Crítica: Dragged Across Concrete (S. Craig Zahler, 2018) Crítica: Await Further Instructions (Johnny Kevorkian, 2018) Crítica: Luciferina (Gonzalo Calzada, 2018) Crítica: Muere, Monstruo, Muere (Alejandro Fadel, 2018) Crítica: La Noche de Halloween (David Gordon Green, 2018)

domingo, 1 de julio de 2018

Crítica: Tau

Netflix continua apostando por la ciencia ficción. Tras títulos como “Bright” (David Ayer, 2017), “Mute” (Duncan Jones, 2018), “The Cloverfield Paradox” (Julius Onah, 2018) o “Aniquilación” (“Annihilation”, Alex Garland, 2018), pone ahora en manos del debutante Federico D´Alessandro este nuevo asalto al género titulado “Tau”. Y esta vez el reclamo, no se encuentra ni detrás de las cámaras, ni en el hecho de formar parte de una ya consagrada franquicia. El reclamo o aliciente añadido de “Tau” tiene que ver esta vez con el reparto del filme, protagonizado nada más y nada menos que por una de las actuales musas del género fantástico como es Maika Monroe (alma matter de ese clásico del terror moderno que es la “It Follows” de un David Robert Mitchell del cual por cierto, esperamos en brevas y no sin altísimas expectativas su nueva propuesta “Under the Silver Lake” para este mismo año, la cual sin riesgo de aventurarme en exceso, seguro pasará a formar parte del hall of fame de un 2018 que está siendo rico en grandes estrenos de género en pantalla grande -ya sea en circuito comercial o en festivales- como han sido las recientes “A Quiet Place”, “Ghostland” o “Hereditary”).

Si una certeza queda al terminar el visionado de “Tau” sobre cualquier otra consideración, es que Maika Monroe se ha ganado a pulso su actual estatus y es que la actriz de Santa Bárbara vuelve a dejar claras sus grandes dotes para la interpretación dando vida una vez más a un personaje repleto de atractivos, una neo final girl capaz de aunar en un único ídem fragilidad y fortaleza, así como una capacidad innata de ganarse con suma facilidad el favor del espectador. Monroe tiene algo especial, algo que transmite a sus personajes y por extensión, a sus películas, en mayor o menor medida. En este caso concreto, no se entendería una película como “Tau” sin su musa, sobretodo si tenemos en cuenta que la ópera prima de D´Alessandro no brilla excesivamente en ninguna de sus parcelas, por más partido que intenta sacar de temáticas recientes de importante calado.


“Si una certeza queda al terminar el visionado de Tau sobre cualquier otra consideración, es que Maika Monroe se ha ganado a pulso su actual estatus”


“Tau” se sube (o al menos hace amago o intento de ello) al carro de éxitos recientes como puedan ser “Ex Machina” (Alex Garland, 2014) o la increíble “Westworld” (seguramente lo más grande que se haya visto nunca en televisión con permiso de “Perdidos”), es decir, al carro de la IA (Inteligencia Artificial). En este caso, de como las máquinas pueden adquirir consciencia y revelarse contra sus propios creadores. El problema está en que si uno toma como punto de partida (y soy consciente de que esta comparación no solo es tramposa, también diabólica) algo de la complejidad y profundidad de “Westworld”, lo que tiene por ofrecer en el campo de la inteligencia artificial una propuesta como “Tau”, es poco más que una broma de mal gusto.

Y es ahí donde encontramos lo peor de la cinta de D´Alessandro, no ya solo la tibieza e inocencia con la que toca según qué temas, sino la poca credibilidad que atesora en buena parte de su surrealista libreto, lo que algunos espectadores, los más “cultivados” en la materia por un lado, los enanos gruñones por el otro, pueden interpretar como algo cercano a una tomadura de pelo. En este sentido, es altamente recomendable cara a estos, intentar no tomarse muy en serio ninguna de las bases tecnológicas que el filme propone, pues estas trascienden la ciencia ficción y se adentran más en terrenos fantásticos o directamente, de magia negra para tontos. Como película de ciencia ficción supuestamente seria, “Tau” se asoma tanto al abismo, que termina precipitándose hasta el palpitante corazón mismo de lo inverosímil.


“Como película de ciencia ficción supuestamente seria, Tau se asoma tanto al abismo, que termina precipitándose hasta el palpitante corazón mismo de lo inverosímil”


Si pasamos por alto sus particularidades de base y entendemos la película como lo que realmente es, un thriller minimalista ambientado en uno de esos muchos futuros indeterminados a los cuales nos suele invitar a viajar Netflix, degustaremos las mejores partes de la partitura apoyados en una estupenda Maika Monroe y su entrañable compañero de aventuras virtual (en su versión original, con voz del gran Gary Oldman), los cuales en conjunción, consiguen acercarse en varios pasajes a esa épica dramática que entiendo es en realidad, el objetivo principal del filme. Y eso que tampoco estoy muy seguro de que sea el thriller de corte tradicional, lo que mejor le habría ido a la película tendiendo en cuenta el marco y el escenario. De hecho, en los primeros compases del filme, se amaga de manera tentadora con el torture porn, lo que podría haber desembocado en alguna especie de suerte a medio camino entre la fórmula “Saw” y el mítico terror futurista de Vincenzo Natali, “Cube” (1997) o en su defecto, a algo parecido a aquella muy entretenida (y también desenfadada) “Rupture” (Steven Shainberg, 2016).

