martes, 5 de octubre de 2010

Crítica: Dark House

Hacía falta algo realmente seductor para que un servidor levantase el culo de la butaca y dejase aunque solo fuese por un rato, de deambular por Fortune City entre hordas de zombies hambrientos en el divertidísimo "Dead Rising 2". "Va a comenzar la película", escuché. Pero me resistía, la cosa estaba demasiado interesante como para dejarlo. Pasados unos pocos segundos, la misma voz pero con tono ya amenazador aseveró: "y sale Jeffrey Combs". Esa, amigos, era la señal que estaba esperando, pues era una cita ineludible con uno de mis actores fetiches y a la vez, con una de las películas a las que mas ganas tenía de hincarle el diente, "Dark House".

La cinta, dirigida por Darin Scott (quien hace su debut en el fantástico), fue la ganadora de la pasada edición del Frightfest que organiza la revista Fangoria, del cual ya os hablamos recientemente con motivo de la crítica de "Hunger", otra de las integrantes del festival y que por suerte para nosotros, está en las antípodas de esta súper cachonda "Dark House", una fantástica oportunidad de recuperar uno de los subgéneros por antonomasia del cine de terror, el de las casas encantadas, si además lo hacemos de la mano de Mr. Combs, pues mejor todavía.


"Dark House" nos remonta catorce años atrás, cuando tres amigas de siete años pasean en bicicleta por el vecindario, deteniéndose justo delante de la mansión Darrode, centro de todas las leyendas urbanas de la ciudad. Clare, una de las niñas, decide aventurarse en su interior para descubrir que se esconde detrás de todos esos rumores y solo entrar, se encuentra con un tétrico escenario de cadáveres de niños y una mujer suicidándose con el triturador de basura. En la actualidad, Clare sigue traumatiza por los terribles acontecimientos de su infancia y según su psicólogo, la única forma de superar sus miedos es regresar a la casa, oportunidad que se le presenta cuando el excéntrico propietario de una popular cadena de atracciones de terror, se presenta en su escuela de interpretación y le ofrece a ella y sus amigos, la oportunidad de trabajar en su nuevo espectáculo, el cual será escenificado en la vieja mansión Darrode.

Con un aire retro ochenteno de marcada serie B, "Dark House" se abre con una vistosa secuencia de créditos y un "entrañable" prólogo a partir del cual se construye esta historia de casas encantadas, miedos infantiles y atracciones de feria, que tiene bastantes similitudes con otra película en la que aparecía el bueno de Combs, "House On Haunted Hill", aunque esta vez, el mítico actor tiene un papel mucho mas destacado, convertido en auténtico maestro de ceremonias y protagonista de mas de un monólogo a lo largo del filme. El es el narrador de excepción de esta divertida atracción que al mas puro estilo de "El Pasaje del Terror" nos sumerge en un universo guiñolesco plagado de monstruos, asesinos y demás criaturas de pesadilla, donde la línea que separa realidad y ficción, dejará de ser visible cuando un espíritu vengativo se apodere del lugar.

Así, seremos testigos de los infructuosos intentos de escapar del lugar por parte de actores y empleados, que serán perseguidos por toda esta farándula de seres diabólicos mientras nosotros disfrutamos de los muchos sketches que componen esta divertida función, plagada de sustos, buenos efectos especiales, una lograda banda sonora y la omnipresencia de un Jeffrey Combs mas protagonista y teatral que nunca, quien mueve a su antojo los hilos de las marionetas que le acompañan en el reparto, en el cual encontraremos caras relativamente conocidas como las de Meghan Ory ("Decoys"), Diane Sallinger ("The Telling"), Bevin Prince ("One Tree Hill") o Erin Cummings ("Bitch Slap", "Spartacus: Sangre y Arena"), todos ellos correctos y dispuestos a ser atormentados para nuestro disfrute personal.

