Crítica: Office Uprising (Lin Oeding, 2018) Crítica: Boar (Chris Sun, 2017) Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018)

viernes, 15 de junio de 2018

Crítica: Ghostland

Solía imaginarme viviendo cerca del mar, desayunando en una terraza con la brisa marina ayudándome a abrir del todo los ojos. Solía imaginarme junto a un hombre que me hiciera feliz, con el que nunca faltaran temas de conversación. Solía imaginarme en un trabajo en el que sintiera que había algo más que me motivara que el sueldo a final de mes. Solía imaginarme rodeada de buenas amigas, de esas a las que les cuentas todos tus secretos mientras tomas café. Solía pensar que la gente, por lo general, era buena. Siempre me ha gustado mucho utilizar la imaginación para completar la realidad. Todas esas ensoñaciones que tenía siendo adolescente se deformaron para convertirse en algo terriblemente diferente y me di cuenta de que el yang no completaba al yin, solo lo sometía.

“Ghostland”, también conocida como “Incident in a Ghostland” llega pisando fuerte, no sólo por ser la esperada nueva obra de Pascal Laugier, sino también porque es una apuesta segura para el 2018 porque es la evidencia de lo que el yin y el yang pueden dar de sí en el cine de terror. No cabe duda de que estamos ante una nueva prueba de fuego para Laugier. Probablemente sea una de las más complicadas en su carrera, ya que esta película puede encumbrarle o relegarle a ese lugar en el que Alexandra Aja reside desde hace unos años: la apatía. Por suerte, Laugier ha jugado bien sus cartas y tras el espacio en gris que supuso “The Tall Man” (2012), se tomó un tiempo para centrarse y dar forma a un proyecto que combinara aquello que le gusta, aquello que le caracteriza como director y aquello que le permite tener un mercado abierto.

Laugier sigue apostando por un control total en sus creaciones por lo que, una vez más, escribe el guión de su película. Por lo general, por aquí solemos ver que esa combinación director-guionista suele quedar coja en alguno de los dos puntos, está claro que hay honrosas excepciones como S. Craig Zhaler, pero tirar a todo lo que se mueve suele ser complicado como se demuestra en la mayoría de los casos. Yo siempre he manifestado mi parecer respecto a la idealización de dar forma de principio a fin a tu propia historia. Si tienes todos los puntos claros, adelante, no hay margen de error más allá de los gustos personales del espectador, pero si no tienes el guión atado y bien atado, tú mismo tienes que dirigir tus propias carencias y definitivamente uno no puede ser objetivo consigo mismo. En “Ghostland”, Laugier tenía claro lo que ha querido contar y sobre todo, cómo contarlo así que el resultado es tremendamente positivo.


"En Ghostland, Laugier tenía claro lo que ha querido contar y sobre todo, cómo contarlo así que el resultado es tremendamente positivo”


Estamos ante una propuesta que es una acertada amalgama de diferentes subgéneros: home invasion, survival, torture porn y terror sobrenatural. Y todo esto que puede parecer muy ambicioso, se hace desarrollando una idea simple pero embaucadora al seguir uno de los fetiches de este director, el giro que inevitablemente da vida a todas sus películas. Como argumento, directo y rápido: Una madre y sus dos jóvenes hijas se mudan a la casa que una excéntrica tía les deja en herencia. Nada más llegar, serán asaltadas por dos personas y en ese momento comienza el horror. Esto que puede parecer la historia de siempre, os aseguro que no lo es porque, señoritos y señoritas, algunos habíamos subestimado al señor Laugier y no recordábamos que el factor sorpresa existe y lo maravilloso que es sentirse “engañado” en una tesitura como esta.

