martes, 20 de octubre de 2015

Crítica: Green Room

El verde es el color de la esperanza, por eso es el color que utilizan en los quirófanos para intentar que pienses en positivo, para que creas que todo irá bien allí dentro. Pintamos las habitaciones de verde, cuando queremos descansar en ellas, porque el verde nos transmite calma y tranquilidad. El verde, en sus múltiples variantes, nos relaja porque nos recuerda al color de la naturaleza por antonomasia. Las habitaciones verdes siempre han tenido un efecto sedante en mi, hasta que en el festival de Sitges de este 2015, quisieron que las habitaciones verdes, fueran símbolo del caos, la violencia y la desesperanza para siempre.

Arranca "Green room" con la fresca imagen de un joven grupo de música punk, los Ain´t rights, viajando en la furgoneta en dirección a un pequeño bolo. Como siempre, en este tipo de eventos, las cosas no salen como se espera y el dinero que al final te llevas, no cubre ni gastos de gasolina así que te tienes que buscar la vida para conseguir más bolos donde y como sea. Hasta aquí, todo correcto, así es el mundo de la música sin padrinos. El giro del destino se pronuncia cuando los Aint´t Rights acceden a aparecer en un festival organizado por y para skinheads (os recuerdo que ellos son punks).

Cuando las decisiones que se toman son malas desde el primer momento, todo tiende a ir a peor y eso es lo que Jeremy Saulnier nos va a contar en "Green Room" de una forma vertiginosa. Saulnier, ya nos dio de comer su ración de introspección, malas decisiones y pausa con "Blue Ruin" y ahora nos muestra su versatilidad y buen pulso como director, con algo totalmente opuesto, una película que mantiene la tensión y la mandíbula apretada durante todo su metraje y que es una lección de cómo rodar una historia de mala suerte de la manera más brutal y directa posible. Aquí no hay salida, la habitación verde te atrapa y es muy difícil salir de ella, en todos los aspectos.

Sin duda estamos ante el survival del año, porque esto es una historia en la que el objetivo es sobrevivir. No estamos ante una historia política, sino ante el acorralamiento, el miedo, la adrenalina, la verdad y la vertiginosidad disfrazada de raza aria, con sus bombers, sus tirantes y sus Dr. Martens de cordones rojos, que no lanzan un mensaje racista y se hacen odiar por ello, sino que tienen la postestad de escribir el destino con lápices de muerte y dientes afilados de perro.

Volvamos a la furgoneta de los Ain´t rights y analicemos lo que un grupo de punks deberían hacer entre skins: basicamente pasar desapercibidos,¿no creéis?, pero el punk es rabia y anarquía, y como tal, sólo la juventud te puede dar las pocas luces de cantar un tema anti nazi en un concierto para nazis... pero a los que creáis que por aquí vienen los tiros, estáis equivocados, aquí el destino aún no había tirado los dados, y será el fruto de la mala causalidad lo que les hará testigos de una situación que desembocará en caos. Así, en menos de un minuto y sin poder hacer nada más que lo que hacen, los cuatro componentes del grupo se ven encerrados en una habitación verde junto con una skinhead derrumbada, con la mirada fija y las lágrimas constantemente cayendo, que se convertirá en el quinto elemento. A partir de este momento, "Green Room", te lo da todo. Comienza la lucha por la supervivencia.

Impresiona la naturalidad de todos los actos, los fríos y los viscerales. Impresiona ver la manipulación de las mentes más endebles por parte de las viejas glorias fascistas que siempre ocultan un interés lucrativo, bajo el discurso de la raza. Impresiona ver la maldad bajo la impunidad de la noche. Impresiona ver el grafismo de la violencia. Impresiona ver a Patrick Stewart manejándose tan bien en una tesitura tan cruel. Impresiona ver cómo en el momento en el que crees que no hay salida, es imposible mantener la pose y sólo importa la verdad. Impresiona ver la rapidez con la que una persona puede dejar de respirar.

