Crítica: Diablero (varios, 2018) Crítica: Patient Zero (Stefan Ruzowitzky, 2018) Crítica: Lucero (Norberto Ramos del Val, 2015) Crítica: One Cut of the Dead (Shin'ichirô Ueda, 2018) Crítica: Tideland (Terry Gilliam, 2005)

martes, 1 de enero de 2019

Crítica: La Primera Purga: La Noche de las Bestias

En un momento de crisis llegan al poder un grupo de personas vendiéndose como los salvadores de la patria y autodenominándose los “Nuevos Padres Fundadores de América” (casi nada). Con la intención de reducir la tasa de criminalidad ponen en práctica un programa experimental que consiste en permitir todo tipo de violencia durante 12 horas. El inicio del experimento, realizado en una zona pobre y marginal, no puede ser más decepcionante para los salva patrias, pues no se produce la catarsis esperada y nadie se adhiere al perverso plan de violencia indultada. Para evitar el fracaso, los nuevos gobernantes infiltran milicias organizadas entre los civiles del barrio para desatar la violencia. El experimento, en realidad, no es más que una excusa para disminuir la población pobre y otras minorías a través de un genocidio legitimado por el propio pueblo. Puede parecer un futuro distópico totalmente alejado de nuestra sociedad actual, pero la realidad es que está más cerca de lo que nos podríamos imaginar.

Primero nos venden que todo está muy mal, fatal. Desempleo elevado y unas tasas de violencia tan altas que no se puede ni salir a la calle, o eso dicen los medios. Luego echan la culpa a un enemigo ficticio, que no existe, de ideologías opuestas. Llega el tirano de turno al poder y se ve legitimado para recortar derechos y dar el control a militares. En una situación de Estado de sitio se puede matar indiscriminadamente, pues siempre será en defensa propia. ¿Qué no estás de acuerdo? Las manifestaciones y otros actos de protesta serán calificados de terrorismo. Por último, se permite el porte de armas a discreción. La carnicería está servida. Un ejemplo: Brasil.


“La trama desarrollada en un futuro distópico con la ultra violencia irracional como base, me parece un argumento suficientemente atractivo”


“The First Purgue” (2018) es la peor de las cuatro películas que forman parte de la franquicia ideada por James DeMonaco, pero aun así me parece mínimamente interesante principalmente por la crítica política y social que menciono al inicio del texto. Soy consciente que este tipo de franquicias o te gustan o las odias, y a mí personalmente estas películas de la purga me entretienen lo suficiente para acercarme a ellas. La trama desarrollada en un futuro distópico con la ultra violencia irracional como base, me parece un argumento suficientemente atractivo.

La primera película, “The Purgue” (2013), me pareció una idea buenísima (por absurda que sea) y me gustó bastante más que al público mayoritario. De hecho, viendo la valoración de los críticos, me parece que ha sido bastante infravalorada a todos los niveles. Es cierto que tiene una premisa muy interesante y un desarrollo muy mejorable, es decir, que sus defectos los tiene, pero también tiene elementos que nos invitan a la reflexión y un final que cumple con las expectativas generadas; La segunda parte, “The Purgue: Anarchy’ (2014), desde mi punto de vista consiguió algo poco común, ser mejor que la primera (Ok, algunos diréis que no era difícil). La actuación de un carismático Frank Grillo, unos personajes mejor perfilados, más suspense, más acción y el retrato de la violencia en las calles la colocan por encima de la anterior. Su trascendencia está en que supo evolucionar de un Home Invasion a un Survival; La tercera parte, “The Purgue: Election Year” (2016), es una película que apuesta por una línea continuista tomando como referencia la segunda parte: critica sociopolítica y situando también la acción en la calle. Pese a suponer un bajón respecto a su predecesora, también me pareció una película entretenida.


