domingo, 2 de marzo de 2014

Crítica: Dagon: La Secta del Mar

Entre los cineastas que se han atrevido a adaptar una obra de Howard Phillips Lovecraft sobresale Stuart Gordon, aquel director que nos aterrorizó y amenizó a partes iguales con “Re-Animator” (1985), precisamente una astuta traslación a la gran pantalla de uno de los relatos más truculentos del escritor titulado “Herbert West: reanimador”. 

“Dagon: La secta del mar” (2001) es un eficaz relato de terror inspirado en el tenebroso mundo literario de Lovecraft, en concreto en un relato corto de apenas cinco capítulos titulado “La sombra sobre Innsmouth”: la historia de un pueblo costero de Nueva Inglaterra (aunque, para justificar el acento hispano de sus personajes, Gordon traslada la acción a las costas gallegas, cambiando el nombre de la aldea por Imboca) habitado por una raza de hombres anfibios, gobernados por un culto que adora a Dagon, el Señor de las profundidades, una criatura lovecraftiana con todas las de la ley, perteneciente a la ancestral raza de los Profundos. 

Su sólida construcción narrativa saca el máximo partido visual a una historia bastante esquemática. El relato tiene fuerza, ritmo y, sobre todo, atmósfera (la omnipresencia del agua en lugares anegados, inundados, por culpa de la persistente llovizna o de abundantes goteras). 

Gordon no olvida su condición de tosco profeta del gore y nos obsequia con algún que otro instante de crudeza, como la secuencia en que el rebaño de Dagon, liderados por el sacerdote sacrílego (Ferran Laoz), desolla al vagabundo borracho Ezequiel (interpretado por Paco Rabal en uno de sus últimos papeles antes de dejarnos). Al igual que en las historias de Lovecraft, el horror se muestra en toda su desnuda brutalidad como expresión física de la angustia anímica que atenaza al protagonista. 

En “Dagon: La secta del mar”, Paul y su encantadora novia Barbara están celebrando el éxito de su nueva empresa con su socio Howard y con Vicki, su glamourosa esposa. Los cuatro están disfrutando de unas vacaciones en el barco de Howard, en la costa de Galicia. Inesperadamente, el barco choca contra un arrecife, quedando Vicki atrapada entre los restos. Mientras Howard se queda con ella, Paul y Barbara van al pueblo más cercano en busca de ayuda. Llegan a un decrépito pueblo de pescadores llamado Imboca, que parece estar desierto, pero alguien los observa. Por fin, aparecen unas gentes extrañas que les ofrecen ayuda. Cuando Paul regresa al barco descubre con sorpresa que Howard y Vicki han desaparecido. Mientras tanto, Barbara es secuestrada en el hotel del pueblo. Al regresar, Paul es perseguido por los extraños habitantes del pueblo. Huyendo para salvar su vida, Paul descubre el oscuro secreto de Imboca: todos adoran a Dagon, un monstruoso dios del mar, ante el cual sacrifican a forasteros; los hombres, despellejados vivos, y las mujeres, ofrecidas como novias para satisfacer a la cruel criatura. 

Stuart consigue con el film, producido por Fantastic Factory, sortear con ironía algunos de los tópicos del género, dándole así más consistencia al mismo. Por ejemplo, la escena en que Paul (Ezra Godden) es asediado por los pueblerinos seguidores de Dagon en la habitación de un ruinoso hotel es resuelta por el protagonista destornillando otro pestillo para colocarlo en la puerta principal en lugar de atrancar la puerta con cualquier objeto pesado como sucede en decenas de películas similares. De este modo, Gordon y su guionista, Dennis Paoli, insuflan una dosis de suspense extra a la situación. 

“Dagon: La secta del mar” es una película empapada de ese espíritu de simpática serie B que cultiva Gordon, donde la atmósfera, el humor esquinado y el gore son sus señas de identidad. Bien acompañado el cineasta norteamericano de su equipo técnico y artístico, merece reconocimiento la labor de Llorenç Miquel (dirección artística), Carlos Suárez (fotografía), Carles Cases (música), Macarena Gómez (actriz) y Paco Rabal (actor). 

LO MEJOR: Para adictos al cine de terror de los 80. La ambientación y los efectos de maquillaje. 

LO PEOR: Los efectos especiales y el clímax final.


12 comentarios:

El Rector dijo...

La mejor película de la Fantastic Factory, con diferencia. Un producto 100% Gordon, que combina a la perfección las dos señas de identidad del cineasta, el terror y el humor negro, tal y como ya hiciera en la cinta de culto Re-Animator. Aquí además, se añade a la ecuación una variable volátil de inesperado (y brillante) resultado: el espíritu cañí tan típico del cine patrio. Gran atmósfera, gran ritmo, gore, una estupenda banda sonora y un protagonista fantástico: Ezra Godden, que volvería a demostrar sus grandes dotes para la interpretación nuevamente junto a Stuart Gordon, en la serie Masters of Horror.