Yendo por partes, empezamos por entender en los primeros compases de la cinta que las referencias no van a ser sutiles sino que claramente se busca el guiño al fan de la literatura de terror, en especial a los millones de lectores de Lovecraft y Stephen King y a los fans de Rob Zombie y más o menos, en esta combinación está la clave de “Ghostland”, en ir entendiendo que va a haber una de cal y otra de arena y que es la mezcla de estos dos componentes lo que conforma el cemento que hace que cada pieza de este puzzle quede bien sujeta. De esta forma, lo que en un principio parece que se suma a la corriente Wan de los jump scares y los sustos fáciles en un ambiente propio del cine sobrenatural, termina por descabalar la seguridad con la que afirmábamos que Laugier no se maneja demasiado bien con el terror sobrenatural, apostillando que en una propuesta como esta, no es necesario subir el volumen de los efectos sonoros chirriantes para conseguir la atención. Todos sabemos lo que se le da bien a Laugier, todos tenemos en mente “Martyrs” (2008), claro que lo tenemos en mente, es algo que no podemos evitar y aunque tengamos claro que “Ghostland” no va a ser la nueva “Martyrs”, de este director siempre se esperará que saque la garra.


“Y no es que “Ghostland” se quede parca en violencia, de hecho uno de los aciertos es lo cruda, malsana y dura que es, pero sí peca de timorata en grafismo”


Y amigos, dicho y hecho, “Ghostland” no es lo que parece y de no haber estado pensada para el público americano o para un público quizá más amplio que “Martyrs”, probablemente podríamos hablar de un resurgir de la nouvelle horreur vague. Esta vez, en esta producción franco-canadiense, ha ganado la partida Canadá y dejo claro que para nada es malo pues estamos ante un gran resultado, pero esta misma película si hubiera tenido esa savoir-faire francés al 100%, teniendo en cuenta la idea que desarrolla, podría haber sido digna heredera de la obra maestra de su director. Y no es que “Ghostland” se quede parca en violencia, de hecho uno de los aciertos es lo cruda, malsana y dura que es, pero sí peca de timorata en grafismo. La violencia se ve, pero sobre todo se intuye. El salvajismo deja marcas terroríficas en las protagonistas y el espectador es capaz de imaginar el infierno que supone estar en una casa que podría haber pertenecido a la familia Firefly en “The House of 1000 corpses” (2003) o a los Sawyer de “La Matanza de Texas” (1974), pero Laugier escoge no mostrar más de lo necesario porque, insisto, “Ghostland” intenta estar a medio camino entre su parte más comercial y su parte más visceral. Lo consigue, sin duda.

A medida que avanza la película, se dibuja de una forma magistral los personajes protagonistas, en especial en lo que atañe a la juventud de estas. Jóvenes que otorgan fuerza por duplicado a una historia en la que Laugier vuelve a cargar todo el peso en los frágiles hombros de dos hermanas que necesitan sacrificarse la una por la otra para avanzar y que asumirán el control de su situación de maneras totalmente diferentes. Es precisamente en el desarrollo de los mecanismos de defensa de una y otra para afrontar el dolor, lo que diferencia a “Ghostland” de propuestas más generalistas en este tipo de cine de terror. Son los giros y las idas y venidas del guión lo que hace que la historia destaque y sobresalga incluso por encima de la estupenda fotografía utilizada y el uso tanto de los primeros planos, como de los planos abiertos para generar una tensión constante y el desgarro del espectador que ha conseguido entrar en la historia y empatizar con las niñas.


“Es precisamente en el desarrollo de los mecanismos de defensa de una y otra para afrontar el dolor, lo que diferencia a “Ghostland” de propuestas más generalistas”


Respecto al casting, especial mención para Emilia Jones y Taylor Hickson, quienes se convierten en las gigantes absolutas de la película, por encima de sus parteinares masculinos y sus versiones adultas. Espero que no sólo se hable del terrible accidente sufrido por Hickson en el rodaje, porque la química entre ellas es tan palpable que confiere mucho realismo a todo lo que se ve en pantalla y a lo que no se ve, más aún. Respecto a los asesinos, no cabe duda de que resultan absolutamente inquietantes y repulsivamente fascinantes, pero aquí tengo que marcar un punto negativo, pues su retrato es vago e impreciso y si bien se dejan claros sus fetiches, se hace de una manera efectista, pues ni se desarrolla su relación, ni su motivación y puede que esto no sea lo más importante ya que hemos dejado claro que el protagonismo absoluto es para ellas, pero tomándose tantas molestias para crear una atmósfera tan sucia, cruel y bruta, es una pena que no se haya complementado con un añadido a la historia en la que no se tuviera que sobreentender el origen de tanta vileza.

