martes, 11 de septiembre de 2012

Crítica: Dredd 3D

En 1977 se data la primera aparición del Juez Dredd (Judge Dredd) en una publicación, para ser más concretos, en la revista de historietas 2000 A.D y lo hace de la mano del guionista John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra. El royo va sobre otro de tantos futuros distópicos. En este caso, en uno donde la ley de unos Estados Unidos en estado post-apocalíptico, donde el nivel de delincuencia y la violencia en las calles se ha vuelto casi insostenible, está regida por la figura de los jueces, defensores de la justicia que reúnen poderes de policía, juez, jurado y verdugo y quienes aplican las leyes vigentes con mano de hierro en el acto en la misma escena del crimen (a ver si hay un poco de suerte y alguno de esos cabeza cuadradas que calientan poltrona mientras maman del bote que rellenamos los que nos partimos la espalda a trabajar, toma buena nota y propone una actualización similar del actual y lamentable sistema judicial de este país).

No es esta, la primera vez que el inquebrantable defensor de la justicia es llevado a la gran pantalla, pues muchos recordarán el importante fiasco que supuso su desvirgue cinematográfico de manos de un Danny Cannon que tras las duras críticas recibidas y el tampoco precisamente exitoso resultado de su siguiente trabajo, “Phoenix”, decidió dejar esto del cine para los que saben y escondió la cabeza en la televisión, donde curiosamente, si haría larga y productiva carrera trabajando en series como “C.S.I” o “Nikita”. Tampoco hay que olvidar que la película de Cannon estaba protagonizada ni mas ni menos que por uno de los grandes imanes de la taquilla de los 90, el bueno de Sylvester Stallone, en lo que terminaría siendo uno de los trabajos más flojos de su dilatada trayectoria, más o menos en la linea de cosas tan discutibles como “Demolition Man” o “El Especialista”.

Pues 17 mega años después, llega un tal Pete Travis, curiosamente proveniente del mundo de la televisión y cuasi debutante en esto del cine, y decide que ha llegado el momento de la redención, de darle una segunda oportunidad al personaje pese a la aplastante certeza sobre sus hombros, de que segundas oportunidades casi nunca consiguen llegar a buen puerto, y lo hace delegando en la figura de otro de los rostros populares en la actualidad dentro del género, Karl Urban, interesante actor que ya se ha ganado las simpatías del público con sus apariciones en películas como”Las Crónicas de Riddick”, “Doom”, “El Señor de los Anillos” o “Star Trek”. Urban coge el testigo dejado por Stallone, se mete con calzador dentro del traje de juez y nos regala la mejor de sus muecas para protagonizar uno de los blockbusters más esperados del año. ¿Mola “Dredd 3D”? Mola. El problema es que podría haber molado mucho más.

“Dredd 3D” poco o nada tiene que ver con la película de 1997 más allá de su premisa argumental, por supuesto. Y aquí es donde hay que aplaudir el honorable ejercicio de honestidad realizado por Mr. Travis, porque vamos a decirlo ya de entrada para que quede bien claro: “Dredd 3D” no tiene guión. No se apoya en una historia que seguir como si ocurría en la película de Cannon, con todo aquel royo de la traición y demás monsergas a partir del cual, se iba narrando la trama. Aquí no pasa nada de eso. Esto es tan simple como en uno de esos videojuegos en los que lo único que importa, es matar a todo lo que se menee. Una película de acción sin ninguna otra pretensión que no sea esta. Es el juez Dredd como podría ser cualquier otro, porque en realidad, no hay ningún tipo de interés por parte de sus realizadores, en indagar ni en el personaje ni en su universo, lo único que aquí se pretende es ofrecer hora y media de cine de acción en su estadio más primario.

Todo lo que el espectador debe saber a nivel argumental, se expone en los primeros 20 minutos. Una vez cruzada esa puerta, no hay nada más que descubrir, porque la verdad es, que no hay nada más que contar. Tenemos a los dos protagonistas de la historia, el juez Dredd (Karl Urban) y su acompañante, la novata Anderson (Olivia Thirlby), que son encerrados en uno de los edificios más peligrosos de mega city cuando llegan para investigar un triple homicidio y detienen a uno de los miembros de la banda de Ma-Ma (Lena Headey), principal distribuidora de una nueva droga de diseño que causa furor en la ciudad. A partir de ahí, disparos, disparos, y más disparos.