A parte de Combs, la película destaca por su acertado ritmo, el cual hace imposible que nos aburramos en ningún momento, todo surge de forma fluida, sin altibajos ni momentos de relleno y por su elaborada puesta en escena (a mi en este sentido me ha recordado mucho a lo visto en "Trick ´r Treat") , donde no solo destacan los efectos digitales (si, si, digitales) sino también el vestuario, las caracterizaciones y la ambientación de la mansión, plagada de tétricos escenarios que nos harán sentir que estamos viviendo un verdadero show de parque de atracciones.

Conclusión, "Dark House" recupera la mejor serie b ochentera, una película de terror con cierto aire cómico (y no me refiero a la comedia de terror chorra que tanto se prodiga en la actualidad), directa al grano y que no tiene absolutamente nada que envidiar a otros títulos con mucho mas renombre, demostrando que muchas veces, la mejor esencia se encuentra en el tarro pequeño. Divertida, constante, bien interpretada (lo de Combs es para ponerse cachondo), muy agradable a la vista gracias a una gran puesta en escena y unas generosas dosis de sangre, que además, se permite el lujazo de regalarnos un interesante giro argumental en su tramo final que termina de poner la guinda a esta redonda propuesta.

En lo negativo, hay queda su escasa capacidad de resultar realmente terrorífica o de sobresaltarnos, pues todos los sustos nos los dan mascados de antemano y resultan demasiado obvios, algunas muertes que no terminan de ser todo lo vistosas que nos hubiese gustado y el desaprovechamiento de un personaje con tanto potencial como la señora Darrode. Detalles pero, que no pueden negar lo innegable, que "Dark House" es una súper disfrutable y amena propuesta. Que comience la función.


2 comentarios:

Darkotica dijo...

Hay películas que exponen de antemano que están realizadas con cuatro duros y que presumen de conseguir asustar al personal (véase "Paranormal Activity" y toda su acosadora propaganda barata), y otras que no cuentan con mucho más presupuesto, que prácticamente pasan desapercibidas, pero que se nota que están realizadas por y para auténticos aficionados al terror de serie b. "Dark House" es de las segundas, es simplemente diversión y sangre, como mezclar "House On Haunted Hill", "Night of the Demons" y "13 Fantasmas" en el túnel del terror de tu parque de atracciónes favorito. En lo negativo, pues ciertos efectos CGI, algunos de sus diálogos y algunas muertes que bien podrían haber sido más "sustanciosas", pero afortunadamente la aparición de Jeffrey Combs hace que se nos olvide todo esto y que pasemos un buen rato. Recomendada para verla con los amigos en la inminente noche de Halloween.

RUBÉN ARNAIZ dijo...

Gracias a los Festivales de cine y a los DVD internacionales pueden verse todas las películas de género que nunca se estrenan en salas comerciales.

"Dark House" es una de ellas. Con una puesta en escena muy de los 80, pero no en el mal sentido, si no al revés (atención al diseño artístico de la casa, o las propias actuaciones del reparto) "Dark House" se erige como una de las más divertidas películas de género del 2009 pues, sabe conjugar, con aparente sencillez, una historia "ligera", en el sentido mas literal de la expresión: personajes estereotipos, un argumento que recuerda, aunque mejora, lo expuesto en el film "13 Ghosts", que filmó Steve Beck para la Dark Castle y una aparente falta de pretensiones. Y ahí está su mayor mérito, pues consigue que, aunque los actores-carnaza apenas empatizan con el espectador, se consigue cierta tensión con sus...desapariciones. Pero se equilibra con la aparición de Jeffrey Combs al borde de la histeria, la mágnifica actriz Meghan Ory, con todo el peso (el único) dramático y la hilarante aportación de Diane Salinger, como la "malvada" Sra. Darrode. Ambas féminas, consiguen las mejor es secuencias, y en el caso de la segunda, la mas impactante y emocionante SPOILER: el flashback final donde Claire recuerda lo ocurrido. Atención a ese extraordinario plano, con Claire de niña escuchando los asesinatos escondida en el armario. En una película donde la sangre se cuenta por litros, no esta mal una escena contenida de tal calibre...

A Darin Scott, el director, le seguiremos en sus siguientes trabajos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.