Para mi, "Green Room", esta impresionante película, es aire fresco cuando el cine comienza a ponerse excesivamente templado en mostrar acción. Aquí estamos ante un ejercicio de soberbio movimiento, en el que nuestra capacidad de reacción frente a lo que ocurre, es inesperada, por la inmediatez de los hechos, pero así es la realidad, un segundo y vives, un segundo y mueres. Y en la muerte, desde las habitaciones verdes no se escucha el sonido del bajo y la batería, en la muerte, las habitaciones verdes no son sitios para cargar el teléfono móvil.

Destaca, aparte de la tensión de la cámara, la fotografía interior y exterior, las grandes actuaciones, pues no solo Stewart se proclama dueño y señor de la pantalla, en "Green Room", Imogen Poots se calza muy bien las botas con esvástica y borda su papel, al igual que el enclenque Anton Yelchin, que es pura tensión contagiosa. No me olvido del que parece que va a ser un habitual en el cine de Jeremy Saulnier, Macon Blair, con el que el espectador juega a dos bandas. Grandes trabajos interpretativos que te acercan al local en el bosque, donde no hay más ley que la del fuerte y mayor depredador que el que proclama su superioridad.

Por supuesto que en una cinta con todos los elementos para pegarte a la butaca, con una visceralidad tan marcada, los efectos especiales juegan un papel importantísimo, y en esto tampoco escatima "Green Room". Aguantad bien la respiración y dejad que vuestras retinas se cubran de heridas. Ahora volved a respirar.

Poco le falta a "Green Room" para ser perfecta y llegados a este punto sí que me gustaría mencionar que yo eché en falta mucha más intención a la hora de abordar el tema del nazismo y la supremacía aria, para llevar a un punto mayor de nausea al espectador, algo que se queda diluido con la subtrama que toda la parafernalia fascista lleva detrás. Aun así, de una forma más o menos sutil, siempre incomoda ver estas ideologías en la pantalla y la incomodidad es algo que en "Green Room" se explota.

Una película clave en este 2015, que llega sin armar estruendo, y que poco a poco, como su acertada banda sonora, va subiendo el volumen hasta que se convierte en uno de los mejores conciertos a los que hayas asistido. Prohibido perdérsela.


17 comentarios:

El Rector dijo...

Es cierto que iba fuertemente predispuesto a disfrutar de esta "Green Room" como ocurre siempre que está de por medio Sir Stewart, actor por el que siento especial predilección. Pero la verdad es que la película de Saulnier (muy superior al correcto debut que supuso "Blue Ruin"), necesita bien poca implicación por parte del espectador, pues te atrapa desde el primer minuto y no deja de golpearte en la boca del estomago hasta su último fotograma.

Un delicioso survival repleto de tensión y de ritmo frenético, que se permite además el lujo de tirar de humor negro sin que esto repercuta en ningún momento en el oscuro tono del filme.

El reparto de lujo, con un Patrick Stewart dando una nueva clase de sobriedad y temple delante de la cámara, encarnando al fascista manipulador de turno que maneja a los zombies pelados como peleles para sus propios intereses.

La película tiene algunos momentos sublimes, como ese temazo punk dedicado a los nazis retrasados que no saben si abuchear, o bailar... o algunas de las brutales muertes que duelen más de lo habitual por la gran empatía que transmiten todos los personajes principales.

Tensa, frenética, divertida, violenta... poco más se le puede pedir a la que para mi, ha sido la mejor película (de las que he visto) proyectada en el Sitges de este año.