Los que hayan tenido la suerte de disfrutar con la estupenda “The Raid: Redemption”, no tardarán en descubrir, una vez puestos en faena, que el desarrollo de ambos filmes, es prácticamente idéntico. Si bien es cierto que “Dredd 3D” no contiene ni un 10% de la acción que ofrece la película Indonesia, no cabe duda de que nos encontramos también ante un grandioso espectáculo, aunque de muy distinta índole. Porque una cosa está clara, como película de acción, “Dredd 3D” resulta decepcionante si nos ponemos a sopesar lo que se presupone debería ofrecer y lo que en realidad termina ofreciendo. Hay disparos, hay explosiones, hay alguna torta (pocas). Si, es cierto, pero le falta ritmo, no estamos ante un trabajo compacto, estamos muy lejos de esa descarga de adrenalina que fue “The Raid”, muy lejos. Mucha mueca de tipo duro, mucha pose, pero a la hora de la verdad, el juez se moja poco, muy poco. Y sobretodo, le falta gancho a las secuencias, todo se resuelve siempre de forma muy tópica y simplona, por la vía rápida, transmitiendo la sensación de que muchas de estas secuencias están filmadas con desgana y esto, se contagia al espectador. Yo mismo, reconozco que me aburrí en más pasajes de los esperados.

¿Donde está pues el espectáculo? En los sentidos. Puede que “Dredd 3D” fracase como adaptación, fracase como película de ciencia ficción y fracase incluso como película de acción, pero una cosa no se le puede negar, a nivel sensorial es una maravilla, y la impronta que consigue dejar su director en el espectador en este sentido, todo lo que consigue transmitir, es imborrable. Lo más grande, es como Travis, consigue hacernos olvidar lo vacuo de lo que nos está contando, gracias a la manera en la que nos lo está contando. Primero, por el magistral uso que hace de la cámara: zooms, ángulos imposibles, primerísimos planos, vistas de pájaro, la forma que juega con los distintos filtros de imagen... una cantidad de recursos que se van derrumbando ante nuestros ojos cual efecto dominó mientras somos seducidos (de forma vampírica, dirían algunas) por una paleta de colores de vivas, intensas e infinitas tonalidades que le hacen el amor a nuestra retina una y otra vez mientras apretamos con fuerza el cuero de la butaca con nuestras manos temblorosas, sudorosas y nos mordemos el labio inferior entre suspiros.

Luego entra en escena la cámara lenta, desde “Matrix”, que no se veía algo tan alucinante. Las recreaciones de los “viajes” originados por la droga, son de una belleza plástica tal, que uno no sabe si está viendo una película o un anuncio de perfumes y además, se recrean en su propia pedantería, haciendo de cada segundo, toda una eternidad. Precioso recurso visual que, como contraprestación, tiene el handicap de cortar en exceso el ritmo de la cinta, factor que a la larga, termina por acusarse sobremanera.

Y como en toda poción que se precie, falta un ingrediente fundamental, el líquido de la vida, o de la muerte en este caso, la sangre. Porque “Dredd 3D” es como un trobador que le canta a su enamorada desde debajo de la ventana mientras esta se desangra en un río rojo intenso tras cortarse las venas. Una película violenta hasta el extremo muy al estilo del cine de los 90 del holandés Paul Verhoeven. Es de agradecer que a día de hoy, pueda verse en una gran pantalla un producto tan explícito como este, más propio de otra época, donde rara vez la hemogoblina, no termina tiñiendo el objetivo de la cámara. Da gusto ver como un cuerpo despellejado se precipita treinta pisos hacia abajo para terminar aplastado contra el suelo. Son este tipo de romanticismos los que consiguen robarle el corazón a uno para siempre.

Pero no solo por la vista nos gana la cinta, también por el oído. “Dredd 3D” atesora una de las bandas sonoras más brutales que he oído en mucho tiempo. Metal y rock industrial se entremezclan con música electrónica para hacernos levitar sobre ritmos marciales de corte futurista que consiguen vestir de épica y solemnidad, incluso al momento más intrascendente. Pocas veces una banda sonora tuvo tanto impacto en una narración como en el caso que nos ocupa.

“Dredd 3D”, un irregular aunque por lo general, disfrutable entretenimiento carente de fondo, que consigue enganchar desde el primer instante gracias a su delicioso apartado tanto visual, como sonoro.

Justicia para todos: Su transgresora apuesta visual, su apartado sonoro, su generosidad en sangre y violencia extrema y una secuencia, la de la telépata colándose en la mente del criminal.

Que alguien le quite la venda a esa zorra ciega: La poca gracia con la que están resueltas algunas situaciones, su repetitivo desarrollo y el desaprovechamiento de los personajes de Dredd y Ma-Ma, que al final parecen más, el rostro popular de una campaña de márketing, que los protagonistas carnales de la historia, especialmente sangrante es el caso de la segunda.


