martes, 5 de marzo de 2019

Crítica: The Amityville Murders

112 Ocean Avenue. Amityville. El 13 de Noviembre de 1974, Ronald De Feo Jr asesinó a sus padres y a sus cuatro hermanos mientras dormían. Tiempo después, la familia Lutz abandonó precipitadamente la casa veintiocho días después de haberse mudado a esa misma casa. Dos sucesos sobre los que se sentaron los pilares de la leyenda de dicho lugar, una de las casas encantadas más famosas del mundo. Diversos libros, programas de televisión y toda una serie de películas contribuyeron a asentar y difundir la historia negra del 112 de Ocean Avenue.


“The Amityville Murders es un perfecto ejemplo de la oscura época de lo políticamente correcto en la que nos estamos viendo sumidos”


En 1979, Stuart Rosenberg dirigió ‘Terror en Amityville’, película protagonizada por James Brolin y Margot Kidder que tomando como base la novela de Jay Anson narraba los extraños sucesos que vivieron los Lutz en tan fatídico lugar. Convertida en cita de culto, la película de Rosenberg dio origen a toda una serie de cintas que tenían mayor o menor relación con la casa donde Ronald De Feo mató a toda su familia. Ahora y tras la más decepcionante ‘Amityville: El despertar’ (Franck Khalfoun, 2017), Daniel Farrands guionista de ‘The girl next door’ (Gregory Wilson, 2007, donde se adaptaba la novela de Jack Ketchum que narraba la brutal tortura y asesinato de Sylvia Likens) y ‘Halloween: La maldición de Michael Myers’ (Joe Chapelle, 1995) vuelve a retomar los hechos que sucedieron en la casa de los De Feo en 1974, algo que ya hizo con mucho más acierto Damiano Damiani en 1982 en ‘Amityville II: La posesión’.

‘Amityville Murders’ es un perfecto ejemplo de la oscura época de lo políticamente correcto en la que nos estamos viendo sumidos, es un perfecto ejemplo de cómo explotar la leyenda de la casa situada en el 112 de Ocean Avenue sin ofrecer absolutamente nada nuevo, es un perfecto ejemplo de cómo intentar explotar el interés que actualmente está mostrando el espectador por las películas sobre casas encantadas, sucesos paranormales y posesiones demoníacas… La cinta de Farrands es un perfecto resumen de aquello en lo que se está convirtiendo el mal cine de terror, en una copia de una copia de una copia…, una película prescindible que solo consigue que por comparación la cinta de Damiani sea todavía mejor.


“La cinta de Farrands es un perfecto resumen de aquello en lo que se está convirtiendo el mal cine de terror, en una copia de una copia de una copia”


Resulta imposible hablar de la película de Farrands sin hacerlo de la de Damiani (Cinta rodada en 1982 en la que se pueden encontrar ciertas referencias a ‘El exorcista II: El hereje’ –John Boorman, 1977-, y que de alguna manera parece que influyó a ‘El exorcista III’ –William Peter Blatty, 1990-), no solo por el hecho de contar los mismos hechos sino también porque actores que participaron en la cinta de Damiani como son Burt Young y Diane Franklin actúan también en la de Farrands cambiando como no puede ser de otra manera sus roles y parece que olvidándose por el camino como interpretar de manera convincente a un personaje.

Si la película de Damiani adaptó la novela de Hans Holzer ‘Murder in Amityville’, la de Farrands pone en imágenes un guión escrito por el propio director que solo sirve para plasmar de forma rutinaria aquello que sucedió o que se cree que sucedió en la casa de los De Feo. ‘The Amityville Murders’ no cuenta con un protagonista como Jack Magner capaz de transmitir el proceso de locura que vivió su personaje. John Robinson se queda muy lejos de lo que logró Magner cuya actuación estoy seguro que fue estudiada y analizada por Brad Dourif. ‘The Amityville Murders’ no tiene ese tono excesivo (Los efectos especiales característicos de un tipo de cine y de toda una época que hay en ‘Amytiville II: La posesión’ resultan entrañables, los de la cinta de Farrands son simple y llanamente vergonzosos), malsano y enfermizo del que hizo gala Damiani (La manera de abordar el incesto, lo sentimientos de los personajes interpretados por Franklin y Magner son sustituidos aquí por un leve acercamiento que muestra como cierto tipo de cine ya no es tan valiente y directo como hace años).


“una cinta prescindible que vuelve a jugar con la idea del cuarto rojo como en la reciente The Haunting of Hill House”


Acercarse al 112 de Ocean Avenue me produce una pereza absoluta pero también cierto morbo por saber si esta vez la película podrá llegar a ofrecer algo nuevo, algo que la saque de la más absoluta de las medianías. Por desgracia este ‘The Amityville Murders’ no es esa cinta, la forma elegida por el director para plasmar ciertas escenas (El momento en el que el protagonista se queda solo en casa o esa fiesta de cumpleaños que parece un ‘padrino’ de saldo) no solo no aportan sino que restan.

Por mucho que Farrands intente mostrar un nuevo acercamiento al mito (Me refiero a ‘nuevo’ por las diferencias existentes entre su historia y la de Damiani como puede ser el hecho de que en la suya los protagonistas viven desde hace años en esa casa, mientras que en la película de 1982 estos se acababan de mudar a tan terrífico lugar), la historia y las interpretaciones (Decir cual es la peor de todas puede resultar complicado) hacen de esta película una cinta prescindible que vuelve a jugar con la idea del cuarto rojo como en la reciente ‘The Haunting of Hill House’, una perfecta muestra de cómo mezclar drama y fenómenos paranormales de la que ‘The Amityville Murders’ tiene mucho, pero mucho que aprender… Prescindible e innecesaria.


2 comentarios:

Palmer Lynch dijo...

Tengo que decir que tengo una relación de amor-odio con la franquicia Amityville. Desde que de pequeño descubrí la película del 79, y su premisa de "basada en hechos reales", no he dejado de ver ninguna de las posteriores. Y, quitando el remake, creo que ninguna ha logrado ser un producto de una mínima calidad.
Esta nueva versión, como bien dices, no aporta nada nuevo. Ya no al cine de terror, sino a la propia historia de la casa.
Deberían dejar de usar su fachada para hacer estos esperpentos cinematográficos.
Muy buena crítica! Un saludo!

Donnie Darko dijo...

Palmer, entiendo perfectamente que definas tu relación con la franquicia como de amor-odio. Comparto contigo que muy pocas películas han conseguido tener un mínimo de calidad aunque yo añadiría la cinta de Damiani el el grupo de las que si. Este nuevo acercamiento no aporta nada, no hay absolutamente nada que pueda justificar su exisistencia. Si hubiera algo aunque mal desarrollado podríamos decir eso de que la idea era buena pero no han sabido sacarle provecho, pero es que aquí ni siquiera podemos decir eso. Como bien dices, que dejen de usar su fachada y que dejen descansar a los espiritus que habitan la casa, que si encima de que fueron torturados en vida ahora les toca sufrir secuela tras secuela..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.