanto del espíritu real del que habláis los metidos en faena, mi opinión no sea la más objetiva, pero puede ayudar a otros que estén en mi misma situación.

Muy del montón, pero para mi gusto entretenida y con cierta gracia.

Saludos!

RONETTE PULASKI dijo...

Me pregunto cuál es el aliciente para haber hecho una cuarta entrega como esta. Las actuaciones son bochornosas. Supongo que quiere ser mala de forma premeditada...

Tracy Kong dijo...

Leì hace tiempo en alguna parte antes de ver la peli unas emotivas declaraciones del director Adam Green, sobre lo mucho que le afectò la muerte de Wes Craven y los ànimos que los fans de Hatchet y de George A.Romero (antes de fallecer tambièn) para que realizara una nueva entrega. Como sentimental que soy aplaudo la iniciativa al margen del resultado del que tampoco atesoraba tampoco mayores expectativas, como en el caso de las también muy tardìas e irregulares Jeepers Creepers 3 o Phantasma 5, que ami me gustan pese a sus defectos.

Patrick Bateman dijo...

Hola Juancar

No creo que necesariamente haya que estar al tanto del espíritu de la saga para tener una opinión objetiva, de todas formas, me alegro que la hayas disfrutado, que sobre gustos no hay nada escrito.

Saludos.

Hola Ronette

Yo tampoco lo sé. No lo puedes decir más claro, a mí las interpretaciones me recordaban al típico corto rodado entre amigos con una steadycam.

Saludos.

Hola Tracy Kong

Pues no tenía ni idea de este tortuoso homenaje a dos de los grandes maestros del género. Estoy de acuerdo que muchas otras tienen defectos y no por ello tienen que dejar de gustarnos, pero para mí, Victor Crowley tiene algo más que simples defectos.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.