Si algo está cuidado en las producciones de Netflix, es el apartado audiovisual. En este caso, una de cal y una de arena. Si por un lado la banda sonora compuesta por un habitual del género Bear McCreary brilla con luz propia, jugando a la perfección con sonoridades electrónicas, es en el apartado visual donde encontramos las mayores controversias, destacando el uso de los neones en los colores (todo un clásico moderno ya no solo de la ciencia ficción, sino del cine en general), tanto la recreación del escenario cerrado en el que se desarrolla toda la acción, como sobretodo algunos efectos especiales digitales, no terminan de estar al nivel al que nos tiene acostumbrados Netflix, en especial los segundos, en ocasiones aterradoramente cercanos a un telefilme de sobremesa.


“Una película amena, mucho más divertida a mi juicio que otras propuestas mucho más cacareadas llegadas de Netflix como Aniquilación de Garland"


Está claro que “Tau” no sería una de las apuestas más ambiciosas que nos han llegado vía Netflix y que como cinta de ciencia ficción, hace aguas por todas partes. Tampoco se atreve con el terror y eso que el potencial era grande en este sentido, para terminar quedándose en un thriller bastante simplón que bien podría haber formado parte del club menos exclusivo de la notable “Black Mirror” producida por la propia Netflix y que como tal, lo que no se le puede negar es su capacidad de entretener, eso sí, nunca de sorprender.

Sin duda, su mayor activo lo encontramos en las carnes de una Maika Monroe que sigue dejando su huella allá por donde pisa y en ese todo entrañable que se consigue generar gracias a la relación entre esta y su partenaire cibernético, pese a que dicha relación se construya sobre tópicos mil veces vistos y que el tercero en discordia, un hermético Ed Skrein (“Deadpool”), en ningún momento consiga erigirse como ese villano perturbador que el relato demandaba a gritos. Una película amena, mucho más divertida a mi juicio que otras propuestas mucho más cacareadas llegadas de Netflix como “Aniquilación” de Garland (e incluso de su “Ex Machina”, si hablamos exclusivamente en términos de entretenimiento) que pese a todo, continuará dando gasolina a todos aquellos detractores sistemáticos de todo lo que sale de la factoría Netflix. Amistad, amor, síndrome de Estocolmo, mero interés antropológico... cada cual se sirva.

Lo mejor: Una Maika Monroe...

Lo peor: ... a quien la película se le queda pequeña.


6 comentarios:

Missterror dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que comentas, aunque para mi no está por encima de "Aniquilación" en ninguno de sus apartados (excepto en la elección de la protagonista, claro,que la Monroe eclipsa a cualquiera...).
Teniendo en cuenta que la historia la lleva a cabo un personaje y medio, que sólo hay un espacio y que la parte tecnológica es para mear y no echar gota, "Tau" sale muy bien parada y curiosamente no aburre pese a tener todas las papeletas para ser uno de los bodrios del verano.
Creo que se apunta demasiado alto en cuanto a intenciones sin tener demasiado claro el objetivo que se persigue. La trama en la que Julia tiene que luchar por su supervivencia queda a medias y la trama que desarrolla la relación de Julia y Tau también. Da la sensación de que en ambas subtramas falta algo que termina por no llegar y aun así la película consigue enganchar. La pregunta que me hago es ¿qué hubiera sido de "Tau" sin Mayka Monroe y sin los colores neones? Probablemente un churro parecido a esos que nos gustan desayunar los días especiales.
El guión es alucinógeno y no tiene sentido alguna porque en este tipo de temas de inteligencia artificial o vas introduciendo los sentimientos humanos en las máquinas de manera gradual o no hay por donde cogerlo. La idea de "Yo, Robot" es similar y está muy bien desarrollada porque la película evoluciona al ritmo de Sonny. La idea sobre la que se desarrolla "Tau" es lo mismo que pasar de cero a cien en un segundo asumiendo que el espectador se lo traga todo. SPOILER- ¿Cómo puede ser que la inteligencia artificial más avanzada del universo se deje comer el coco por Julia con tan solo dos conversaciones? FIN SPOILER Y aun así, la película, como digo, es interesante. Estas son de esas cosas inexplicables del cine, que van contra toda lógica y que tienen algo que gustan mucho, si esta película fuera una persona, diríamos que tiene don de gentes.
Como dices, podría haber sido un capítulo de "Black Mirror" (eso sí, de los más flojos porque qué maravillas nos ha dejado esa serie) y queda claro que se sostiene como lo hace porque el espectador no se toma en serio esas bases tecnológicas que comentas, pero si hubiera apostado más por el terror, estaríamos hablando de una película con un resultado mucho más positivo, estoy segura.

