martes, 17 de enero de 2017

Crítica: Beyond the Gates

Yace en una esquina de la sucia y desordenada habitación bajo la tenue luz de un flexo que lo compadece como si pudiera tener tal capacidad. Él, un pobre desgraciado anclado en glorias pasadas que apenas guarda fuerzas para mantener en el recto sus propios excrementos. El tipo viste una camiseta del “Keeper of the Seven keys” de los “Halloween” (de la primera parte, no de aquel sucedáneo que ya apuntaba a comercial decadencia que sacaron en 1987, por más encumbrado que fuera por la crítica) y poco más... bueno sí, una pegatina arrugada enganchada en la frente en la cual un bicho verde dice: “Toi Colgao”. Él sentado en el suelo sobre sus sudadas nalgas, cuasi pegadas al suelo después de varios días metabolizándose con su propia mierda y orines varios (suyos también). Del brazo le cuelga una jeringa vacía y en ella, puede leerse escrito en grueso rotulador negro, la palabra “nostalgia”. Muerte por sobredosis sentenció el forense justo antes de proceder a levantar el cadáver. Sobredosis de nostalgia, claro. Tú puedes ser el siguiente.

Tanto anhelar el pasado y al final, van a conseguir que terminemos aborreciéndolo. Las modas son las modas y no aflojarán la mano de la teta mientras a esta le quede una sola gota de dulce néctar que robar. Si para ello hay que prostituir hasta la completa degradación a nivel subatómico términos como “homenaje” o “retro”, se hace y se hará. Todo sea en nombre de la lucrativa nostalgia y de la adulterada certeza implantada en el imaginario colectivo cuan microchip de rastreo canino de que tiempos pasados siempre fueron mejores, en especial, si hablamos de los ochenta y efectivamente, de los ochenta hablamos, o más bien, nos habla, el debutante Jackson Stewart, nuevo camello llegado a la ciudad con el maletero repletito de nostalgia sin cortar, para el deleite de ese ejército de zombies que persigue al automóvil al grito de “cerebros, cerebros...”, a algún tarado, que no se entera de la copla, se le puede oír un tímido “cerberos, cerberos...”. Pero todos quieren lo mismo. Nada de carne humana, no señor. Lo que quieren es su dosis de nostalgia. Vayan apretando pues el ojete, pues aquí van a correr ríos de mierda.

“Beyond the Gates” es el título escogido por Jackson Stewart para vender su “mierda”. Con cada papelina, promete un viaje a las mismísimas entrañas de los ochenta y óigame usted, mentir, el tipo no miente. Y es que a “Beyond the Gates” se le podrán buscar muchas pegas y seguramente con fundamento todas ellas, pero que estamos ante una película endiabladamente ochentera, de eso que no le quepa duda a nadie. Sí deberíamos preguntarnos si eso, es algo positivo una mañana cualquiera de 2017. ¿Estamos convencidos de que el cine de los ochenta contiene aquellos elementos que los aficionados al terror demandamos en nuestros días? Yo no lo tengo tan claro. No tengo dudas de que “Beyond the Gates” podría haber sido no se si una estupenda película en los ochenta, pero al menos, sí un bonito recuerdo de la época con el que deleitarnos hoy, tirando de hemeroteca interna de serie. Vista con los ojos del que ya roza no sin acongojo, la cuarentena... se queda en bastante menos.

Stewart escribe junto al infame Stephen Scarlata (el título se lo ganó al formar parte del comando que perpetuó aquel atroz atentado cinematográfico de título “Final Girl”, de largo, la peor película de su cosecha) un relato que no solo nos evoca al cine de terror de los ochenta, también a su cultura popular. Sintetizadores, cintas de VHS, televisores con culazo, juegos de mesa... elementos icónicos de la época que se nos meten directos por vía intravenosa ya en los divertidos créditos iniciales donde se nos muestran las entrañas de un reproductor de vídeo al son de la resultona banda sonora compuesta por Wojciech Golczewski, quien ya comienza a ser todo un habitual en esto de musicar terrores retro modernos (véase la estupenda “We Are Still Here” entre otras). Todo un festival de vísceras y gemidos de ultratumba erótico festivos que sirven para engrasarle el ojete al espectador a la espera de que en escasos instantes, no nos quede otra que auto empalarnos hasta la garganta al obligarnos a pisar un olvidado monasterio postrado a los pies de una antigua civilización enterrada bajo las arenas del pasado y los placeres prohibidos de la red: un videoclub.

