jueves, 4 de mayo de 2017

Crítica: Nunca Digas su Nombre

No sé cuántas veces habrá servido de inspiración el inicio de Terror en Amityville para comenzar una película de terror que no tenga conexión alguna con la película original, alguna de las secuelas o remakes de los crímenes en la siniestra casa. Así da comienzo Nunca digas su nombre, en una clara iconografía a dicho prólogo la película se abre ante nuestros ojos con un enloquecido vecino, escopeta en mano, disparando por doquier. La idea que desarrolla la película no es especialmente novedosa. Ya hemos visto muchas películas que cumplen con todo lo que Nunca digas su nombre nos cuenta. Pero el juego mental al que somete ‘Bye Bye Man’ -el malo de la función- a los tres protagonistas principales es lo que consigue (al menos en mi caso) que no tiremos la toalla, bien sea echando una cabezada o directamente quitando la película.

Bajo el sencillo lema de ‘no lo digas, no lo pienses’ se nos presenta una producción con un toque de terror más propio del cine de los 90 que del actual. Esto no significa que la película no cumpla todos y cada uno de los clichés y estereotipos del género de terror actual.

Cuando tres estudiantes universitarios se mudan a una vieja casa fuera del campus, sin querer, liberan a "Bye Bye Man", un ente sobrenatural que persigue a quien descubre su nombre. Intentarán mantener su existencia en secreto para alejar al resto de una muerte segura.

Por nuestras tierras han decidido traducirla como Nunca digas su nombre. Y básicamente, de eso trata la película, de evitar decir o pensar su nombre. Una parca de la cual no nos explican de dónde viene ni porque decide enloquecer y atormentando a sus víctimas con truculentas visiones que harán sacar su peor y más malvado lado ¿Pero acaso importa? Pues no mucho, la verdad. Al principio, quizás, pero una vez adentrados en la simplista trama, bien poco.

La película está dirigida por Stacy Title y se basa en el capítulo The Bridge to Body Island del libro The President's Vampire de Robert Damon Schneck. El guión ha sido adaptado por Jonathan Penner que ya ha trabajado como actor secundario y guionista en anteriores películas de Stacy, de hecho hace un cameo en la presente película.

No me sabe mal reconocer que por algún extraño motivo me ha mantenido bastante más ‘despierto’ y atento que muchas otras consideradas piezas maestras del terror actual. Al menos, The Bye Bye Man no tiene pretensión ninguna. Ideal para ver sin ninguna clase de expectativa. Por suerte, esta vez iba más que sobrado.

De todas maneras, no puedo negar que la película tiene algunas lagunas de guión que cuesta defender con argumentos sólidos. Y que para poder disfrutar de ella en tesituras de lo más normalitas y sin aires de grandeza alguna, hay que permitirle ciertas licencias si no queremos desmontar la película de principio a fin. Una tarea que no nos costaría demasiado trabajo si nos lo proponemos. Pero en su defensa diré, que me cuesta creer que se defiendan y se cataloguen productos como Insidious como lo mejor del terror en años, únicamente por ser de James Wan (Saw). Mientras que por otro lado se destrozan sin piedad a películas tan correctas como ésta, solo por no ser de algún director/a de renombre. Y más, teniendo en cuenta la falta de pretensión que tiene.

El hecho de evitar nombrarlo ya lo habíamos visto en Candyman dirigida por Bernard Rose. Y en realidad, tienen algo más en común de lo que a simple vista parece. Candyman también se basa en un relato corto The Forbidden de Clive Barker. Son estos casos que no parece que la cosa pueda dar tanto de sí, pero por algún extraño motivo, consiguen trasladar el relato corto al largometraje con resultados correctos. Lo curioso del caso, es que en Candyman tenías que pronunciar tres veces el nombre, mientras que aquí con una sola vez es suficiente. Además, su nombre atiende a una simple despedida de alguien que no conoces muy bien. Por este motivo, es mucho más fácil de que alguien acabe por nombrarlo sin nisiquiera saber de su existencia. Una situación que es lo que impulsa con mayor brío al film.

Entre el joven reparto protagonista tenemos a un plantel desconocido para un servidor Douglas Smith, Lucien Laviscount y Cressida Bonas, con unas interpretaciones que no son memorables, pero que no desentonan en ningún momento de la película. Me parece que el conjunto está muy equilibrado teniendo en cuenta el tipo de propuesta que nos propone su director. The Bye Bye Man está interpretado por Doug Jones (Hellboy), un personaje al que no se le extrae todo el potencial que podría ofrecer en la historia. Juegan más con el miedo a decir su nombre, que con la propia presencia cuando éste hace acto de aparición. Mientras que el personaje de la detective Shaw, interpretada por Carrie-Anne Moss (Matrix) es poco más que anecdótico y testimonial. Casi más bien parecía un pequeño reclamo entre el reparto para poner a alguna cara más conocida.

