martes, 2 de octubre de 2012

Crítica: F

No hace mucho hablaba con un conocido mío que trabaja de profesor de secundaria y me comentaba entre sarcásticas risas, que le hace mucha gracia cuando la gente se refiere con cierta envidia, a su profesión en el tema de las largas vacaciones de verano que disfrutan él y sus colegas de gremio, por que lo que llegan a pasar los profesores (y me ha comentado auténticas barbaridades vividas en primera persona) en un aula, solo lo saben ellos, que en la gran mayoría de casos, la realidad supera a la ficción y que sin este periodo de descanso, sería imposible mantener intacta su salud mental. Le creo. Desde luego no me gustaría estar en su pellejo, pues es “box populi” que la juventud de hoy en día no tiene respeto por nadie ni por nada, debido en muchos casos a una incapacidad total por parte de los padres de inculcar a sus hijos los conceptos básicos del ser humano civilizado y en otros a una total inoperancia del sistema educativo y legal, pues vivimos en una sociedad donde un padre no tiene la legítima potestad de pegarle un par de ostias a su hijo cuando este lo merece, no vaya a ser demandado por su propio idem. Lamentable.

Esta problemática queda muy bien reflejada en la nueva película de Johannes Roberts (miembro de honor de mi lista de “directores de los que huir como de la mierda” por perpetuar crímenes contra la humanidad con aquella arma de destrucción masiva titulada “Forest of The Damned”), quien basándose en una historia real, nos presenta “F”, nuevo episodio de jóvenes monstruitos que siembran el terror en las aulas como ya vimos por ejemplo, en “The Final” de Joey Stewart, aunque esta vez desde la privilegiada perspectiva de un profesor, uno de esos que tienen tantas vacaciones en verano.


“F” es la historia del maestro de escuela Robert Anderson, quien un día cualquiera en una clase cualquiera, es brutalmente agredido por uno de sus alumnos después de haberle calificado un examen con la peor de las calificaciones, la “F”. La escuela, lejos de apoyarle, cuestiona sus métodos y le “recomienda” que se tome el resto del curso libre por miedo a que los padres del alumno le pongan una demanda al centro. Once mese después, Anderson vuelve al trabajo, aunque inmerso en una grave situación personal, en la cual ha perdido la seguridad en si mismo, se ha dado a la bebida y cada día le resulta mas tortuoso soportar a unos alumnos, que le han perdido el respeto, incluso su propia hija. Una noche, con la escuela cerrada y Anderson haciendo guardia en el aula de castigo en compañía de su hija, un grupo de desconocidos irrumpe en el lugar sembrando la muerte a su paso, por lo que el profesor tendrá que espantar por un momento sus demonios personales e intentar luchar por su supervivencia y la de su hija.

“F” es una película de terror definida por su propio director como una mezcla entre “Asalto al distrito 13” de John Carpenter e “Ils” de David Moreau y Xavier Palud y salvando las distancias, aceptaríamos pulpo como animal de compañía pese a que en realidad, lo de menos en “F”, es la trama de terror en sí, me refiero a la del grupo de desconocidos que sin razón aparente se meten en la escuela y comienzan a cargarse al personal a diestro y siniestro, por que como “slasher”, “survival” o como diablos queráis llamarlo, “F” no ofrece nada realmente destacable mas allá de alguna secuencia sangrienta (no muchas) y de un protagonista diferente a lo que suele ser habitual (un hombre de unos sesenta años en lugar de una jovencita con una noventa y cinco de sujetador). Lo que si vamos a encontrar son un montón de clichés, de sustos mas provocados por el estruendo sonoro que por la propia situación, absurdos comportamientos de los personajes (atención especial al guardia de seguridad), una alarmante falta de tensión y sobretodo, unos asesinos de mear y no echar gota que podrían dar el pego en una película de terror sobrenatural, pero no en una basada en hechos reales, por favor… señor Johannes Roberts, un poco de respeto al espectador hombre, que una cosa es que entre la juventud esté muy de moda la chorrada esa de trepar por todos los lugares y saltar como monos de feria y otra muy distinta es que los tipos sean prácticamente invisibles, leviten, anden por el techo, que en lugar de rostro tengan un vacío negro en la capucha cual Nazgul y que no medien palabra en los setenta y dos minutos que dura la película.