Hay que ser rufián (y no me refiero al cachondo portavoz de ERC) para jugar así con los sentimientos ajenos. Una cosa es vender droga y otra muy distinta, ser un mamón. Pero el ser humano es así, ruin por naturaleza y siempre se apoya en aquello de que el fin justifica los medios. Yo que soy especialmente tonto, pues entre la banda sonora y las hordas de ácaros pegadas en los miles de VHSs que se amontonan en el videoclub del desaparecido padre de los dos hermanos conductores de la historia, pues me meto la “droja” con jeringa y todo, mientras se testan las neuronas sanas del personal (a mi ya no me quedan de esas) con la enésima historia sobre familias desestructuradas, lazos de sangre rotos e imposibles regresos a las raíces. A ver si iba a ser cierto que este era el viaje de nuestras vidas y uno no se ha puesto su camiseta del “Somewhere in Time” de los Maiden para la ocasión, en vano. Todo esto a falta aun, de que en la ecuación se añada otro elemento potencialmente onanista como es el de los juegos de mesa. Si bien es cierto que estos (hablando en clave de terror), no alcanzaron popularidad hasta los noventa, gracias al mítico “Atmosfear”.

Una vieja casa familiar, dos hermano que se reúnen tras la misteriosa desaparición de su padre y un misterioso juego de mesa llamado “Beyond the Gates” en el cual una misteriosa dama, VHS mediante, nos invita a buscar las cuatro llaves necesarias para abrir las puertas de otro mundo y salvar así, atención, el alma del desaparecido progenitor. Elementos todos ellos que apuntaban a una erótica velada con happy ending, más si tenemos en cuenta que el reparto reúne a un buen puñado de pesos específicos del fantástico de hoy y de ayer: Graham Skipper (“The Mind´s Eye”, “Almost Human”), Chase Williamson (“John Dies at the End”, "Siren”), Brea Grant (“Heroes”, “Halloween 2”), Matt Mercer (“Contracted: Phase II”), Justin Welborn (“Dance of the Dead”, “V/H/S Viral”, “Southbound”) y por supuesto, el otro gran gancho del filme (y a la postre, principal activo), la musa del terror ochentero y sueño húmedo adolescente Barbara Crampton (“Re-Animator”, “From Beyond”, “The Lords of Salem”).

Tenemos en apariencia entre manos, y muy bien vendido también por el sugerente póster promocional, una especie de versión macabra del “Jumanji” de Joe Johnston, y es también cierto, si bien el resultado final en cotas de diversión, dista mucho de lo que se podía esperar de semejante mestizaje. Lo hace básicamente por dos motivos. El primero, la incapacidad por parte del director de dotar de continuidad a la historia en un ejercicio de arritmia tal, que cuesta cogerle el pulso a una ídem aparentemente sencilla y que debería resultar bastante directa si tenemos en cuenta que nos encontramos ante un metraje que apenas supera los ochenta minutos. Stewart se empeña una y otra vez, en sacarnos de la partida cada vez que esta parece ponerse interesante, para regresarnos a la ínsipida realidad de la relación entre los dos hermanos, encontrando en la apatía de estos a nivel interpretativo, el otro gran palo en la rueda del carro que debería llevar la fórmula a buen puerto.

No tengo problema con la lentitud narrativa siempre y cuando ésta, atiende a un propósito y no a un mero subterfugio para rellenar metraje y esa, es la sensación que uno tiene a lo largo del todo el visionado. Un coitus interruptus constante que termina dejándole a uno un dolor de huevos tal, que ni tan siquiera los vistosos (aunque escasos) episodios de gore artesanal, terminan quedando en un segundo plano, ya ni hablar de el peso específico de la figura de “Barbara Crampton”, que pese a lo que se podía esperar, termina quedándose en un personaje completamente residual y sin gran incidencia en una trama que tarda horrores en arrancar y que cuando lo hace, es con el pie puesto en el freno en todo momento, algo que nos impide disfrutar de la ansiada velocidad que se insinúa a lo largo de todo el trayecto, pero que por desgracia nunca llega a alcanzarse.

Tampoco se ha estado especialmente hábil a la hora de concebir el juego de mesa y de dotarlo de una reglas sobre las que sustentar el desarrollo de la cinta de una forma en la que el espectador puede sentirse partícipe de los acontecimientos. Cuando el trío protagonista se sienta frente al tablero (muy bonito a nivel artístico eso sí), todo lo que acontece parece más fruto de la improvisación, que de nada parecido a una pauta (ya no pido lógica) que seguir a la hora de desarrollar las partidas. A esto hay que sumar la mentada extrema apatía que transmiten los personajes, que más que estar jugando con lo sobrenatural intentando salvar el alma de su padre, parece que están en la sexta hora de una partida de Trivial Pursuit de Sábado por la tarde.