Comentaba antes que “Ghostland” en sus primera parte mostraba unas cartas muy reconocibles en el cine de terror actual que hacían fruncir el ceño por su uso del sonido en la máxima expresión para generar el susto fácil. Eso que parecía una tentativa con subirse al carro de fórmulas que ya saturan el mercado y que podrían haber sido otro de los puntos negativos de la película, no es sino el fruto de la vuelta de tuerca para parecer que es lo que no es y confundir al espectador, quien termina rendido ante la inteligencia de llevar esa primera parte de la cinta a un terreno por el que, en realidad, no se transita nunca. El acierto llega con la confusión así como los constantes cambios de subgénero, ritmo y calma antes de la tormenta. En esto tiene también mucho que ver la excelente banda sonora de Todd Bryanto, ya que consigue conjugar perfectamente vista y oído en cada escena para añadir más tensión, si cabe. Y entre tanto sonido, lo terrible se consigue cuando como bien sabe Pascal Laugier y su Anna, llega el silencio, roto únicamente por los gritos más desesperanzados.


“Ghostland, tiene ese toque enfermizo de película de survival clásico, aderezado con el drama y la tensión que supone un home invasion y los suficientes artificios engañosos como para llegar al gran público”


Estamos ante una película sádica y bien rematada, pese a que desde mi punto de vista al final le falte un poco más de ambigüedad y mala leche, pues parece que hay un ligero intento de volver a rizar el rizo, pero se queda en poco menos que una anécdota. “Ghostland”, tiene ese toque enfermizo de película de survival clásico, aderezado con el drama y la tensión que supone un home invasion y los suficientes artificios engañosos como para llegar al gran público, aunque estoy convencida de que quienes más disfrutarán con ella será el público especializado en cine de terror. “Ghostland” significa otro paso firme más del director francés, un paso donde se nota que ha aprendido de todas sus experiencias pasadas, tanto en aciertos como en errores y desde luego, eso convertirá a esta en una de las películas de este 2018.

En la actualidad vivo enfrente del mar, porque en este vida no hay que tener miedo a romper con todo para poder desayunar cada día en el sitio en el que siempre soñaste hacerlo. Cada día espero impaciente que el hombre con el que comparto la vida entre por la puerta y así le pueda abrazar, porque aparte de ser un gran Rector es la persona más maravillosa y fascinante con la que podría despertarme cada día. Tengo un trabajo que me hace empatizar aún más con la gente y evitar así ser seducida por la misantropía y mis amigas, aún en la distancia, me recuerdan cada segundo que el ser humano no es tan malo. A veces, la idealización de la realidad se convierte en la realidad misma y la luz del yang le pega una patada en el estómago a la puta oscuridad del yin y a veces todo se queda como está. Puede que ahora viva esta realidad o puede que os esté mintiendo como se miente en las redes sociales, eso no lo vais a saber nunca, pero ¿qué sería de nosotros sin el poder de la ambigüedad?


20 comentarios:

Donnie Darko dijo...

Que maravilla de película. No es precisamente original pero Laugier consigue que estemos toda la película en tensión y personalmente es una cinta que me ha dejado muy mal cuerpo. Si tuviera que definir de alguna manera a esta película sería como enfermiza y aunque suene extraño, lo agradezco. A pesar de estar dirigida por Laugier, director de la brutal 'Martyrs' no puede dejar de pensar en Maury y Bustillo al ver esta película algo que me resultó muy agradable (Los Maury y Bustillo pre Leatherface claro) Desde luego esta 'Ghostland' está destinada a ser una de las grandes películas de la temporada..

Me sorprende el parecido fisico en algunas escenas de Crystal Reed con Jodelle Ferland protagonista de la anterior película de Laugier. Como si de alguna manera se hubiera querido buscar ese parecido.. No se si ahí hay algún tipo de guiño o pulla que se me escapa...

Excelente película de obligada visión para los amantes del cine de terror enfermizo y malsano.