Pero que nadie se engañe, por que pese a esto, “F” es un relato estremecedor y un perfecto reflejo del lado oscuro de las aulas, de las vejaciones que tienen que soportar aquellos que lo único que quieren es desempeñar la función por la que se les paga, enseñar. Y es que el filme de Johannes es terriblemente duro en su primera media hora y el personaje del profesor Anderson (destacar a un fantástico David Schofield, que consigue transmitir toda esa impotencia, frustración y por que no decirlo, el patetismo, que requiere el personaje) me parece una acertadísima herramienta a través de la cual denunciar este tipo de situaciones, que sin duda, se producen constantemente en la vida real y tienen que sufrir a diario muchos profesionales.

Conclusión, Johannes Roberts se ha equivocado de género, por que “F”, que podría haber sido un fantástico drama social de esos que desgarran las entrañas del espectador debido a su dureza y aterradora veracidad, se va a quedar en un “survival” de terror del montón que como tal, no aporta absolutamente nada nuevo y que incluso llega a hacerse repetitivo pese a su escasa duración, con unos asesinos de vergüenza a los que solo nos podemos tomar de cachondeo y que es tal su imposible justificación, que el propio director (también guionista) no ha tenido pelotas de dar la mas mínima explicación al respecto y ha optado por “regalarnos” uno de los finales mas lamentables que un servidor recuerda, insulto que jamás debería sufrir ningún espectador y que no solo omite cualquier tipo de explicación a los hechos acontecidos, sino que deja en el aire tantas cosas, que uno se queda con la desagradable sensación de haber estado perdiendo el tiempo.

Por lo menos, su primera media hora de fuerte mensaje y denuncia social, el papelazo de David Schofield y la curiosa relación que mantiene con su hija en su conflictiva dualidad de padre/profesor, así como una buena factura técnica general, hacen del visionado de “F”, una experiencia por lo menos, digna, cosa que no se puede decir de ninguna de las películas anteriores del señor Roberts.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

He dejado de leer cuando has dicho eso de que un padre ya no puede darle un par de ostias a un hijo cuando se lo merece,¿y cuando se lo merece?Yo te puedo decir que mis conocidos mas rebeldes y problematicos se llevaban buenas ostias de sus padres y esto solo les empeoro,pero vamos a lo que vamos,yo entro en tu blog a leer opiniones sobre cine,no apologias de la violencia contra la propia familia,no te digo que tu amigo profesor no las pase putas,pero de ahi a reducirlo todo a que a esos niños no les han dao un buen par de ostias....,asi lo unico que se consigue es que los agredidos usen la violencia como en su dia la usaron con ellos,dedicate a escribir de cine que de eso va el blog,guardate ese tipo de opiniones para ti y tus amigos porque aqui vas a perder muchos lectores,empezando por aquellos a los que sus padres les dieron un par de ostias,y luego otras dos,y luego una buena trisca y si sguimos por este camino las mujeres son infieles porque su marido no les metio un par de yoyas,¿no?,vamos que para comentar una pelicula te has metido en un jardin......

El Rector dijo...

¿Apología de la violencia? Nada mas lejos de la realidad, yo estoy en contra de cualquier tipo de violencia y me parece que en el comentario sobre la película queda bastante claro. Dicho esto, no soy psicologo ni nada por el estilo, pero me parece un poco exagerado pensar que un padre dándole una torta a su hijo, pueda considerarse un acto de violencia, precisamente hay una secuencia en la película donde esto sucede y en mi opinión se saca totalmente de contexto, pero lo dicho, la ley está así en la actualidad y da pie a este tipo de situaciones. Por supuesto cada uno puede educar a sus hijos como le venga en gana, yo ahí no entro, pero de apología a la violencia por mi parte, nada, que te quede claro.