Saludos.

azero dijo...

Solo quiero comentar que hace ya varios meses descubri esta página y gracias a vuestras criticas he descubierto grandes peliculas que solo por la portada habria pasado de largo. Bravo.

Jesús Haro dijo...

Tau o Ataud es un film más de los de visionar y no recordar, pero que se hace notable por la falta de buenas propuestas que tiene Netflix.

En mi segunda oportunidad he descubierto grandes series como The Crown, El Chapo (los méxicanos son la ostia) o Vikingos. Alguna cosa más hay interesante por este laberinto de canal de pago por Internet.

Así pues, Tau o Ataud es un buen film, dentro de tanta mierda. Rector, en este canal hay mucho de ciencia ficción. De hecho se vende más por este tipo de género que por otros. Por ejemplo la comedia.

Tau o Ataud nos explica lo que le sucede a Maika. Después de que un soldado matara a sus padres en The Guest, la chica se dedica a robar a sus amantes por las discotecas de la ciudad y acaba secuestrada por el sobrino de Vincent D'Onofrio, un científico loco (muy original).

Éste hijo de puta quiere cambiar la sociedad. Me imagino que para mal, porque ha creado a un robot controlado por un sistema de inteligencia artificial que hace las veces de mayordomo británico esclavizado, que ha sido bautizado con el nombre de Tau o Ataud y que quiere infringir dolor. Además, este sistema tecnológico es como un niño hambriento de saber.

El científico va y viene dentro de la casa y el protagonismo se lo lleva Maika que ya no sabe como ponerse el escaparate. Así que se centra en Tau y no cuento más.

La peli no vale nada, pero El Rector, que ha escrito la crítica en tiempo record (la peli hace nada que ha salido anunciada en Netflix), hace bien de estar enamorado de Maika. Es estupenda, hace bien su papel aunque la peli sea tonta y es bonita, que en el cine es uno de los pilares para atraer al espectador (si no el principal). La señorita o señora Monroe hace pelis interesantes, como It Follows y The Guest. Bien por ella. Espero que tenga mucho éxito. De corazón. Soy buena gente.



El Rector dijo...

Azero, nos encanta que nos hayas encontrado y que te guste lo que hacemos. Esperamos poder seguir orientándote en este nutrido universo del cine de terror y fantástico, dentro de nuestras humildes posibilidades.

Un gusto que nos leas.

Jesús, una entrada sobre una película de Netflix no estaría nunca completa sin tu siempre interesante aportación. Me alegra que te haya gustado la película (aunque solo sea para intentar ningunear a otras producciones de Netflix)… aunque tacharla de notable y luego decir que la peli no vale nada, no deja de resultarme algo desconcertante. Pero ya se sabe, el universo Jesús Haro tiene sus muchas particularidades y lecturas, como una película de Lynch.

Saludos.

P.D: Con las grandes series que hay en Netflix, hay que tener valor para perder el tiempo con cosas como las que mencionas. Muy grande.

Jesús Haro dijo...

A mi me alucina más el universo El Rector. Por el buen blog que tienes, la capacidad de analizar algunas pelis bastantes malas (no todo es bueno) y por las veces que tengo que volver a leer mi opinión ("Así pues, es un buen film, dentro de tanta mierda", sobre mi análisis de la peli). Esas aclaraciones que tantos nos gustan :)

La peli está bien, Rector. Ya sabes lo que opino sobre Netflix. Las tres series que te menciono en el comentario anterior están realmente bien, sobretodo El Chapo. De veras, los mexicanos tiene un cine muy superior al nuestro. Gente muy preparada.

Aprovecho para apuntar la necesidad de comunicación que hay en el film. Al principio tres cautivos, Maika incluida, aparecen con la boca tapada. Mas adelante Maika trata de pactar con su captor. Después viene el síndrome de Estocolmo que mencionas, pero con la máquina! Siempre es mejor hacerse amigo de tu enemigo, el resto es cuento, como vemos en el film.

El Rector dijo...

Jesús, aun con ese "Así pues, es un buen film, dentro de tanta mierda", sigue sin tener sentido para mi que taches de buen film, una película que no vale nada, más allá de comparaciones con películas supuestamente peores. Ya para que me quede claro entonces y dejando de lado alusiones a otras películas, ¿es "Tau" (o "Ataud"), una buena película para ti o bien no vale nada? Pero no, no contestes, que es una pregunta retórica, que ya me quedé con la copla en tu anterior comentario :)

Yo pues eso, no es una película memorable, ni siquiera especial en ningún aspecto, pero está muy bien interpretada y a mi al menos, me resultó muy entretenida. Poco más le pido a este tipo de producciones de la clase media de Netflix.

Sobre las series que comentas, no entro a valorarlas (bueno, "Vikingos" sí, que me parece bastante prescindible pese a su gran popularidad), solo digo que me sorprende que destaques esas, con la gran cantidad de seriacas que corren por Netflix... pero claro, te lo digo desde mi óptica, claro, que ya sabes que me tiran otro tipo de cosas que a ti.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.