jueves, 7 de marzo de 2019

Crítica: The Clovehitch Killer

Estrenada el pasado mes de septiembre en el festival de cine de Los Angeles, “The Clovehitch Killer” (2018), es el último trabajo (y primer largo) del director Duncan Skiles. Apoyado sobre las sólidas actuaciones de Charlie Plummer (“Lean on Pete”, 2017), y Dylan McDermott (“The Practice’, 1997), la película le mete un buen repaso a la sociedad conservadora americana. Bajo el disfraz de lo que se entiende por familia tradicional, compuesta por dos hijos (un chico y una niña), una madre que se ocupa de la casa y un padre que frecuenta la iglesia y forma parte de los Boy Scouts, la película nos irá destapando que probablemente ni todo ni todos son lo que aparentan ser. Una frase que menciona en un determinado momento la propia madre de la familia, cuando el marido se dirige hacia su cobertizo: “Your father has his own hobbies”, podría servir perfectamente como frase promocional de “The Clovehitch Killer”, y es que al final, todos tenemos ese lado oscuro que nos sirve como válvula de escape.


“No estamos ante la premisa más original que nos podríamos encontrar, ya sea hablando de cine o de literatura, pero sí abre la puerta a una historia con posibilidades”


La película nos cuenta la historia de Don, un respetado padre de familia que trabaja haciendo mantenimiento, al que un día su hijo Tyler toma prestada su camioneta para salir de paseo con su novia. Justo cuando sus sueños de adolescente se van a hacer realidad besando a la chica, ella encuentra una fotografía porno “bondage’ en el vehículo. Las sospechas empiezan a agobiar a Tyler cuando descubre más indicios que vinculan a su padre con un famoso asesino en serie que atemorizó a la ciudad en el pasado. 

Es frecuentemente utilizada la siguiente frase en el ámbito de los investigadores: “no hay crimen perfecto, lo que hay son investigaciones imperfectas”. Y el caso es que Clovehitch es un asesino del que, al igual que Zodiac, nunca se  encontró al verdadero responsable (en este caso y pese a la comparación, todo sea dicho, la historia de Clovehitch es pura ficción, es decir, no está basada en hechos reales). No estamos ante la premisa más original que nos podríamos encontrar, ya sea hablando de cine o de literatura, pero sí abre la puerta a una historia con posibilidades, principalmente la de ver cuál será la reacción del hijo. De hecho, la tensión de la película está construida sobre el dilema de Tyler, que se plantea una serie de reflexiones que son compartidas con el espectador: ¿es realmente posible que mi padre sea un infame asesino en serie? *Clovehitch killer es el nombre que se le dio a este misterioso asesino en serie que, unos 10 años atrás, mató a varias mujeres en esa pequeña ciudad de Kentuchy donde se desarrolla la acción de la película. El nombre clove hitch hace alusión a un nudo (el ballestrinque, en castellano), que formaba parte del modus operandi con el que el asesino inmovilizaba a sus víctimas.


“The Clovehitch Killer es, por encima de todo, una película modesta, sin alardes, ni ambiciones”


La primera media hora, con la aparición de esa foto en la camioneta que no es más que la punta del iceberg de lo que está por venir, es sin duda lo mejor de la película. Me llega incluso a recordar a películas como “Mud” (2012), que, salvando las distancias, tratan del fin de la infancia y el comienzo de la edad adulta. El descubrimiento pone al chico en un dilema, por un lado, aparece en él la voluntad de proteger al padre, aunque sea a costa de ser tratado como un pervertido en el instituto, pues la noticia se disemina de forma rápida entre sus compañeros y todos creen que la foto era de él. Por otro lado, la desconfianza de Tyler hacia su padre va creciendo a media que encuentra otras pistas que lo vinculan con los asesinatos del pasado. En ese malestar del hijo al pensar que su padre puede ser un asesino está la clave de la película. La transformación que sufre, al pasar de sentir devoción por su padre a sentir miedo y desconfianza, es el motor de la historia.