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Mucho se ha hablado este año de "A Quiet Place" y de la inminente "Hereditary", pero servidor, sin haber visto aun ninguna de las dos, duda mucho que ninguna supere las prestaciones de este sorprendente y delicioso ejercicio de terror que nos ha regalado el señor Laugier, y vaya por delante que nunca ha sido uno de mis fetiches. A día de hoy y pese a lo temprano (lo gordo no suele llegar hasta el último tercio del año), tengo claro que "Ghostland" será muy protagonista de buena parte de los top 10 del 2018 y no sin razón, ya que estamos ante una película excelente que mezcla con elegancia varios subgéneros mientras juega al despiste como (y eso si no se lo puedo negar) solo Laugier sabe hacer, llevando aquí su fórmula al extremo y por tanto, al éxito.

Buena historia, grandes interpretaciones de las jóvenes protagonistas (con tragedia verídica incluida, que siempre ayuda a alimentar el misticismo alrededor de la obra), un guion muy bien resuelto y unos villanos de esos que tanto gustan a los amantes de lo extremo, para una película, que pese a estar pensada también para el gran público (o al menos no resulta tan hermética como aquellas grandes joyas del terror francés), sabe apretar el acelerador lo suficiente, como para contentar al aficionado de cuña y además, con nota.

Muy de acuerdo con tu excelente análisis Missterror, lo secundo todo (incluido que el desenlace podría haber estado algo mejor, por aquello de buscarle alguna pega. No tanto con el tema de los villanos, que a mi me da bastante igual que me expliquen o no su relación o sus motivaciones)y muy de acuerdo también con lo que comenta Donnie sobre los Mauri & Bustilllo (los villanos son muy suyos), que perfectamente podrían haber firmado esta película.

En definitiva y a riesgo de ofender sensibilidades, la mejor película de Laugier hasta la fecha y de lo mejorcito que vamos a ver este año, y eso, que la competencia parece que no a ser poca. Imprescindible.

Saludos.

Missterror dijo...

Donnie- Qué gusto leer que te ha fascinado :) Fíjate que yo sí considero que sea original. Ese punto de vista engañoso, desde el título hasta el final de la película y cómo va cogiendo sensaciones que maneja bien para hacer que el espectador crea lo que no es y sienta lo que no debería sentir. Todo el tema de pasar por varios subgéneros sin centrarse realmente en ninguno para que el espectador esté en tensión constante sí me parece original. La idea central de la trama, si lo reducimos a la captura de Beth y Vera no es original, claro que no, pero si lo miro todo en conjunto y entiendo que la trama central no es lo primordial, sí que le veo un punto novedoso que hacía falta.
Muy de acuerdo con lo que comentas sobre Maury y Bustillo, "Ghostland" tiene mucho de ellos también, pero reconozco a Laugier en ella sin problemas. Esos primeros planos con Vera y Beth con mirada perdida pero con fuerza y en silencio, pone los pelos de punta y yo inevitablemente pensaba en otra mujer a la que Laugier hizo sufrir mucho. Tengo claro también que la película aún podría haber ido más allá y ser de las que dejan mal cuerpo durante una semana, pero creo que este equilibrio conseguido entre película malrollera como ella sola y la fórmula para asegurarse el estreno en salas de cine around the world es magistral.

Ahora que lo mencionas, sí que se parecen Crystal Reed y Jodelle Ferland. Desconozco sí es intencionado o no, la verdad.

Rector- Yo tampoco he visto aún "A Quiet Place" y por tanto, no puedo decir nada de ella. Sobre "Hereditary" solo puedo decirte que es la película que más espero del año y que tengo unas expectativas altísimas (y eso que no he visto ni trailer ni sé absolutamente nada de ella...). Y sí, "Ghostland" debería estar en la mayor parte de las listas con lo mejor del año.
La manera en la que Laugier juega con el espectador es tan hábil que hay que reconocer que mereció la pena la espera. Y encima vuelve a darnos una patada en el estómago para dejar claro que sabe hacer película enfermizas como pocos.
En el tema de los villanos, yo sí creo que deberían haberles dedicado algo más de tiempo porque Laugir se toma muchas molestias en dejar claro lo tarados que están pero en ningún momento va un poco más allá, no para que les entendamos, sino para que les conozcamos mejor. Como dices, son el tipo de villanos que dejan huella y creo que se les debía un poco más de protagonismo.
"Ghostland" es una grandísima película, pero ponerla por encima de "Martyrs" para mi es excesivo. Creo que sólo "A l'interieur" está por encima de "Martyrs", ni siquiera podría poner mi película favorita de Rob Zombie (y adoro a este señor) por encima de "Martyrs". Ni siquiera "Hellraiser" (y esta es otra debilidad) está por encima de "Martyrs"...

