Crítica: The Farm (Hans Stjernswärd, 2018) Crítica: El Pacto (David Victori, 2018) Crítica: Heavy Trip (Juuso Laatio, Jukka Vidgren, 2018) Crítica: 13 Cámaras (Victor Zarcoff, 2015) Crítica: Anon (Andrew Niccol, 2018)

domingo, 25 de noviembre de 2018

Crítica: La Leyenda de la Mansión del Infierno

Doce son los años de diferencia entre que Shirley Jackson escribiera ‘La maldición de Hill House’ y Richard Matheson hiciera lo propio con ‘La casa infernal’, novela esta última considerada por autores como Stephen King como una de las obras mas terroríficas acerca de casas encantadas jamás escrita y que según comenta Rodrigo Cortes, director de ‘Luces rojas’ entre otras, en el programa de Todopoderosos dedicado a Richard Matheson, sienta las bases para ‘El Resplandor’ y el hotel Overlook. A pesar de que las obras de Jackson y la de Matheson se alejan en cierta medida en su fondo, la novela de Jackson tiene un componente romántico y obsesivo, algo que se puede observar en el personaje de Eleanor y la forma en la que esta repite casi constantemente eso de ‘los viajes acaban en encuentros de enamorados’ a lo que hay que sumar la manera en la que la autora describe los fenómenos paranormales que ocurren en la casa como algo casi secundario, pero no en su forma ya que ambos autores encierran a cuatro extraños (A los que finalmente se suman dos personas mas en el caso de la obra de Jackson) en dos grandes mansiones con la idea de investigar los extraños sucesos que ocurren en tan famosos lugares. De alguna manera ambas obras parecen influenciadas por la leyenda de mansión Winchester que hace poco conoció un muy decepcionante acercamiento de la mano de los hermanos Spierig, en el caso de la novela de Jackson por la compleja estructura de la casa y en el de la de Matheson por el origen Belasco, hijo ilegitimo de un fabricante de armas.


“el espectador que se acerque a la película sin conocer la obra original puede sentirse confuso ante aquello que está sucediendo”


Emeric Belasco creó un infierno privado en su mansión. Los asistentes a sus fiestas entraron en una espiral de drogadicción y ‘tocaron fondo en el año 1928, explorando la mutilación, el asesinato, la necrofilia y el canibalismo’. Aquello que apuntó Matheson en ‘Soy Leyenda’, la provocación sexual ‘Las mujeres esperaban allí, con los vestidos abiertos o desnudas. Su piel espera mi roce, sus labios esperan… mi sangre, ¡mi sangre!’, eclosiona en su novela y este la llena de gran carga sexual detallando las practicas que llevaban acabo los asistentes a las fiestas que allí tenían lugar así como ese club llamado Las Afroditas que fundó el propio Belasco.

Matheson en su función de escritor y guionista, el propio autor se encargó de escribir el guión de la película, dejó de lado gran parte de esa carga sexual algo que al lector reconvertido en espectador como mínimo le sorprenderá, ya que en este aspecto la cinta se muestra excesivamente sutil. De igual manera y aún siendo ‘La leyenda de la mansión del infierno’ (En España también conocida como ‘La leyenda de la casa del infierno’) una adaptación bastante fiel a la novela por lo menos en aquellos pasajes de la obra de Matheson que muestra, si que se nota una cierta precipitación en los hechos que puede llevar a pensar a quién haya leído la novela que. La constante obsesión de Barret por su maquina por momentos parece relegada a un segundo plano y la relación entre Florence y la mujer de este es directamente descartada.


“La leyenda de la mansión del infierno es sin duda alguna una de las grandes películas de terror que tratan el tema de las casas encantadas”


Hay ciertos cambios en los personajes principales o ciertas ausencias en las descripciones de estos que también llaman la atención. Matheson como guionista no entra a desarrollar en profundidad la relación entre Barret y su mujer, algo que en la novela es utilizado para justificar la forma en la que la casa le afecta a esta y que de alguna manera se echa en falta en la película. Los problemas físicos de este, su posición con respecto al sexo debido a la educación que le dio su madre y los motivos que llevaron a su mujer a casarse con él, no están presentes en la película de John Hough.

A pesar de las diferencias existentes que exceptuando el cambio de la fecha en la que Ben Fischer visitó por primera vez la mansión Belasco (Cambia de 1940 a 1973) son partes de la novela que no han sido plasmadas en pantalla, ‘La leyenda de la mansión del infierno’ es sin duda alguna una de las grandes películas de terror que tratan el tema de las casas encantadas y a día de hoy sería muy difícil entender ciertas películas sin el trabajo previamente realizado por Hough y Matheson.

