lunes, 4 de enero de 2010

Crítica: Pesadilla en Elm Street 3: Dream Warriors

¿Porqué hablar en concreto de "Pesadilla en Elm Street 3"? Más cuando el clásico por excelencia y uno de los mejores y mas influyentes filmes de la historia del cine de terror moderno es sin duda alguna "Pesadilla en Elm Street", el clásico de Wes Craven de 1984.

Pues bien, esto está claro, ninguna película de la saga ha conseguido superar a la primera aparición de Freddy, y es que esta primera entrega fue realmente aterradora, mostrando al mundo por primera vez, a uno de los personajes mas sádicos y malévolos, pero al mismo tiempo, entrañable, que se había visto hasta aquel entonces en la gran pantalla, interpretado por Robert Englund, un actor que cogió cierta popularidad por aquel entonces gracias a su participación en la exitosa serie de televisión "V".

Pero me he decantado por esta tercera parte por que fue justo aquí cuando Freddy Krueger dejó de ser un mero personaje de ficción para convertirse en un auténtico fenómeno de masas, para convertirse en un mito. Y es que "Pesadilla en Elm Street", fue un verdadero éxito, el visionario Wes Craven rápidamente vio la oportunidad de crear una rentable franquicia, pero la elección de delegar la dirección de la secuela "Pesadilla en Elm Street 2: La Venganza de Freddy" en Jack Sholder, no fue una buena apuesta, ya que el resultado no convenció a nadie y se gestó la peor entrega de la saga con permiso de "Pesadilla en Elm Street 6: La Muerte de Freddy", pero de esta ya hablaremos otro día. El caso es que la franquicia y el mismo personaje de Kruger, salieron muy perjudicados después de este filme, con lo que las perspectivas de Craven corrían el peligro de quedarse en papel mojado, y como el tiempo siempre pone a cada uno en el lugar que le corresponde, no hace falta mas que ver la trayectoria de Sholder para entender el fiasco de su trabajo. Craven se puso de nuevo manos a la obra y para dirigir la nueva entrega, eligió a Chuck Russell, que ya por aquel entonces estaba dando sus últimos retoques a otro gran film de la época, "The Blob", conocida en nuestro país como "El Terror no Tiene Forma", Russell comprendió rápidamente lo que quería Craven, el resultado a la vista está, "Pesadilla en Elm Street 3: Dream Warriors", aunque igualar a la pesadilla original era casi imposible, el señor Russell se quedó bien cerca, regalándonos un excepcional trabajo.


Para esta tercera entrega, Craven, que había escrito la historia personalmente, decidió volver a contar con la actriz Heather Langenkamp, que interpretaría de nuevo a Nancy Thompson, la chica a la que Freddy no pudo matar en la primera parte, junto a ella también aparecería de nuevo el actor John Saxon dando vida al padre de Nancy, además, en el reparto también encontramos a otros actores que mas adelante cosecharían gran fama, como Patricia Arquette, que comenzó su carrera de actriz con esta película o Lawrence Fishburne, que acabaría ayudando a salvar al mundo en "Matrix" como Morpheo.

En esta tercera parte se nos da a conocer mas en profundidad el origen de Fred Krueger, que era un hijo bastardo que la Hermana Amanda Krueger dio a luz después de ser brutalmente violada durante días por cientos de internos en un pabellón psiquiátrico al quedarse encerrada con ellos.

Si una cosa caracterizó a "Dream Warriors", fue que Craven y Russell introdujeron muchos mas elementos fantásticos que en las anteriores entregas, creando así, todo un universo de pesadilla donde podía ocurrir cualquier cosa, donde Krueger pudiese ser un ser omnipresente y todopoderoso donde jugar con sus pobres víctimas cual simples marionetas de trapo, los indefensos hijos de Elm Street, ahora podíamos ver a Freddy convertido en una serpiente gigante, salir de dentro del televisor, aparecer de debajo de las sabanas, convertirse en tu "camello" particular e incluso aparecer con cuerpo de de seductora mujer, cosas que no se habían visto hasta este momento en las anteriores películas, además, también se dotó a Freddy de un curioso y macabro sentido del humor que formaría ya parte del personaje y que se iría acentuando con el paso de los años hasta llegar a nuestros días. Dentro de esta visión mucho mas fantasiosa, alejándose ya un poco del terror mas puro y duro de la primera parte, Craven también doto a los protagonistas de poderes con los que poder enfrentarse a Freddy en sus sueños, así que pudimos ver como aquel grupo de jóvenes marginados se convertían en guerreros de ensueño; Fuerza sobrehumana para el violento Kinkaid, agilidad felina para la tímida Kristen, poderes mágicos para Will y una personalidad nueva para la insegura toxicómana Taryn, todo ello además, con la ayuda de Nancy ejerciendo de gurú.

Muchas cosas buenas se pueden destacar de este filme, comenzando por los créditos iniciales, donde vemos un primer plano de unas manos construyendo una maqueta de la vieja casa de Nancy en Elm Street con palillos, mientras de fondo suena el "Into the Fire" de Dokken, Joder, esta secuencia sigue poniéndome la piel de gallina después de tantos años.

Destacar alguna escena en concreto es difícil, pues son muchas y todas buenas, la marioneta humana, la cita de Freddy con la madre de Kristen, La tía apareciendo en el colchón de agua... y así un largo etc...