“la poca profundidad de la mayoría de los personajes y la poca habilidad para desarrollarlos integra otro de los puntos flojos de la película”


Esta cuarta entrega es una precuela, titulada en castellano como “La Primera Purga: La noche de la Bestias”, y está dirigida por Gerar McMurray (“Burning Sands”, 2017). A través de un guion del propio DeMonaco, la película nos explica el origen de esa noche tan peculiar que tiene lugar una vez al año y que se caracteriza por sus 12 horas de impunidad. La puesta en escena de McMurray es bastante más tosca que las películas de DeMonaco y su mayor problema, o al menos el que a mí más me molesta, es su apariencia de telefilm, que acaba con cualquier remanente de sutileza que quedaba en la saga. Ni la mano de Anastas N. Michos, director de fotografía conocido por su participación en la película “Man on the Moon” (1999), consigue aportar algún tipo de carisma a esta película. Un claro e imperdonable ejemplo es la oportunidad perdida de mostrarnos el origen de las máscaras de forma interesante, pues lo que podría haber sido un momento culminante a la hora de abordar uno de los motivos que mayor impacto visual han dado a la franquicia, se acaba convirtiendo en una gran decepción.

En cuanto a los actores, la película tiene como protagonistas a dos actores poco conocidos, Y’Ian Noel y Lex Scott Davis, pero en ella también participan dos actrices conocidas, Marisa Tomei (“In the Bedroom”, 2001) y Lauren Vélez, más conocida como la Teniente María Laguerta de la inolvidable serie “Dexter”. Curiosamente ambas actuaciones son totalmente desganadas, afirmación que también podría hacer de todos los que intervienen en la película. En el caso de Marisa Tomei es llamativo, pues su personaje es relevante, ya que interpreta a la persona que inventa el experimento de la purga para reducir la criminalidad. La poca garra y convicción que pone en su interpretación es decepcionante, yo todavía me sigo preguntando si no sería un clon de esa actriz que en su momento ganó un Oscar. Lo mismo podría decir de la actuación de Patch Darragh en su papel de jefe, una de las actuaciones con menos carisma que recuerdo haber visto este año.  En general, la poca profundidad de la mayoría de los personajes y la poca habilidad para desarrollarlos integra otro de los puntos flojos de la película.  


“tanto esta precuela como la serie, son exclusivamente recomendables para fans de la franquicia”


Actualmente estoy viendo la serie, que acaba de ser renovada por una temporada más, y de la cual comento que básicamente cae en los mismos errores que esta precuela, poca sutileza y poco punch. La versión televisiva está muy fragmentada, con historias bastante diferentes, algunas interesantes y otras totalmente ridículas. En mi opinión tanto esta precuela como la serie, son exclusivamente recomendables para fans de la franquicia “The Purgue, La Noche de la Bestias”.

Curiosamente hace unos meses volví a ver La Soga (Rope, 1948), de Alfred Hichtcock, y para mi sorpresa hay un diálogo en la película que es la semilla que pudo dar lugar a la idea de la purga. Desconozco si esa escena sirvió para inspirar a DeMonaco, pero desde luego el parecido de ambas ideas fue toda una sorpresa. Transcribo el diálogo para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones:

Rupert Cadell: After all, murder is - or should be - an art. Not one of the 'seven lively', perhaps, but an art nevertheless. And, as such, the privilege of committing it should be reserved for those few who are really superior individuals.
Brandon: And the victims: inferior beings whose lives are unimportant anyway.
Rupert Cadell: Obviously. Now, mind you, I don't hold with the extremists who feel that there should be open season for murder all year round. No, personally, I would prefer to have..."Cut a Throat Week"... or, uh, "Strangulation Day"...

Lo mejor: La crítica sociopolítica que tiene de trasfondo el experimento que supone el origen de la noche de la purga.

Lo peor: No es más que un telefilm con poca garra, que desaprovecha las posibilidades de la historia para generar cualquier tipo de terror o suspense.


11 comentarios:

Astinus dijo...

¡Excelente análisis! Leyendo el mismo me fijo que eres de ese nutrido grupo de personas que disfrutó más de la secuela directa que de la primera. Yo estoy entre los que piensa que la primera es la mejor de las cuatro (la serie ni la cito); tiene momentos especialmente interesantes y bastante que aportar a los "home invasion", además de un final excelente y que abría toda la vereda a lo que vendría después. Como comentas, quizás la ejecución no terminó de cuajar, pero en general es un producto sobresaliente. El giro hacia la acción y el thriller genérico a mí me dejó un poco descompensado.

La tercera me decepcionó, y esta la vi con muchas ganas en el cine al ver cómo planteaban el origen y la diatriba política que le dio nacimiento. Y, precisamente, ese elemento queda totalmente desconectado del contenido, siendo citado en algún momento pero sin un momento en que sientas de verdad que la crítica es inteligente y actual sin entrar en los clichés de siempre.