Saludos.

Alekaram dijo...

Excelente reseña, los sigo hace muchísimo tiempo, pero hasta ahora me animo a comentarles, y es que no se cuanto tiempo llevaba esperando una película que me dejara con el mal rollo que si lograron martyrs, Haute tension, al interior... una película gigante que como bien comentan no está a la altura de martyrs pero se acerca, y me alegra que de momento "A tall man" sólo sea un pequeño lunar en su filmografía, seguro ya la tengo nominada en lo mejor del año a espera de lo que venga, la mejor del semestre sin duda, y si me pueden corregir, también mejor que lo que tuvimos el año pasado.

Un saludo monstruos, los seguiré siguiendo fielmente.

Max Cady dijo...

Estupenda crítica Missterror. Un placer leerte como siempre.

La verdad es que coincido plenamente, o cuanto menos en lo fundamental contigo. Lo nuevo de Pascal Laugier, después de la decepcionante (al menos, para mí) The Tall Man, es una lacerante y malsana historia de supervivencia repleta de momentos de tensión y dramatismo donde Laugier demuestra todo el potencial que atesora.

Sin apenas ruido de tambores (entiéndase promoción desmedida) esta película es una de las gratísimas sorpresas que me ha reportado hasta la fecha lo que llevamos de 2018 en cuanto a género de terror, que estaba siendo bastante mediocre. Tensión, suspense, drama, violencia extrema, ambientes enfermizos y mucho “entretenimiento insalubre” es lo que propone el bueno de Laugier.

Que el director francés sabe dónde ubicar la cámara y como contar historias con atmósfera envilecida es algo que sabíamos (aunque en este caso no es tan explícito como en Martyrs), igual que la estupenda factura técnica que suelen tener sus producciones, pero esta además cuenta con unas actuaciones fabulosas por parte de todo el reparto femenino y una historia bastante potente, adictiva y bien cerrada.

Habría agradecido que los villanos de la función estuvieran mejor definidos, pero sobre todo creo que la película flojea por culpa de un final nada cruel para las protagonistas. Habría sido un final de fiesta apoteósico.

En fin, una película que hará las delicias de los amantes de los platos contundentes y que nos devuelve a un Laugier en plena forma. Por momentos, creo que es su mejor película hasta la fecha.

P.D. Gustándome enormemente Martyrs, siempre he creído, y mantengo, que su tercio final se hace terriblemente pesado, monótono y aburrido.

Missterror dijo...

Alekaram- Me alegra que te hayas animado a comentar :) Vuestros comentarios nos aportan diferentes puntos de vista y siempre son nos motivan.
Desde luego "Ghostland", salvo alguna excepción, está siendo muy bien acogida y será firme candidata a ser una de las películas del año. Desde luego es de lo mejor del semestre y en clave de terror, es lo mejor. Respecto al año pasado, yo tuve serios problemas para configurar mi top 10. Películas como "Brawl in Cell block 99", "Revenge" o "The Void" para mi están un poco por encima de la notabilísima "Ghostland".

Max Cady- Pues coincidimos muchísimo, ¡que ya era hora! :) Es cierto que no ha tenido apenas movimiento promocional una vez terminada la producción, excepto por el accidente de Taylor Hickson. En realidad me alegro que no haya sido así, pues se habría apostado demasiado por el morbo del corte de la actriz para crear hype más que por lo que la cinta realmente ofrece.
Qué ganas teníamos ya de una película que tuviera estas cotas de sadismo, tensión, drama y ambiente malsano, ¿eh?. Yo no creo que haya una violencia desmedida, de hecho, como comento, de haberse dejado llevar más por la violencia explícita en pantalla, hubiera estado muy muy cerca de "Martyrs", pero entiendo la decisión de Laugier porque realmente con la violencia que hay en "Ghostland" es suficiente (que no es poca, no quiero decir eso)
Respecto a los villanos y la decisión de terminar la función como la termina, estoy de acuerdo contigo. Justamente en esos dos puntos es donde creo que se le puede achacar lo poco negativo que pueda tener la película. YO imaginé un par de finales tremendos para "Ghostland", supongo que la directora frustrada que hay en mi salió a relucir, pero lo sigo imaginando como algo brutal que nos hubiera dejado con el mismo mal cuerpo para el resto del año que lo que consiguió "Eden Lake" en su momento.

