Crítica: The Farm (Hans Stjernswärd, 2018) Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015) Crítica: Anon (Andrew Niccol, 2018)

domingo, 18 de noviembre de 2018

Crítica: La Cueva

Que levanten la mano los que se hayan metido en algún fregado alguna vez por culpa de un “No hay huevos”. Ya… Eso pensaba. Pues eso es lo que les ocurre a los protagonistas de esta historia. Un poco de “No hay tal”, con un mucho de tontería, más otro tanto de venirse arriba, igual a liada de peli de terror asegurada. Realmente, no sé si calificar a este tipo de películas como terror. No hay ningún elemento paranormal. No hay fantasmas, ni espíritus, ni maldiciones, ni slasher alguno… Sólo está en juego la estupidez humana frente a la inteligencia humana. Aunque pensándolo bien, sí, la estupidez humana puede llegar a unas cuotas tales que dar miedo se queda corto.


“La película fue presentada como producción independiente en el festival de Sitges en el año 2012. Era una película densa, pero que llamó la atención del productor de Morena Films”


Esta vez la inconsciencia toma forma en el cuerpo de cinco jóvenes, unos amigos, otros conocidos, que van de vacaciones a Formentera. Todo va según lo que cabe esperar hasta que uno encuentra una cueva y deciden entrar a inspeccionar. En un alarde de ver quién la tiene más larga acaban llegando a un punto de no retorno. No tenemos ni idea de dónde está la salida y apenas si tenemos dos tragos de agua.

El resto, lo podéis imaginar. Y aquí es donde tengo que romper una lanza a favor de esta película. Si bien el tema puede parecer “Argg, otra vez”, o recordar salvajemente a otras producciones, os pido que dejéis todo esto a parte. El trabajo que llevó a cabo Alfredo Montero, al que conocíamos por la película denuncia “Niñ@s” (2006), es digno de tener en cuenta. La película fue presentada como producción independiente en el festival de Sitges en el año 2012. Era una película densa, pero que llamó la atención del productor de Morena Films, Juan Gordon (“Celda 211” (2006), “También la lluvia” (2010)). Este, habló con Alfredo Montero y Marcos Ortiz (uno de los protagonistas), responsables de la producción, y les dio las ideas que tenía en mente. Dicho y hecho, Juan Gordon entró a formar parte del equipo de producción y como resultado, 40 minutos de la cinta madre fueron eliminados.


“Puede que la historia no sea lo más original del mundo, que no lo es, ¿sorprende? no, ¿cumple su función? sí”


De vuelta al escenario original se grabaron nuevas escenas, nuevo final… Que, según palabras del propio Montero y los actores, ayudan a entender mucho mejor los personajes y ayudan a que la historia llegue mejor al público. Este trabajo de rehacer lo hecho, puede no parecer gran cosa, pero fue muy duro si se tienen en cuenta las circunstancias.

En “La Cueva”, los protagonistas son seis, Marta Castellote, Xoel Fernández, Marcos Ortiz, Eva García, Jorge Páez y ella, la cueva. No hay decorados, todo se grabó en los interiores de una de las muchas cavidades que hay en la isla de Formentera. Las condiciones de una grabación de este tipo, no son nada sencillas y aquí entra en juego el trabajo de campo realizado por Alfredo Montero, que estuvo pateando la cueva para ver si reunía las condiciones y ver, cómo adecuar la historia a ese entorno. Puede que la historia no sea lo más original del mundo, que no lo es, ¿sorprende? no, ¿cumple su función? sí. Porque frente a lo simple de la idea hace que pienses “¿qué haría yo?” (vale sí, no meterme en una cueva que no conozco para empezar), hace que empatices con alguno de los personajes que, pese a su simpleza, están bien logrados. Y lo más importante, logra crear angustia. No es que te creen una atmósfera de tensión comparable a la de otras cintas similares, pero sí, en algunos momentos te los pone de corbata. Y si no, que se lo digan a los protagonistas de una anécdota acaecida durante el rodaje.

Cuidado, a continuación, viene un poco de spoiler. En una entrevista al director le preguntaban por anécdotas acaecidas rodando en un entorno así. En una ocasión contaba que estaban rodando en el interior una de las escenas más cruentas, para la cual, uno de los personajes iba caracterizado ensangrentado casi con aspecto de ser un zombie. En un descuido del personal que se encontraba en exteriores, dos aficionados a la espeleología se metieron en la cueva. Cuál fue su sorpresa y su principio de infarto cuando se dieron de cara con nuestro protagonista. Según nos cuenta Montero al narrar la anécdota, no fueron pocas las explicaciones que tuvieron que dar a posteriori. Fin del spoiler.


“La película carece de efectos sonoros, no hay música, pero tampoco hay golpes de sonido avisando de que viene el malo de turno o un susto”


Para lograr todo esto, también hay que tener en cuenta el trabajo de fotografía que lleva a cabo Montero, que se lleva toda la responsabilidad a la hora de lograr crear tensión. La película carece de efectos sonoros, no hay música, pero tampoco hay golpes de sonido avisando de que viene el malo de turno o un susto. Por eso, el que un trabajo de fotografía bien realizado, tenga tanta importancia en una película como esta. Montero lo sabía, y estudió la cueva a conciencia para saber trabajar y sacar partido a sus luces y sombras.

“La Cueva”, aprueba, raspado, pero aprueba. Por su calidad técnica, por su mérito al grabar en un entorno natural en unas condiciones como esas y por lograr ponernos de los nervios, aunque sea a ratitos. Lo peor. Por un lado, el dramatismo, creo que exagerado, que en ocasiones parecen tener los protagonistas. Pero una vez más, habría que verse en una situación similar para ver como reaccionamos nosotros (que sí, lo sé, sin meterte en la cueva). Por otro, que vendieron los derechos al gran monstruo americano. ¿Tendrán ellos los redaños de buscar una cueva real de apenas metro y medio de altura y grabar todo dentro? Lo dudo. ¿Gustará más? Seguro.


3 comentarios:

godofredo rudel dijo...

En la cueva de H, se encontrarán cosas interesantes; y alguno que otro cuerpo.

Donnie Darko dijo...

Vi esta película hace un tiempo y la verdad es que me sorprendió muy gratamente. Para mi no llega al nivel de 'the descent' (Comparación inevitable por la idea que ambas películas manejan) pero consiguió transmitirme mal rollo. Por momentos creo que la película juega de manea notable con la cueva y la claustrofobia que prodece así como la angustia de los protagonistas. Sinceramente creo que esta película es una cinta que merece un visionado.. Yo no le daria un aprobado raspado, el subiría un poco mas, un 6 no me parece una mala nota para una película como esta..

Un Saludo!

Donnie

Riatha dijo...

Godofredo, pues eso es lo que vivieron los pobres excursionistas :D
Donnie, a mí también me sorprendió para bien. Obviamente las comparaciones con "The descent" ahí están. Pero he de decir que me crea más angustia el verme ante una película en donde sólo se lucha contra la estupidez humana, que en una que intervienen elementos más sobrenaturales.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.