Si es nostalgia lo que buscas. Reencontrarte con esa parte de ti que se quedó anclada en otra época y en otra forma de entender el cine de terror, cruzar la puerta de “Beyond the Gates” de la mano de la rubísima Crampton, puede ser una opción tan válida como cualquiera de las otras muchas que corren por ahí. Ahora bien, lo que vas a encontrar una vez se te pase el colocón nostálgico, es un filme bien ambientado, pero muy mal desarrollado, mediocremente interpretado y horriblemente resuelto, por más Barbara Crampton y demás nombres de postín que hayan de por medio. Una lástima, desperdiciar una idea de tanto potencial con una ejecución tan torpe aunque por otro lado atribuible, a un camello novato como es el señor Jackson. Allá cada uno con lo que se mete.

Lo mejor: La banda sonora, algún efecto especial y el encanto que aun mantiene intacto una rejuvenecida aquí, Barbara Crampton.

Lo peor: La falta de continuidad en el juego y el poco ingenio a la hora de dar forma a las reglas del mismo, así como la apatía contagiosa que transmite todo el reparto.


14 comentarios:

RONETTE PULASKI dijo...

Estaba esperando la crítica para saber qué hacer, tengo la peli en una esquina del ordenador y creo que la arrastraré a la carpeta de pelis no prioritarias... jjjjjj

El Rector dijo...

Ronette, veo que tienes suma prudencia con el tema de los estupefacientes. Bien hecho, que las juventudes tomen ejemplo de ti ;)

Pero deja esa carpeta por ahí a la vista, nunca se sabe cuando puede apetecer viajar a los ochenta, o echarse una partida en buena compañía.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- coge esa pegatina de "Toi Colgao" del suelo, que se te ha caído y déjala al lado de los imanes de robots de RAM de la nevera porque hemos vuelto a los ochenta de verdad y sólo puedo decir una cosa: ATMOSFEAR!!!!
Qué rabia que "Beyond the gates", teniendo siendo algo tan profundamente ochentero, y no retro o vintage, sino que de verdad contiene el espíritu de las pelis VHS de los ochenta, sea tan sosa. Como dices, el montaje es horrible y es un constante corta rollos que pone la zancadilla a la acción y vuelve al sosismo una y otra vez. Cierto que está interpretado con desgana, cierto que nunca coge ritmo, cierto que tiene un potencial brutal que bien aprovechado hubiera sido un Jumanji terrorífico que hubiera molado mucho. Parece que el director se boicotea a sí mismo una y otra vez, pero es también cierto que se deja ver y que llega a ese aprobado que le das.
Leyendo que el guión corre a manos de quien escribió algo tan aberrante como "Final Girl" ya me explico muchas cosas...

Y ¿Qué cosmética utiliza Bárbara Crampton para estar así de guapísima y tersa a sus casi sesenta años? Pero si en "We are still here" parecía mucho mayor!!! Dime que es el blanco y negro...

Nada que objetar a tu excelente crítica, que seguro que has escrito con el volumen de algún disco de metal ochentero a tope en tu casita...Por curiosidad, ¿Cuál fue el elegido? Y dime que atormentaste a tus vecinos...

Uyyyy, se me ha caído a mi también una pegatina de la carpeta de anillas, la de "toi enamorada" para ser más concreta ;)

Saludos!!!

P.D- YO siempre escogía a Helin

El Rector dijo...

Missterror, y yo que creía que la leche RAM no corría por las Españas... aunque en mi nevera tenía que compartir espacio con los imanes de ATO, sin duda la lactosa hegemónica en mi hogar.

Dejémonos de leches, para comprobar no sin sorpresa, que coincidimos cosa mala, algo que no siempre suele suceder en este tipo de películas "ochenteras". Pero es que "Beyond the Gates" hace de lo soso un arte y termina resultando bastante menos pasada de rosca de lo que apuntaba la idea, menos mal que luego uno siempre puede refugiarse en cosas como el "Halloween 3" de Tommy Lee Wallace para descojonarse con el bueno de Tom Atkins y su seductor bigote, no se si tanto como Barbara Crampton en sus tiempos mozos vestida de cuero en "Re-Sonator", pero bueno, no se le puede negar su punto morboso entre tanto ciberman y máscara de bruja pirula.

para la Crampton no tengo explicación. En "We Are Still Here" parecía su abuela y aquí parece tener 20 años menos. Igual sí que es el blanco y negro, o igual es el otro lado que te hace cumplir años al revés.

Te confesaré que esta vez no sonaba nada muy ochentero. Escribí la crítica en compañía de mi buen amigo Mikael Stanne y su "Atoma", que me tiene bastante enamorado... aunque no tanto como para regalarle mi pegatina, esa ya tiene dueña ;)

Saludos.

P.D: Debo de ser la única persona de más treinta años que no ha jugado nunca al "Atmosfear".

Patrick Bateman dijo...

Yo la ví en el anterior Festival de Sitges, y con sus fallos, me pareció entretenida. Desde luego, aquí juega un factor importante que ya mencionas, nuestra edad. La percepción no es la misma que de pequeño con algunos clásicos que veneramos y si los hubíesemos visto de mayor, otro gallo cantaría.