Missterror, secundo tanto tus argumentos como ese flamante y merecido 9 que le has dedicado a este PELICULÓN con mayúsculas.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Conozco tu predilección por Patrick Stewart y entiendo que verle en ese escenario, tenía muy poco margen para la decepción, pero lo cierto es que "Green Room" superó cualquier expectativa.
Coincido en que Saulnier se dejó algo por el camino con "Blue Ruin" y que encontró en " Green Room", película que no da respiro en ningún momento.
Mítica ya la secuencia que comentas en la que no salíamos de nuestro asombro, no ya al oír las perlas que les dedicaban los Ain´t Rights a los skins, sino al ver cómo estos estaban descolocados y como comentas, no sabían si insultar o seguir bailando...de encefalograma plano, como es natural.
Desde luego, para mi y como indica mi nota (con lo rata que suelo ser para las estrellitas...) de todo lo que yo vi, fue lo que más me gustó del festival y no entendí muy bien cómo ni siquiera se llevó una mención en los premios...¿Cómo es posible que algo como "Demon" aparezca en el palmarés y esto no?

Saludos

Diavola dijo...

Yo como de costumbre nado a contracorriente...

No dire que no me haya gustado, porque no esta mal. Pero entiendo que ganase The Invitation en Sitges, francamente.

Aunque la tension esta bien llevada en Green Room, no hay ningun interes en mostrar a los peronajes mas alla de sus circunstancias. Todo sirve como conducto para desarrollar una trama que se asegura mas de tener su par de momentos gore que de dar una profundidad mas alla de la situacion creada por la mala fortuna de sus protagonistas. No hay intercambios ideologicos. Tampoco uno llega a entender tanta maldad intrinseca que muestra el grupo de neonazis, ni el como actuan sin tan siquiera cuestionarse nada.

Como survival se puede ver, y es bastante mejor de la media. Mas alla de eso me ha parecido algo pobre.

Un saludo a todos, genial critica.

Missterror dijo...

Diavola- A mi me fascinó, y creo que merecía haberse ido a casa con algún galardón de Sitges. Considero que es un ejercicio de cine rítmico brutal y que golpea en el bazo una y otra vez.
"Green Room" pretende mostrar en mundo en esa habitación, más allá de eso, no hay interés por crear historia y me parece correctísimo que todo el encuadre de la historia se circunscriba sólo a un acontecimiento fortuito y que no se profundice en el por qué, el desde cuándo y sobre todo el hasta dónde. Por mi parte nada que objetar en ese aspecto.
Otra cosa es el tema del practicamente nulo intercambio ideológico que bien comentas, que a mi también me pareció el talón de aquiles, pues yo sí puedo entender esa maldad intrínseca (yo y creo que casi todos), pero queda muy pobre el dibujo del uno contra el otro y podría haber dado mucho de sí el enfrentamiento, pero claro, estaríamos hablando de otra película, de otro corte que restaría protagonismo al elemento fundamental, que es la tensión (en ese caso hablaríamos de rabia)

Como survival, yo me atrevo a decir que es de lo mejor visto en el género :)

Otro saludo para ti muy grande y muchas gracias por el comentario.

Dr. Gonzo dijo...

Ya tenía ganas de verla (quién no tiene ganas de ver todo lo que haga el director de Blue Ruin?), pero ahora estoy sencillamente ansioso por hacerlo.
Gran reseña :D

Missterror dijo...

Dr. Gonzo- ya queda menos para su estreno en España (previsto para el 10 de junio)y me atrevo a pensar que antes se podrá ver a través de otros circuitos... Sin duda es una película que no hay que perderse y haces bien en estar ansioso, porque creo que te puede gustar mucho ;)

Muchas gracias y un saludo!

El Rector dijo...

Y al fin se hizo la luz y llega a territorio español la que sin duda fue una de las mejores películas de la pasada edición del festival de Sitges. Otra cosa ya, es que uno tenga que coger tren, metro, autobús, taxi e incluso barco, para poder llegar a alguna de las cuatro salas en todo el país donde se proyecta, amén del "gran" eco que se ha hecho en los medios sobre el estreno.