Otros azotitos para ti, Max!! ¿Cómo que el tercio final del "Martyrs" es aburrido? A mi es que me pareció de una genialidad que no puedo explicar...

Saludos.

El Rector dijo...

Amén a esa postdata de maese Cady. No puedo estar más de acuerdo :)

Saludos.

victor dijo...

La cogí con interés, pero al final me terminó siendo insípida. Mucha puesta en escena, gritos y nada de terror. Se deja ver pero no es un estilo que me vaya. 5/10
Un saludo

JuanCar dijo...

Missterror dando lecciones de redacción y... de amor.
Nos dejas siempre con el corazón partio, a veces duele leerte. Pero al contrario de la película que nos ocupa, estoy seguro de que el twist de tu vida, tiene final feliz. No tengo duda.

Creo que con estas cuatro fantásticas películas que llevamos de Laugier, son suficientes para hablar de él en términos de autoria.
Laugier es una autor de cine de terror que está por encima de la simple dirección y que aún trabajando bajo el amparo de productores, cree ciegamente en lo que hace y trata de plasmarlo lo más fielmente posible sin contagiar en exceso el producto de las injerencias ejecutivas.

El cine de Laugier, desde aquella Internado que a mi ya me encantó y me hizo meterlo en mi lista de 'siguiendo', está plagado de constantes y soluciones visuales que constituyen una sucesión de imágenes que al final resultan ser de un solo tomo.
La importancia que tiene la mujer en su cine, las familias desestructuradas o que anidan el mal, los espacios cerrados que al final resultan ser un laberinto con múltiples ramificaciones, la importancia del pasado en las vivencias de las personas...
Todo ello junto con esas sorpresas y giros que siempre introduce en sus guiones, no dejan lugar para la duda acerca de la faceta autora de Laugier, alguien que no se dedica específicamente a decidir dónde poner la cámara.
También destaca como un excelente director de actrices y narrador, dosificando hábilmente los sucesos importantes, resultando por ello un cine tremendamente entretenido.

Me alegro que la película que nos ocupa haya conseguido conectar otra vez a mi estimado Rector con Laugier.
Por mi parte os digo que aún siendo una excelente película con una factura que ya quisieran muchos para si, no me ha resultado mucho mejor que 'Él hombre de las sombras'.
Se que es una afirmación polémica pero creo que el único problema de 'El hombre de las sombras', es ser la película del 'después de', con eso creo que lo digo todo.
Las espectativas se pusieron donde no se debían poner, y la ausencia de esa violencia que todo el mundo esperaba, nos se consumó.
Por lo demás es una película redonda, con un excelente guión y muchísima más cargada de sorpresas que ésta Ghostland.
Ghostland se desinfla a partir del giro que sucede a la mitad, y se convierte sin más en una película de interminables persecuciones y gritos. El balance al final me resulta insatisfactorio, aúnque cómo dije antes, aún así es una película muy por encima de la media.

De todas formas, esperando con ansias su nueva propuesta, por supuesto.

Y viva el amor, Misterror, viva.

Saludos

MiKaEl dijo...

Aún con toda la tortura física y ambientación creepy, lo que más me perturbó, fue la condición de Beth. Lo que si parece claro es que a Pascal la formula de apalear mujeres mezclando varios géneros del terror, le resulta positivo, y no pierde su estilo con estandarte de violencia desmedida. Muy bien.

Definitivamente Laugier se pone en el mapa de terror del 2018, año nada malo con propuestas como A Quiet Place, Suspiria y Hereditary.

Missterror dijo...