14 comentarios:

Missterror dijo...

¿Quién me lo iba a decir a mi?? Y yo que no tenía ni una pizca de interés por Dredd...pero qué le voy a hacer, soy una romántica y esos cuerpos despellejados que se precipitan treinta pisos hacia abajo para terminar aplastados contra el suelo sé que me robarán el corazón para siempre...

Y si la banda sonora acompaña taaaan bien, ahora ya solo pienso en ir al cine a verla, la pregunta es ¿cuándo??? Maldita falta de tiempo...Pues quiero verla ya!!! a ver cómo me lo monto...

saludos

Juanmi dijo...

Estoy seguro Alicia, de que no te defraudará la peli, a pesar de sus evidentes carencias, (que para algo es cine de serie B, y del bueno)

Dr. Gonzo dijo...

Pues a mí Dredd me ha parecido un señor peliculón como la copa de un pino.
Escenas de acción bien rodadas, violencia, gore, tiros... no le pido más a una película de este tipo, aunque no sea una buena adaptación del cómic (le falta el tono satírico).

Darkotica dijo...

A mi también me ha flipado...Si, si, siii!!!suspiré, me mordí el labio inferior, me sudaron y temblaron las manos, me agarré a la butaca y me dejé llevar por el éxtasis visual y por esa BSO que ya estoy tardando en conseguir jeje!

Para mi Dredd vendría a ser como una mezcla entre: The Raid+ Asalto a la comisaría del Distrito 13 + La Horde, ahí es nada. Pero no, no es perfecta ni mucho menos, hay cosas muuuy desaprovechadas y algunas poco elaboradas...como el desenlace, que lastima!, pero aún así la meto en mi lista de las mejores del año, toma ya.

Otra cosa, a mi Karl Urban me gusta, es un tío que me cae bien, y su personaje me gustó (si, hay que valer para ser capaz de transmitir algo con semejante cacho de casco...), pero en mi opinión las que manejan realmente el cotarro, las que se comen la pantalla, son la novata telepata (el momento "mi mente enfermiza" es sencillamente sublime) y la Lena Headey, que la tía hace un papel de villana espectacular...(aunque no se la explota lo suficiente).

Missy, esa faceta tuya no la conocía, pero si te gusta ver como los cuerpos explotan contra el suelo en cámara lenta y como quedan todos desparramados en el suelo, y donde antes había un ojo ahora hay un trozo de cerebro...pues ya tardas en verla jajaja!

Rector, estoy muy de acuerdo con tu estupendo análisis, salvo en lo de los momentos en cámara lenta...ya que a mi no me cortaron el ritmo para nada, y no me hubiera cansado de verlos aunque hubieran puesto media hora más de ellos, eran una preciosidad, un subidón total. Bueno, yo le hubiera puesto más nota :P. Ésta vez salí contenta del cine...

Saludos al margen de la ley!

El Rector dijo...

Missterror, yo no estoy tan seguro de que te guste la película, lo de que si estoy convencido es de que que tienes que verla, porque Dredd 3D INNOVA, a su manera, si, pero lo hace, y no hay nada más reconfortante para un amante del cine que experimentar este tipo de apuestas.

Dr.Gonzo, las secuencias de acción están bien rodadas, yo de lo que me quejo es de su simpleza, casi todo se resuelve de la misma manera, con el juez pegando un cañonazo y listos, a por otro. Me habría gustado algo más de variedad, de imaginación, de chispa... (me hubiera gustado ver a Dredd en otro tipo de situaciones, como la tímida persecución en moto del prólogo) se han centrado tanto en el apartado visual, que han desatendido otros aspectos más de la cuenta.

Darkotica, doy fe en lo de que te mordiste el labio. Lo que no tuve claro en su momento es si era debido a que estabas disfrutando con la película, o si bien habías entrado en algún tipo de estado catatónico, porque ya había visto esa expresión tuya antes...

Si cortan mucho el ritmo esos momentos de "subidón". Se recrean demasiado en ellos, algunas personas no saben resumir :)

Y el acojonante score de Paul Leonard Morgan, ya está en tu disco duro listo para ser disfrutado (se agradece que por una vez, no hayan metido a los NIN).

Saludos.

Darkotica dijo...

Rector, no me lances tantas pullitas que al final se convertirán en una puñalada trapera jaja! Yo sé resumir perfectamente...pero con según que cosas me emociono y me dejo llevar.