Como punto negativo, y puedo afirmar que esto me ha dolido, son sus pésimos efectos digitales. El perro que acompaña a ‘Bye Bye Man’ es realmente dantesco, por no hablar de las escenas en las que el fuego hace acto de presencia, me hacen sangrar las pupilas. Nunca digas su nombre es un producto que con todos sus pequeños fallos de guión, sus carencias visuales en lo digital y las lagunas argumentales, creo que si la ves sin expectativas y no te planteas encontrar explicación a ciertas cuestiones lógicas, puede entretener sin necesidad de enmarcarla en una vitrina.

Lo mejor: El tratamiento del terror infundido a no pronunciar el nombre y el uso de las visiones con las que ‘Bye Bye Man’ atormenta a sus víctimas.

Lo peor: No conocer las motivaciones ni de donde proviene ‘Bye Bye Man’. Y los pésimos efectos digitales.


11 comentarios:

Donnie Darko dijo...

Don't think it, don't say it, don't watch it..

Creo que esta frase hubiera sido mas acertada... y también creo que tanto injerto en la Lucas Clinic ('Antiviral') ha afectado el juicio de Douglas Smith y le hace escoger papeles en cintas tan mediocres como esta. Vale, si, es un papel protagonista pero la película es tan mala que lo es mas fácil que acabe con su carrera que lo lance al estrellato.

Creo que me cansan ya demasiado las películas de personas que se mudan a una bonita casa donde habitan ciertas presencias, me casan las mediums y sus sesiones de espiritismo y en definitiva me cansa que una y otra vez se rueden (y se estrenen) películas que abusan de giros y tópicos. Creo que esta 'Bye bye man' es una cinta prescindible y tremendamente aburrida.

Lo dicho: 'Don't think it, don't say it, don't watch it'.

Un Saludo!

Donnie

pd. Algunos efectos digitales están matando la magia del cine...

Patrick Bateman dijo...

No puedo rebatir con argumentos sólidos y recomendar el visionado del film. Pero no veo por ningún lado el equilibrio a la hora de opinar sobre la calidad de una película, cuando veo gente que defiende productos tan mediocres, sólo por ser de algún director reconocido dentro del género o porque el público en general lo apoya.

Nunca digas su nombre es una película que no cuesta esfuerzo alguno desmontarla, eso es un hecho. Pero me sigue pareciendo injusto la cantidad de puñaladas que se está llevando del manso rebaño que se deja arrastrar por la opinión pública, que seguro no es tu caso, Donnie.

Saludos.

El Rector dijo...

Pues yo pese a las nefastas críticas que ha generado por ahí, tachándose en algunas ocasiones incluso como la peor película de terror del año (cosa que dudo), a mi me sigue haciendo gracia ese villano con aires al Wishmaster de Craven. Creo que ese cinco suyo, sr.Bateman, tiene bastante más sentido para mi que el linchamiento general, por lo que prometo darle una oportunidad en breve. Ya le diré entonces si me merece mejor o peor opinión que "The Bride", jeje.

Muy de acuerdo con lo que comentas sobre la diferente vara de medir según conveniencia y en como se ensalzan según que trabajos cuando vienen firmados por según que directores. Y hablo sin saber (ya que aun no la he visto), pero me gustaría saber que hubiera opinado el populacho, de estar dirigida por el Flanagan de turno... del cual se han llegado incluso a decir cosas buenas de la bochornosa "Before I Wake" :o

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Que se hayan dicho cosas buenas de una película como 'Before i wake' es algo que no entiendo ni entenderé en la vida.. Si, es claro que hay películas que son tratadas por la crítica y el público de manera distinta según esté firmada por uno u otro director, pero sinceramente no creo que ese sea el caso de 'Nunca digas su nombre' que se mire por donde se mire es una película muy, muy flojita. Si me resulta sorprendente que se digan cosas buenas de 'Before i wake' mas me extraña que una cinta como 'Nunca digas su nombre' haya encontrado hueco en la cartelera siendo que otras muchas y buenas cintas de terror (Hay cientos de ejemplos que podemos citar) que ni si quiera se han editado en dvd en España...

