domingo, 29 de septiembre de 2019

"Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia", el ángulo de la eternidad

Otro mundo, otro tiempo, otra época. Thra. Un planeta increíble que gira alrededor de tres soles. En el centro, el cristal de la verdad, el corazón de Thra y la fuente de toda la vida. Una vida marcada por un cristal roto y una verdad a medias. Los señores como tiranos disfrazados de protectores y los servidores como libertadores inconscientes de la esencia de la vida. La naturaleza como herramienta para el conocimiento y el conocimiento, culpable de la curiosidad y la justicia. Thra, transformadora y transformada se tiñe de púrpura y grita desde la tierra hasta el cielo y desde la oscuridad hasta los soles, porque no hay bien sin mal, solo la certeza de que el equilibrio de la unión no se creará desde la grandeza, sino desde la impredecibilidad de los pequeños detalles.

En este mundo, en este tiempo y en esta época, el imperio Netflix ha querido entender la posibilidad de su catálogo como une experiencia inmersiva donde la elección convierte el deseo que se le pide al genio en anhelo cumplido en pantalla. Un poco de todo para elegir, tanto en temática como en calidad pero hasta ahora, una cuenta pendiente: Jim Henson . Henson, el maestro de la magia, que debería ser estudiado como un género en sí mismo, no encontró su lugar en el gigante Netflix hasta 2019 con “Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia”. Un proyecto iniciado en 2012 que pasó por diferentes fases, algunas de ellas frustrantes, que la dejaron en standby durante mucho tiempo para recolocar ideas y desechar el planteamiento inicial de crear una secuela de animación. Afortunadamente, Lisa Henson (hija del maestro), estuvo muy involucrada desde el principio y dejó claro que la parte más importante de la magia residía en el juego de marionetas. Junto a ella, Louis Leterrier (“Furia de Titanes", 2010), luchó por sacar adelante un proyecto que enriqueciera el universo creado por Jim Henson y Frank Oz en 1982. Para ello era necesario mostrar la vida en Thra antes de la extinción Gelfling.


“Durante diez episodios, Leterrier inunda la pantalla de una riqueza visual con tanta sensibilidad, que no se limita a evocar el paisaje mágico conocido”


En 2017, los planetas se alinearon con la ayuda de Aughra y comenzó la aventura de la mano de Leterrier en la dirección, Jeffrey Addiss y Will Matthews en el guión y la Jim Henson company en la ejecución artística. A finales de agosto de 2019, Netflix abrió las puertas para que el resto de mortales pudiéramos entrar hasta el fondo, en el maravilloso mundo de Thra. 10 episodios de algo menos de una hora cada uno y un mundo nuevo nos esperaba, tanto a los que amamos la película, como a los que no se habían acercado nunca a ella. Es por esto que esta primera temporada se hace fuerte en dos aspectos: la nostalgia y la novedad. Ambos elementos combinados hacen que el juego de memoria e imaginación que los fans hemos tenido que hacer durante más de 35 años, se vea satisfecho en la presentación de Thra como un ecosistema increíblemente vasto y rico en matices.

Con “Cristal Oscuro” (1982) aprendimos que el mal puede adueñarse de todo lo bueno y corromper desde la raíz. Lo que Henson y Oz crearon en los 80 fue un lugar desolador y terrible que dependía de una sola esperanza. En la Era de la Resistencia, la esperanza se materializa en siete diversos clanes de Gelflings, un gran número de Podlings correteando anárquicamente, Fizzgigs posicionados en favor de la libertad, ágiles Zancadores y muchos más Skeksis (alguno incluso con apariencia femenina, si es que estos repulsivos seres tienen sexo), dentro de un orden social muy definido y aceptado hasta el momento. En definitiva, Thra rebosante de vida. Todo lo contrario a la Thra que recordábamos y una lección de optimismo,  pese a que conozcamos el irremediable destino de este mágico lugar.


“Cristal Oscuro: La era de la resistencia es la definición gráfica de género fantástico, es la fantasía en mayúsculas”


Durante diez episodios, Leterrier inunda la pantalla de una riqueza visual con tanta sensibilidad, que no se limita a evocar el paisaje mágico conocido sino que amplía unos horizontes fantásticos y místicos que no se alojan solamente en la retina del espectador, sino que lo hacen también en su piel, cerrando los poros de realidad para abrir los del asombro. “Cristal Oscuro: La era de la resistencia” es la definición gráfica de género fantástico, es la fantasía en mayúsculas, no solo por sus personajes, por sus paisajes, por su increíble banda sonora o por su extraordinaria fotografía, sino también por su historia. La historia está tan bien hilvanada y explica con tanta lógica el origen del oscurecimiento que en 1982 ya se había apoderado del cristal, que cada capítulo se convierte en una obra maestra del diálogo indiscutible.

