domingo, 16 de febrero de 2020

Crítica: Byeonshin (Metamorphosis)

Dos certezas en estas primeras líneas. La primera es que todos los que las estáis leyendo, quedasteis (quedamos) tocados de muerte por "El Exorcista" (William Friedkin, 1973). La segunda es que a lo largo de vuestra vida os habréis encontrado, mínimo en una ocasión, en alguna situación molesta con algún vecino molesto. Dos certezas que se unen a mi ignorancia de todo lo que escondéis cada uno de vosotros detrás de ambas afirmaciones. En mi caso, es el terror y la rabia lo que se resguarda en el rincón más oscuro de mi existencia. Ambos me acompañan como un perro fiel cada segundo de vida. El terror que se incrustó en mi cuerpo la primera vez que vi "El Exorcista", erupciona como un volcán de lava incontenible cada vez que me dispongo a ver cualquier película en la que el exorcismo sea el centro del argumento. La rabia sale cada vez que mis vecinos de arriba juegan a saltar, correr, tirar las famosas canicas de las madrugadas o subir y bajar las escaleras gritando sin control.

sábado, 15 de febrero de 2020

"Diablero" temporada 2, más y mejor

No te voy a mentir querido lector. Soy muy, muy fan de “Diablero”. De hecho, creo que junto a la tercera temporada de “Castlevania” es la producción de Netflix que con más ansia he estado esperando. Hay que entenderme: adoro cosas como las producciones neozelandesas de guerrilla de finales del siglo pasado (siempre había querido decir eso! La ancianidad de algo sirve, oiga.), y me regocijo con cada nuevo visionado de las primeras películas de gente como Peter Jackson o Sam Raimi. Ese nivel de gamberrismo visual y efectos artesanales de quinta división, entre el látex y el cgi/stop motion de saldo, se combinaban en productos perfectamente conscientes de sus limitaciones pero que minimizaban estas a base de un ritmo endiablado, diálogos ingeniosos y un sentido del humor visual y descacharrante en la contundencia de sus imágenes.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Crítica: Abgeschnitten

No por derecho o conquista, hemos nacido y vivimos por casualidad, e ahí porqué la casualidad puede tanto en nuestra vida... (me acuerdo un poquito de Séneca). La causalidad de la casualidad; es imposible imaginar hasta dónde llegaran sus consecuencias, quién iba a sospechar que por llegar 2 minutos tarde tropezarás justo con la acción/evento/persona que transformará tu vida para siempre. Coincidencias.

domingo, 9 de febrero de 2020

Crítica: Underwater

Solo hay un descenso, el de las protagonistas de la cinta de Neil Marshall, capaz de transmitir una tensión extrema. Por mucho que se intente imitar o acercase a lo que hizo el director inglés es muy difícil por no decir imposible conseguirlo. Solo hay un universo, o varios, donde extrañas criaturas que a la sombra de “Cloverfield” (Matt Reeves, 2008) acechan a los pobres incautos, a todos. Otra vez las fosas Marianas vuelven a ser el origen de las pesadillas, el lugar en donde gracias a la mano del hombre parecen tomar forma nuestros miedos.

viernes, 7 de febrero de 2020

Crítica: Come to Daddy

Cuando un casi embrionario Elijah Wood hiciera su primera aparición en la gran pantalla a modo de diminuto (pero recordado) papel en la gran secuela de Robert Zemeckis de “Regreso al Futuro” (1985), o lo que es lo mismo, “Regreso al Futuro. Parte II” (1989) o “como superarse a sí mismo y mearse en aquella chorrada mil veces repetida de que segundas partes nunca fueron buenas”, pocos podíamos imaginar que el futuro, valga la redundancia, iba a depararle un papel de considerable relevancia en el devenir del género. Y es que la realidad es que a día de hoy, Elijah Wood es algo más que el protagonista de pies peludos de una de las sagas cinematográficas más grandes de la historia del cine.

martes, 4 de febrero de 2020

"Kingdom", intrigas y muertos vivientes con denominación de origen

Los rumores que hablan de la muerte del Emperador se extienden por todo el reino. Las conspiraciones para hacerse con el trono están en su máximo apogeo. Una extraña enfermedad se propaga entre los más pobres. Kim Seong-hun director de la muy interesante ‘A hard day’ plasma en imagen real el webtoon ‘Land of the Gods’ escrita por Kim Eun-Hee. Ambientada en la era Joseon, ‘Kingdom’ mezcla la crítica social, las maquinaciones y manipulaciones para hacerse con el poder en una época donde todo vale (Bueno, igual eso es algo no tan lejano en el tiempo como parece) y el cine de zombies, de esos muertos vivientes que corren. Algo que no entusiasmaría en su forma a Romero pero que de cara a la galería da mucho juego y que bien utilizado es un gran recurso para crear grandes escenas y sí que le encantaría en su fondo, las hambrunas que se vivieron durante el periodo Joseon fueron para Kim Eun-Hee una manera de introducir su concepto del zombie y que como no puede ser de otra manera posee una gran carga crítica.

domingo, 2 de febrero de 2020

Crítica: Orca, la Ballena Asesina

Fue acabar de ver de nuevo esta película y empezar a llorar. A borbotones, de esas lágrimas que parece que te broten de lo más profundo de los ojos y que no haya nada que las pueda frenar. Y entonces maldecí la puñetera película, este puñetero exploit de tiburón que amé de pequeño y que tanto daño me ha hecho ya adulto. Y ,sobretodo, maldije al maestro Ennio Morricone. Adelanto, querido lector, que esta no es una crítica al uso. Hay obras de arte que te abren en canal, y dejan expuestas partes de ti mismo que creías dormidas hace mucho. O cicatrizadas en el peor de los casos. Pero hay cuchillos especialmente filosos, expertos en reabrir esas viejas heridas, y hacerlas sangrar de nuevo como si fuera la primera vez que la carne se dividió para dejar paso al dolor más absoluto. Y te los puedes encontrar en multitud de sitios: basta una imagen, una canción, una sensación incluso que actúe como disparador.  Y en el caso de esta “Orca: La ballena asesina” tiene aristas más que de sobras para provocar tal efecto. Pero vayamos por partes.