Lo de morderme el labio era producido por el disfrute de la película que por poco me hace caer en un estada catatónico, lo que no comprendo es que haces mirándome a mi cuando tienes la pantalla de cine enfrente...

Pues a mi me encantó el recreamiento de las cámaras lentas, todos y cada uno de los momentos, es más, me parecieron una de las mejores cosas de la película.

Ah ¿que ya tengo la BSO? Pues gracias por ahorrarme la búsqueda jaja!Lo meteré en mi ipod junto con los discos de NIN y así la escucha será absolutamente perfecta...(pues oye en algunos momentos aquello sonaba muy Rezniano jaja!) ;P

thewronggirl dijo...

Os queréis creer que fui al cine a ver la peli del Stallone y no me acuerdo ni de que va? Pues eso mismo!

OcioFreak Blog dijo...

La he visto sin ninguna expectativa y me ha gustado muchísimo. Recuerda mucho a The Raid, cierto, pero le faltan hostias. No habría estado mal una buena pelea de bestias pardas al mas puro estilo "Están vivos".

Nunca la cámara super lenta estuvo tan bien justificada.

Por cierto recomiendo el comic Predator VS Dredd. Os podéis imaginar lo bien que se lo pasa un predator en Mega City 1 ;)

El Rector dijo...

OcioFreak, es que si entramos a la comparación con The Raid, a cualquier película de acción le faltan hostias, jeje. Joder, ¿pero entre quien sería la pelea, el juez contra Ma-Ma? no les veo yo haciéndose llaves en plan Roddy Piper :)

Fuera coñas, es cierto que le faltan hostias, todo se resuelve a base de tiroteos, por eso me pareció algo repetitiva en este sentido. Ojalá en la ya confirmada secuela, se terminen de pulir estos detalles y sobretodo, podamos ver al juez repartiendo por Mega City (con o sin predator) y ya puestos a pedir, con un poquito más de chicha argumental.

Saludos.

TED BUNDY dijo...

La original es muy superable. En estos casos sí que veo justificado que se haga un remake.


Buena crítica. Saludos.

Max Cady dijo...

Estupenda macarrada hiperviolenta que no sólo es una buena película de acción (estilo bastardo de los 80) sino una de las mejores traslaciones a imágenes de un comic. (Era tan infame la versión de 1995 con Sylvester Stallone y tenía tan pocas expectativas puestas en esta nueva versión que me ha sorprendido gratamente) Brutal!!!!!!!!!

Directa, concisa y sin más pretensiones que las de entretener (y vaya si lo ha logrado). Aunque debo reconocer que si se hubieran esforzado un poco más (una historia más desarrollada y compleja) habrían realizado una verdadera joya del cine de ciencia-ficción y acción.

A pesar de las notables similitudes con The Raid: Redemption (Redada Asesina), esta película me ha gustado bastante más que la de origen indonesio.

P.D. Lena Headey es harina de otro costal!!!!!

Missterror dijo...

pues una vez vista, debo decir que me ha gustado mas de lo que creí que lo haría.
Estando BASTANTE de acuerdo con tu análisis, rector, debo decir, que para mi en Dredd lo de menos es el guión (que sí flojea de lo lindo y resuelve todo precipitadamente). Esto es acción de la buena, de la que tiñe todo de rojo intenso (cómo me gusta cuando la sangre fluye tan viva...), es violencia y no tiene que ser mucho más. Es disfrute 100% y eso está por encima de sus carencias.
Dredd desaprovechadísimo, como indicas, no tanto Ma-MA, que me pareció que estaba donde tenía que estar, ni más ni menos (fíjate que Lena Headey nunca me ha gustado, pero pienso que en "Dredd" se sale!!!)

Lo dicho, una gozada para un domingo de pizza y cervezas (aunque me faltaran las cervezas...)

saludos

El Rector dijo...

Missterror, a mi Lena Headey no me disgusta en absoluto y su Ma-Ma mola MAZO. Pero sigo pensando que se le podía haber sacado mucho más a su personaje. En cualquier caso, MUY de acuerdo con todo lo que comentas y preciosa esa sangre tan intensa, elemento fundamental del que posiblemente sea, el espectáculo audio-visual cinematográfico, más grande del pasado año.

Por cierto, a falta de cervezas, prueba con pan de ajo con queso y KAS limón, pueden ser un gran sustitutivo siempre que la compañía sea la adecuada.

Saludos.

El Rector dijo...

Max, sin duda, con un "poquito" de guión, estaríamos hablando de algo bastante cercano a un título de culto.

Aunque yo, si he de elegir entre esta y The Raid, creo que me quedo con la segunda por mucho que también cogée de la misma pata.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.