Por cierto, ¿El Keeper II sucedaneo? Yo pondría como un único disco las dos partes.

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, sin duda. Pero ese, es un factor que debería tenerse en cuenta cuando se gestan este tipo de películas retro. De la misma forma que se cogen elementos representativos de la época, adaptarlos un poco a la actualidad para dar forma a un producto disfrutable hoy, y no solo a un "homenaje", que para eso, ya tenemos un buen puñado de películas genuinas de los ochenta para matar al gusanillo ochentero.

Y como comentas, hay películas de nuestra infancia o adolescencia, que es mejor no revisionar por mucha vitola de clásico que tengan... yo ya me he cargado unos cuantos "mitos" en estos últimos años.

Sobre la segunda parte del "Keeper...", siempre me ha parecido un disco sobrevalorado que explotaba la maravillosa fórmula del anterior disco pero con un sonido más accesible (preparando ya el terreno para los infumables dos discos siguientes)y bastantes menos buenas ideas. Con todo, tiene algunos temazos indiscutibles como "Eagles Fly Free" o "Doctor Stein", pero es que el Keeper parte 1 es perfecto de principio a fin.

Saludos.

Rhaul Black dijo...

Rector buen despiece de la obra, no la conocía y me da curiosidad ahora. Siempre me han llamado los ochentismos, más los originales de la época, y tal como me pasó con "Todavía estamos aquí", que me dejó con un sabor agridulce por forzar los mitos, los homenajes y los clichés, no se si estoy preparado para un empacho así.
Hay que saber tratar las cosas e hilar fino, no hacer pelis como churros siguiendo la moda de Stranger Things, JJ Abrams o Driver.
Lo retro me pone, pero bien hecho.
Un abrazo!

Patrick Bateman dijo...

Rector

En ese caso, no sabríamos apreciar cuando alguien realiza un homenaje en condiciones. Revisionar, a veces, es arriesgado.

Pues yo soy de los que el Pink Bubbles también le gusta, espero que no me deje usted de hablar por ello. :)

Saludos.

El Rector dijo...

Sr.Black, pues a mi juicio "Beyond the Gates" está muy pero que muy por debajo de "We Are Still Here". La película de Ted Geoghegan es cierto que coge prestadas muchas influencias de los ochenta, pero entiendo que esa era precisamente la idea. Para mi el mayor problema que tiene es que le cuesta arrancar... pero cuando lo hace, condensa en 15 minutos, todas las virtudes del cine de Fulci, Yo la disfruté mucho. "Beyond the Gates" no termina de explotar en ningún momento y se queda en poco más que la susodicha estética.

Con tanto homenaje y aunque ya solo sea por estadística, es imposible que todos estén a la altura de las circunstancias. habrá que ponerle filtro al tema para evitar el empacho que comentas, aunque en mi caso, que es oler carnaza y tirarme a lo loco, será complicado.

Sr.Bateman, podría ser peor. Podría gustarle a usted el "Chameleon" ;)

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Pues todavía no la he visto, así que no puedo comparar.

Es que somos unos insconscientes, vamos sin conocimiento ninguno. XD

Podría llegar a rescatar alguna canción suelta si me lo propongo mucho, pero ahí perdieron el rumbo, así acabó la cosa....

Saludos.

El Rector dijo...

Sr.Bateman, pues si aun no has visto "We Are Still Here", te estás perdiendo los 15 minutos más macabros y salvajes de la cosecha del 2015. Visionado OBLIGADO.

Sobre los germanos, más allá de la segunda entrega del "Keeper...", solo rescataría el "Time of the Oath", el resto de su discografía me parece completamente prescindible. Mucho mejor le fue al amigo Hansen, que supo bajarse del barco a tiempo y con "Gamma Ray", si que nos ha dejado algún muy destacable trabajo.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Pues lo tendré en cuenta.

Coñe y el Master of The Rings ¿qué? Yo los seguí hasta el Better Than Raw. Es que Hansen es un músicazo. Lastima que al final se estancara disco tras disco con la misma formula.

Saludos

El Rector dijo...

Sr.Bateman, pues te diré que es el disco de Helloween que menos he catado. Venía muy desconectado de la banda después de esas dos "joyas" previas, jeje. Pero las veces que lo he escuchado, tampoco me ha dicho gran cosa, si bien el retorno a las raíces metálicas de la banda ya eran ahí palpables, lo cual ya es una gran mejora.

Hansen terminó agotando ´su propia fórmula en "Gamma Ray", pero ahí quedan discazos como "Land of the Free" o "Somewhere out in Space", ambos de un nivel, que no han olido Helloween desde su marcha.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Bueno, es un disco para haber escuchado en su época.

Amén. Sobre todo el Land of The Free.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.