Victor- Pues ese es el problema, si este estilo no te va, no hay mucho que hacer. Me temo que vas a tener que probar con otro, y eso que "Ghostland" te da un tres por uno en estilos ;)

JuanCar- Qué complicadas son las lecciones de amor, poca lección puede dar nadie en esto. El amor no se aprende, sólo se disfruta. Todo lo que no se disfrute, no es amor.
Yo no puedo hablar de cuatro fantásticas películas de Laugier, porque "El Internado" no me gustó nada de nada, ni con sus giros, ni con su ambientación, ni con su protagonista, no me gustó con nada. No entré en la película por más que me lo impusiera.
Está claro que Laugier es un director que gana con sus protagonistas femeninas, con su imperfección, con su dolor, con su resignación o con sus artimañas para hacer que se abstraigan de una realidad infernal. Laugier es un misógino que sólo hala de mujeres heridas y rotas, no de heroinas y lo hace de una forma espectacular.
Como imaginarás, estoy muy lejos de esa afirmación que haces sobre que "El hombre de las sombras" está por encima de "Ghostland". Yo fui una de las voces defensoras de la película en esta web. La primera vez que la vi, pensé lo mismo que tú, que su pecado era ser la siguiente película después de "Martyrs", con un cambio de registro muy grande, pero luego volví a ver un par de veces más "The tall Man" y se me iba atragantando un poco más cada vez. No considero que sea una mala película, pero me desencantó y ahora la posiciono en tercer lugar sin pensarlo.

Para mi "Ghostland" no se desinfla en ningún momento y si bien es cierto que creo que otro final más cruel y ambiguo hubiera sido un mejor cierre, no tuve en ningún momento impresión de que se rebajara el nivel.

Y por supuesto, ¡Viva el amor!....y la playa ;)

MiKaEl- Beth es mucho más compleja de lo que puede parecer a simple vista. NO es valiente y se aterroriza de tal manera que es capaz de dejar de sentir, por lo inversamente a lo que parece, está mucho más preparada para una situación como la que tiene que vivir que la propia Vera, que sin duda es la parte más activa. Laugier cuando hace que se comparta el protagonismo lo hace para compensar. Como dices, Muy bien.

Yo soy de las está convencida de que lo mejor del año suele llegar en los últimos tres meses, este 2018 parece que va llegando antes ;)

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Buenas niditooo!!

Pues yo soy un poco contrapunto, y puede, que por visualizar mucho antes "A quiet place" y "Hereditary" antes que la propuesta de Laugier, que me animé gracias a vuestros excelentes trabajos en esta gran familia de cuervos, jejejej!

Para mi "Ghostland" me parece una película correcta, sucia y malsana pero depurada con regusto a "Grand Guignol que atrapa pero no me hizo sosegar lo que yo esperaba. Cierto es que las interpretaciones se agradecen, por su solidez y un guión bien hilvanado, que juega al desconcierto -en el buen sentido de la palabra-; y que a mi parecer, son esos momentos de confusión en los que el film saca lo mejor de sí.

Debo de reconocer, la buena puesta en escena que se encuentra entre el barroquismo y la suciedad, lo que ayuda al film a ser áspero aunque no me llega a perturbar; seguramente ese toque "survival" aunque necesario para la historia explicada, se hace distante conmigo como espectador.

De todos modos, me alegré de que Laugier volviera a un estilo más "autoral" en el que al visualizar la película no paraba de pensar en "Alta tensión" de Ajà o "Frontier(s)" de Gens esos grandes talentos franceses que poco a poco parecían perder el rumbo al salir de su país y comenzar su aventura americana. Creo que he podido valorar aspectos de la película, gracias a la excelente crítica de Miss Terror, aunque esta vez no hemos coincidido tanto como me esperaba, pero al final cada uno tiene sus gustos y sus apreciaciones, y por lo tanto una diversidad de grises inigualable. Como siempre un abrazo muy fuerte y siempre os sigo leyendo, aunque no pueda escribiros tanto como me gustaría.

PD.: El film de Laugier también me recordó a una modesta película española, "Para Elisa" (2013) de Juanra Fernández, no tiene nada que ver en estilo al film de "Ghostland" pero guarda similitud en el fetiche de las muñecas de porcelana.