Aún así, lo peor son las actuaciones, como bien citas. Terribles. Todas ellas. No se salva nadie.

La serie no me he animado a verla. Ahora que dices que es una iteración de la cuarta, menos. ¡Demasiadas cosas que ver!

RONETTE PULASKI dijo...

Gracias por el aporte Astinus, a mí la primera me parece una película muy interesante, como digo, totalmente infravalorada por la crítica. En la crítica intento reivindicarla. Tiene unas actuaciones por encima de la media y un gran final. La segunda parte es desarrollada desde otro punto de vista, en la calle, con mucha más acción. Sin duda es cuestión de gustos. Ambas son las mejores de la saga. Esta cuarta entrega es un telefilm, pero con todos sus fallos se deja ver. A mí me interesa esa crítica social que hay en la película, aunque como dices, bien podría ser más sutil e inteligente. Vamos a ver que opina Riatha, que creo que la puso en su top 10. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Strangulation Day es un gran nombre. Me ubiera divertido que el director sentara al personaje de M. Tomei frente a la película mencionada y, en medio de una crisis que no tuviera nada que ver con el tema, tomara la idea para mantener el poder. Es lo que el fallecido Frank Underwood haría. Saludos. Adrián.

Donnie Darko dijo...

No puedo dejar de pensar que esta cuarta parte es el 'Black Panther' que esperaba y no el soberano aburrimiento que nos dejó Marvel. Lo mejor como dice Ronette es la carga socipolitica de la película. A mi esta película me gustó, de hecho creo que es una de las películas de las saga con las que mas he disfrutado. Es cierto que no es perfecta, que Marisa Tomei rodó todas sus escenas desde casa (Como se nota el montaje por Dios..) pero creo que cumple con creces su cometido que es sobre todo el de entretener dejando cierta crítica que para algunos les resultará solo relleno para vender y a otros nos parece que como ocurre con Assassination Nation, es hiperbolica y con mucho trasfondo sobre el que hay que reflexionar..

Un Saludo!

Donnie

RONETTE PULASKI dijo...

Adrián, para mantenerse en el poder un político haría cualquier cosa, y si es Frank Underwood más y mejor ;)
Ese diálogo de La soga es premonitorio.
Donnie, me llama la atención la aceptable acogida de esta película por aquí, porque por ahí fuera la están poniendo a caldo. Independientemente de los valores cinematográficos que la película pueda tener, que son escasos, lo cierto es que toca un tema muy de actualidad en todo el mundo: el uso de la política del miedo y los discursos que fomentan el odio y la violencia.
Saludos!

Riatha dijo...

Saludos Ronette.
Brutal el enlace con "La soga", ojalá se me hubiese ocurrido para mi crítica :P
Muy de acuerdo en todo lo que dices y sobre todo en que está orientada a fans de la franquicia, entre los que me incluyo. Fallan muchas cosas, pero la esencia es tan buena... ¡Acojona tanto! Creo que el hilo conductor está perfectamente trazado, que no ejecutado, y nos da ese fondo socio-político en una saga única, que parece de ficción y lo tenemos delante, tremendo. Por todo ello es que la puse en la lista, porque es el cierre a una trama que guste o no, a nadie deja indiferente.
Gracias por tu crítica.
Salud!

RONETTE PULASKI dijo...

Riatha, ahora entiendo tu comentario sobre La Soga! Comentaré también en tu crítica de la película.
Sin duda, todo ese mundo The Purgue es muy interesante. La noche de violencia, en el que cada uno se comporta de una manera, y las razones por las que se llega a ella.
Y la serie sobre The Purgue, te animaste con ella?

Anónimo dijo...

si de algo habla este grandioso blog es del asesinato considerado como un hecho estético.

uno empieza matando a scarlet johansson y termina por promocionar el adulterio, como
enseña match point. por culpa de ronette y the purgue tuve que rever la soga. entretanto, se publicitan los cruces entre denisovianos y sapiens y neandertales. la huella genética nos deja la semilla política. (pero es política) aún queda por determinar el efecto causado en la psiquis del siglo -xx- por la bomba A y los campos de concentración. (ballard o mailer dixit)

quizá lo más interesante de la película resulte de observar cómo tarda en cuajar la orden del día feriado en permiso. de la noche. cómo tardó y fue naturalizándose, si uno siguió los distintos episodios. un día al año para asaltar el precinto 13.

