miércoles, 5 de noviembre de 2014

Crítica: Asmodexia

Presentada en el reciente Festival de Sitges de este año, “Asmodexia” es un film español de bajo presupuesto – unos 500.000 euros- que cuenta el camino que llevan una nieta y su abuelo realizando exorcismos por todo la área de Barcelona. 

Reconozco que para ser un gran interesado en el cine patrio, se me había pasado por alto este pequeño ejemplar, realizado íntegramente por un equipo catalán; la película demuestra una puesta en escena excelente, junto a una muy buena fotografía de Xavi Garriga, que ya trabajó en los anteriores cortos del director. El director, Marc Carreté, ya había presentado sus anteriores cortos en el Festival de Sitges : “Mal Cuerpo” fue el primero en 2011 y después en 2012 presentó “Castidermia”, en este caso la llegada al largo es un tanto desigual.

En este caso la película ofrece un argumento sencillo pero efectivo, aderezado con unas actuaciones bastante correctas pero que en ocasiones nos recuerdan más a una tv movie que a una obra cinematográfica. Lluís Marco y Clàudia Pons son los dos actores que encarnan abuelo y nieta que cual road movie, se deciden a realizar exorcismos por toda Barcelona, cierto es que sus interpretaciones rozan la corrección, sin mucho trasfondo y que demuestran -en ocasiones- cierto acartonamiento; paralelamente encontramos la historia de Ona y la inspectora Diana, las dos son hermanas y la primera se encuentra encerrada en un psiquiátrico desde hace 15 años, y Diana está tras la pista de una serie de muertes que van encontrando por toda la área metropolitana de la ciudad, apuntando a que tras estos crímenes se esconden unas sectas cristianas en las que el pasado de Ona y Diana es crucial para entender tales acontecimientos. 

Cabe resaltar que la película planifica cambios muy bruscos entre las dos historias, anexionándolas en ocasiones a través de vídeos caseros que muestran el pasado de algunos de los protagonistas. Pero lo que realmente sobresale de esta película, es su factura -a pesar de ciertos momentos televisivos- que demuestra un gran dominio de la puesta en escena, el buen encuadre y el buen gusto en la fotografía; al igual que un interesante uso de la luz y el cambio de coloración que se muestra sobre la historia del abuelo y la nieta -colores tierra, sepias, marrones y ocres- dando una sensación de calidez y suciedad, mientras que la historia de las dos hermanas se configura a través de los blancos y los azules, para dar una ambientación fría y distante. Gracias a este contraste, el film sabe como atraer al espectador de forma visual, tomando en ocasiones una apariencia estética muy cercana a lo que propuso Jaume Balagueró en “Els sense nom” (Los sin nombre, 1999) aunque guardando grandes distancias. 

Por otro lado, hay que destacar la gran labor de Mónica Murguia y Alicia Rodríguez, que se encargan del departamento de maquillaje en el que desempeñan una gran labor artística, y representan el pilar de un film que muestra grandes debilidades en una historia que no atrapa. Todo hay que decirlo,las intenciones son buenas y que cada uno de los integrantes del equipo se esfuerzan por mantener el buen nivel técnico del que goza el film, pero éste naufraga en el desarrollo de la historia y el guión.

Por consiguiente, el film partido en dos historias que deben unirse al final nunca acaban de cuajar como complementarias, ya que son tratadas como una detrás de la otra sin ningún sentido, además de añadir una serie de flashbacks que complican la comprensión de la misma, destruyendo la posible conexión entre ellas y conseguir mayor cohesión. Pero si pensábamos que no podía empeorar, la vergüenza ajena se apodera en el tramo final junto a su clímax, en el que todos los personajes se acumulan en el psiquiátrico de la segunda historia y todo cobra sentido, por lo tanto, todo aquello que no estaba bien hilvanado ahora lo está. 

A partir de este momento, cada uno de los elementos que sostenían el film se desmoronan y se despliega un sinsentido y galimatías, que rozan lo irrisorio; la supuesta reunión sectaria es tan deficiente que la serie “El internado” demuestra mejor convicción ,coherencia y suspense, que es algo que brilla por su ausencia en un clímax que se vuelve totalmente anticlimático por su falta de garra -algo que adolece el film en toda su proyección- y una abrupta caída cualitativa de las interpretaciones que se suman en un único escenario para decir sus últimas palabras y cobrar el miserable cheque que percibirá -aspecto que el espectador debe soportar y desea la muerte de todo el plantel-. Por lo tanto, este último tramo del film, se convierte en la desembocadura de todos los defectos del mismo multiplicados al cubo, en la que director y guionista no saben como resolver el final de la historia, por lo que deciden añadir ciertos elementos y ecos a la humeante y luminosa puesta en escena de John Carpenter en “La niebla” (The fog, 1980) con muy mal gusto y una sensación de no saber que hacer con la película. 

En conclusión, estamos ante una obra que promete una interesante factura técnica, pero su director que además es co-guionista de la cinta, deberá en proyectos posteriores cuidar con mayor interés la unión de sus historias, al igual que proponer actores menos televisivos -aunque no creo que lo malo venga por aquí- y sobre todo dar mejor profundidad a los personajes que se encuentran en la historia, además de saber llevar a mejor puerto el desenlace de la misma. En este caso, “Asmodexia” resulta ser un film sinsentido, que apunta bien y con buenas intenciones pero fragua de forma abrupta en su desenlace que la condena a la quema sin ningún remordimiento. Amén.