Como no podría ser de otra manera en estos casos, Tyler tiene una amiga que lo acompaña en estas investigaciones, Kassi, (interpretada por Madisen Beatty, “The Master”, 2012), una chica nerd obsesionada con el asesino en serie. No es difícil ser considerada diferente en una sociedad tan conservadora y dominada por el fanatismo religioso como la que nos presenta la película. Esa ideología retrógrada que predica la idea de que tan solo los más cristianos son dignos de ser buenos es fácilmente corrompida al escarbar un poco en sus gentes. Los bulos crecen imparables, como si de una bola de nieve rodando montaña abajo se tratase, y a medida que los hechos se desencadenan, Tyler y Kassi se van acercando cada vez más el uno al otro. Para quedarse con los bueno dentro de todo este drama, que lo abandone su novia Amy (la que descubre la fotografía en la camioneta), y que este hecho lo lleve a intimar con Kassi, es una liberación vital para el protagonista en todos los sentidos.


“La película es lenta, con poca intensidad, pero al menos es cuidadosa dentro de su intencionado minimalismo”


“The Clovehitch Killer” es, por encima de todo, una película modesta, sin alardes, ni ambiciones. La buena ambientación de la película y sus correctas actuaciones la posicionan en un lugar aceptable, aunque en ningún momento destacable. Estamos ante una película sobre un serial killer que no muestra ni una sola gota de sangre, lo que no deja de ser curioso. La película es lenta, con poca intensidad, pero al menos es cuidadosa dentro de su intencionado minimalismo. Éste es quizá el mejor y único cumplido que se le podría hacer al guion escrito por Christopher Ford (“Cop Car”, 2015), quién ya había colaborado con Duncan Skiles en “Our RoboCop Remake”, 2014).

Técnicamente hablando me cuesta destacar algún apartado más, ya que, pese a ser correctos, no creo que vayan a entusiasmar o sorprender. La fotografía de Luke McCoubrey es buena, al igual que la música de Matt Veligdan ("Robot & Frank", 2012), cuyo tema de piano al final de la película es lo más destacable. Además de su  gran inicio, hay otro buen detalle en la película, que es el abordaje de alguna escena desde dos puntos de vista diferentes. En un momento en el que la película parece perderse en lo anodino, con el aporte de otro punto de vista el argumento levanta ligeramente el vuelo, lo que no deja de ser un simple destello dentro de una película que no fue hecha para destacar. De hecho, uno de las actrices más conocidas del reparto, Samantha Mattis (“American Psycho”, 2000), que interpreta a la madre, Cindy, es totalmente desaprovechada de forma bastante injustificada. No tengo dudas de que el personaje debería haber tenido algún otro tipo de rol más importante en la película, ya que tenía potencial para haber aportado cierta complejidad a la historia y a los dilemas que podrían derivar de ella.

Lo mejor: Su primera media hora, las actuaciones de padre e hijo, y la angustia de Tyler al descubrir ciertos indicios que apuntan a su padre como un célebre serial killer del pasado.

Lo peor: En un determinado momento la película decae, dejando la sensación definitiva de que no llega a cumplir las expectativas que prometía al inicio.


8 comentarios:

victor dijo...

Me resulta interesante este tipo de films, apuntada en mi lista.
Un saludo

Anónimo dijo...

SPOILERS
cobertizo, sótanos, buhardillas, iglesias, boy scouts, memoriales.

es interesante el contraste ente la memoria personal del asesino y la de la comunidad; pero, sobretodo, la secuencia en la que toma polaroids de sí mismo travestido, maquillado: me recordó el horrendo footage de richard specter en la cárcel, con su cuerpo deformado por las hormonas y la violencia, subyugado, ultrajado por los compañeros de celda y prisión.

nada que pudiera ser glorificado. y, como hombre, el asesino es presa de los que lo sucederán, después de que haya muerto. entre la verdad y la leyenda, elige lo menos dañino, para la comunidad. (eligen por él) podrían sumarse a la lectura los héroes de irak y afganistán y vietnam. aquel final de american sniper en que eastwood echa por la borda toda reticencia y desconfianza y crítica que la película (american sniper), no en su distanciamiento, sino en su cercanía casi obscena, leal, pegajosa, deshumanizada, pone en juego.

pero ya decía hitchcock que el crimen es el fracaso de la fantasía ante lo real.
me resultó una película redondita de cuando los héroes vuelven a casa. en eso disiento contigo ronette. los crímenes de william munny, para seguir con clint. por algo era imperdonable.
abrazos,
f

RONETTE PULASKI dijo...