en la soga la sexualidad es más evidente. el goce sexual y la verguenza. la oscuridad, que uno de los asesinos prefiere, como si lo dejara en paños menores la realización del deseo, o del deseo del compañero, el otro asesino, que enciende un cigarrillo como siguiendo el viejo rito cinematográfico que sugiere el coito. la moralidad no admite no mostrar el crimen. la ausencia de límites es el peor enemigo del arte.

pero de regreso a la verguenza y el goce, y la narración del acto: cuando se agotan, progresa el relato. (decía kertez que el horror está en la precisión.) la realidad interrumpe. es casi como si la realidad interrumpiera la narración del acto, la contemplación, el regodeo en el sacrilegio, el acto mismo de profanar la confianza del compañero y la Ley. pero también el fracaso, vástago de todo sueño realizado.

(el crimen perfecto, para brandon, es, en efecto, el crimen perfecto. precisa una audiencia. y una audiencia implica ser descubierto. el remordimiento de phillip, o su lucidez, edifica el éxito de brandon. el crimen perfecto es la fantasía del crimen perfecto. el éxito no es la impunidad: uno se debe al público. brandon elige al perseguidor. el héroe es una noción del villano. no enaltece la obra, sino su reconocimiento. entonces uno brinda.)

en purgue el mandato es deshazte de tus deseos homicidas o criminales, por el bien de la civilización. hitchcock es tanto más insidioso: nada es obligatorio. el estado y la
sociedad son expulsados de la psiquis de los asesinos; en estos tiempos es el estado el que crea a los asesinos. rope tiene psicópatas; the purgue, soldados. porque es la época en la que el cuidadano es un auxiliar de la gendarmería.
existe una relación casi aristocrática con el crimen, y hay la guerra.
deslocalizar la zona de conflicto es tarea del imperio. the man who shot liberty valance.

un psicópata es un muñeco relleno de discursos psico o parasicológicos.
quien sale a purgar es un ser social, gregario: purgan los humanos. humanos animalizados, es decir: no-delincuentes que se desvían, cometen un crimen, uno u más crímenes -por esa noche. las caretas o máscaras son modos de desvestir a un extraño, que es nuestro vecino, vistiéndolo de ciudadano. en un film de horror el prójimo es el peligro.
(¿no queda expulsada la ciudad, en rope, tras los ventanales, tanto más opacos que el rostro de los asesinos?)

en definitiva, lo que james stewart verbaliza hacia el final es el sentido común de una época que hacía todo por desmentirlo. la purga es la época. en el bahúl, los comentarios.







gracias, ronette

abrazo

f

Riatha dijo...

Pues he de decir que no, Ronette. Soy poco de series, la verdad, aunque lo mismo sí que me animo con esta.

RONETTE PULASKI dijo...

f, un comentario para enmarcar.
No es fácil unirse a un plan maléfico como la noche de la impunidad. Además, es una lucha en la que siempre habrá desigualdad de condiciones. Los más ricos tendrán más posibilidades de defenderse, tanto por la seguridad de sus casas, como por la compra de armamento. ¿Y dónde comienza el experimento? En un barrio pobre, claro.
El crimen perfecto no es la impunidad que da el hecho de no ser descubierto, sino el reconocimiento de la audiencia. Totalmente de acuerdo con tu idea.
Supongo que en la noche de la purga habrá de todo, gregarios y psicópatas solitarios. El peligro siempre está muy cerca, quien tiene la capacidad de generar más dolor es siempre una persona del entorno. Que tiene, además, otros componentes que lo agravan.
El experimento de la purga no deja de ser una vuelta atrás, al pasado, con la paradoja de ser en un futuro distópico.
Riatha, yo todavía no acabé de ver la serie.
Saludos!

Tracy Kong dijo...

Coincido, La Primera Purga, al menos como peli de La Purga, es la màs floja. La disfrutè como un actioner y blacksploitation, tendencia que se iba acentuando en cada entrega y aqui culmina. Pero la premisa estètica, visual y sádica de la Purga queda casi reducida a los carteles promocionales del film. La 1a temporada de la serie algo (un poco bastante) mejor en ese sentido. Se deja ver y disfrutar sin aportar demasiado a lo ya conocido. Quizàs la tv sea el camino a seguir por la saga ahora o necesite de un nuevo giro o mayor imaginaciòn en futuras entregas.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.