This is Spain o lo tomas, o lo dejas.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector, si no he visto mal, en España sólo se puede ver en Barcelona (en tres salas) y en Madrid (en dos salas), así que no se ha apostado mucho por ella, algo que por otra parte no parece raro ya que como comentas, no ha tenido ningún tipo de publicidad por estas tierras, más allá del que podemos dar las webs especializadas, y por mucho que nos pese, en la cartelera no manda la calidad sino la cartera, y si no le metan a la gente las películas por los ojos, poca gente se acerca al cine a ver determinadas películas, así que , afortunados de que haya llegado a pantalla grande, pero siento que nos han dejado con la miel en los labios...

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, no será porque tu no la hayas visto ya en pantalla grande ;)

Una vergüenza lo de este país no ya con la cultura, si no con determinada cultura, que se sigue considerando de segunda. Eso sí, patochadas españolas, publicitadas hasta en la sopa. Esto en Venezuela seguro que no pasa :)

Saludos.

Donnie Darko dijo...

No puedo opinar sobre los dos grandes estrenos de este fin de semana. No puedo opinar nada sobre 'Green Room' ni sobre 'Summer Camp' porque en donde vivo, la quinta ciudad mas grande de España, no se han estrenado. Si que hay mil salas para los X-Men, para Warcraft o incluso para bodrios como 'Inflitrados en Miami' y siempre hay hueco para cualquier cinta de Adam Sandler o Kevin James. Que nadie me diga que 'Green Room', 'Summer Camp', 'High-rise' o 'Bone Tomahawk' no tendrían su público.. pero no.. parece que no voy a tener la suerte de ver ninguna de estas películas en pantalla grande..

Siempre pienso en 'Un juego de inteligencia' ('Free Rainer') cuando ocurren estas cosas.. Si se arriesgaran, si ofrecieran algo diferente la gente acabaría disfrutando de otro tipo de cine.. pero parece que es mejor tener la sala vacía con la última de Tim Story porque la distribuidora te obliga a ello que poner una de las sensaciones del pasado festival de cine de Sitges..

En fin.. tenía que desahogarme...

Un Abrazo y en cuando pueda ver tanto 'Green Room' como 'Summer camp' os diré mi opinión.. por ahora solo puedo llorar por las esquinas y morirme de envidia...

Missterror dijo...

Donnie- Yo vivo en Madrid y aquí, aunque sí se han estrenado, sólo se han exhibido en dos y tres salas respectivamente, lo que parece demencial.
Las películas que mencionas, claro que tienen su público, pero no cabe duda de que no es tan masivo como el que tienen X-Men, por ejemplo, y eso es lo único en lo que se fijan las distribuidoras. Esto es un negocio por mucho que nos pese, y poco va a cambiar el tema...Yo sigo pensando que la única solución para que podamos ver este tipo de películas con la calidad que se merece, es que las plataformas de televisión de pago tipo Netflix, apuesten muchísimo más de lo que lo hacen (al menos en España) por este cine.

¿De verdad crees que la gente acabaría apostando por un cine del que no hay publicidad? Y con gente, no me refiero a algunas personas, sino a GENTE, a toda la gente que llena salas para ver la película de turno que se empeñan a meternos por los ojos hasta en telediarios por muy infumable que sea...yo sinceramente creo que no, y mientras exista la duda sobre si la sala se puede o no llenar, nos seguirán tapando un poco la boca proyectando "Green Room" en dos salas, pero esa será la única apuesta.

Si te sirve de consuelo, yo tampoco he visto "Summer Camp", aunque para darte un poco más de envidia, diré que también vi "High Rise" en pantalla grande, aunque por mucho que me gusta Ben Wheatley, nado bastante a contracorriente de la opinión general de esta película y a mi no me sedujo para nada. Eso sí, algo me dice que a ti te va a fascinar...

Saludos

El Rector dijo...

"High Rise", solo de recordarla, me da pereza... Ben Wheatley es un terrorista del cine.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

He de decir que estoy de enhorabuena.. al final 'Green Room' se ha estrenado.. solo tres sesiones por día.. así que hoy a la hora del partido de España iré a verla..así que mañana os estoy diciendo mi opinión...