Hola Victor, “The Clovehitch Killer” tiene su punto, pero hay un momento en que la película decae y su ritmo se rompe. Como comento en la crítica, tiene momentos interesantes, pero también otros en los que se me hizo aburrida. Si la ves, ya me dirás qué tal.
Hola F, entiendo que la película te gustó bastante, en mi caso no soy tan entusiasta, aunque no me parece para nada una mala película. Escenas de interés sí las tiene, como la que comentas, pero personalmente a mí no me acabó de convencer en su conjunto. Mencionas “American Sniper”, que curiosamente es una de las películas que menos me gustan de Clint Eastwood, eso que ya vi “La Mula”, que no es gran cosa. (La polémica está servida… jejeje). Entiendo tu punto, principalmente es tu último párrafo - de cuando los héroes vuelven a casa – y aunque no me acaba de parecer una película redonda, sí tiene momentos prometedores.
Saludos a los dos

Anónimo dijo...

sabés que acabo de ver triple frontera, de chandor, con su homenaje al tesoro de sierra madre, y recordé the clovehitch killer y jersey boys. concuerdo contigo que la inyección de testosterona -que muestra a star is born, de cooper- hace de american sniper la película menos atractiva de eastwood. (también el pulso, un pulso de sprint en una maratón, por otra parte.)
qué pena! tenía muchas ganas de disfrutar de the mule. más allá de la paradoja -militancia o ideología, el tipo filma lo que nadie podría filmar sin ser acusado por la policía del patriotismo de hereje, converso o tibio o liberal en el sentido norteamericano- eastwood, o por ella misma.
pero vuelvo: hablaba de triple frontera por los momentos prometedores. lo que podría ser una película. como fan de los cómics, toda película de superhéroes, para mí, es la película que no pudo ser.
en definitiva, rescato ese mundo curioso, ajeno y aburrido y obediente donde no se sumerge el asesino, sino que lo produce. ciertas prácticas sexuales sólo pueden ser sucias, es decir, atractivas, en un universo determinado. quizá habría que contrastarla con la de von trier.
que como revisión de otros films, decae, tenés razón. es rescatable el misterio en torno al tío parapléjico. la pensé como la adaptación de un cuento de stephen king que puede o no haber sido escrito.

qué pena lo de la mula!

un saludo,

f

RONETTE PULASKI dijo...

L
Hola F, pues fíjate que la semana pasada estuve a punto de ver Triple Frontera, al final no he visto, pero me han dicho que Oscar Isaac destaca entre las otras estrellas. Creo que la veré en breve. A Most Violent Year me había gustado bastante.
"De cuando los hérores vuelven a casa" te recomiendo Quarry, una de las grandes series de los últimos años (creo que ya es la tercera vez que la recomiendo en este foro). jejeje
PS. Oye, lo mismo que te digo que Sniper no me parece que esté entre lo mejor de Eastwood, te diré que la otra que mencionaste, Unforgiven, sí me parece una de sus mejores películas.
Saludos,

Anónimo dijo...

ronette,
apunto Quarry como imprescindible. gracias por la recomendación. sos muy amable.
unforgiven es un peliculón (el pálido, cruzado rostro impenetrable de la prostituta agraviada resulta inolvidable). nombré los crímenes de william munny, porque, según leí, y cuando leí el libreto, relato, de david peoples, era el nombre del libreto en el que eastwood se basó. killer of women and children, y de todo cuanto caminó y se arrastró sobre la tierra.

acabo de ver the mule y me pareció hermosa. quizá para aparearla con gran torino (una película menor, pero certera)

a most violent year, de chandor, es el sueño de un fanático de pacino. lo de oscar isaac, para el aplauso. una joyita. -ese dedo índice alzándose, diciendo me podés preguntar una cosa, una sola cosa, diane...-
en ese sentido, quizá triple frontera te decepcione.
te mando un abrazo,
gracias, otra vez,

f

Anónimo dijo...

(convengamos, ronette, a propósito de the mule, que dont let the old man in

https://youtu.be/yc5AWImplfE

es la canción más oscarizable en mucho tiempo, si gaga y cooper no hubiesen aparecido.)

RONETTE PULASKI dijo...

F, llevas razón, la canción Don´t let the oldman in es muy oscarizable, de hecho, para mí un tanto comercial, al igual que la ganadora Shallow.
Personalmente Gran Torino está muy por encima de The Mule, la tengo entre mis preferidas dentro de las últimas que ha hecho Eastwood. Esta última no te digo que me haya decepcionado, pero me parece una obra menor. No sé, da lo que cabría esperar, se deja ver bien, pero acaba aportando más bien poco. En fin, es algo muy personal y subjetivo, como todo. Abrazos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.