En cuanto a mis opiniones, bueno, jamás escribo nada pensando en si le va a gustar o no a nuestros lectores, simplemente doy mi opinión, sobre cine o sobre lo que me venga en gana. Guste mas o guste menos.

Y sobre tu cometario de mal gusto sobre las mujeres... creo que a eso se le llama demagogia barata y no tiene nada que ver con el tema de la educación.

Donnie Darko dijo...

Muy sosa, por no tener no tiene ni final. Lo unico que salvo son las pocas muertes que se muestran que esos si lo tiene estan muy bien hechas y la rubita prota que tiene un morbazo que no veas.

El Rector dijo...

Una cosa es un final abierto para que el espectador le de al coco y otra muy distinta es tirar pelotas fuera de una manera tan vergonzosa como esta, mas en una película, donde personalmente, uno de los pocos puntos que consiguieron hacerme mantener el interés en la historia, fue precisamente ver como se las apañaban para darle sentido a la fantasmada esta de los asesinos del mas allá. Esperemos que este "recurso" no se ponga de moda.

thewronggirl dijo...

Asesinos del mas allá? Pensaba que era una metáfora del director para ponerle misterio a la peli pero que en verdad eran teenagers desaforados igualmente.
Aiiiiiix!

El Rector dijo...

TWG, una metáfora de que??

No, si misterio todo el que quieras y más... pero vamos, querer creer que detrás de esos seres y de sus actos, esconden simples teenagers inadaptados... hay que tener MUCHA imaginación o ser MUY crédulo.

Saludos.

Missterror dijo...

"F" es una película imprescindible!!!!! Cuantas películas conoces que no tengas ni principio ni final y que enganchen taaaaanto??? para mi el hecho de contar algo sin contar realmente nada, es algo que MUY poca gente puede hacer, el hecho de que ese algo te llegue dentro y te DESTROCE roza lo sublime, y no digo que "F" sea sublime, pero sí lo que consigue con una premisa tan aparentemente sencilla y falta de sentido.

saludos

El Sepulturero Torero dijo...

Has perpetrado (y perpetuado) una crítica muy educativa, amigo.
Y lo de las dos hostias a quien oposite a ellas, pues lo comparto al cien por cien. Que hay mucha demagogia y mucha psicología barata . Así de claro.

Berserker dijo...

Mi pregunta es...Donde véis estas pelis? Porqué ando loco buscándolas por la red y no hay manera...jaja..Si alguien puede guiarme, lo agradecería ;)!

El Rector dijo...

Missterror, a mi ni mucho menos me enganchó tanto, de hecho se me hizo bastante aburrida en muchos pasajes, porque su desarrollo de original, tiene más bien poco.

Sepulturero, espero que la peque no me lo tenga en cuenta dentro de unos añitos, jeje. No, en serio, yo no veo el problema, a mi me han caído unas "cuantas" tortas de mis progenitores y mira lo bien que he salido.

Berserker, para ver estas pelis tienes muchas opciones, desde hacer un par de clics con tu ratón en una de las miles de páginas de descargas que inundan la red, alquilarlas en el videoclub más cercano, comprártelas en DVD/Bluray o incluso ir al cine. Tu eliges :)

Saludos.

El Sepulturero Torero dijo...

A mi niña, como es muy buena, no va a haber que tocarla nada más que cuando me presente al primer maromo con piercing,jeje. Los voy a mandar a comer galletitas.
Y no sólo nos las llevábamos de los padres. Anda que no zumbaban nada los profesores en el colegio, licencia pa collejear, los mamones
Y aquí estamos, tranqui y colchón, que hasta Clint Eastwood nos viene a pedir lecciones cuando se le acaban los recursos de tipo duro, coño :)

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.