Crítica: Ruin Me (Preston DeFrancis, 2017) Crítica: Vuelven (Issa López, 2017) Crítica: Jóvenes Ocultos (Joel Schumacher, 1987) Crítica: Basada en Hechos Reales (Roman Polanski, 2017) Crítica: Gonjiam: Psiquiátrico Maldito (Beom-sik Jeong, 2018)

domingo, 10 de junio de 2018

Crítica: La Chica en la Niebla

“Una chica desaparecida en un pueblo de montaña. La lluvia, la niebla, las luces. Las luces son las de las cámaras. Han llegado los medios de comunicación. Y todo ha cambiado”. La Chica en la Niebla (2017) está  basada en la novela del escritor italiano Donato Carrisi, y este es el pequeño texto que aparece en la contraportada de su libro. Es el mismo Carrisi el que dirige la película, que le ha servido para ganar el premio David de Donatello 2018 a Mejor Opera Prima (Nuevo Director). Formado en derecho y especializado en criminología, actualmente es profesor del curso máster Escritura de Género: Thriller, Noir y Giallo (qué más podríamos pedir desde Nido de Cuervos). También es guionista y escritor, su primera novela fue la premiada Lobos (2009).

Particularmente interesante me parece el guion escrito por el propio Carrisi, que consigue adaptar de forma fidedigna la historia de su propia novela. La película crea una atmósfera opresora que envuelve de misterio la desaparición de una joven de 16 años, Anna Lou, en un pueblo de los Alpes Italianos llamado Avechot. El gran protagonista de la historia es el mediático inspector Vogel (Toni Servillo), que con su llegada al pueblo el caso adquiere una repercusión inusitada. El excéntrico inspector sabe manipular como nadie los medios de comunicación y no tarda en encontrar un culpable, ya que como dice el propio Vogel: “La justicia no le interesa a nadie. La gente quiere al monstruo. Y yo les doy lo que quieren”. 

La película empieza en un momento presente, situado temporalmente dos meses después de la desaparición de la joven, en el que Vogel es atendido por un curioso psiquiatra que colecciona truchas en las paredes de su consulta, el Dr. Flores (Jean Reno). La mayor parte de la película transcurre en el momento pasado de la investigación, entrando con detalle en la vida del pueblo y sus relaciones, ya sea en la familia de Anna Lou, que es ultra católica (“fanáticos de mierda” según Vogel), en las personas que integran el cuerpo de policía, o en la vida dentro del instituto. Al igual que sucede en la mayoría de las adaptaciones, la película simplifica un poco la trama de la novela, lo que conlleva a una ligera pérdida de profundidad en la presentación de alguno de sus personajes secundarios, pero en su conjunto no se resiente y funciona bien. 


“La película crea una atmósfera opresora que envuelve de misterio la desaparición de una joven de 16 años”


El sospechoso es un profesor de literatura llamado Loris Martini, interpretado por Alessio Boni (La Meglio Giuventù, 2003), en el que realmente parecen proyectarse todas las evidencias que van surgiendo. Son también muy interesantes las frases que el ambiguo profesor va soltando en sus clases de literatura, que hacen que por momentos nos imaginemos a este personaje como un alter ego del propio Carrisi: “El mal es el verdadero motor de la historia. A nadie le importa un cuento en el que todo va bien. Falta encontrar la víctima a sacrificar, posiblemente un inocente. El protagonista debe ser ambiguo. Todos deben sospechar de él. En la literatura se mata por odio, pero en la vida real el motivo más frecuente es el dinero”.

El propio Vogel tiene un turbio pasado que le persigue como una sombra, el caso del mutilador, una investigación pasada en la cual sus métodos fueron bastante cuestionados y cuyo resultado final fue poco ético. También es un personaje ambiguo con el que es difícil identificarse, al menos hasta que va cayendo en su propio juego y en sus propias trampas. La personalidad del investigador Vogel acaba siendo densa como la niebla que cubre y devora Avechot, una niebla que hace que hasta los cuervos se pierdan en la noche. Una noche en la que cualquier persona corriente puede ser el culpable, incapaz de distinguirse de la masa que somos todos. En el fondo, como en cualquier otra comunidad, el lugar ficticio de Avechot esconde secretos más profundos que la eventual desaparición de la adolescente.


