jueves, 9 de julio de 2020

"El Visitante", marchando otra de Stephen King

Creo que es la primera vez que escribo sobre una adaptación de Stephen King, sin duda, uno de los escritores contemporáneos que más marcó mi adolescencia. De su cabeza han salido buena parte de todas las historias de terror que conocemos, por lo que podríamos decir que muchas de nuestras pesadillas tienen origen en su imaginación. Los primeros libros adultos que leí, fueron algunas de sus fabulosas novelas como "Salem’s Lot" o "Maleficio". También llevaban su firma las primeras películas que vi con amigos, como "Creepshow" (1982), "Cuenta Conmigo (Stand By Me, 1986)" y un largo etcétera. Prolífico como ninguno, las adaptaciones sobre sus libros o relatos siempre fueron bastante dispares, hay auténticas obras maestras, como "La Zona Muerta" (1983), "El Resplandor" (1980) o "Cadena Perpetua" (1994), y pequeños disparates, como "Dreamcatcher" (2003) o "Cell" (2016).

martes, 7 de julio de 2020

Crítica: House III: The Horror Show

El humor desaparece. La casa a la que hace referencia el título deja de tener importancia en la historia. Lo que ocurre podría suceder en cualquier sitio. Resulta imposible no pensar en 'Shocker, 100.000 voltios de terror' (Cinta estrenada ese mismo año pero unos meses mas tarde), en Freddy Krueger y sus pesadillas. Todo aquello que había conseguido que esta saga se ganara nuestras simpatías, es lanzado por la borda sin ningún tipo de reparo. Ni las pinceladas gores, apreciables pero escasas, ni contar con Lance Henriksen que había trabajado pocos años antes en 'Aliens: El regreso' de James Cameron y 'Los viajeros de la noche' de Kathryn Bigelow, o con Brion James al que siempre recordaremos por su trabajo en 'Blade Runner', consiguen que esta película no pase de discreta. Por mucho amor que podamos sentir hacía el cine de cierta época, por sus efectos especiales y sus actores, 'House III' podrá entretener pero no podemos calificarla como una buena película.

domingo, 5 de julio de 2020

Crítica: Aquaslash

Rara vez me irrito con una película (creo que mi última vez fue con “3 From Hell” del irreconocible Zombie), pero si algún mérito he de otorgarle a la película de Renaud Gauthier es justamente el de haber conseguido sacarme de mis casillas. “Aquaslash” no es solo una experiencia cinematográfica de tercera, también representa lo peor de este género, no tanto por lo que ofrece (o mejor dicho, no ofrece) como por pensar que el aficionado al terror puede tragar con semejante basura. Para mí, no existe mayor pecado capital que el de querer hacer pasar al espectador por tonto y en eso “Aquaslash”, sienta cátedra.

sábado, 4 de julio de 2020

Crítica: Ghoulies 3: Los Ghoulies van a la universidad

Hace unos años reseñé “Ghoulies 2” (1988) para el fanzine de un compadre escritor. En la propia reseña indicaba que prefería la tercera parte de la saga, pero que me veía incapaz de comentarla, no solo por ser una de mis películas favoritas, sino por considerarla más allá del bien y del mal. Es posible que exagere, pero como no hacerlo con unas criaturas satánicas que salen del WC para ir a la universidad.

miércoles, 1 de julio de 2020

"Primal", Tartakovsky se anima con los instintos más primarios

“There are so many sitcoms, especially in animation, that we've almost forgotten what animation was about - movement and visuals.” Genndy Tartakovsky.

lunes, 29 de junio de 2020

Crítica: Campamento Sangriento

Como en muchas otras ocasiones, hoy toca hablar de las redes sociales. No como tema central de la película que hoy se acurruca en el nido, sino por la influencia de estas herramientas de diversión y control, a la que a menudo nos sometemos de manera voluntaria. La red, pensada como instrumento para retener objetos dentro, si va acompañada de un uso social, es el mayor contenedor de interés que puede haber. Lo malo es que la malla de cada red social suele tener un tejido con un entrelazado amplio y disperso que solo retiene el interés durante un par de días, a lo sumo. El hastag #averloquenosduraestafiebre, debería ser de obligatoria inclusión cada vez que se desata un hype cinéfilo en twitter o que Instagram se llena de fotos de  televisores mostrando los créditos iniciales de la película de moda.

domingo, 28 de junio de 2020

Crítica: Warlock, el Brujo

“Warlock, El Brujo” es una de las cinco películas dentro de nuestro género que dirigió Steve Miner a lo largo de las décadas de los 80 y 90. Por orden cronológico son las siguientes: “Viernes 13, parte II” (1981), “Viernes 13, parte III” (1982), “House” (1986), “Warlock” (1989) y “H20” (1998). Todas merecen la pena, aunque a estas alturas algunas de ellas solo lo sea por curiosidad. Muchas de sus películas también comparten la característica común de contener alguna nota de humor entre sus escenas. En el caso de “Warlock” toca varios géneros y subgéneros, terror (poco), brujería, viajes en el tiempo, aventuras y algo de road movie, son algunos de ellos. Su estreno estaba previsto para el año 1989, pero a causa de la quiebra de la empresa distribuidora New World Pictures, la película solo se estrenó en el 1991. Acabó siendo un clásico de videoclub, su hábitat natural, y de su póster al estilo de “Los Inmortales” todavía me acuerdo. Decía algo así como “viene del pasado… para destruir el futuro”.