Con un guión construido con tanto cariño, respeto y responsabilidad, la parte técnica requería gran precisión. Para ello fueron necesarios más de cien titiriteros que se dejaron la piel para construir la personalidad de cada marioneta y un inmenso espacio para recrear las localizaciones de Thra. Todos los artesanos involucrados convierten en realidad la mitología de "Cristal Oscuro" y aprovechan cada segundo de metraje para deleitarnos con la bondad, la maldad, la inocencia, la perspicacia, la locura, la sabiduría, la valentía, el amor y el odio de sus personajes. De esta forma, los capítulos donde los Skeksis cobran protagonismo son aterradores y tensos. La maldad es palpable y no hay posibilidad de redención. Cuando les toca a Gelflings coger la batuta, la casuística de cada clan, fácilmente interpretable por el espectador con pocas pistas, guía por el camino de la hermandad, el conocimiento, la decepción y la justicia, por lo que los claroscuros dejan paso a los tonos de la naturaleza. Una naturaleza que los Podlings aprovechan para demostrar que, libres, son los seres más felices de Thra y de paso dar lecciones sobre lo que significa tener calidad espiritual.

Justamente es la composición de personajes lo que hace que “Cristal Oscuro: la era de la resistencia” no sea un cuento de hadas destinado a los más pequeños de la casa. Jim Henson no tuvo en mente a los niños cuando creó el original “Cristal Oscuro” y Leterrier tampoco ha pensado en ellos,simplemente  porque “Cristal Oscuro” no es para niños, por mucho que Netflix lo recomiende entre “Mascotas” y “Nemo”. La era de la resistencia tiene una carga de denuncia social muy acusada y muy pensada para los adultos. Es diversión, pero también un vehículo para hablar de la lucha de clases, el racismo, el clasismo, la explotación laboral, el esclavismo, el precio del poder, el empoderamiento femenino, la tiranía e incluso la normalización de las familias homosexuales. Todo esto, canalizado a través de marionetas y animatronics que tienen más vida que muchos actores y actrices de renombre, gana peso en un contexto mágico y eso hace que sea tan extraordinario como necesario. Obviamente , estamos en 2019 y hubiera sido absurdo renunciar a los avances de esta época. Es por esto que hay una ayuda digital para eliminar el cuerpo de los marionetistas o resaltar paisajes. La tecnología digital simplemente utilizada para realzar, nunca para crear, por muy increíble que nos parezca que todo lo que vemos sea artesano.


“Jim Henson estaría satisfecho y orgulloso de lo que se ha creado, no me cabe ninguna duda. Para Leterrier, mis respetos eternos”


Pocas series vamos a ver como Cristal Oscuro. Pocas veces diez horas de metraje estuvieron tan justificadas. Pocas veces estaremos más acertados al definir algo como fascinante. Será imposible olvidar la relación entre los maravillosos Hup y Deet, las divertidas conversaciones entre Hereje y Vagabundo, la ansiedad que provocaba la necesidad de poder de los Skeksis, cada una de las apariciones de Chamberlain, el impacto de la Ascendencia, la confianza en las Maudras y la desconfianza en Seladon , la sabiduría de Aughra y el terror del implacable Cazador. No me importa esperar por una segunda temporada el tiempo que se necesite. No me importa porque mi mente se ha vuelto a alimentar de algo tan poderoso como el cristal de la verdad y por suerte, yo no he necesitado matar a ningún ser de Thra para ello. Jim Henson estaría satisfecho y orgulloso de lo que se ha creado, no me cabe ninguna duda. Para Leterrier, mis respetos eternos.

Otro mundo, otro tiempo, otra época. Magia. En este mundo, en este tiempo y en esta época, no hace mucho en España, un grupo de titiriteros fue detenido y llevado a prisión por una función de marionetas, algo que nos da buena cuenta de que esta sociedad busca Skeksis donde solo hay Podlings y encuentra Místicos donde solo hay oscurecimiento. Gracias a los que habéis llegado hasta aquí por leer una de las críticas que más ilusión me ha hecho escribir.