Lo peor, Raquel Meroño, que la pobre, aunque lo intenta, es evidente que no está muy dotada para esto de la interpretación, dando el cante en todas las secuencias en las que participa.

Una pequeña joyita de la serie B y encima, con denominación de origen.

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Que bonito detalle!!! Seguir con películas de Fantastic Factory!!! La verdad que me ha encantado la crítica Ted..es magnífica!!! FELICIDADES!! Y por supuesto DAGON, LA SECTA DEL MAR me agrada mucho, es una película a reivindicar y es muy cierto que es de las adaptaciones más conseguidas de Lovecraft (sobre todo en atmósfera). Muy buena!!

Saludos

May Dove dijo...

A mi me gusta mucho esta película. La recuerdo con cariño aunque debo decir que hay un par de escenas que me daban miedo. No me lo tengáis en cuenta, soy muy cagueta! Aunque tuviera escasos 17 añitos!

Esta película es de lo mejorcito que se hizo en la Fantastic Factory y Paco Raval, jo... qué recuerdos!

Gracias Ted por tu crítica!

Damien Thorn dijo...

A mi me parece uno de los mejores títulos del terror de unos años... Aunque la Meroño me gusta mucho más que a vosotros al parecer... Desde el accidente en el mar, hasta un Combarro tétrico a más no poder, con esos personajazos, una bso estupenda... Me encanta!!!!
Gracias, Ted por volver a recordármela!
Saludetes

Anónimo dijo...

que grandes recuerdos me trae esta cinta,la vi de jovencito a las tantas de la madrugada y con fiebre,y siendo bastante fan de lovecraft me dejo un estupendo sabor de boca,tremendas las persecuciones por el pueblo con esa perfecta ambientacion,y grandisimo paco rabal.
por cierto llevo como mas o menos un año leyendo este blog y no hace falta que diga que me encanta y estoy muy de acuerdo con la mayoria de criticas.
P.D¨:eso si os envidio por poder visualizar todas esas pelis de las que hablais ya que soy bastante negado con el pc y no encuentro mucas de ellas,(en especial las de found footage que me encantan casi todas...)

Romasanta Macias dijo...

Anónimo....muchas gracias por la felicitación del BLOG!!! Y sigue así, leyéndonos! abrazosss

Ana dijo...

Vi Dagon hace unos años, y la verdad es que me ha gustado y sorprendido (para bien) en la misma medida. Una película, con una historia y atmósfera muy bien logradas, que gracias a este artículo me dieron ganas de volver a ver.
Un saludo :)

El Rector dijo...

Anónimo, me uno a los agradecimientos de Romasanta y me alegra que nos sigas y disfrutes del blog.

Sobre esas películas que no encuentras... si alguna vez te interesa ver algún título que esté comentado por aquí, escríbenos al correo del blog e intentaremos ayudarte.

Ana, para eso estamos, para incentivar, más, tratándose de una película tan entrañable y a la que todos le tenemos tanto cariño como es Dagon.

Saludos.

Ana dijo...

Gracias Rector por responder. Claro, a veces prefiero encontrarme críticas sobre películas de este tipo más que solo un fiel seguimiento de todos los estrenos. Aunque también me gusta encontrarme con películas que no conozco y no reciben prensa por no tener demasiada distribución, como es el caso de Loft (2008), de la cual escribieron hace un tiempo, y la vi gracias a encontrar el artículo acá y me gustó mucho.

El Rector dijo...

Ana, gracias a ti por comentar. Esa es la idea que buscamos por aquí, encontrar el equilibrio justo entre acercar la más rabiosa actualidad a todos nuestros lectores y recuperar también, tanto títulos clásicos como películas que por un motivo u otro, nos llamaron la atención en su momento (caso de la citada Loft).

Por cierto, felicitarte también por Cuadernos de Cine, blog realmente interesante y que pasa a formar parte de los enlaces recomendados de Nido de Cuervos.

Saludos.

Ana dijo...

Gracias por responderme y por el enlace!, yo ya los tenía desde hace un tiempo enlazados a mi blog. Un saludo, y los sigo leyendo :)

Bieitols dijo...

Era ver el sello Fantastic Factory en el videoclub y para casa. Cuánta diversión. Y qué infancia más enferma.
X)
Ya veo que os gustó esta por encima de la media. Yo, supongo que más por nostalgia que por cuestiones cinematográficas, prefiero títulos pretéritos a éste. Aunque como fanático de Howard Philips Lovecraft y todos los mitos de Cthulu me hicieron un buen regalo filmandola.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.