A nivel visual, el salto cualitativo fue enorme, si las primeras entregas tenían grandes efectos especiales, esta tercera se salía, eran espectaculares y dotaron al film de un aspecto envidiable y de una gran espectacularidad.

Podemos decir que "Pesadilla en Elm Street 3" sentó las bases de lo que sería el resto de la saga y consagró a un personaje que a día de hoy sigue siendo actualidad, pues pronto se va a iniciar el rodaje de una nueva película, donde esta vez Robert Englund podría ceder el testigo a otro afortunado, dicen las malas lenguas que este podría ser Michael Rosenbaum, actor que da vida a Lex Luthor en la serie "Smallville".

En definitiva, una cinta que recuperó el crédito perdido en "La venganza de Freddy", conservando en parte la terrorífica esencia del film primogénito y añadiéndole mas fantasía y espectacularidad, forjando así, una película totalmente atemporal que NADIE debería perderse.

Ten mucho cuidado con lo que sueñas, por que Freddy Krueger está por ahí, en algún lugar.

"Sueños, esos pequeños pedacitos de muerte,
como los odio"

Edgar Allan Poe


2 comentarios:

Fernando Carrión (Carpenter) dijo...

Esta es la película que encumbró de verdad a Freddy Krueger al mito de Slasher Superstar. Y es que a diferencia de sus otras dos hermanas (Jason y Myers), esta tiene un universo nuevo que lo expande y de que manera mediante la explicación del inicio de Fred Krueger. Para mí esta fue la primera película que vi de Freddy, y me enamoró de una manera que nunca le he cogido el punto a la primera. Los sueños tan imaginativos y los chicos tan indefensos a pesar de sus poderes hacen de esta la película definitiva de terror de los 80. Y es que lo tiene todo (Adolescentes incomprendidos, Mayores Incrédulos cuya situación les sobrepasa, Jóvenes carismáticos que no son solo carne de cañón), en fin, esas situaciones que cualquier película debería de tener y que hacen de esta algo especial.

Y bueno que decir de Robert Englund. En esta película reiventa a Freddy de una manera brutal y lo convierte en algo más que el típico slasher, de hecho para mí es la película que mejor está. Cabe decir que el director Chuck Russell hace una labor impresionante como director y el guión está directamente ligado al humor más negro y socarrón de la saga. En definitiva, la solución perfecta para disfrutar de la película definitiva de Freddy ya que se avecina su remake.

RUBÉN ARNAIZ dijo...

La idea ,de entrada ,era conseguir olvidar la segunda parte que, a pesar de tener alguna idea interesante, era aburrida, fallida y rompia la 'mitologia' que se creó para la primera ....Por eso contar de nuevo en el guión con Wes Craven (aunque colaborando con Bruce Wagner y luego cambiado casi totalmente por Chuck Russell y Frank Darabont...) era una declaración de intenciones . Y aqui tenemos la ''auténtica'' secuela de la primera pesadilla y que incide en casi todas las pautas del cine comercial de género para con las secuelas. Más larga (cerca de los 100 minutos),mas cara (aunque aún dentro del cine de bajo presupuesto),mas espectacular y con más, muchos mas personajes...

La trama, contada con un prodigioso ritmo por Russell, contiene varias lecturas más alla de los,por otro lado, espectaculares ataques de Krueger.Ahi es donde, teóricamente, se intuyen las ideas de Craven y Wagner,y ya patentes en la primera entrega,la mayoria de ellas fascinantes, y que enmarcaban este film , muy por encima dela media del terror de los 80: el aislamiento de los adolescentes (aqui tratado de manera explicita por el Psiquiatrico Weston Hills); el desentendimiento de los adultos hacia sus hijos (la madre de Kristen), asi como de la fé en las creencias, ya sean religiosas o cientificas.En este aspecto, destacar el magnifico personaje del Dr.Neil,sobriamente interpretado por Craig Wasson, que decide 'abrir' su mente y olvidar su abstención religiosa con tal de lograr la supervivencia de sus chicos.

Por supuesto, la pelicula contiene 'set pieces' para lucimiento de los efectos especiales y visuales ,asi como de Freddy Krueger -y sus miticos chascarrillos-,ya convertido en estrella mediática, y que en muchos momentos, dejan con la boca abierta.Entre esos momentos,la mitica transformación de Krueger en gusano gigante,donde Kristen es salvada por Nancy ,es pura emoción.Asi como los instantes en el que los 'guerreros del sueño' están a punto de vencer al asesino en sus sueños,vuelven a jugar con la emoción del espectador, lograndolo (algo que se intentaria repetir,con mucha menos fortuna, en las sucesivas secuelas).

Cierto es que hay muchas 'licencias' (el 'poder' sorpresa de Kristen; algúna muerte sólo realizada para los comentados lucimientos y lagunas argumentales -el personaje de Lawrence Fishburne y el del otro enfermero, el 'malo', desaparecen de la trama por arte de ...¿Freddy?-), supongo que propias de la reescritura de guión para darle mas aspecto comercial, pero en general, el film gusta, entretiene y divierte. Además, la pelicula, lo diga o no el productor Robert Shaye -y sus secuelas-, cierra totalmente la historia de Freddy Krueger y su venganza contra los 'hijos de Sprinwood'.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.