No..no..la gente no apostará nunca por un cine que no se publicita. De alguna manera hay que vender ciertas películas. En 'Free Rainer' el protagonista manipulaba los indices de audiencia para que películas de autor y documentales salieran como los programas mas vistos por lo que las teles programaban esas pelis y a la gente le acababa gustado. Obviamente el cine es distinto a la tele y 'Free Rainer' es solo una peli.. pero creo que de alguna manera, si arriesgaran al principio no iria bien pero luego funcionaria.. la publicidad boca a oreja a veces funciona mejor que la saturación a la que nos someten en television.. Se que tengo una visión muy idilica pero bueno.. la esperanza es lo último que se pierde...

'High-Rise' es una peli que tengo muchas ganas de ver a pesar de que todos los que decis algo de ella echais pestes. Por ahora no puedo opinar de la cinta, la novela original a mi me recordó mucho a Cronenberg y reconozco que la transición entre la calma y la pelea abierta entre los vecinos me pareció un tanto forzada y sobre la que el escritor pasaba muy rápido. Todo esta 'bien', aparece un perro muerto en una piscina y ya nadie se soporta... No se si el fallo de la cinta de Wheatley es de la película o de algunas lagunas de la novela original (Espero que ningún fan de Ballard se eche las manos a la cabeza pero eso es lo que sentí al leer el libro)

En cuanto pueda verla os diré...

un abrazo

Missterror dijo...

Donnie- Cuando leas esto ya habrás podido disfrutar de "Green Room" y no sabes lo que me alegro. Espero que el hype no juegue en su contra, aunque no lo creo ;)

Sobre "High- Rise", te diré que yo fui a la proyección super motivada porque soy muy fan de Wheatley, "Kills List" me gustó, pero " Sightseers" y "A field in England" me encantaron (pese a que El Rector, en un acto de inconsciencia puro le calificó de terrorista del cine, y sigo atragantada por ello!!) y te diré que me llevé un chasco mayúsculo, pese a que lo único que yo he oído de esta adaptación son elogios. Yo no he leído la novela de Ballard y no puedo opinar sobre si es buena o mala adaptación, pero es que a mi todo me pareció tan ficticio, tan impostado, tan falso y tan frío, cuando debería haber sentido todo lo contrario, que desconecté por completo del edificio y de sus habitantes y terminó por resultarme casi insufrible.
Si en la novela la transición entre la calma y la pelea te pareció forzada, no quiero ni pensar lo que te va a parecer la adaptación...

Nos leemos pronto ;)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, nada que objetar sobre lo que comentas respecto a "High Rise", lo secundo todo y le añado un enorme bostezo para complementar. A mi Wheatley me ha dicho bien poco hasta la fecha. "Sightseers" se deja ver, pero "A Field in England" es una de las mayores tomaduras de pelo que he visto estos últimos años, no se si podré perdonarle algún día esas dos horas de mi vida que me hizo perder... desde luego, "High Rise" no ha contribuido precisamente, a cambiar la idea que tengo de su cine.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Me declaro fan de esta película y eso a pesar de que no me creo el punto de partida de la misma y de que la historia coge demasiados elementos de las anteriores cintas del director. La evoulución de Saulnier desde 'Murder party' pasando a 'Blue Ruin' y llegando a 'Green room' me parece simplemente soberbia..

Pasé hora y media enganchado a la butaca, en tensión y disfrutando un montón. Cuando voy al cine a ver películas de este género espero encontrarme con cintas como esta. Realmente creo que esta es una de las grandes películas de la temporada, de obligada visión... lastima del estreno tan limitado que tiene... pero bueno, por lo menos la hemos podido ver en pantalla (No digo en pantalla grande porque en el cine en el que la vi la pantalla era tan pequeña que daba la sensación de que estaba muy cerca del televisor...)

Un abrazo!

Donnie

El Rector dijo...

Muere Anton Yelchin, protagonista de la película, en un accidente de coche :(

27 años y en pleno auge de su carrera profesional... no somos nada. Que pena.

RIP

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).