7 comentarios:

Chanpoo dijo...

La vi anoche. Creo que has sido muy benévolo con tus palabras -solo indicas como negativa la parte final- para luego la puntuación que le has dado. Las interpretaciones las tachas como correctas y hay algunas que no llegan -para mí- al nivel de una TV movie como indicas. Frases como "Me gusta que me llamen 'El arquitecto' " que esperan un redoble de tambor, son otros ejemplos de un guión que va cayéndose por el camino sin solución de mejora.
Yo vistos los comentarios que de ella se hicieron en Sitges y viendo además que detrás de ella estaba Mike Hostench, subdirector del mismo, comprendí que algo no funcionaba. En el clavo.

May Dove dijo...

Si no hubieras puesto amen tu, lo hubiera puesto yo, porque era la palabra final si o si.
La imagen que aparece en el trailer me deja loca, porque creía que hablábamos de sectas satánicas pero no de posesiones reales. A ver que ha pasado aquí!
La crítica comenzaba bien, pero a medida que iba leyendo, se iban cayendo las expectativas... un 3 es una nota muy baja!!!

Missterror dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Chanpoo. Opino exactamente lo mismo. A mi me pareció bochornosa, de una vergüenza ajena de asustar, y lo digo por el disparate de guión que encadenaba un cliché tras otro sin pudor alguno, y encima, de mala manera.
Juro que en la parte de "El arquitecto" me puse roja...Sólo faltó la gran frase "Están muertos, aunque aún no lo saben" para rematar.
Las sobreactuaciones de todos los personajes eran terribles y no puedo salvar a nadie.
Vale que el maquillaje y la fotografía está conseguido, pero, para mi, sólo con eso no le da ni para el 3.
El intento final de dar una vuelta a la historia, es loable, incluso me gusta, pero no cierra bien y todo queda tan en el aire que resulta incomprensible.

El gran problema no es que la película sea mala, que lo es y mucho, es que no haya manera de poder degustar el ingenio español por ninguna parte, es como si nos hubieran quitado la imaginación al nacer y sólo podamos hacer malas copias de malas películas. De verdad que necesitamos una película de género española buena ya, tanto como el respirar, porque empezamos a perder la fe otra vez.

Saludos

Missterror, aunque prefiero que me llamen "El Arquitecto" :)

Federico Arias dijo...

Estoy de acuerdo con Missterror, la pelicula es bochonorsa y mala, los actuaciones pateticas, me dormi a la mitad de la pelicula, porque la historia no tenia sentido, me dio verguenza ajena, no la pude terminar de ver, en fin, creoq ue que el 3 es la nota correcta, ya que supongo qu e no debe ser facil realizar algo asi, pero ami no me gusto nada....

Damien Thorn dijo...

Romasanta, infinitamente más interesante tu disección del espanto de peli que desgraciadamente nos hemos tragado. Ese pretendido aire de road movie no hace sino cagarla aún más y el rollo exorcista españolno nos acaba de dar una buena sorpresa y a este paso, ya no tengo muchas esperanzas...
Felicidades por tu crítica y tu paciencia. Esta es una de esas pelis que a mí me costaría criticar horrores!
Un saludo, amigo!

El Rector dijo...

Coincido bastante mucho, con todo lo comentado, tanto por el sr.Romasanta, como en el resto de opiniones.

Pero si destaco algunas cositas positivas y discrepo en otras negativas. En el primer supuesto hablaría de su buena factura a nivel técnico, tanto de la citada fotografía (muy acertado el contraste visual de las dos subtramas) como de los efectos de maquillaje, que brillan bastante por encima de muchas producciones foráneas que corren por ahí.

Luego, tampoco estoy muy de acuerdo con esa debacle final que se ha comentado, de hecho, a mi el final me sorprendió, no me lo esperaba para nada y en ese sentido, si vislumbre la escasa nota de originalidad de un filme, hasta ese punto, construido a golpe de tópicos. A mi me gustó, si bien es cierto, que el guión es un galimatías sin sentido absoluto.

Decepcionante por las expectativas creadas (que en mi caso eran bastantes), pero ni mucho menos destaca par mal, en un cine de terror el nuestro, que pese en contadísimas ocasiones, es de TERROR absoluto.

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Entiendo el punto de vista de Chanpoo y Miss Terror, pero la verdad que he visto bodrios peores y bueno....me pareció horrible en su desenlace y un galimatías en toda regla! Cierto es lo que apunta Miss Terror y en una crítica antigua sobre "El orfanato", donde el Sr,Rector afirma el mimetismo del cine español sobre los éxitos foráneos -igual que MissT- por lo que digo que SI, muchas veces nuestro cine deja de un lado la gran riqueza cultural que tiene nuestro país -porque queda mucha materia por explotar- para ser más internacional evocando lo de fuera, un estigma que cuesta y costará quitárselo!! Gracias a todos por los comentarios y sobre todo a Federico Arias, que le agradecemos que nos sigas y nos comentes.

Miles de abrazos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.