Missterror dijo...

Romasanta- ¡Qué alegría verte por aquí! Está bien tener un contrapunto y una visión diferente para tener una visión más global :)
Desde luego, si todas los mecanismos diseñados para perturbar no lograron impactarte, la película se queda en mero survival con una serie de giros que quizás puedas ver venir, máxime si no eres un amante de ese subgénero. A mi todo esto logró atraparme como hacía tiempo que no lo lograba una película. Supongo que tengo que ver "Hereditary" y "A Quiet Place" lo antes posible para apretar los dientes. A ver si este fin de semana me puedo escapar al cine de una vez!
Si viendo "Ghostland" te vino a la memoria "Frontier(s)" o "Alta Tensión", parte de su cometido de no perder de vista aquello que diferenció el cine de terror francés del resto de países.
¿Te puedes creer que aún no he visto "Para Elisa"?

Un abrazo muy grande y hasta la próxima ;)

Tracy Kong dijo...

Un disfrute de cine de la crueldad malrollero a extender luego con canciones de Mylene Farmer.

Missterror dijo...

Tracy Kong- Un disfrute, tú lo has dicho :) Es cruel, malrollera, "tramposa", directa y está muy bien dirigida.
La verdad es que desconocía la carrera artística de Mylene Farmer hasta que la vi en "Ghostland" e indagué sobre ella y vi que en Francia es toda una celebridad con una amplia carrera como compositora y cantante a su espalda. No es un estilo que a mi me llame la atención, pero tiene muchísimos seguidores.
Respecto a su faceta de actriz, te diré que me pareció la más floja con diferencia. No la he visto en sus múltiples cortometrajes, pero en "Ghostland" a mi no me convenció.

Saludos.

Unknown dijo...

Mentiría si dijera que no me ha parecido la MEJOR película de terror que he visto en los últimos tiempos. Sin saber de mano de quien venía, desconocer la trama, y, IMPORTANTE! no haber visto el cartel promocional, me la tragué tal y como viene, de giro en giro, de brutalidad a esperanza y vuelta a empezar. Supongo que tendrá fallos, pero a mi parece algo totalmente sorprendente juntar, entremezclar y servir bien frío, muchos de los tópicos, estilos, ramas y variantes del cine de horror y que "surja" esta película. El trasfondo psicológico es tremendo, el drama también, pero es necesario estar muy atento desde el principio porque si no más adelante puede parecer que flaquea en cuanto a explicaciones, detalles y porqués. Lo dicho, se que tendrá fallos... pero no me los contéis por favor. Me quedo con la pesadilla que yo "viví"... Saludos a todos.

Missterror dijo...

Unknown- Si te ha parecido la mejor película de terror de los últimos tiempos sin saber que era una película de Laugier, además tiene un plus. La película tiene fallos muy perdonables, pero claro que no te los contaremos ;) ES importante que guardes esa sensación que te provocó al verla y que te empujó a tener que compartirla con todos nosotros porque, sin duda, has experimentado la magia del cine y eso es una de las mejores cosas que nos pueden pasar.

Saludos.

Unknown dijo...

Gracias por tu comentario Missterror. Como siempre unas críticas de lujo. Saludos. Lorena

Guillermo Espinosa dijo...

Me ha encantado la crítica de Missterror. Esta película me ha dejado tocado, flipado. Ya la he visto 2 veces. No dejo de pensar como juega el director con nosotros para llevarnos donde quiere y consigue que yo deje de ser un espectador pasivo y pase por los mismos procesos que la protagonista; Voy y vuelvo con ella a ese horror. Y sé que voy a volver. Saludos

Missterror dijo...

Lorena- Disculpa la tardanza en contestar :( He tenido unos días de locos sin tiempo ni para respirar, pero leer comentarios como el tuyo hacen que cada día sea más maravilloso.

Guillermo Espinosa- Muchísimas gracias :) Sin duda "Ghostland" es una película que aunque veas varias veces, consigue ese efecto que tan bien explicas. Laugier lo consiguió con "Martyrs" y lo vuelve a hacer con "Ghostland".
Suerte cuando vuelvas al horror ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.