3 comentarios:

Art0rius dijo...

Pues nada que añadir a tu crítica, Missterror. Una sintesis de la maravilla que nos ha regalado Netflix con un proyecto que yo cuando vi a Letterrier en el proyecto de una precuela que no creía necesaria me eché un poco a temblar. No es cineasta de mi devoción, y tampoco le tengo excesiva fe al actual estudio Henson, pero nunca me he alegrado tanto de estar equivocado.
Es un 10 merecidisimo, es una pieza de artesanía sin igual, un producto que parecía imposible en los tiempos que corren y con un guión a la altura. De lo más arriba en el ranking de lo que llevamos de año a la de ya.

El Rector dijo...

Madre mía, quien nos lo iba a decir de un bulto sospechoso habitual como Leterrier… pero claro, no hay que subestimar nunca a Netflix en esto de manofacturar series. Para mi, teniendo en cuenta el material original y su colosal peso específico dentro del fantástico, puro culto, parece mentira que hayan sido capaces de hacer una serie como esta, capaz de superar incluso en muchos aspectos la obra original de Henson.

Dejando de lado todo ese virtuosismo desbordante de su apartado visual, de no sucumbir a las nuevas tecnologías (más de lo necesario) y mantener la esencia del "Cristal Oscuro" original, creo que la mayor virtud que aporta esta nueva andadura con respecto a aquella, es su capacidad para gustar a todo tipo de público, ya que es una serie que se puede disfrutar a muy distintos niveles, siendo capaz de atrapar hasta a los más pequeños gracias a la fascinante recreación de Thra y sus habitantes, un mundo cuidado al detalle que te enamora en cada pequeño detalle, hasta al público más adulto, capaz de desgranar el fondo de un relato crudo, aterrador y repleto de matices y referencias a nuestra podrida sociedad actual.

Missterror, coincido 100% con tu maravilloso análisis y por descontado, secundo ese diez, no cabe otra nota par una serie PERFECTA y "Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia" lo es. Tanto, que pienso que hasta aquellos profanos e insensatos varios que osaron aburrirse con la película de Henson (sí, parece ser que los hay), podrán tener aquí su pequeña redención en diez capítulos imprescindibles, que manteniendo la esencia y el espíritu de antaño, se adaptan más a los tiempos de hoy en términos de narrativa, o al menos, a lo que suele digerir mejor el gran público.

Quedarse con un solo personaje es casi imposible y lo se, es tan diabólico y mezquino que resulta repugnante, pero tengo una debilidad enfermiza por Chamberlain (o Chambelán), superando incluso al Hereje, otro de mis hits particulares. Lo se, soy carne de Skeksis… ¿siii?

Saludos.

Missterror dijo...

Art0rius- Yo también arrugué el morro cuando se confirmó que Leterrier estaría al frente del proyecto. Creo que muy poco puedo salvar de su filmografía. Por suerte, nos equivocamos y no solo ha dirigido una obra maestra sino que su grado de implicación en el proyecto debió de ser tal que el equipo solo habla maravillas de este hombre.
¡Y tanto que debe estar en lo más arriba del ranking!

Rector- ¿Siiii? Chamberlain es tan grande como repulsivo y no me extraña que sea tu personaje favorito. Yo no puedo resistirme a esa cucharita de madera y su dueño. Qué le voy a hacer! Me ganan los personajes entrañables.
Yo no creo que a los más pequeños les vaya a gustar Cristal Oscuro. Son marionetas, es un mundo de fantasía, pero también es un mundo aterrador que les puede proporcionar unas cuantas pesadillas, así que no, no recomendaría a ningún papi que se lo pusiera a sus hijos.
Cierto, mucha gente a día de hoy sigue catalogando "Cristal Oscuro" como una película aburrida. A mí me gustaría que Iker Jiménez estudiara este fenómeno y se dejara de rellenar pantalla con temas propios de otros foros y formatos. Supongo que es todos los detractores de la película original, la serie les pueda llenar mucho más. La serie enriquece a la película en todos los aspectos y teniendo en cuenta que sigo con la idea de unos tatuajes de los personajes originales, te puedes imaginar el grado de devoción que voy a llegar a tener a esta serie.
Qué maravilla nos ha dejado Netflix. Y yo que creí que había llegado a mi tope de disfrute de series este año con "The Boys"...

Un abrazo!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.