No, no.. Patrick.. para bien y para mal no me dejo arrastrar por las masas..Pero si, creo que cada dia mas gente se deja arrastrar, cada día la gente reflexiona menos y el pensamiento único está generalizándose.. no es por ser alarmista pero la manera en una idea es repetida por muchas personas como si fuera propia.. Pero eso es otro tema..

Un Abrazo!

Donnie

Patrick Bateman dijo...

-Hola Rector.

Pues seguramente, como mínimo, se le habría reconocido lo mismo que yo sin ser de ningún director de terror actual reconocido. En cuanto al villano, tiene cierto aire pero los efectos juegan en su contra.

Saludos

-Hola Donnie

Ahí no te quito la razón, es triste que otras no llegen ni al dvd, pero insisto en que Nunca digas su nombre (lo merezca o no) no me ha parecido tan terrible como la pinta el público en general. Creo que es más una ola que arrastra a la mayoría.

Así me gusta, como decía Frost, eres un pura sangre. Veo que opinamos de manera muy similar en cuanto al impetú general que reína hoy día.

Saludos.

El Rector dijo...

Sr.Bateman, vaya por delante que la simple comparación entre la genial "Insidious" (con o sin james Wan de por medio) y esta aberración, merece los habituales azotes en las nalgas de rigor. Dicho lo cual, diré también que los que afirman que esta "Nunca Digas Su Nombre" es la peor película de terror del año, está claro que mucho cine de terror no ven (justamente antes de ponerme con la cinta de Stacy Title, lo intenté con una tal "Breakdown Lane", y solo conseguí aguantar 30 minutos). Quiero decir con esto, que a cientos de películas de terror peores todos los años, que la que nos ocupa. Otra cosa es que entremos en el debate de si estamos ante la peor película de terror estrenada este año en pantalla grande. Ahí se podría debatir, aunque con "joyas" como "Ouija 2", "Nunca Apagues la Luz" o "Al Otro Lado de la Puerta", llevarse el premio a la peor película, está bastante reñido.

Sobre "Nunca Digas su Nombre", pues la típica cinta de terror para todos los público, con guion absurdo, plagado de situaciones ridículas y muy mal interpretada. Aburrida gran parte de su metraje y plagada de tópicos, por no hablar de algunos efectos especiales bochornosos, como el del adorable can que acompaña al villano.

¿A destacar? Pues poco se me ocurre. Quizás Doug Jones, que siempre cumple en este tipo de roles y la forma en la que el bye bye man atormenta a sus víctimas, que se sale un poco de lo habitual.

Si coincido con Bateman en el tema del peso específico del director. De venir firmada por el cineasta de caché de turno, otro gallo habría cantado en según que críticas.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Sin entrar en comparaciones, lamento decirte que pertenezco al sector del público al que no le gusta nada Insidious. En cuanto a la presente obra de Title, sigo pensando que las hay peores y bastantes. Por ese motivo me choca bastante que, muchas veces, se defienden según por quien vengan firmadas.

Saludos.

El Rector dijo...

Sr.Bateman, desconocía por completo la existencia de semejante facción disidente ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Yo estoy de acuerdo con Donnie. Esta película es muy mala, ¿la peor película del año? Que va!!! Cosas mucho peores hemos sufrido y sufriremos en los próximos seis meses, pero no cabe duda de que "The Bye Bye man" es mala a rabiar y ya no lo digo por todas esas lagunas en el guión, no lo digo por la interpretaciones tan poco convincentes, ni siquiera por esos horribles efectos especiales, lo digo porque me pareció realmente aburrida y se me hizo muy cuesta arriba terminar de verla. Y lo hice, pero con esa idea constante del tiempo que estaba perdiendo, algo que me pasa más a menudo de lo que me gustaría y que me hace pensar en esa parte masoquista que indudablemente tengo.
Coincido con El Rector en todas y cada una de las películas que menciona como ejemplo de propuestas tan fallidas como esta y en esos azotes que debes recibir por mencionar "The Bye Bye man" en la misma frase que "Insidious" ;)

Y pensar en que estas películas sí llegan a nuestros cines y las que realmente mataríamos por ver en pantalla grande no....ayyyy, se me abren las carnes!!!

Saludos

Patrick Bateman dijo...

Rector.

No pretendo compararlas, evidentemente, la obra de Wan gana a ésta. Pero como alguna vez has comentado. Fuera del caso que nos ocupa, hay una caza de brujas en películas que no vienen firmadas por alguien de renombre y eso es un hecho. En mi caso (ya que no me gustó Insidious) me parecía un ejemplo 'fácil' y directo.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...



Missterror

Pues espero que me odies por haberle puesto un suficiente. Lo de los estrenos es un tema aparte que da para tratar....

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.