‘La leyenda de la mansión del infierno’ fue rodada en 1973, dos años después de la publicación de la novela. El espectador observará que la cinta de John Hough posee una exquisita estética deudora del cine clásico de la Hammer (Hough dirigió en 1971 ‘Drácula y las mellizas’. La manera en la que Anne Tanner aparece entre las sombras para intentar seducir a Fischer hace que sea imposible no pensar en Lucy Westenra, Amy Peterson y todo ese grupo de mujeres que son seducidas y manipuladas por Drácula, Jerry Dandrige o algún otro vampiro) que el director complementa con toda una serie de planos de gran belleza. Hough sabe como y donde colocar la cámara y apoyándose en la extraordinaria ambientación, la música de Brian Hodgson y Delia Derbyshire y el excelente trabajo de sus cuatro protagonistas (Clive Revill, Gayle Hunnicutt, Roddy ‘Peter Vincent’ McDowall y Pamela Franklin) consigue crear una gran atmosfera que hace de su película una cinta clave dentro del género. La introducción de la película, el encuentro entre el señor Deutsch y el Doctor Barret así como la llegada de los cuatro protagonistas a la mansión Belasco posee tal fuerza y está tan bien rodada que resulta imposible pensar que incluso el espectador más reticente ante este tipo de películas no se vea seducido por la propuesta de Hough. Esos más o menos siete primeros minutos de película solo se pueden definir como modélicos.


“la cinta de John Hough posee una exquisita estética deudora del cine clásico de la Hammer”


Florence Tanner. Pamela Franklin. No puedo imaginarme una actriz capaz de dar vida a Florence mejor que una Pamela Franklin capaz de trasmitir la obsesión y la fragilidad de su personaje ante todo aquello que está ocurriendo en la mansión Belasco. Florence, la Eleanor de Matheson. Dos mujeres que por diversos motivos son claramente influenciadas por las casas. El recuerdo de la madre de Eleanor para Jackson, el del hermano de Florence para el Matheson al menos de la novela, la influencia del personaje de Jackson en el de Matheson resulta evidente solo que este último consigue hacer que su Florence resulte más interesante que Eleanor. Prácticamente se puede decir lo miso de Fischer y Roddy McDowall. Estos dos actores son los verdaderos protagonistas de la película de Hough en detrimento de un Barret (Cliver Revill) y su mujer (Pamela Franklin) que parecen haber perdido peso con respecto a al novela.

‘La leyenda de la mansión del infierno’ es como la mansión Belasco, el everest de las películas de las casas encantadas. Una gran cinta que hay que ver y disfrutar dejándose llevar por la increíble atmósfera con la que Hough ha envuelto a su película. Sin duda alguna esta es una de esas cintas de obligada visión.


3 comentarios:

victor dijo...

Hoy si, una de mis películas de terror favoritas. Poco más que decir a todo lo que comentas. Apuntar que este director tiene un filmografía interesante. A parte de la que mencionas de Drácula y las mellizas(otra maravilla), destacar por mi parte El íncubo, Biggles, el viajero del tiempo y Escondete y tiembla.
Un saludo

Missterror dijo...

Totalmente de acuerdo con tu crítica, Donnie. Es cierto que el descarte de esos puntos que comentas que se ignoraron en la película y que tenían gran relevancia en la novela, chocan pero no son determinantes para pensar que no es una buena adaptación, todo lo contrario, creo que pese a esto es una grandísima adaptación. Esto se consigue precisamente por ese tono Hammer constante y lo grande que se hace cada plano y cada interpretación.
La novela está entre mis diez novela favoritas de terror y la película quizá un puntito por debajo, pero no mucho más. El terror que "La leyenda de la mansión del Infierno" consigue es visceral pero elegante, caótico pero efectivo, un festival de entretenimiento y tensión.
Me alegra que tú también veas a Pamela Franklin como a la perfecta Florence Tanner. En cuanto la vi en pantalla dos segundos comprendí que ese era el papel de su vida y que Matheson tuvo que soñar con esta mujer antes de ponerse a escribir.

Sin duda ha llegado el momento de revisionar esta maravilla. Gracais, Donnie!!

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Victor,... 'biggles, el viajero del tiempo' que maravilla de película.. es otra de esas cintas que me marcaron de pequeño.. No la pude ver en el cine pero me acuerdo de la primera vez que la alquilé en VHS.. La he vuelto a ver varias veces desde entonces y puedo decir que me sigue gustando igual o mas que cuando la vi de crio..

Miss Terror, los planos, el uso de la cámara, del color y sobre todo Pamela Franklin (Tengo unas ganas locas de ver 'De repente, la oscuridad') son realmente increíbles. Para escribir estas líneas volví a leer la novela de Mathesson y la de Shirley Jackson y con todos mis respetos hacía la obra de la segunda, la de Mathesson me parece muy superior. Sin duda alguna tanto la novela como la película han influenciado a muchos escritores y directores (A los ya citados habría que añadir a Robert Marasco y su 'Burnt offerings') y a pesar de esas partes que se han dejado fuera de la película, esta es una gran cinta, una de esas películas que hay que recuperar y ahora que estamos con Warrens, espiritus insidiosos y monjas con todavía mas motivo..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.