“Al igual que sucede en la mayoría de las adaptaciones, la película simplifica un poco la trama de la novela, lo que conlleva a una ligera pérdida de profundidad en la presentación de alguno de sus personajes secundarios”


Acompañando al inspector está el agente Borghi (el actor Lorenzo Richelmy, de Marco Polo), que comienza como fiel escudero, pero acabará distanciado y renegando de su ególatra compañero. Toni Servillo interpreta al inspector Vogel y he de reconocer que su actuación no está a la altura de sus películas con Sorrentino. Sus interpretaciones en “Le Conseguenze del Amore” (2004) o sobre todo en “La grande Bellezza” (2013) interpretando al personaje Gambardella, deja un listón tan alto que es difícil no entrar en comparaciones. Si alguien todavía no vio esa obra maestra de Sorrentino, que no se la pierda, porque además de una fotografía soberbia, trata de dos asuntos de gran trascendencia y actualidad: la decadencia y la inspiración.

Uno de los puntos más interesantes que toca “La Chica en la Niebla” es ese análisis que hace del miedo constante que las comunidades tienen al monstruo que siempre está entre nosotros, aunque sea de forma latente. Este argumento ya ha sido tratado en numerosas ocasiones en el cine, de hecho, es un argumento recurrente en el cine negro y en el cine de terror, muy presente en las recientes revisiones de “It” o “Twin Peaks”. Ni las pequeñas poblaciones se libran de la sensación de que el mal está dentro y no fuera. De hecho, la mayoría de los asesinos están en el entorno de la víctima. Vogel lo vaticina: “Creíais que entre todas estas montañas estaríais seguros. No estabais preparados para convivir con la incertidumbre. Estabais seguros de que el monstruo venía de fuera, pero en el fondo de vuestro corazón siempre sospechasteis que el mal estuvo siempre entre vosotros. Mantenido en silencio, protegido, y eso aterroriza más que otra cosa”.


“La película sin duda juega con el espectador,  y no serán pocos lo que la consideren tramposa.”


La historia nos lleva a una serie de dilemas morales muy de actualidad. El poder de los medios de comunicación, las exclusivas, la importancia de anticiparse, la falta de escrúpulos y finalmente la tranquilidad que aporta la captura de un culpable, que sea o no el autor del delito, resuelve la situación y hace que nos engañemos pensando que estamos a salvo. Pero a fin de cuentas ¿quién importa más, la víctima o el asesino? Es curioso el poco protagonismo que tiene la víctima en estos casos, quedando absolutamente relegada a un segundo plano, olvidada. 

La película sin duda juega con el espectador,  y no serán pocos lo que la consideren tramposa. Desde luego la trama tiene varios giros, para algunos estarán cogidos con pinzas y para otros serán previsibles. A mí personalmente me parece una película bien resuelta, que sin ser nada del otro mundo, propone un argumento y un desenlace que cumple.

Lo mejor: Sus personajes ambiguos y la atmósfera de Avechot, donde los cuervos se pierden en la niebla de la noche y la oscuridad difumina los límites entre el bien y el mal.

Lo peor: Hay que tener presente que la película está basada en un best-seller, con todo lo que ello conlleva. Sus giros y sus pequeñas trampas molestarán a más de uno.


2 comentarios:

victor dijo...

La vi y más o menos estoy de acuerdo en todo lo que explicas. Aunque a mi ese final con las últimas escenas, creo que era mejor no meterlas en el film, hubiera quedado mejor pienso yo. Yo le doy 6/10

RONETTE PULASKI dijo...

Hola Victor, como digo, ese tipo de finales molestarán a más de uno. De todas formas, y espero no meter demasiados Spoilers, las dos acciones están vinculadas, por lo que todo tiene bastante sentido. Además, con ese final se confirma esa idea subyacente en toda la película de que el mal está entre nosotros. Yo creo que es una buena adaptación de la novela, probablemente nadie mejor que el autor para llevarla a la pantalla, aun a pesar de ser su ópera prima. Un abrazo!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.