Crítica: Fahrenheit 451 (Ramin Bahrani, 2018) Crítica: Delirium (Dennis Iliadis, 2018) Crítica: How to Talk to Girls at Parties (John Cameron Mitchell, 2017) Crítica: Holiday (Isabella Eklöf, 2018) Crítica: Psiconautas, Los Niños Olvidados (Pedro Rivero, Alberto Vázquez, 2015)

miércoles, 11 de julio de 2018

Crítica: Delirium

El delírium es un trastorno orgánico de las funciones mentales que afectan al nivel de conciencia del sujeto, un estado que no hay que confundir con el delirio, síntoma propio de la psicosis. El delirium, también es conocido como síndrome confusional agudo, que produce alteraciones del sueño, intranquilidad y desorientación en el individuo. Usando dicho trastorno, el director Dennis Iliadis y el guionista Adam Alleca, artífices del remake realizado en 2009 del clásico de Wes Craven, “La última casa a la izquierda” se juntan de nuevo en sus respectivos roles para ofrecernos en “Delírium” una película de terror psicológico que se da la mano con el thriller de traumas familiares. “Delirium” tiene una buena factura técnica, pero sin necesidad de mirar con lupa, sus altibajos e incongruencias le restan méritos a la parte técnica y merman la puntuación global.

Sin dar a conocer demasiados detalles del porqué y el cómo, entra en escena Tom, el personaje principal, haciendo frente a una situación de arresto domiciliario que durará 30 días, el periplo lleva al personaje a cuestionar su cordura mental. Estos detalles se van revelando paulatinamente. Aunque, para mí, cumpliendo la ley -parte fundamental del film-, esos detalles no terminan de encajar en la historia. “Delirium” es una película para no cuestionar demasiado los aspectos lógicos de la misma, buscar conexiones entre sus personajes o hallar una estricta coherencia en las situaciones por las que pasa el personaje principal. Situaciones en las que el protagonista salta tan rápido como los participantes de Humor amarillo en la prueba de las zamburguesas.


“Delirium es una película para no cuestionar demasiado los aspectos lógicos de la misma”


Un hombre que acaba de salir de una institución mental hereda una mansión al fallecer sus padres. Después de una serie de acontecimientos inquietantes, llega a creer que la mansión está embrujada.

Producida por Blumhouse y, sorprendentemente, con Leonardo DiCaprio apostando parte de su capital, “Delirium” cuenta con un reparto realmente reducido centrando toda la atención en el personaje de Tom y sus traumas familiares, principal motivo por el que personaje es recluido en el enorme caserón. Tom está interpretado con moderado talento y cierta credibilidad por Topher Grace (Spider-Man 3, Traffic), pero las situaciones que rodean al personaje y la familia se aprovechan de ideas de distintas películas, conteniendo demasiados clichés que ya hemos visto con anterioridad en otras películas de terror psicológico tan cercanas al plano paranormal, del que su director abusa de forma excesiva, que termina afectando a la coherencia también del apartado visual, que en este caso, se utiliza para dar gato por liebre al espectador.

No es que no se entienda nada de lo que sucede en la película, el problema es que la historia da saltos demasiado bruscos, además de cambiar los roles de los personajes al antojo del guionista, todo para guardar algunos secretos argumentales que se desvelan llegados al desenlace, que en mayor o menor medida, según la chispa y picaresca de cada espectador, puede sorprender o no. En mi caso, a pesar de lo absurdo de la propuesta, no me lo esperaba en absoluto, lo cual, tampoco significa que sea original. De todas formas, si entramos en el juego del engaño y la trampa que nos propone el guión escrito por Adam Alleca, “Delirium” puede situarse por encima del aprobado para un sector del público. En mi caso, le doy un aprobado justito, ya que los diversos patinazos hacen que toda la historia parezca una ficción sin credibilidad.


“las situaciones que rodean al personaje y la familia se aprovechan de ideas de distintas películas, conteniendo demasiados clichés que ya hemos visto con anterioridad”


El centro de atención dentro del reparto lo completan dos actrices Genesis Rodriguez (Tusk) y Patricia Clarkson (La milla verde). Genesis luce su atractivo físico en la pantalla con mucha naturalidad y un atrezzo muy sexy. Sin embargo, aunque su interpretación está dentro de lo correcto, los drásticos cambios de registro de su personaje hacen tambalear los cimientos y construcción del rol de su personaje en la historia, cambios que me han parecido que iban más a favor de lo que necesita el guión para intentar sorprender al espectador, que no con la consigna de su personaje y la lógica argumental.

En cuanto al personaje de Clarkson, la actriz sigue irradiando esa enigmática belleza de épocas pasadas bajo un manto de arrugas con un personaje secundario más bien de relleno y que, cambiando de registro emocional en un chasquido de dedos, nos brinda uno de los momentos más ‘wtf’ de toda la película. Me pregunto si en esta película hay algún personaje que no sea bipolar, realmente sorprendente.


“con buena fotografía y buenos encuadres de la cámara, que sin llegar a la magnificencia, crean una ambientación que recuerda a El resplandor de Stanley Kubrick”


El compositor Nathan Whitehead (Anarchy: La noche de las bestias, The Veil) intenta dotar de energía e inquietud a una película a la que le falta punch en la mayoría de secuencias. Y digo intenta, porque para un servidor tampoco es que lo consiga en su plenitud, me parece una banda sonora que no funciona nada bien por separado en un film que, precisamente, no goza de momentos realmente memorables en su apartado visual.

En líneas generales, las secuencias están bien ejecutadas con buena fotografía y buenos encuadres de la cámara, que sin llegar a la magnificencia, crean una ambientación que recuerda a “El resplandor” de Stanley Kubrick, sobre todo, en la apertura del objetivo. De haber contado con una historia menos arquetípica, podría haberse acercado a la angustiosa sensación que transmitían los vacíos pasillos del hotel Overlook. Lástima que la historia no acompaña a la parte artística de la película como para convertirla en una obra memorable.


2 comentarios:

victor dijo...

Misma puntuación le di yo, basicamente mi punto de vista es el tuyo. Por lo menos lo básico que es para mi en un film que es entretener lo cumple.
Un saludo

Patrick Bateman dijo...

Hola Victor.

Cierto, pero una película con semejante argumento y pretensiones debería haberse quedado por encima de un simple y justo aprobado. Una lástima, la verdad.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.