Crítica: Dragged Across Concrete (S. Craig Zahler, 2018) Crítica: Await Further Instructions (Johnny Kevorkian, 2018) Crítica: Luciferina (Gonzalo Calzada, 2018) Crítica: Muere, Monstruo, Muere (Alejandro Fadel, 2018) Crítica: La Noche de Halloween (David Gordon Green, 2018)

domingo, 19 de agosto de 2018

Crítica: Ruin Me

Sin ningún tipo de referente o precedente, ni siquiera entre su equipo técnico, que sirva como reclamo, “Ruin Me” ha conseguido despertar un atisbo de interés en mi persona solamente con su premisa y sencillo cartel. Una premisa tan atractiva como puede ser la de cualquier otro slasher que se precie; ver a jóvenes indefensos perdidos en medio del bosque siendo masacrados por un asesino psicópata, un argumento especialmente trillado pero que ha conseguido sentarme delante de la pantalla en una calurosa tarde de verano durante sus menos de 90 minutos de duración.

"Ruin Me" es una de esas películas aspirantes al trono dentro de la serie B desde el minuto uno, o deberíamos decir que al menos lo intenta, pero no lo consigue. De hecho, a medida que avanza la historia, el film se aleja del interesante arranque y se convierte en otra cosa distinta al slasher que cualquier espectador espera ver. Tengo que reconocer que el film tiene buenas intenciones y juega bien al despiste intentando innovar en cierta manera dentro de los patrones del ‘género’ al que hace alusión. Pero ya sabemos lo malo que son las ideas preconcebidas a la hora de ver entretenimiento, a menudo, juegan en contra a la hora de la valoración final.


“no queda claro con qué idea ha sido concebido el film, si para divertir o para causar terror, puesto que la combinación de ambos elementos se solapa al antojo del director”


Seis extraños se inscriben a un juego de survival slasher en el que, adentrados en el bosque, son perseguidos por salvajes maniáticos. Cuando la cuenta de cadáveres se vuelve real, Alexandra, la única participante que nunca ha visto películas de terror, tendrá que descubrir el misterio detrás de los responsables, si quiere sobrevivir a la matanza. 

“Ruin Me” es el debut cinematográfico de Preston DeFrancis, otro cortometrajista que apuesta por el formato largo tras su escueta experiencia en esa puerta de entrada que es el mundo del cortometraje para conseguir financiación antes de rodar un largometraje. A priori “Ruin Me” no pintaba mal, muchos buenos debuts han salido de la ‘nada’.

Lo malo en este caso, es que no queda claro con qué idea ha sido concebido el film, si para divertir o para causar terror, puesto que la combinación de ambos elementos se solapa al antojo del director. Esto no quiere decir que “Ruin Me” sea una comedia al uso, ni una completa ruina, pero las tonterías varias que emprenden los personajes a lo largo del juego con pruebas y enigmas propios de cualquier room escape, únicamente sirven como interfaz para situar al pequeño y estúpido grupo de jóvenes intrépidos en medio del bosque en busca de fuertes emociones sin la necesidad imperiosa de recurrir al clásico campamento de verano. Valorable pero insuficiente.


“Ruin Me está plagada de buenas intenciones e ideas que podrían haber funcionado mucho mejor con una puesta en escena algo más sólida e interpretaciones menos titubeantes”


El guión escrito por Trysta A. Bissett y el propio de DeFrancis que, por lo visto ya han trabajado juntos como guionistas con anterioridad en dos ocasiones; en la tv movie ‘A Teacher's Obsession’ y en ‘The Big Production’, uno de los cortos dirigidos por el propio DeFrancis, contiene alguna que otra sorpresa en su desenlace que tira más hacia el ‘terror psicológico’ que hacia el terror primario y simplista como el de “Viernes 13”, “Halloween” o “La matanza de Texas”, auténticos referentes del slasher más clásico.

“Ruin Me” está plagada de buenas intenciones e ideas que podrían haber funcionado mucho mejor con una puesta en escena algo más sólida e interpretaciones menos titubeantes por parte del elenco de actores que se aproximan a la interpretación ‘amateur’. Personalmente, me ha transmitido la sensación de que es una película hecha entre un grupo de amigos para pasar el rato –aunque no sea así- haciendo que el barco se tambalee con toda la tripulación al completo, incluido su capitán.

En cuanto al reparto, la verdadera protagonista del film, Alex, interpretada por Marcienne Dwyer no aterriza en la propuesta directamente de la nada, su paso previo como actriz por algunos cortometrajes y películas para televisión hacen que la actriz no se encuentre totalmente desubicada ante la cámara, pero tampoco nos brinda una interpretación memorable. Su personaje construido a base de tópicos emocionales sirve como impulso para llevar la película a terrenos divergentes, que insisto, lástima de la falta de una puesta en escena menos titubeante. Nathan es el novio de Alex, interpretado por Matt Dellapina, su registro se me antoja especialmente forzado ante la cámara y la evolución del personaje de la que prefiero no comentar nada para no dar pistas, puede resultar un tanto chocante llegado el momento de la verdad.


“El guión escrito por Trysta A. Bissett y el propio de DeFrancis, contiene alguna que otra sorpresa en su desenlace que tira más hacia el terror psicológico que hacia el terror primario”


Marina y Jared, la pareja gótica liberal que pone la nota de humor negro dentro de la propuesta, interpretados por Eva Hamilton y Sam Ashdown se limitan a rellenar los huecos de otros personajes como Larry o Tim, interpretados por Chris Hill y Cameron Gordon. Hill todavía hace sus gracietas y aparece, pero el personaje de Gordon es lo menos útil que he llegado a ver en una película, no aporta nada. Finalmente, el que ha sido para mí el mejor personaje de todo el film, el conductor de la furgoneta, interpretado por Rocky Rector, que nos brinda el momento más ‘interesante’, es un pequeño gran papel desperdiciado durante el resto de la película.

En fin, me parece que “Ruin Me” goza de buenas ideas argumentales peor que por culpa de una dubitativa puesta en escena resiente la totalidad de un film donde no termina de quedar claro de si estamos ante una verdadera película de terror, aunque apueste por lo psicológico, o ante una película insustancialmente de terror que provoca cierta risa por falta de empaque. Sinceramente, para ver y olvidar.


2 comentarios:

victor dijo...

A mi pareció un debut digno. Cierto es que se queda un poco en tierra de nadie, pero no se puede negar que es entretenida. 6/10
Un saludo

Patrick Bateman dijo...

Hola Victor

A mí es que la forma en que combina el terror con el humor tan poco gracioso, más bien me disgusta. Mira que tengo afición por los Escapes, pero ni con esas me ha convencido.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.